Un nuevo museo abre sus puertas en Domodossola: los Musei Civici Gian Giacomo Galletti


El 18 de junio de 2021 abrirá sus puertas un nuevo museo en Domodossola: se trata de los Musei Civici Gian Giacomo Galletti, abiertos al público tras décadas de obras. Incluyen un museo de ciencias naturales, un museo arqueológico, una pinacoteca, una sección de arte sacro y una sección gráfica.

La cita es el 18 de junio: es la fecha fijada para la inauguración de los Museos Cívicos "Gian Giacomo Galletti ", que abrirán al público en el Palacio San Francisco de Domodossola, en el corazón del Borgo della Cultura de la capital del Valle de Ossola. Se trata de un instituto multidisciplinar y ecléctico que narra un territorio fronterizo abierto al mundo y alimentado por un fuerte impulso coleccionista, especialmente entre los siglos XIX y XX. Se trata de varios museos unidos en un único instituto, que representa un fuerte espíritu de investigación y exploración que no sólo forma parte de la región de Ossola, sino de toda Italia, y que se ha fijado el ambicioso objetivo de proyectar los Museos Cívicos Gian Giacomo Galletti en el punto de mira internacional.

Después de muchas vicisitudes y usos, el Palazzo San Francesco se muestra ahora al público con un aspecto renovado, tras una cuidada restauración y reordenación museográfica que ha durado varios años. Bajo la dirección del arquitecto milanés Paolo Carlo Rancati, trabajaron diversos obreros y empresas, cada uno en su campo profesional específico, teniendo siempre presente la identidad del territorio de Ossola. En el edificio, construido sobre una antigua iglesia franciscana que conserva frescos, los museos se organizan en tres niveles expositivos: la planta baja (la iglesia franciscana del siglo XIII) dedicada a exposiciones temporales, la primera planta con el Museo de Ciencias Naturales, y la segunda planta con la Pinacoteca, la sección de Arqueología, la sección de Arte Sacro y una parte dedicada a la gráfica, con una selección de dibujos de finales del siglo XVI al XX. El director y conservador de los Musei Civici Gian Giacomo Galletti, Antonio D’Amico, trabajó en sinergia con el arquitecto Paolo Carlo Rancati, diseñador de la disposición del museo, enriquecida por las intervenciones site-specific del artista Gianluca Quaglia.

El museo es ante todo una geografía del coleccionismo de Ossola, impulsado por la Fundación Galletti, que adquirió el edificio a finales del siglo XIX, y concebido por hombres y mujeres que viajaron y donaron obras de arte y objetos a los museos, no sólo de los valles, sino también y sobre todo de distintas partes del mundo. Los Museos Cívicos son el resultado del trabajo de una amplia campaña de restauración y recuperación en la que participaron 15 restauradores de distintos tipos que trabajaron en 63 pinturas, 23 piezas de piedra, 287 hallazgos arqueológicos, 29 ornamentos sagrados, más de 40 muebles de madera de época, 20 esculturas de madera, así como vidrios pintados y tallas, y 2.000 animales disecados y otros tantos minerales.

El Palazzo, erigido a principios del siglo XIX en el emplazamiento de la antigua iglesia franciscana, se convierte así de nuevo en un centro cultural, como lo fue en los albores del siglo XX, revelador de la identidad histórica, artística y naturalista de la Ossola, tierra de frontera con continuos intercambios, aperturas y sugerencias, y con artistas que merecen ser redescubiertos, como nos cuenta Antonio D’Amico, director y conservador de los Museos Cívicos Gian Giacomo Galletti: “El Palazzo San Francesco es un conjunto de muchos museos que cuentan la historia de una tierra fronteriza, que por un lado mira hacia Italia y por otro hacia los países vecinos, en particular Suiza y Francia. Entrar en el Palazzo San Francesco, sobre todo en este preciso momento histórico, es sumergirse en un observatorio privilegiado donde redescubrir la historia y la identidad cultural de la Ossola, pero también un lugar que es un hervidero de ideas para construir el futuro y mirar hacia el futuro. Desde los niños hasta los ancianos, todos pueden encontrar aquí una sugerencia, un punto de partida, un encuentro con tantas áreas del saber y de la vida humana. El Palazzo San Francesco es el espejo de lo que debe ser un Museo Cívico, es decir, un espacio sin fronteras donde uno puede sentirse como en casa y encontrar un poco de sí mismo”. Los Museos Cívicos Gian Giacomo Galletti están documentados e ilustrados en una guía publicada por Sagep Editori.

Palacio San Francisco y Gian Giacomo Galletti

El Palazzo San Francesco fue construido por la familia Belli en la primera década del siglo XIX, dejando en su interior la antigua iglesia franciscana, una de las primeras que se construyeron en Ossola, ya activa a mediados del siglo XIII. Al entrar, aún se puede ver la forma de la iglesia, con una vasta nave y dos laterales, separadas por columnas con capiteles esculpidos, entre los que destaca el fascinante relieve de la Flor del Apocalipsis, y crujías enriquecidas con frescos de la segunda mitad del siglo XIII que conducen a la época de Carlo Borromeo.

La historia del Palacio San Francisco está ligada a la de la Fundación Gian Giacomo Galletti, que lo adquirió en 1881 a la familia Belli. La Fundación fue creada por Gian Giacomo Galletti (Colorio, 1798 - París, 1873), un piamontés de origen humilde que hizo fortuna en la “fabricación de oro, plata y esmaltes” y, tras acumular una considerable fortuna, llegó a ser diputado en el Parlamento italiano y en 1869 creó una fundación en su nombre con el objetivo de “proveer, con el tiempo, a la educación y a la formación moral, al incremento de la industria, a fines benéficos y, en general, a la mejora de las condiciones económicas de los habitantes de Ossola”. Sus intenciones filantrópicas incluían la creación de escuelas profesionales, una biblioteca, un teatro y museos en Domodossola. De este modo, la Fundación Galletti, respetando los deseos del fundador, emprendió una exigente actividad histórica y cultural que ha llegado hasta nuestros días. La Fundación dejó de existir en 1984 y todos los bienes muebles e inmuebles pasaron al Ayuntamiento de Domodossola.

El Palacio San Francisco, sede de los Museos Cívicos Gian Giacomo Galletti
El Palazzo San Francesco, sede de los Museos Cívicos Gian Giacomo Galletti. Foto de Alberto Lorenzina

El Museo de Ciencias Naturales

En la primera planta de los Museos Cívicos Gian Giacomo Galletti se accede al Museo de Ciencias Naturales, con una rica selección de grandes, medianos y pequeños animales disecados, una importante colección de minerales, entre ellos los del erudito Giorgio Spezia, una detallada estratigrafía de la zona del Simplón, una sección de botánica, con especial referencia a las especies de la zona de Ossola, y también entomología, malacología, anatomía comparada y algunos interesantes hallazgos orgánicos. Al inicio del recorrido, nos recibe la instalación luminosa Foresta Giardino, obra de arte contemporáneo creada por Gianluca Quaglia, que es el eje en torno al cual gira la disposición del museo, un lugar donde la naturaleza se encuentra con la cultura. El bosque es el entorno libre y salvaje por excelencia; el jardín, en cambio, sugiere la intervención humana, la organización de los elementos y el estudio. Los dos términos describen un proceso que está en el centro de la investigación científica, a saber, el paso de lo misterioso a lo conocido, en un intento de valorizar todos los componentes de la naturaleza.

El Museo de Ciencias Naturales de Domodossola pretende sumergir al visitante en un entorno en el que el equilibrio entre el lugar de origen de los elementos naturales y los artefactos que aquí se investigan se restablezca a través del arte contemporáneo y, por tanto, con las intervenciones permanentes concebidas y realizadas por Gianluca Quaglia. Las paredes del Museo están pintadas con colores que representan la transición del día a la noche: rosa y azul pálido, azul claro, naranja, azul y azul oscuro. Se asiste, como en la naturaleza, a la salida del sol y a su puesta, con un lento movimiento que conduce hacia la noche y un cielo estrellado. En el subarco de la escalera, que sube a esta planta, y en dos paredes del Museo, de hecho, el artista ha intervenido sobre yeserías preexistentes haciendo emerger pequeñas porciones de cielo y estrellas de colores, realizadas en cerámica.

La creación del Museo de Ciencias Naturales tiene su origen en los planes de Gian Giacomo Galletti: tras su muerte en París el 31 de mayo de 1873, comenzaron las prolíficas actividades de la Fundación Galletti, que el recién elegido parlamentario de Ossola había hecho oficial en 1869, con el objetivo de apoyar e incrementar el desarrollo económico y la educación de la Ossola, con la creación de escuelas profesionales, bibliotecas y museos. El proyecto de crear un museo de historia natural atrajo a personalidades vivas y entusiastas que, con sus conocimientos y su diversa formación académica, contribuyeron de manera significativa al nacimiento de este museo. Un núcleo inicial de “especímenes mineralógicos y piezas de las más variadas especies vegetales” se expuso en 1875 en la segunda planta del ala norte contigua al cuerpo principal del Palazzo Mellerio, por aquel entonces sede de la Fundación. El 9 de junio de 1879, tras un gran aumento de las colecciones, el Museo se abrió al público por primera vez en las salas del Palazzo Mellerio.

Una de las figuras importantes que contribuyeron al nacimiento y al considerable crecimiento de las colecciones naturalistas fue el teniente coronel Giulio Bazetta, nacido en Omegna en 1838, patriota del Cuerpo Alpino y profesor diplomado con predilección por la naturaleza y la ciencia. Hizo de la taxidermia su pasión y muchas de sus obras pueden admirarse en estas salas. Desde el 1 de mayo de 1882, fue el primer “director de economía, material y control” del Museo de Ciencias Naturales. En 1881, la Fundación Galletti adquirió el edificio que había sido propiedad de la familia Belli y, por primera vez, las colecciones de historia natural entraron en la primera planta del Palazzo San Francesco en 1885. A partir de ese momento, el museo se trasladó primero al Palazzo Silva y luego se reorganizó y reformó varias veces, hasta su ubicación definitiva en los depósitos del municipio de Domodossola, entidad que, tras la extinción de la Fundación en 1984, adquirió todos los fondos, creando los Musei Civici. La gestión de las colecciones del Museo de Ciencias Naturales a principios del siglo XX estuvo en manos de Guido Bustico, humanista de formación pero con una gran pasión por la ciencia, que realizó un excelente trabajo de recopilación de catálogos y reorganización de las colecciones.

Casi todo el material ha sido clasificado y catalogado, pero las colecciones siguen reordenándose y estudiándose hoy en día, lo que da fe de la naturaleza dinámica y en constante evolución de los museos de la naturaleza. Durante muchos años, todas las colecciones permanecieron almacenadas, invisibles al público, a la espera de la restauración del Palazzo San Francesco y el posterior traslado, donde ahora pueden admirarse en su singularidad, contándonos un fragmento de la historia de la zona de Ossola. Las colecciones, enriquecidas a lo largo del tiempo gracias a las donaciones de naturalistas locales y personalidades de la cultura científica de la época, se dividen en diferentes secciones: mineralogía, geología, paleontología, botánica y zoología.

Museo de Ciencias Naturales
El Museo de Ciencias Naturales. Foto de Alberto Lorenzina


Museo de Ciencias Naturales
El Museo de Ciencias Naturales. Foto de Alberto Lorenzina


Museo de Ciencias Naturales
Museo de Ciencias Naturales. Foto de Alberto Lorenzina


Museo de Ciencias Naturales
Museo de Ciencias Naturales. Foto de Alberto Lorenzina


Museo de Ciencias Naturales
Museo de Ciencias Naturales. Foto de Alberto Lorenzina


El Museo Arqueológico

En la sección arqueológica se pueden admirar objetos de diferentes épocas y culturas, como el antiguo Egipto, la prehistoria, la época lepontiana, es decir, los primeros habitantes de Domodossola, y la época romana. Sobre todo, el ajuar de la tumba del guerrero de Ossola Claro Fuenno vuelve a Domodossola y podrá verse por primera vez tras una cuidadosa restauración. Su alto estatus queda subrayado por la presencia de una espada, una lanza, bálsamos y refinados vasos de cristal, como el de cintas policromadas, probablemente procedente del Mediterráneo oriental.

El primer núcleo de los Museos de Domodossola promovido por la Fundación Galletti fue la sección de naturaleza, iniciada en 1875. Hacia finales de ese mismo año se recibió una primera donación de monedas antiguas, a la que siguieron otros lotes de antigüedades numismáticas y arqueológicas donadas por particulares, a instancias del director Giacomo Trabucchi y de los consejeros de la Fundación. Sólo para estas dos secciones, entre 1875 y 1909, hubo más de cuarenta benefactores, entre ellos destacadas personalidades del mundo cultural, político y social no sólo de Domodossola, sino de diversas partes del Piamonte y de Italia: abogados, notarios, médicos e ingenieros, sacerdotes, militares, hoteleros, empresarios, comerciantes y artesanos, empleados y artistas. Las colecciones crecieron sin un plan unificado; en particular, la sección numismática se vio incrementada por diversas donaciones. La mayor contribución a la colección arqueológica fue la del médico nacido en Vigezzo Giacomo Pollini (París, 1827 - Turín, 1902), que la enriqueció con continuas donaciones de objetos desde 1880 hasta su muerte. Además de material procedente de Vigezzo, Piamonte y Lombardía, especialmente de la prehistoria, donó objetos egipcios, recogidos durante un viaje a África. El caballero Felice Mellerio (Craveggia, 1831 - Masera, 1905) contribuyó especialmente a la colección arqueológica. Durante la construcción y ampliación de su villa en Masera, desenterró en repetidas ocasiones ajuares funerarios, que donó a los Museos Galletti hasta 1892.

También llegaron muestras de objetos procedentes de las principales excavaciones realizadas en la zona de Ossola, como algunos hallazgos desenterrados por Enrico Bianchetti en 1890-91 en la necrópolis de Ornavasso (localidad In Persona) y donados por su hijo Edgardo, y los hallazgos realizados por Egisto Galloni en 1898 y 1903 en las necrópolis de Mergozzo (localidad La Cappella) y Candoglia. Las colecciones Domesi se enriquecieron después con ajuares funerarios enteros descubiertos en localidades menores: Vanzone (excavación de 1874), Sant’Anna di Casale Corte Cerro (1863) y Gurro (excavación arqueológica organizada en 1886 por la Fundación Galletti y dirigida por Giacomo Trabucchi). Con la aportación de objetos procedentes del sur de Italia, de Roma y, sobre todo, de la zona de Ossola, se constituyó una colección didáctica capaz de ofrecer, junto a una visión “a vista de pájaro” de la antigüedad egipcia y de la Magna Grecia, un desarrollo completo desde el Neolítico hasta la época romana, a través de testimonios del patrimonio arqueológico del norte de Italia.

El Museo Arqueológico. Fotografía de Alberto Lorenzina
El Museo Arqueológico. Foto de Alberto Lorenzina


El Museo Arqueológico. Fotografía de Alberto Lorenzina
El Museo Arqueológico. Foto de Alberto Lorenzina


El Museo Arqueológico. Fotografía de Alberto Lorenzina
El Museo Arqueológico. Foto de Alberto Lorenzina

La Galería de Arte y la sección de Gráfica

La segunda planta de los museos está concebida como un espacio en movimiento, en el que se entra en contacto con el arte en sus formas más íntimas, desde los orígenes más remotos de la identidad humana con el museo arqueológico, hasta la Pinacoteca con pinturas y dibujos que datan de finales del siglo XVI hasta el siglo XX, creados por artistas que enriquecieron el llamado Valle de los Pintores, el Valle de Ossola.

En el centro de la segunda planta se encuentra la Pinacoteca degli artisti vigezzini (pinacoteca de los artistas de Vigezzo), declinada a través de las tres escuelas de Ossola, la de Craveggia, la de Buttogno y la escuela Rossetti Valentini de Santa Maria Maggiore. Comienza con los grandes retablos de Giuseppe Mattia Borgnis, que, en pleno siglo XVIII, llevó el lenguaje de la pintura de Ossola hasta Inglaterra, y Lorenzo Peretti padre, refinado retratista de la vida cotidiana. En el centro de la exposición se encuentran las obras del patriota Giuseppe Rossetti, artista gracias al cual se inició la colección de pintura del Ayuntamiento de Domodossola. Suya es, entre otras, la intrigante a la par que fascinante pintura con los Retratos de pintores antiguos y modernos, un ideal que reúne en torno a Miguel Ángel y Rafael a la mayoría de los artistas de Ossola. Romántica es la sección dedicada a las obras de Carlo Gaudenzio Lupetti, Bernardino Peretti, Antonio Maria Cotti y Giovanni Baratta, pintores que durante el siglo XIX desarrollaron una fuerte sensibilidad que les acercó a los vientos de la Belle époque.

En cuanto al apartado gráfico, 33 dibujos que la Fundación obtuvo de donantes de Ossola a finales del siglo XIX se presentarán en mesas de madera especialmente diseñadas por el arquitecto Paolo Carlo Rancati y realizadas, como el resto del mobiliario del Museo, por la empresa Franzini de Domodossola. Se trata de un conjunto muy importante de dibujos que abarcan desde finales del siglo XVI hasta los albores del siglo XX. Son dibujos que retoman importantes obras de arte del siglo XVII, testimonio de la difusión del arte de primer orden entre Roma y Bolonia también en Ossola. Dibujos que retoman obras de Annibale Carracci, Domenichino, Ciro Ferri y Carlo Maratti y luego dos atribuidos al artista flamenco Jan Brueghel de los Terciopelos.

La Galería de Arte. Foto de Alberto Lorenzina
La Galería de Arte. Foto de Alberto Lorenzina


La Galería de Arte. Foto de Alberto Lorenzina
La Pinacoteca. Foto de Alberto Lorenzina


La Galería de Arte. Foto de Alberto Lorenzina
La Pinacoteca. Foto de Alberto Lorenzina


La Galería de Arte. Foto de Alberto Lorenzina
La Pinacoteca. Foto de Alberto Lorenzina

La sección de Arte Sacro

El mobiliario eclesiástico expuesto forma parte de una colección que se formó entre 1880 y 1884, gracias a las compras y donaciones realizadas por particulares a la Fundación Galletti, cuando ésta había tomado la iniciativa de procurarse un espacio adecuado para la creación de un Museo de Ossola, adquiriendo el Palacio Silva y el Palacio Belli, posteriormente rebautizado San Francesco. Posteriormente se completó con el mobiliario confiscado a Cuzzago y depositado en el Museo Galletti por la Superintendencia de Turín en 1914. La colección se compone de un centenar de objetos de diversos tipos, de los que se han seleccionado los más significativos y valiosos. Los objetos utilizados durante el ritual sagrado se clasifican en grandes categorías. En particular, en la zona del presbiterio, la acción litúrgica se desarrollaba en torno al altar, lugar al que estaban destinados principalmente objetos como el Paliotto y la Carteglorie. Igualmente importante era el mobiliario relacionado con la iluminación del entorno eclesiástico, incluidas las lámparas colgantes. Entre los vasos sagrados, vasos eucarísticos, vasos de óleo santo y relicarios, se utilizaban cálices para la consagración del vino durante la misa. Un aspecto litúrgico particular es la ceremonia de incensación, utilizada para los entierros y la perfumación de las habitaciones, que tenía lugar con el incensario. En particular, el ejemplar de bronce del Museo tiene forma de cabaña cuspidada con protomos angulosos y puede fecharse entre los siglos XIII y XIV.

Por último, la procesión es un ritual presente en todas las religiones, cargado de valores simbólicos ligados al concepto de movimiento y de oración comunitaria. Adopta la forma de una derivación ritualizada de la peregrinación, de la que es más circunscrita y determinada, pero a diferencia de ésta, que puede ser individual, la procesión la realiza siempre una comunidad. Vinculados a este momento religioso están la cruz procesional, el farol y el estandarte procesional. Por último, la exposición se enriquece con dos coronas de estatuas, un tondo con el Retrato de San Carlos Borromeo y una preciosa pantofola pontificia que perteneció al Papa Inocencio IX Facchinetti (1519-1591), cuya familia paterna procedía de Cravegna.

El Museo cuenta también con una colección de esculturas de madera que reúne una serie de piezas de origen diverso, en algunos casos no identificado. Algunas de las esculturas son producto del desmantelamiento de altares de madera en iglesias, sustituidos por nuevas estructuras de mármol; a veces se trata de fragmentos donados, pero sin contextualizar. En el caso de algunos objetos, no es improbable que llegaran de tierras reformadas a través de comerciantes de Ossola, que pudieron adquirirlos arrebatándolos a la iconoclasia protestante y, por tanto, no encargarlos directamente a talleres de más allá de los Alpes. Para otros, la adquisición pudo deberse a encargos específicos, como en el caso del altar del taller de Alta Suabia o Algau, realizado en 1526 y procedente de la iglesia parroquial de Baceno, del que pueden admirarse el Cristo Juez, las Puertas del Paraíso y la Boca del Infierno.

Las escuelas de procedencia también son diferentes: van desde el valle del Po (véanse las dos esculturas de De Donati), Ossola, Aronese (especialmente las figuras de ángeles que deben atribuirse a Bartolomeo Tiberino) y Lombardía (las cabezas de querubines, cuya ubicación original se desconoce), hasta más allá de los Alpes (el fragmento con la Flagelación de la escuela alemana, de la segunda década del siglo XVI, es ejemplar). La proximidad al territorio del Valais y las probadas relaciones comerciales dan razón de la pertinencia de algunos artefactos a este contexto, y en este sentido son indicativos los fragmentos del techo de la casa de Domodossola en Via Briona, aquí referidos a Jacobinus Malacrida de Como, que había dado prueba ejemplar de sí mismo en Sion, capital del Valais, tras haber estado presente en Locarno y Como. La presencia de una estatua dedicada a San Teodulo, patrón de ese valle, y la cabeza, cortada de una estatua, de Cristo muerto, ambas atribuibles a un escultor de la misma zona, se explican en el mismo sentido. En tal heterogeneidad, las esculturas del Museo representan bien la realidad de Ossola, en una complejidad ligada a la red de relaciones en la que está implicada, lo que constituye una de sus características más llamativas.

Por último, llama la atención la colección de vidrieras pintadas: las piezas reunidas en el Museo son fragmentos de vidrieras pintadas, llegadas en distintas épocas, muy probablemente de iglesias locales reformadas a lo largo de los siglos, pero sin identificación precisa de sus lugares de origen. Como es bien sabido y ejemplifican los estudios de Gianfranco Bianchetti, en Ossola no faltaban vidrieras. Los casos de la iglesia de San Francesco en Domodossola, cuyos ejemplares perdidos son atribuibles a Lukas Schwarz de Berna y documentados en 1511, y de las iglesias parroquiales de Crevola y Baceno, respectivamente con obras de Hanz Funk de Zúrich en 1526 y de Anton Schiterberg de Lucerna y taller en 1547, son emblemáticos de la riqueza de piezas de este género y de la frecuente gravitación de la región de Ossola hacia la región suiza. Precisamente en Suiza se había desarrollado una escuela de maestros sopladores de vidrio entre los siglos XV y XVI, y la demanda de mecenas de Ossola en esas zonas (Berna, antes de las convulsiones de la Reforma, Lucerna también en la segunda mitad del siglo XVI debido a su fidelidad al catolicismo) no es sorprendente, dada la proximidad geográfica entre ambos territorios y las probadas relaciones comerciales. Los objetos de vidrio recogidos por la Fundación Galletti son de diferentes escuelas, pero casi todos son del siglo XVI, en particular de la segunda mitad del siglo XVI, como revelan los rasgos manieristas. Para algunos, la definición lingüística es compleja, dado su carácter fragmentario. En el caso de la Cabeza de Obispo, el lenguaje parece declinarse en una dirección en la que convergen las herencias renacentistas lombardas con las de más allá de los Alpes. Estos objetos de vidrio, inusuales en la diócesis de Novara, a pesar de la indefinición de su procedencia y de su filiación estilística precisa, siguen siendo testimonios de una extraordinaria temporada figurativa que implicó a las iglesias de Ossola, con la especificidad de vínculos privilegiados con las regiones transalpinas adyacentes.

La sección de Arte Sacro. Foto de Alberto Lorenzina
La sección de Arte Sacro. Foto de Alberto Lorenzina

Información práctica

Horario de verano (del 19 de junio al 10 de octubre de 2021): abierto viernes, sábados y domingos de 10.00 a 12.00 h. y de 15.00 a 19.00 h. Horario de invierno (del 16 de octubre al 31 de diciembre de 2021): abierto sábados y domingos de 10.00 a 12.00 h. y de 15.00 a 18.00 h. Entradas: 5 ¤ tarifa completa, 2 ¤ con descuento para escuelas, 3 ¤ para estudiantes universitarios, 2 ¤ para mayores de 65 años y discapacitados. Entrada combinada con el Palacio Silva (hasta el 10 de octubre): 6 euros tarifa completa, 3 euros colegios, 4 euros universitarios, 2 euros mayores de 65 años y discapacitados. Gratuita para niños de hasta 5 años, guías, intérpretes y animadores de visitas, profesores acompañantes, titulares de la tarjeta AMO y de la Tarjeta Museo Regional.

También se ofrecen visitas guiadas: 2 euros para adultos (grupo con un mínimo de 5 personas), 1 euro estudiantes. Las visitas requieren reserva previa. Para más información, visite el sitio web del Ayuntamiento de Domodossola. Teléfono 0324/4921, Fax 0324/481402, correo electrónico conservatore@comune.domodossola.vb.it - cultura@comune.domodossola.vb.it

Un nuevo museo abre sus puertas en Domodossola: los Musei Civici Gian Giacomo Galletti
Un nuevo museo abre sus puertas en Domodossola: los Musei Civici Gian Giacomo Galletti


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.