Exemplum Virtutis. La ciudad de Cento acoge una obra maestra de Paolo Antonio Barbieri, hermano de Guercino


La Pinacoteca di Cento presentó el fin de semana una nueva obra, adquirida por empresarios locales y los Amici della Pinacoteca y donada a la ciudad. Se trata de una obra maestra de Paolo Antonio Barbieri, hermano de Guercino, de hacia 1647: representa orfebrería y ornamentos sagrados.

Una floración de renacimiento aparece en ese lugar secularmente palpitante de creatividad y trabajo que es la zona de Cento, cuna privilegiada de arte y corazón manufacturero entre Ferrara y Bolonia, que emerge ahora con renovado vigor de los golpes del violento terremoto de 2012. Entre la fertilidad siempre renovada de la campiña materna que rodea el Reno y el incansable ritmo industrial de las empresas que coronan la ciudad, existe un asociacionismo de cohesión social cuidadosamente planificado que no solo implica excelentes actividades deportivas (baloncesto) y promocionales, sino también asociaciones culturales de considerable calibre como la Associazione Imprenditori Centesi per la Cultura (Asociación de Empresarios de Cento para la Cultura), que funciona desde hace más de treinta años, y la noble Associazione Amici della Pinacoteca (Asociación de Amigos de la Pinacoteca), que cuenta con algunos de los nombres más ilustres del panorama internacional.

Cabe mencionar que la Pinacoteca de Cento cuenta entre sus obras con algunas obras maestras absolutas de Giovanni Francesco Barbieri, conocido como Guercino (que nació aquí y trabajó aquí durante mucho tiempo) y otros excelentes maestros de su taller: con un corpus tan admirable, figura entre los museos italianos más famosos. La ciudad de Cento fue también la cuna de otros grandes artistas como Marco Zoppo, protagonista de la pintura del valle del Po del siglo XV, Marcello Provenzale, virtuoso mosaiquista de la corte de Paolo V Borghese, Stefano Galletti, talentoso escultor del siglo XIX famoso también en Roma, y Aroldo Bonzagni, imaginativo pintor y cartelista postfuturista. De algunos de ellos se conservan distinguidos documentos tanto en la Pinacoteca como en colecciones privadas de corazón abierto. También la Administración Municipal, a través de competentes directores, ha apoyado y enriquecido siempre el patrimonio cívico, promoviendo además exposiciones y jornadas de estudio de gran valor, a menudo en sinergia con las asociaciones culturales antes mencionadas. Los ciudadanos, hay que decirlo, por su parte siempre han correspondido y alimentado una amplia conciencia de las Bellas Artes.

Por lo tanto, es fácil entender cómo, con motivo de la Feria Internacional de Antigüedades de Florencia en septiembre de 2019, la aparición en venta de un cuadro de Paolo Antonio Barbieri hizo saltar de alegría a los “Amigos de la Pinacoteca” que, gracias a su Presidente, pudieron “detener” el cuadro, compartir su compra con los Empresarios por la Cultura, llevarlo a Cento y donarlo después a la Pinacoteca. La obra no sólo parecía de una factura asombrosa, sino que podía llenar con relativo pesar un antiguo vacío doméstico, a saber, la falta de un cuadro autógrafo de Paolo Antonio. Él (1603-1649), el hermano menor y muy querido de Giovanni Francesco, desempeñó constantemente el papel de organizador del famoso taller, de relator con los mecenas, de secretario preciso en el Libro de Cuentas y (debemos pensar) también de ayudante de pintura del genial Guercino en varios detalles ejecutivos del género de la naturaleza muerta.

El sábado 11 de diciembre de 2021, en una solemne y alegre ceremonia, el cuadro fue entregado por las dos Asociaciones (la de los “Empresarios” y la de los “Amigos”) al Alcalde de Cento como objeto inalienable y preciado de la Ciudad. ¡He aquí el ejemplo virtuoso! El profesor Daniele Benati, de la Universidad de Bolonia, príncipe de los estudios sobre la pintura emiliana y mucho más allá, pronunció en la ocasión una docta conferencia en la que esbozó el perfil artístico del menor de los Barbieri, aún no suficientemente delineado por la investigación y los estudios conexos, pero que ahora ostenta un colorido (se diría en términos líricos) que deja a uno casi asombrado, y ciertamente encantado. El cuadro se erige así como una obra maestra absoluta, que atrae incansablemente la admiración de todos, documentada en el inventario de los bisnietos de Guercino que lo heredaron en 1719.

Paolo Antonio Barbieri, Aparatos litúrgicos para una misa episcopal (c. 1647; óleo sobre lienzo, 103 x 140 cm; Cento, Pinacoteca Civica)
Paolo Antonio Barbieri, Aparato litúrgico para una misa episcopal (Sacra etimasìa) (c. 1647; óleo sobre lienzo, 103 x 140 cm; Cento, Pinacoteca Civica)

El tema en sí constituye una sorpresa. Se sabe que Paolo Antonio había practicado lo que se conocía tranquilamente como “prosa pictórica”, es decir, la reproducción de objetos y elementos naturalistas, especialmente plantas y animales descritos en el Libro de Cuentas de forma genérica, y que había ejecutado una espléndida “Spezieria” en 1637 para el gobernador de Cento, que ahora se encuentra en Spoleto; así como una “Cesta con castañas, setas y fruta” expuesta actualmente en Chicago, y otras piezas similares cuyo examen se llevará a cabo en profundidad, pero el tema que presentamos aquí marca un soberbio salto de calidad que debe hacer recapacitar al artista. Se trata de una composición compacta y equilibrada de objetos sagrados que juntos forman el aparato celebrativo de una inminente Santa Misa oficiada por un obispo. Una propuesta de objetos litúrgicos, de valor sacramental, muy refinados en la ejecución de la plata, el oro, las gemas y las telas, expuestos en el silencio absoluto de la expectación.

La ceremonia de entrega tuvo lugar el sábado 11 de diciembre de 2021 y estuvo ilustrada por la presencia de Lucio Igino Zanon di Valgiurata, Cavaliere del Lavoro, Presidente de Credem Banca, que acogió el evento en su sala representativa, y de la importante experta romana Alessandra di Castro, Presidenta de los Anticuarios Italianos. La oratoria oficial de Cristina Grimaldi Fava, Presidenta de los Amigos de la Pinacoteca y verdadero corazón de la meritoria operación de compra, coronó el feliz acontecimiento con una animada y rica muestra de un tejido cultural que abarcaba sus amplios valores históricos y artísticos. El joven alcalde de Cento aceptó agradecido la extraordinaria donación y confirmó todos los cuidados para la nueva disposición de la importante pinacoteca. Con ello, la ciudad de Ferrara realiza (como hemos dicho) un “exemplum virtutis”, un acto ejemplar que otros centros están imitando, o deberían imitar positivamente, en la Región.

La mesa de la ceremonia. De izquierda a derecha: Prof. Daniele Benati, Universidad de Bolonia; Rag.Stefano Borghi, Presidente de la Associazione Imprenditori Centesi per la Cultura; el Alcalde de Cento Edoardo Accorsi; Cristina Grimaldi Fava, Presidenta de la Associazione Amici della Pinacoteca; Dr. Lorenzo Lorenzini, Director de los Musei Civici di Cento; Dr. Gianni Fava como Moderador del acto.
La mesa de ceremonias. De izquierda a derecha: Prof. Daniele Benati, Universidad de Bolonia; Rag.Stefano Borghi, Presidente de la Associazione Imprenditori Centesi per la Cultura; el Alcalde de Cento Edoardo Accorsi; Cristina Grimaldi Fava, Presidenta de la Associazione Amici della Pinacoteca; Dr. Lorenzo Lorenzini, Director de los Musei Civici di Cento; Dr. Gianni Fava como Moderador del acto.

Merece la pena seguir reflexionando sobre el tema que Paolo Antonio elaboró en su día, ya que presenta una singularidad y un cuidado en su ejecución verdaderamente notables. Quien esto escribe ha podido observar el lienzo durante mucho tiempo y recuerda su primer impacto como una sorpresa emocional muy fuerte: una pintura “muda” que impone una profundidad de sentido ciertamente espiritual. Estamos muy por encima de una naturaleza-muerte todavía bella, ¡y debemos detenernos! Por analogía, me viene a la mente la invitación latina del siste viator: ¡detente, tú que pasas! También encontramos esta advertencia en el pilar de una antigua majestad petrigna hacia un puerto de los Apeninos, entre un árbol y un seto; en letras grabadas parpadeantes decía “siste gradum viator, imaginem mira et numen reverere lapillo”. Se trata de detenerse y reflexionar, tal como la pintura de Barbieri quiere invenciblemente que hagamos; no debemos ofrecerle el mínimo homenaje de una piedrecita, sino una identificación de contenido que ocupe toda nuestra mente, un esfuerzo de resolución que abra el significado de esa vajilla de plata, de ese Evangeliario, del cáliz y la patena, de la mitra y el incienso.

En este deslumbrante lienzo suyo, maravilloso por sus registros cromáticos, por su composición, por el ductus visual que recuerda y guía, ¡encontramos un cántico! Es un cántico de fe, con una melodía extensa, vibrante, solemne; sus protagonistas son los dorados y plateados resplandecientes de la liturgia sagrada que esperan al Sacerdote y al Altar. Tal es el motivo profundo: ¡la espera! Nada hay más íntimo y desgarrador, más denso de emoción que un gran acontecimiento divino, inminente, que está a punto de suceder. Los espíritus suspendidos de los bizantinos lo sabían bien cuando componían las etimasias en sus mosaicos para tocar el diapasón de la conciencia y de la postración. El trono vacío y resplandeciente espera a la Sagrada Persona, el soberano Dios eterno; el altar solitario, rico con sus candelabros y jarrones, espera las manos sacerdotales para el Santo Sacrificio; el coro de Apóstoles con los brazos levantados espera al Cristo de la Parusía. ¡Éstas eran sus etimasias excelsas!

En su vida de fe, Paolo Antonio Barbieri meditó ciertamente sobre la intensidad inexpresable de los preparativos sagrados: del Libro y de la Estola, de las ampollas para la Purificación y la Consagración, de los cálices y píxides, del incensario y del incienso, del báculo y de la mitra, y hasta de los manteles del altar y de las infulas episcopales; en ellos se reúnen ya inminentes los gestos, los cantos orantes, las invocaciones y las bendiciones de la Santa Liturgia Católica. Y él, figurador tácito y prodigioso, los hace aparecer en la sustancia virtual y los pinta con una agudeza luminosa, fascinante, infalible en la contemplación, y totalmente satisfactoria en la intimidad del alma.

Sí, en efecto, aquí aparecen las glorias de las cosas santas, y aquí -entonces- ¡siste gradum viator!

Los detalles de la pintura de Paolo Antonio Barbieri destacan en estas dos imágenes. Su talento y pericia profesional le sitúan entre los magnates de la pintura objetual, donde el tema material se transfigura hasta el nivel de la contemplación mística, sólo posible para la profesada profunda religiosidad de los dos hermanos de Cento
Los detalles de la pintura de Paolo Antonio Barbieri destacan en estas dos imágenes. Su talento y destreza profesional le sitúan entre los magníficos de la pintura de objetos, donde el tema material se transfigura hasta el nivel de la contemplación mística, sólo posible para la profunda religiosidad profesada por los dos hermanos de Cento.
Los detalles de la pintura de Paolo Antonio Barbieri destacan en estas dos imágenes. Su talento y pericia profesional le sitúan entre los magnates de la pintura objetual, donde el tema material se transfigura hasta el nivel de la contemplación mística, sólo posible para la profesada profunda religiosidad de los dos hermanos de Cento
Los detalles de la pintura de Paolo Antonio Barbieri destacan en estas dos imágenes. Su talento y destreza profesional le sitúan entre los magníficos de la pintura objetual, donde el sujeto material se transfigura hasta el nivel de la contemplación mística, posible sólo a la profesada profunda religiosidad de los dos hermanos de Cento.

Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.