Rímini se renueva: remodelación del Museo de la Ciudad


Rímini no sólo quiere ser un destino balneario o de congresos, sino que desde hace algún tiempo también se presenta como un importante destino cultural. Y ahora, tras inaugurar el Museo Fellini y el PART, se dispone a renovar el Museo de la Ciudad.

Conocida por la mayoría como estación balnearia y legendario centro de vida nocturna, Rímini es también una ciudad con un destacado patrimonio artístico, cuyos principales atractivos son los restos de la antigüedad romana, en la pintura del siglo XIV, en el florecimiento cultural que tuvo lugar en la corte de los Malatesta durante el Renacimiento (y del que aún se conserva la flor más exaltada, el Templo de la Virgen María de Alberti), la La antigüedad romana, en la pintura del siglo XIV, en el florecimiento cultural que tuvo lugar en la corte de los Malatesta durante el Renacimiento (y del que aún se conserva la flor más excelsa, el Templo de Alberti), en la variada producción artística de un “inquieto siglo XVII” (por recordar el título de una magnífica exposición de hace unos años). Una ciudad que, como ninguna otra de Italia, sufrió las consecuencias de la última guerra mundial: situada en un extremo de la Línea Gótica que, llegando hasta Massa, cortó la Península en dos durante interminables meses, Rímini perdió más del 80% de su tejido edificado a causa de los bombardeos, arrasado o irremediablemente dañado. A pesar de las destrucciones y de una reconstrucción no siempre loable, el centro histórico de Rímini conserva notables testimonios de la evolución histórica y artística de la ciudad y una atmósfera fascinante, que alterna espacios más solemnes, como la gran plaza Cavour (sobre la que hace guardia en el centro el maravilloso bronce Pablo V de Nicolas Cordier), y calles (antaño) populares, como las del colorido Borgo San Giuliano.

Las administraciones municipales que han gobernado en los últimos años han intentado e intentan con gran obstinación reconectar la ciudad con su pasado y realzar la historia y la belleza de Rímini, con un doble objetivo: por un lado, mejorar la habitabilidad y el carácter agradable de la ciudad para sus propios habitantes; y con la intención, por otro, de aumentar el atractivo de Rímini como destino de turismo cultural, de modo que la ya considerable afluencia de visitantes deje de estar vinculada únicamente a la temporada estival o a la presencia de grandes eventos congresuales y feriales. Las intervenciones más significativas afectaron al Castel Sismondo, reconectado a la ciudad mediante la creación de una gran plaza que lo rodea (y que sustituyó a un aparcamiento) y se convirtió en la sede del bello museo dedicado a Federico Fellini; la reconstrucción, a pocos pasos, del Teatro Galli, de nuevo sede de una animada actividad cultural; la fundación, dentro de los muros del Teatro Galli, de un nuevo teatro en el centro de la ciudad, que ahora es un centro cultural. actividad cultural; la fundación, en los palacios Arengo y Podestà, de un centro de exposiciones dedicado al arte contemporáneo, primero conocido como FAR (Fabbrica Arte Rimini) y ahora llamado PART (Palazzi dell’Arte Rimini); el ajardinamiento de la zona verde y del tramo de agua sobre el que se cierne el hermoso Puente de Tiberio.

Templo Malatestiano
El Templo Malatesta
La estatua de Pablo V de Nicolas Cordier
La estatua de Pablo V de Nicolas Cordier
El puente de Tiberio
El puente de Tiberio
Museo Fellini
Museo Fellini
PART en Rimini. Foto: Henrik Blomqvist
El PART en Rímini. Foto: Henrik Blomqvist
Museo de la Ciudad, sección romana
El Museo de la Ciudad, sección romana
Domus del cirujano
La Domus del Cirujano

El venerable Museo de la Ciudad, que está a punto de cruzar el hito de los 100 años en 2024, no podía escapar a este torbellino de renovación y, de hecho, ha iniciado recientemente un proceso que cambiará profundamente su aspecto y su capacidad de “hablar” a los visitantes en pocos años. Fundado por el gran estudioso de las cosas riminés Luigi Tonini (que le da nombre) y alojado en el interior de la majestuosa “fábrica” del colegio de los jesuitas, el museo presenta, en la planta baja, una sección romana que ya luce un aspecto renovado, con una funcional exposición de artefactos y un adecuado aparato de comunicación: la mayoría de los objetos expuestos son de gran calidad y dan testimonio de la riqueza de la antigua Ariminum, desde una serie de mosaicos hasta los objetos encontrados en la cercana Domus del Cirujano, empezando por el gran conjunto de instrumentos quirúrgicos que dieron a la domus el nombre por el que se la conoce (se recomienda una visita a la excavación, tanto por el valor de los mosaicos aún in situ, como porque representa un buen ejemplo de arqueología urbana, con los restos antiguos protegidos por una cubierta que, por una vez, no perturba, sino que se integra en el contexto). Otra cosa son las secciones posteriores, que hasta ahora presentaban un aspecto decididamente más “polvoriento”, caracterizado por la clásica exposición paratáctica de las piezas, que no lograban contar una historia al visitante, al menos no a quienes no llegaban al museo con un sólido bagaje a sus espaldas.

El primer tramo de las obras ya ha comenzado y está previsto que concluya en 2023: incluye la renovación completa de la parte del museo que ilustra la historia de Rímini desde la Alta Edad Media hasta el Renacimiento, para un total de unos 1.200 metros cuadrados de espacio expositivo y unas 300 obras, divididas en 13 secciones. En el nuevo itinerario expositivo, que retomará el discurso que concluye al final de la sección romana, exponiendo en primer lugar los hallazgos relativos a la Rímini altomedieval, habrá amplio espacio para la historia de la Rímini municipal (la ciudad romañola fue uno de los primeros municipios deItalia), la ilustración de aquellos monumentos y símbolos de la ciudad que ya no existen, como la catedral de Santa Colomba, que se reconstruirá virtualmente, y a continuación el fermento de la Rímini del siglo XIV, encrucijada de artistas y culturas. Seguirán salas dedicadas a las décadas del Señorío Malatesta. Será una nueva disposición totalmente diferente a la anterior, será “una disposición museística que parece una exposición”, en palabras del director del museo, Giovanni Sassu: el itinerario tendrá un hilo narrativo muy marcado, e intentará hacer hablar a las piezas expuestas estableciendo relaciones entre los propios objetos y entre los objetos y el contexto histórico y artístico de la ciudad. En definitiva, se trata de pasar, como reza el eslogan adoptado para el lanzamiento de la obra, “Del museo de la ciudad al museo para la ciudad”: un museo que implique más al visitante y que, para ello, aprenda acertadamente de las (buenas) exposiciones.

Renderizado del futuro Museo de la Ciudad
Representación del futuro Museo de la Ciudad
Renderizado del futuro Museo de la Ciudad
Representación del futuro Museo de la Ciudad
Renderizado del futuro Museo de la Ciudad
Diseño del futuro Museo de la Ciudad
Maestro de la Anunciación Dreicer, Santa Catalina (c. 1410; arenisca con restos de policromía; Rímini, Museo de la Ciudad)
Maestro de la Anunciación Dreicer, Santa Catalina (c. 1410; arenisca con restos de policromía; Rímini, Museo de la Ciudad)
Giuliano da Rimini Políptico con la Coronación de la Virgen, cuatro santos y escenas de la Pasión (c. 1320; tabla, 190,5 x 205 cm; Rímini, Museo de la Ciudad)
Giuliano da Rimini, Políptico con la Coronación de la Virgen, Cuatro Santos y Escenas de la Pasión (c. 1320; tabla, 190,5 x 205 cm; Rímini, Museo de la Ciudad)
Giovanni Bellini, Cristo compadecido (c. 1474; temple sobre tabla, 80,5 x 120 cm; Rímini, Museo de la Ciudad)
Giovanni Bellini, Cristo en la Piedad (c. 1474; temple sobre tabla, 80,5 x 120 cm; Rímini, Museo de la Ciudad)

Durante las obras, el museo no cerrará, a excepción, claro está, de la primera planta, donde se encuentran las salas que se están reformando: la planta baja, con la sección romana, y la segunda planta, que alberga obras del siglo XVII (con obras maestras de Reni, Guercino y Cagnacci, entre otros) y de siglos posteriores, seguirán abiertas a los visitantes. En una sala de la planta baja, sin embargo, se ha reunido una representación muy selecta de las colecciones afectadas por la reordenación, con el doble propósito de seguir haciendo accesibles a los visitantes algunas de las obras más significativas del museo y de exponerles los métodos y objetivos de los trabajos en curso. La pequeña sala contiene una caja de madera finamente tallada de la segunda mitad del siglo XV, propiedad de la familia Malatesta y producida en Véneto o Friuli, cuya presencia alude al hecho de que la nueva exposición incluirá no sólo pintura y escultura, sino también objetos de la vida cotidiana, es decir, las llamadas artes menores; una escultura de arenisca de principios del siglo XV que representa a Santa Catalina, atribuida al misterioso Maestro de la Annunciazione Dreicer, artista de origen transalpino, francés o alemán, lo que remite al horizonte europeo que caracterizaba el clima artístico y cultural de la corte malatestiana; un políptico de Giuliano da Rímini, de 1310-1315, que testimonia la variada reacción de los artistas locales ante el paso de Giotto, que pintó una capilla, hoy desaparecida, en la iglesia de San Francesco (más tarde Templo Malatestiano) de Rímini, y un crucifijo que aún se conserva en el ábside del famoso templo. Por último, el cuadro más conocido y encantador del Museo, la Piedad de Giovanni Bellini, el Cristo muerto sostenido por cuatro ángeles. Nos encontramos en torno a 1470-1475, en los años en que Bellini realizó otra de sus grandes obras maestras, el Retablo de Pesaro: el pintor se encuentra en absoluto estado de gracia, y logra transmitir con noble compostura el drama que se desarrolla en la escena. Los ángeles que sostienen y contemplan el cuerpo de Cristo son inolvidables: sumido en una inconsolable tristeza el de la derecha, más teatral en la expresión de dolor el del centro, e incrédulo el ángel del extremo izquierdo.

Todas las premisas para un trabajo excelente están ahí. Esperamos que las obras puedan concluir, según lo previsto, a finales de este año, para que el museo pueda celebrar sus primeros cien años, en 2024, con su gran parte central completamente renovada, más comprensible y atractiva para los visitantes. En ese momento, se podrá empezar a rediseñar radicalmente también las secciones posteriores, de modo que el relato de la historia y el arte de la ciudad de Romaña pueda presentarse de manera convincente a lo largo de su extensa evolución, desde las fases más tempranas hasta el umbral de la actualidad.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.