El Amazonas en las fotos de Salgado. Para amarla y protegerla


Sebastião Salgado siempre ha estado concienciado con el medio ambiente. Un ejemplo de ello es el proyecto Amazonia a gran escala que realizó sumergiéndose durante siete años en la selva amazónica en contacto con la vegetación y los pueblos indígenas.

El fotógrafo brasileño Sebastião Salgado siempre ha estado atento a las cuestiones medioambientales, un tema que ha cobrado más actualidad que nunca debido a los cambios climáticos que preocupan a todo el planeta. Pensemos en el calentamiento global, el deshielo, la contaminación de los océanos y los mares, hasta el punto de que se han identificado programas y acciones para lograr un futuro mejor y más sostenible para todos, empezando por los objetivos dela Agenda 2030. Entre las principales causas del cambio climático está la deforestación, ya que la tala de bosques provoca emisiones: una vez talados, los árboles liberan el carbono que han almacenado. Los bosques absorben dióxido de carbono y, por tanto, son importantes para que el planeta “respire”, pero talarlos limita la capacidad de la naturaleza para mantener las emisiones fuera de la atmósfera.

Por su tamaño, la selva amazónica está considerada el pulmón verde de la Tierra: absorbe entre 150.000 y 200.000 millones de toneladas de carbono y, por tanto, es capaz de influir en la regulación del clima y los ciclos biológicos de todo el planeta. El WWF, una de las primeras organizaciones en llamar la atención sobre el drama de la deforestación amazónica, afirma que en los últimos 30 años hemos perdido una media de 12.000 kilómetros cuadrados de selva tropical al año, pero en algunas ocasiones hasta 28.000 kilómetros cuadrados, y que en los seis primeros meses de 2022 se destruyeron hasta 3.988 kilómetros cuadrados de selva amazónica, más de tres veces la superficie de Roma, marcando un récord para esta época del año, tres veces más que en 2017.

Salgado vivió, documentó y fotografió la selva amazónica durante siete años. Se sumergió en este extraordinario paisaje para escuchar los sonidos de la selva, el canto de los pájaros, el rugir de los ríos, admirar las montañas y los grandes árboles que componen la inmensa selva, y entrar en contacto con los pueblos indígenas que la habitan y con los que han establecido una relación visceral e indisoluble desde antaño. De 2021 data su gran proyecto fotográfico Amazônia, con el que Salgado quiere ofrecer “un testimonio de lo que queda de este inmenso patrimonio, en peligro de desaparición”. Un patrimonio que incluye tanto su exuberante vegetación rica en biodiversidad como sus poblaciones autóctonas. A través de su proyecto, el fotógrafo quiere resaltar la belleza de esta naturaleza y de sus habitantes, pero sobre todo quiere hacer reflexionar al observador sobre su fragilidad y, por tanto, sobre la necesidad de protegerla. En palabras del propio fotógrafo: “Para que la vida y la naturaleza puedan escapar a nuevos episodios de destrucción y depredación, corresponde a cada ser humano del planeta participar en su protección”.

El proyecto Amazônia se expone ahora hasta el 19 de noviembre de 2023 en Milán, en la Fabbrica del Vapore, promovido y producido por el Ayuntamiento de Milán|Cultura, Fabbrica del Vapore y Contrasto con Civita Mostre e Musei y General Service Security, comisariada por la compañera de obra y de vida del fotógrafo Lélia Wanick Salgado, con motivo de la cual esta última concibió una verdadera inmersión en la selva a través de más de doscientas fotografías que retratan la vegetación, los ríos, las montañas y las gentes que pueblan la Amazonia brasileña para “destacar la belleza de esta naturaleza y de sus habitantes, así como su dimensión ecológica y humana, elementos todos ellos tan amenazados hoy en día y que es esencial proteger y preservar”.

El gran tema medioambiental y paisajístico se aborda en las fotografías de Salgado desde distintos ángulos, desde vistas aéreas de la selva hasta ríos voladores, lluvias torrenciales, montañas e islas en la corriente. La única forma de darse cuenta del verdadero tamaño del bosque es observarlo desde arriba, desde un avión o un helicóptero: lo que vemos bajo nosotros es un inmenso manto verde atravesado por ríos que describen líneas curvas y sinuosas dentro del bosque. Esto puede verse, por ejemplo, en la toma que representa el archipiélago del río Mariuá, donde el bosque parece crear una línea con el cielo hinchado de nubes. Durante la temporada de lluvias, los ríos se desbordan, creando a veces lagos y lagunas. Es raro ver el cielo sobre la selva como una prístina extensión azul: las nubes siempre ofrecen un espectáculo diferente. Son parte integrante de la Amazonia, pequeñas o grandes, benévolas o amenazadoras. Incluso en la selva, donde la vegetación puede obstruir la vista, siempre están presentes y es poco probable que el día termine sin fuertes lluvias. O se elevan sobre el río Negro, filtrando la luz que se refleja en la superficie del agua.

Uno de los fenómenos más extraordinarios y probablemente menos conocidos de la selva amazónica son los llamados ríos voladores. Se trata de ríos aéreos cargados de humedad que se forman sobre la selva amazónica, único lugar del mundo donde el sistema de humedad del aire no depende de la evaporación de los océanos. Cada árbol dispersa cientos de litros de agua al día, creando ríos aéreos aún mayores que el Amazonas. Los científicos han calculado que si cada día se vertieran 17.000 millones de toneladas de agua del Amazonas al océano, 20.000 millones de toneladas se elevarían de la selva a la atmósfera al mismo tiempo. Los ríos voladores influyen en los patrones climáticos de todo el planeta y, a su vez, se ven afectados por la deforestación y el calentamiento global. Los científicos afirman que, debido a la deforestación acelerada y al cambio climático en curso, la temperatura de la cuenca a nivel del suelo ya ha aumentado 1,5°C y se calcula que aumentará otros 2°C si no cambia la tendencia actual. Como consecuencia del calentamiento global, se teme que las precipitaciones anuales disminuyan entre un 10% y un 20%.

Las altas cumbres se elevan desde las tierras bajas: la montaña más alta de Brasil es el Pico da Neblina, de más de 3.000 metros de altura. La selva tropical cubre las laderas inferiores con una vegetación que se va adelgazando cada vez más hasta quedar interrumpida por los acantilados. Una formación geológica bastante peculiar es el Monte Roraima: se trata de una montaña de cima plana que alcanza los 2.800 metros y alberga especies vegetales y animales endémicas.

Archipiélago del río Mariuá. Río Negro. Estado de Amazonas, Brasil, 2019
Archipiélago del río Mariuá. Río Negro. Estado de Amazonas, Brasil, 2019
Río Negro. Estado de Amazonas, Brasil, 2019
Río Negro. Estado de Amazonas, Brasil, 2019
Río Jutaí. Estado de Amazonas, Brasil, 2017
Río Jutaí. Estado de Amazonas, Brasil, 2017
Monte Roraima. Estado de Roraima, Brasil, 2018
Montaña de Roraima. Estado de Roraima, Brasil, 2018
Río Jaú. Estado de Amazonas, Brasil, 2019
Río Jaú. Estado de Amazonas, Brasil, 2019

En la selva amazónica se encuentra el mayor archipiélago de agua dulce del mundo, el archipiélago de Anavilhanas, caracterizado por islas de diferentes formas que emergen de las aguas del río Negro. Las islas más grandes están cubiertas de densa vegetación tropical, mientras que las más pequeñas y bajas pueden desaparecer temporal o incluso permanentemente cuando el nivel del agua sube más de veinte metros durante la estación lluviosa. La vista desde arriba es realmente asombrosa.

Los ríos proporcionan a los indígenas alimentos ricos en proteínas esenciales para su nutrición. Las tribus han aprendido a mantenerse a una distancia prudencial de las llanuras aluviales naturales, que, en la estación de lluvias, se ven desbordadas por los ríos hasta el punto de inundarse. La selva amazónica es el hogar de varios pueblos indígenas con los que Sebastião Salgado ha tenido la oportunidad de entrar en contacto durante sus viajes. En sus instantáneas ha inmortalizado a doce grupos indígenas: Awa-Guajá, Marubo, Korubo, Waurá, Kamayurá, Kuikuro, Suruwahá, Asháninka, Yawanawá, Yanomami, Macuxi y Zo’é. El fotógrafo ha retratado a hombres y mujeres indígenas, entre ellos a un chamán conversando con los espíritus antes de la ascensión al monte Pico de Neblina, a mujeres jóvenes con adornos típicos y a familias enteras de indígenas. En los últimos diez años de su obra, Salgado ha trabajado entre las tribus amazónicas y, tras conocer su realidad, destacó que estas comunidades han sufrido los incendios que han devastado los bosques y corren grave peligro por la invasión de mineros, madereros y ganaderos en territorios reservados al uso exclusivo de los indígenas. “Estos pueblos indígenas forman parte de la extraordinaria historia de nuestra especie”, subrayó Salgado. Su desaparición sería una tragedia extrema para Brasil y una inmensa pérdida para la humanidad".

Para Sebastião Salgado, todas estas imágenes tomadas durante años son testimonio de lo que sobrevive antes de una nueva desaparición gradual. “Mi deseo, con todo mi corazón, con toda mi energía, con toda la pasión que poseo, es que dentro de cincuenta años esta exposición”, refiriéndose al proyecto Amazônia, “no se parezca al testimonio de un mundo perdido. La Amazonia debe seguir viviendo y llevar siempre en el corazón a sus habitantes indígenas”, concluyó.

Todas las fotos © Sebastião Salgado/Contrasto

Chamán yanomami dialoga con los espíritus antes del ascenso al monte Pico da Neblina. Estado de Amazonas, Brasil, 2014
Chamán yanomami hablando con los espíritus antes de la ascensión a la montaña Pico da Neblina. Estado de Amazonas, Brasil, 2014
Familia ashaninka. Estado de Acre, Brasil, 2016
Familia ashaninka. Estado de Acre, Brasil, 2016
Joven mujer ashaninka. Estado de Acre, Brasil, 2016
Joven mujer ashaninka. Estado de Acre, Brasil, 2016.
Indio Yawanawá. Estado de Acre, Brasil, 2016
Indígena yawanawá. Estado de Acre, Brasil, 2016
Yara Ashaninka, territorio indígena Kampa do Rio Amonea, estado de Acre, Brasil, 2016.
Yara Ashaninka, territorio indígena Kampa do Rio Amonea, Estado de Acre, Brasil, 2016.

Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.