Roma, finaliza la rehabilitación del Palacio Barberini con las nuevas salas de los Primitivos


La remodelación del Palacio Barberini de Roma concluye con la inauguración de las nuevas salas 1-11, dedicadas a los primitivos. Director Gennari Santori: "Hemos inventado un museo que no existía".

Se inauguran en Roma las nuevas salas de la Colección de Arte Primitivo del Palacio Barberini: son las once primeras salas de la planta baja del museo que forma parte de las Galerías Nacionales de Arte Antiguo. Las salas 1 a 11 han sido completamente renovadas y acondicionadas con una intervención comisariada por Flaminia Gennari Santori con Maurizia Cicconi y Michele Di Monte, concluyendo el proyecto de renovación de la colección permanente del Palazzo Barberini, que comenzó en 2019 con las salas dedicadas al siglo XVIII en el Ala Sur y las dedicadas al siglo XVII en el Ala Norte y continuó en octubre de 2021 con las nuevas salas dedicadas al siglo XVI y la finalización de la nueva distribución de la planta principal del palacio. Las salas renovadas de la planta baja albergan obras desde la Edad Media hasta principios del siglo XVI, respetando así el esquema general de distribución cronológica y geográfica de la colección del museo.

Las cincuenta obras de la planta baja están dispuestas en un orden que entrelaza y presenta al público distintos niveles de interpretación: a través de una serie de “salas” dedicadas a momentos temáticos y profundizaciones monográficas, se ponen de relieve los vínculos y referencias cruzadas entre las obras de orden morfológico, temático, tipológico, semántico, iconográfico y contextual. Los paneles de sala y el aparato didáctico ilustran las decoraciones y los elementos arquitectónicos del que fue originalmente el apartamento del príncipe Taddeo Barberini, proporcionando al visitante una valiosa ayuda para el recorrido de la exposición. El acceso se realiza a través de la nueva Sala de Orientación (nº 1), también conocida como "Sala de los Monos “ por la decoración del techo realizada al fresco hacia 1630 por Agostino Tassi y Simone Lagi. Aquí, los visitantes encontrarán una línea del tiempo que recorre las paredes, destacando los principales acontecimientos de la historia del Palazzo Barberini y del museo: una especie de ”hilo rojo" que termina gráficamente con una innovadora mesa multimedia, diseñada para mejorar el disfrute del museo ofreciendo a los visitantes la oportunidad de explorar diversos temas sobre el Palazzo (desde los protagonistas de la familia Barberini hasta los artistas que trabajaron en él) y la colección (desde las obras más importantes hasta su formación). Pueden acceder a ella cinco personas al mismo tiempo, que pueden elegir diferentes recorridos y consultar distintos contenidos, en italiano y en inglés. La muestra se completa con el cuadro de Antonio Gerardi Maffeo Barberini preside la recuperación del lago Trasimeno en 1665, uno de los cartones de la serie de tapices sobre la Vida del Papa Urbano VIII, los más importantes producidos por el taller de tapices Barberini, probablemente destinados al Salone di Pietro da Cortona.

En las salas dedicadas a las pinturas más antiguas (nº 2-3), a la derecha de la Sala de Oriente, se expondrán obras fechadas entre finales del siglo XI y la primera mitad del siglo XIV, dispuestas de manera que se destaque su diferente finalidad funcional, su uso en su contexto original y las peculiaridades materiales y formales, así como simbólicas, que conllevaban. La sala nº 2 está dedicada a la tabla de la Madonna Advocata de finales del siglo XII (es la obra más antigua del museo) procedente de Santa Maria in Campo Marzio y al tipo característico de la cruz pintada italiana, con cuatro ejemplos fechables entre 1200 y 1260 aproximadamente, incluida la cruz propiedad de Jacorossi, atribuida al círculo de Alberto Sotio (activo en Spoleto en el siglo XII) restaurada con motivo de la nueva exposición. Estas obras son estructuralmente similares, pero por esta misma razón permiten apreciar mejor las diferentes soluciones iconográficas, desde la imagen hierática del Christus Triumphans hasta el Christus Patiens, más humanamente simpático. En la sala n.º 3, las pinturas, principalmente fondos dorados procedentes del área toscana entre los siglos XIII y XIV, se agrupan en un núcleo que recuerda su función devocional, la relación con prototipos bizantinos y la persistencia de configuraciones formales, con diversas declinaciones iconográficas, evidentes en particular en la serie muy homogénea de Madonas con Niño de la escuela sienesa, desde Segna di Bonaventura (Siena, documentada de 1298 a 1331) hasta el Maestro de Palazzo Venezia (activo de 1320 a 1370). También se exponen en la sala dos cofres de marfil tallado del taller Embriachi (activo en Venecia, siglo XIV), procedentes de los depósitos del MAI (Museo Artistico Industriale).

Nuevas habitaciones de los primitivos del Palacio Barberini. Sala 2
Nuevas salas de los primitivos del Palacio Barberini. Sala 2. Foto de Alberto Novelli
Nuevas habitaciones de los primitivos en el Palacio Barberini. Sala 3
Nuevas salas de los primitivos del Palazzo Barberini. Habitación 3. Foto de Alberto Novelli
Nuevas habitaciones de los primitivos del Palacio Barberini. Sala 6
Nuevas salas de las Primitivas del Palazzo Barberini. Habitación 6. Foto de Alberto Novelli
Nuevas habitaciones de los primitivos del Palacio Barberini. Sala 7
Nuevas salas de las Primitivas del Palazzo Barberini. Habitación 7. Foto de Alberto Novelli
Nuevas habitaciones de los primitivos del Palacio Barberini. Sala 7
Nuevas salas del primitivo Palacio Barberini. Habitación 7. Foto de Alberto Novelli
Nuevas habitaciones de los primitivos del Palacio Barberini. Sala 7
Nuevas salas del primitivo Palacio Barberini. Habitación 7. Foto de Alberto Novelli
Nuevas habitaciones de los primitivos del Palacio Barberini. Sala 7
Nuevas salas del primitivo Palacio Barberini. Habitación 7. Foto de Alberto Novelli
Nuevas habitaciones de los primitivos en el Palacio Barberini. Sala 8
Nuevas salas de las Primitivas del Palazzo Barberini. Habitación 8. Foto de Alberto Novelli
Nuevas habitaciones de los primitivos en el Palacio Barberini. Sala 11
Nuevas salas de los primitivos del Palacio Barberini. Sala 11. Foto de Alberto Novelli
Nuevas habitaciones de los primitivos en el Palacio Barberini. Sala 11
Nuevas salas de los primitivos del Palacio Barberini. Sala 11. Foto de Alberto Novelli

La siguiente sala (n.º 4) marca la transición de la fase tardogótica a la aparición de nuevos desarrollos nórdicos y flamencos. Por un lado, la sofisticada elegancia y las inflexiones hiperdecorativas de las tablas de los venecianos Niccolò di Pietro (activo en Venecia, siglo XIV) y Michele Giambono (Venecia, c. 1420 - c. 1462) y, por otro, los ensayos de la pintura provenzal y flamenca del siglo XV, donde las necesidades narrativas, el gusto caligráfico y la búsqueda expresiva se acompañan de un nuevo sentido de la representación del espacio y de la luz. En particular, la recientemente atribuida Virgen de los Dolores de Jean Changenet (activo en Provenza entre 1486 y 1493) y el panel Ex-voto de Josse Lieferinxe (activo en Provenza entre 1493 y 1503/08) muestran bien este entrelazamiento de motivos. El pequeño cuadro de Lieferinxe, con su aguda construcción de la perspectiva, anticipa e introduce las salas siguientes dedicadas a la pintura del primer Humanismo, subrayando las relaciones mutuas y fructíferas entre los ambientes flamenco e italiano. El itinerario por el lado oriental de la planta termina en la Sala delle Colonne (Sala 5), llamada así por las dos grandes columnas de granito que se colocaron allí cuando la sala fue renovada a instancias del cardenal Francesco Barberini y redecorada por el pintor maltés Michelangelo Marulli.

La pintura italiana de los siglos XV y XVI es el tema central de las salas 6 a 10, a la izquierda de la sala de orientación. Comenzamos con los dos importantes paneles de Filippo Lippi (Florencia, 1406 - Spoleto, 1469), la Virgen de Tarquinia y la llamada Anunciación de Hertz, que marcan ya la adopción por parte de los pintores toscanos del siglo XV de aquellos elementos lingüísticos que fueron los cimientos de la nueva manera: el espacio perspectivo, la recuperación de lo antiguo, el naturalismo. Estos rasgos se acentúan aquí en la comparación con obras de otros maestros, todavía ligadas a formas y elementos estilísticos que suelen calificarse de “tardíos”, como en el caso de la Virgen con el Niño del florentino Neri di Bicci (Florencia, 1419 - 1492), que murió en los albores simbólicos de una nueva era, en 1492. En la sala 6, el Tríptico (Ascensión, Juicio Final, Pentecostés) de Beato Angelico (Vicchio, 1395 - Roma, 1455), la pintura sobre tabla fechada en 1447-1448 que suele conservarse en la Galería Corsini, estará expuesta hasta finales de octubre. La sala 7 presenta la pintura italiana central de principios del Renacimiento, a través del importante núcleo de obras de Antoniazzo Romano (Roma, activo de 1461 a 1508), comparado con Lorenzo da Viterbo (Viterbo, c. 1437 - 1472) y dos cuadros de Perugino (Città della Pieve, c. 1450 - Fontignano, 1523). Marcando la transición a la sala siguiente se encuentra el singular lienzo San Sebastián y Santa Catalina, quizá una puerta de órgano, de un pintor a la vez excéntrico y lingüísticamente “compuesto”, identificado como Francesco Pagano (siglo XV) o el siciliano Riccardo Quartararo (Sciacca, 1443 - Palermo, c. 1506.), expresión de ese lenguaje ibérico-flamenco que encontró su lugar en el Nápoles aragonés, enriquecido sin embargo por una experiencia romana, quizá cercana al propio Antoniazzo.

La sala 8 expone por sí sola La visión del beato Amedeo Menez de Sylva de Pedro Fernández (Murcia, España, activo entre finales del siglo XV y el primer cuarto del XVI), que cierra simbólicamente el itinerario de la planta baja y anuncia el desarrollo de las salas del piano nobile, con las referencias precisas de este panel monumental a los maestros del llamado “Alto Renacimiento”, de Leonardo a Bramante pasando por Rafael. Por último, las salas 10 y 11 ilustran en paralelo, conceptual y literariamente, los resultados de la producción artística entre los siglos XV y XVI en la vertiente adriática de la pintura italiana, desde las Marcas hasta Venecia, con obras de Pietro Alemanno (nacido en Göttweig, Austria; activo en las Marcas en las décadas de 1580 y 1590), Lorenzo d’Alessandro (San Severino Marche c. 1445. - 1501), Niccolò Alunno (Foligno, activo de 1450 a 1502), Marco Palmezzano (Forlì, 1459 - 1539) y algunos seguidores de Giovanni Bellini. La sala 9 se destinará a exposiciones monográficas, dedicadas al estudio en profundidad de obras individuales, pequeños grupos de obras o temas específicos.

“El proyecto de reordenación de la colección y de reorganización de los espacios e itinerarios del palacio”, afirma la Directora de las Galerías Nacionales de Arte Antiguo, Flaminia Gennari Santori, “ha sido el núcleo del trabajo de estos años, y a partir de este núcleo se ha desenvuelto todo el trabajo de replanteamiento de las Galerías Nacionales. El resultado es una enorme satisfacción para todos nosotros: hemos inventado un museo que no existía, un lugar en el que nuestro público reflexiona y al que sigue volviendo porque sabe que siempre encontrará nuevas ideas”.

Roma, finaliza la rehabilitación del Palacio Barberini con las nuevas salas de los Primitivos
Roma, finaliza la rehabilitación del Palacio Barberini con las nuevas salas de los Primitivos


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.