Recortes en cultura, Eslovenia protesta contra el gobierno populista


En Eslovenia, el sector cultural protesta contra el gobierno populista y conservador de Janez Janša por recortar a la mitad los recursos destinados al sector de la producción artística no institucional, de gran vitalidad y crecimiento en el país.

La escena cultural eslovena está revuelta después de que el Parlamento, dirigido por la mayoría populista y conservadora que responde al presidente Janez Janša, ya en el centro de las críticas por los discutidos nombramientos en puestos clave de las instituciones culturales, aprobara el 8 de diciembre, con 77 votos a favor y 48 en contra, el presupuesto del Estado para 2022. En los últimos días, la sociedad civil eslovena ha expresado su preocupación por los recortes aplicados a las ONG que trabajan en el ámbito de la cultura, que han visto reducidos drásticamente los fondos que se les asignaban, de los 6,4 millones de euros previstos inicialmente a los 3,6 millones realmente concedidos.

Este importante recorte ha alarmado a Asociacija, una importante red de organizaciones no gubernamentales y personalidades de la cultura, que por ello ha hecho un llamamiento al Gobierno, al Ministro de Cultura Vasko Simoniti, y a los diputados para que preserven la cultura eslovena. “Aunque en 2022 y 2023 se destina un alto porcentaje de los fondos a la cultura”, escribe Igor Bratož en el diario Delo, “se observa que están previstas reducciones en partidas individuales: fomento de la creatividad cultural, edición y cultura amateur. El mayor recorte se produce en la partida de fomento de la creatividad cultural, a través de la cual el Estado cofinancia programas y proyectos de organizaciones no gubernamentales. Con el presupuesto suplementario para 2022, los fondos de algo más de 6,4 millones de euros (6.446.728 euros para ser exactos) del presupuesto aprobado originalmente se reducirán a unos 3,6 millones de euros (3.633.399 euros). La decisión, añade Asociacija, tendrá sin duda un impacto significativo en el panorama cultural no institucional, que es parte integrante del ecosistema cultural y artístico nacional.”

“La medida del Gobierno”, denuncia Asociacija, “debe entenderse como una continuación del proceso de desestabilización del sector que comenzó el año pasado, cuando asistimos desde al intento de reubicar a las organizaciones en Metelkova 6 hasta a acciones muy problemáticas hacia los medios de comunicación” (Metelkova 6 albergaba a una veintena de ONG artísticas que el año pasado recibieron una orden de desalojo por parte del Ministerio de Cultura, propietario de los locales: las asociaciones se opusieron enérgicamente y de momento el caso sigue su curso, el desenlace llegará en los próximos meses). En Eslovenia, el problema se siente mucho porque el sector de la cultura producida desde la base, y en particular por las ONG, está creciendo con fuerza, representa uno de los orgullos de la cultura nacional y debería, en todo caso, ser apoyado, según Asociacija: de lo contrario, se corre el riesgo de poner en peligro la actividad de muchas asociaciones de aficionados (orquestas, coros, grupos dedicados a las tradiciones populares: gran parte de esta actividad en Eslovenia se lleva a cabo de forma no profesional). “¿Somos conscientes”, escribe Asociacija en su llamamiento, “de las consecuencias que tendrá esta actitud hacia la cultura cuando cierren importantes centros culturales del país? ¿Cuando desaparezcan conexiones culturales reconocidas internacionalmente? ¿Cuando ya no haya visitantes nacionales ni extranjeros?”.

Entre las instituciones más afectadas (y, en consecuencia, entre las más activas en las protestas) se encuentra el Teatro Glej, uno de los más importantes del país: El recorte de fondos para la cultura por parte de organizaciones no gubernamentales, informa el diario Mladina, está poniendo en entredicho la propia existencia del teatro, uno de los pocos espacios para el teatro de autor contemporáneo en Eslovenia, una institución de vital importancia también para los jóvenes artistas, en funcionamiento ininterrumpido desde 1970 (es el teatro independiente más antiguo del país). Y ahora se ve obligado a pedir ayuda a su público. “Sabemos que no somos los únicos que pagamos el precio de los recortes a las producciones no gubernamentales, ya que no se ha concedido financiación a muchos otros solicitantes de alta calidad”, afirma el teatro en una nota. "Y sabemos que lo peor está por llegar para el sector. El recorte nos afectó aún más porque ya estamos en nuestro segundo año de lucha contra el coronavirus, debido al cual hemos pasado la mayor parte del tiempo cerrados o con una capacidad drásticamente reducida desde 2020. A pesar de las imposibles condiciones de trabajo, completamos nuestras dos últimas temporadas en su totalidad. En Glej teníamos un programa preparado para los próximos cuatro años y más allá, con algunos de los artistas más premiados, reconocidos y de mayor proyección de la escena internacional. Nuestra misión siempre ha sido arriesgada, en el sentido de que también hemos dedicado espacio a los que aún no han recorrido un largo camino, a los que se atreven a ir contra corriente y a los que rompen moldes preestablecidos. Y ese riesgo ha merecido la pena una y otra vez. Muchos artistas que debutaron en el Glej hoy crean historias teatrales en las casas más grandes, pertenecen al canon teatral esloveno y coleccionan premios dentro y fuera de su país. Como nuestro deber histórico, sentimos que debemos seguir dejando este espacio abierto para crear nuevas historias de este tipo. Arriesgado, pero necesario para el desarrollo del teatro esloveno contemporáneo. No habríamos podido hacerlo sin el apoyo de la ciudad de Liubliana, que reconoce nuestra calidad y nos financia programáticamente desde hace décadas. También nos apoyan la Comisión Europea, el Centro para la Creatividad, el Ministerio de Administraciones Públicas, el Fondo Público de Actividades Culturales y patrocinadores. Gracias por confiar en nosotros. Sin embargo, el Ministerio de Cultura ha sido nuestro mayor financiador, lo que ha creado un vacío en nuestros planes que no podemos llenar sin ayuda. Hemos decidido intentar llevar a cabo el programa de 2022 de la forma más completa posible a costa de reducir drásticamente los costes laborales y del programa. Hacemos un llamamiento a nuestro público y simpatizantes para que nos ayuden a pasar lo peor mediante una campaña de donativos.

Una vez más, el Instituto Manska, activo en la producción de arte contemporáneo desde 1993, se hizo oír y escribió una carta muy dura, en la que afirma que “la mayoría de las organizaciones rechazadas tienen algo en común. La última vez, cuando se les recortó la financiación, cuatro organizaciones interpusieron un recurso contra el Ministerio de Cultura y el tribunal administrativo dictaminó que se revisaran sus solicitudes. Tras la revisión del comité, otras dos instituciones (Maska y Emanat) recibieron cofinanciación. Todas las organizaciones que recurrieron en su momento volvieron a ser rechazadas este año. El recorte de la financiación se ha convertido en un medio de castigo y supresión de la expresión y la creatividad. Estas organizaciones comparten otra característica, a saber, su compromiso sociopolítico contra las autoridades gobernantes y sus prácticas, que tienden a ser audaces en términos de formato y contenido y crean un espacio para la experimentación y la confrontación con lo desconocido. Podría decirse que se trata de un intento deliberado de destruir a un grupo de organizaciones pioneras. Es un movimiento de una política cultural estrecha y conservadora, una política de revanchismo”.

También hay que temer por la libertad de prensa: el Presidente Janša, escribe Euronews, es considerado el Trump europeo, ya que a menudo ha instigado ataques contra periodistas, llamándoles “mentirosos” e incluso calificando descaradamente de “prostitutas” a las periodistas Evgenija Carl y Mojca Setinc Pašek. Además, importantes órganos de prensa, como la agencia de noticias STA y la red RTA Slovenija, el organismo público de radiodifusión del país (en la práctica, la RAI eslovena), acabaron en el punto de mira del gobierno, objeto de numerosos ataques. En noviembre de 2021, los periodistas de la sección de televisión de RTV Slovenija también protestaron contra el nuevo plan de producción propuesto, que, según los profesionales, perjudicaría la misión de la cadena. “La propuesta para 2022”, dijo entonces Igor Bergant, director general de RTV Slovenija, “interfiere en emisiones clave, suprime algunas de ellas o las sustituye por otras. El plan es vago, pero no está claro cómo puede aplicarse con la mejor voluntad [...]. Al mismo tiempo, los cambios propuestos no resuelven lo que los defensores del plan mencionan, el problema de la audiencia. La información no es la única, pero sin duda es una de las misiones clave de las cadenas europeas. En la audiencia influyen varios factores: la calidad del contenido, la frecuencia de publicación, el tiempo de publicación, la tradición de emisión, la promoción del contenido y, en última instancia, las audiencias de emisiones anteriores. Lamentablemente, el plan propuesto no ofrece ninguna solución significativa”.

Recientemente, la red Civicus, que lleva dos décadas trabajando en todo el mundo para supervisar la situación de las libertades fundamentales de los ciudadanos en diversos países, dedicó mucha atención al caso de Eslovenia, hablando abiertamente de “intentos de reducir los espacios de la sociedad civil con severos recortes en la financiación de las organizaciones no gubernamentales de cultura y medio ambiente”.

Imagen: vista de Liubliana, capital de Eslovenia

Recortes en cultura, Eslovenia protesta contra el gobierno populista
Recortes en cultura, Eslovenia protesta contra el gobierno populista


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.