Trieste, instalación de la criticada estatua de Gabriele d'Annunzio, en el centenario de su gesta


Con motivo del centenario de la empresa Fiume, se instaló en Trieste una estatua dedicada a Gabriele d'Annunzio.

Por último, en la plaza Borsa de Trieste se ha instalado una estatua dedicada a Gabriele d’Annunzio, muy criticada y contestada, justo el día en que se celebra el centenario de laempresa Fiume (el poeta, al frente de sus “legionarios”, proclamó la anexión de la ciudad deRijeka al Reino de Italia el 12 de septiembre de 1919). La escultura de bronce (fundida con la técnica de la cera perdida por la fundición Fondart), realizada por Alessandro Verdi, representa al bardo inclinado leyendo un libro, como en una famosa fotografía en la que aparece en la misma pose. La operación costó un total de 18.000 euros.

La estatua recibió un fuerte apoyo de la administración municipal de Trieste, en manos de la Lega Nord, que quería homenajear así al poeta, pero la opinión pública se dividió entre críticos y partidarios de la operación. El presidente de la Fondazione Il Vittoriale, el historiador Giordano Bruno Guerri, ha declarado que “este monumento será un homenaje al literato d’Annunzio, ligado a la ciudad de Trieste, como máximo representante del irredentismo del que la capital juliana fue símbolo”. Sin embargo, dado el día de la inauguración, cabría pensar que no se trata sólo de un homenaje al literato d’Annunzio. En cualquier caso, el alcalde de Trieste, Roberto Dipiazza, rindió homenaje a la estatua con un “Bienvenido de nuevo a Trieste Gabriele d’Annunzio”, pero los detractores no son de la misma opinión, empezando por el alcalde de Rijeka, Vojko Obersnel, que escribió una carta abierta en julio recordando que d’Annunzio “ocupó Rijeka en 1919” y que “fue el precursor del fascismo y la inspiración de Benito Mussolini, quien a su vez aceptó de buen grado la ideología de Hitler y se unió a las sangrientas misiones durante la Segunda Guerra Mundial, una de las guerras más sangrientas de la historia del mundo”. Según Obersnel, “gracias a d’Annunzio, Fiume experimentó entre los primeros la mano letal del fascismo. Por lo tanto, d’Annunzio no fue un poeta tímido, como tantos quieren presentarlo, sino un agresor y un tirano”.

Pero ya en junio se había lanzado una petición contra la estatua, que reunió no menos de 1.500 firmas en los tres primeros días. El promotor, Alessandro de’ Vecchi, escribió que “d’Annunzio no tenía nada que ver con Trieste, fue objeto de burla incluso por parte de la población cuando perdió el ojo, según sus propias palabras en una acción heroica sobrevolando la ciudad, pero en realidad lo perdió debido a una infección mal tratada”. Además, añadió el partidario de la recogida de firmas, “la ubicación frente al edificio de la Cámara de Comercio es ofensiva, es probablemente un homenaje de la junta de derechas y sus listas, compuestas también por antiguos camaradas, a un diputado declaradamente fascista que vive en la misma plaza”. Dipiazza respondió pidiendo “el fin de estas divisiones del siglo XX”.

Por otro lado, entre los que están a favor figuran las posiciones del escritor triestino Claudio Magris y del historiador del arte Vittorio Sgarbi. Magris, en un artículo en el Corriere della Sera, partiendo de la premisa de su falta de interés por la presencia o ausencia de un monumento a D’Annunzio en Trieste y afirmando que el poeta se burlaría hoy de sus detractores, destacó las cualidades literarias del vate: “D’Annunzio fue y por lo tanto es, como bien saben incluso quienes lo detestan con razón en el plano político y civil, un gran, un gran poeta de Italia, de Europa y del mundo, un cínico consciente y un poeta genial que vivió y contribuyó a crear, como protagonista, la radical transformación mundial del lenguaje poético, del arte en su relación con la vida y con el dinero”. Además, Magris subrayó que la empresa de Fiume es “mucho más compleja de lo que se juzga de forma fácil. El componente nacionalista fundamental es incuestionable, pero en Fiume D’Annunzio, durante su ”Regencia de Carnaro“, abrió escuelas italianas, croatas y húngaras, respetando e incluso realzando el carácter polifacético de la ciudad, y reintrodujo el divorcio. La Carta de Carnaro redactada por Alceste De Ambris introdujo una importante protección del trabajo y de los trabajadores”. Sgarbi, por su parte, escribió el lunes en Il Giornale que la estatua “es un honor para Italia”, dada la talla literaria de d’Annunzio.

La polémica, sin embargo, no se ha calmado, y si en los últimos días la oposición firmó una carta pidiendo al concejal que diera un paso atrás, hoy, en las redes sociales, el enfrentamiento se ha recrudecido y llueven los comentarios sobre la operación. Y D’Annunzio sigue siendo una de las figuras más controvertidas de la historia italiana.

Trieste, instalación de la criticada estatua de Gabriele d'Annunzio, en el centenario de su gesta
Trieste, instalación de la criticada estatua de Gabriele d'Annunzio, en el centenario de su gesta


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.