Superdonación de 455 obras a los Uffizi: la colección Del Bravo entra en el museo


Importante adquisición para los Uffizi: 455 obras de la colección Carlo Del Bravo entran en el museo.

Se ha completado la donación de la colección de Carlo Del Bravo a la Galería de los Uffizi: el museo florentino adquiere así una colección de 455 obras, entre pinturas, dibujos y esculturas, que abarcan desde el siglo XVII hasta nuestros días. Las obras incluyen un extraordinario San Giovannino de Rosso Fiorentino, así como obras maestras de Tribolo, Jacopo Vignali, Giovanni Battista Foggini, Jean-Auguste-Dominique Ingres, Pio Fedi, Giuseppe Bezzuoli y muchos otros. El legado ha sido posible gracias a la generosidad y previsión del alumno y heredero universal de Carlo Del Bravo, Lorenzo Gnocchi, profesor de la Universidad de Florencia.

Carlo Del Bravo (San Casciano in Val di Pesa, 1935 - Florencia, 2017) fue historiador del arte especializado en arte del Renacimiento y del siglo XVI, en particular en escultura, con intereses que abarcaron también los siglos XIX y XX, así como profesor de historia del arte en la Universidad de Florencia. Tras licenciarse en 1959 con Roberto Longhi, Carlo Del Bravo enseñó posteriormente en el Instituto de Arte de Porta Romana, antes de convertirse en asistente de Roberto Salvini en la Universidad de Florencia. En 1982 se le confirió la cátedra de Historia del Arte Moderno en la misma universidad, donde enseñó hasta 2008, y voluntariamente incluso más allá: generaciones de estudiantes se formaron bajo su tutela, entre ellos tres directores de la Galleria d’Arte Moderna, Ettore Spalletti, Carlo Sisi, Simonella Condemi, y Antonio Natali, antiguo director de la Galería de los Uffizi. La producción académica de Carlo del Bravo es muy amplia y abarca, entre otras cosas, desde el arte sienés del siglo XV (recordemos su libro pionero sobre la escultura sienesa del siglo XV, publicado en 1970) hasta Leonardo da Vinci, Miguel Ángel y Rafael; desde la pintura florentina del siglo XVII (y no sólo) hasta la escultura de Cellini y Lorenzo Mochi; desde los artistas italianos y europeos del siglo XIX hasta la escultura italiana de entreguerras. En una serie de importantes ensayos, ha abordado temas “transversales” con un enfoque interpretativo de gran originalidad: recordamos aquí, entre otros, Sul significato della luce nel Caravaggio e in Gianlorenzo Bernini, de 1983; Ritratti petrarcheschi, de 1997; L’iconologia generale e Rodolfo, de 2012.

Como estaba previsto, entre las obras que pasarán a formar parte de los fondos públicos se encuentra el desaliñado e irreverente San Juan Bautista de Rosso Fiorentino (el último cuadro del gran pintor manierista hasta ahora en manos privadas) y formarán parte de la nueva muestra de pintura de principios del siglo XVI de los Uffizi (actualmente en preparación). Dos de los cuadros más conmovedores del florentino Jacopo Vignali (El joven flautista y Jesús coronado de espinas) se expondrán en la Galería Palatina. Pero el grueso de la colección (con obras de maestros del siglo XIX como Giuseppe Bezzuoli, Léon Bonnat, Antonio Ciseri, Raffaello Sernesi y muchos otros, así como cuadros de artistas contemporáneos amigos de Carlo Del Bravo), se expondrá en dos salas específicas de la Galería de Arte Moderno del Palacio Pitti, que se restaurarán y acondicionarán en los próximos meses: espacios que durante muchas décadas estuvieron cerrados al público y se utilizaron como oficinas, pero con una vista espectacular de los monumentos de Florencia que siempre encantaron a Del Bravo cuando se asomaba a esas ventanas. Otras dos salas contiguas, también inaccesibles durante más de medio siglo y utilizadas últimamente como almacenes, volverán a albergar las esculturas de Domenico Trentacoste, tal y como eran originalmente. Del Bravo, además, fue durante décadas miembro de la Comisión de Evaluación y Nuevas Adquisiciones de la Galleria d’Arte Moderna del Palazzo Pitti, que se reunía periódicamente en esos espacios. En el seno de este órgano, Del Bravo representó un modelo cultural de vanguardia en cuanto a elecciones y orientación metodológica, propugnando compras de importancia fundamental, entre ellas dibujos de Pietro Benvenuti, el famoso Paisaje en Grizzana de Giorgio Morandi y la estela de mármol de Lorenzo Bartolini. Además, se está preparando una exposición sobre Carlo Del Bravo como coleccionista, estudioso y maestro de generaciones de estudiantes, así como un catálogo científico completo de todas las obras de su colección. Por último, algunos grupos de obras del legado de Carlo Del Bravo se expondrán en San Casciano Val di Pesa, lugar de nacimiento y primera infancia del erudito.

“Al igual que en los estudios académicos”, comenta el director de los Uffizi, Eike D. Schmidt, “la colección que Carlo Del Bravo reunió a lo largo de su vida (una de las donaciones más importantes a los museos florentinos desde la Segunda Guerra Mundial) es también el fruto de una vida marcada por la pasión por el conocimiento y el sentido de la belleza, los estudios rigurosos y las intensas amistades artísticas. Son precisamente estos valores los que han inspirado hoy el acto de generosidad realizado por su discípulo y heredero universal Lorenzo Gnocchi, que ha entregado a todo el pueblo italiano los tesoros más preciados, personales e íntimos de su maestro: se cumplen así la voluntad y las esperanzas del testador, con clarividencia y verdadero amor filial hacia uno de los más grandes historiadores del arte que ha visto la segunda mitad del siglo XX”.

“Carlo Del Bravo consagró toda su existencia a la belleza, portadora de grandes pensamientos, y fue una verdadera luz, en sus estudios, su enseñanza y sus amistades”, explica Lorenzo Gnocchi. “Derrochó muchas de sus propias, muchas, energías humanas e intelectuales, con severidad, pero también con afectuosa participación, con extraordinaria claridad y elección léxica, y favoreciendo la enseñanza basada en seminarios; estableció así verdaderas amistades con sus alumnos, basadas en la comprensión de los valores del arte y de la belleza: los cursos presentaban cada año temas nuevos y metodológicamente formativos, y las ”Lecciones de lectura y atribución de obras de arte“ del siglo XV al XXI ampliaban los conocimientos a aquellos artistas que él presentaba con mucha antelación a su redescubrimiento, como, ya en los años sesenta, los pintores escandinavos, los ”académicos“ italianos y europeos del siglo XIX, las secesiones fotográficas y los escultores figurativos de entreguerras”.

En la foto, dos obras de la donación Del Bravo: Rosso Fiorentino, San Giovannino (1520 aprox.; temple sobre tabla, 53,5 x 35,5 cm) y Jacopo Vignali, Giovane flautista (1650 aprox., óleo sobre lienzo, 72 x 58,5 cm).

Superdonación de 455 obras a los Uffizi: la colección Del Bravo entra en el museo
Superdonación de 455 obras a los Uffizi: la colección Del Bravo entra en el museo


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.