Ucrania, inaugurado el proyecto del Memorial del Holocausto de Babyn Yar


Ucrania, desvelado el proyecto del Memorial del Holocausto de Babyn Yar. Será uno de los más grandes del mundo. Pero el posible uso de tecnología inmersiva para recrear la historia de una de las masacres nazis más crueles está causando debate.

Ucrania se prepara para acoger lo que algunos medios de comunicación ya denominan el mayor monumento conmemorativo del Holocausto del mundo. El monumento honrará a las víctimas de la masacre de Babyn Yar (“Babij Jar” en ruso), un lugar cercano a la capital, Kiev, donde entre el 29 y el 30 de septiembre de 1941 los nazis asesinaron a 33.771 judíos en Kiev, según los mismos informes recopilados por los alemanes al término de la masacre. Por lo que se sabe, se trata del segundo o tercer mayor asesinato en masa de la historia del Holocausto, precedido únicamente por la masacre de la Operación Erntefest en Polonia en 1943 (más de 42.000 víctimas) y quizás por la masacre de Odessa de 1941 (aunque sobre esta última las cifras son estimadas y no todo el mundo está de acuerdo). El proyecto del memorial tiene un coste de 100 millones de dólares y cuenta con el director ruso Ilya Khrzhanovsky como director artístico, que colaborará con un equipo de profesionales y artistas (también estará Marina Abramović, que también apareció en una de las películas de Khrzhanovsky).

El presidente ucraniano , Volodymyr Zelensky, también habló del proyecto (que se dio a conocer el 25 de enero) el Día de la Memoria del Holocausto, durante una ceremonia para conmemorar la masacre, en la que se inauguró un monumento, titulado se inauguró un monumento titulado Una mirada al pasado, creado por la artista ucraniana Anna Kamyshan, que también forma parte del equipo del nuevo monumento (la obra representa un árbol con las ramas rotas, como metáfora de las vidas rotas de los judíos que perdieron la vida en la masacre). “Es un deber moral”, dijo Zelensky, “recordar a las víctimas del Holocausto que fueron asesinadas aquí, en Ucrania y en Europa del Este. El monumento que hemos inaugurado hoy y la construcción del gran Memorial del Holocausto en Babyn Yar son una parte esencial de ello. Babyn Yar representa un momento oscuro en la historia de Ucrania, pero al conmemorarlo de esta manera creamos luz y esperanza para el futuro”.

En la actualidad, Babyn Yar alberga un centro de documentación, abierto al público, que cuenta lo que ocurrió en el lugar durante la masacre. Sin embargo, durante los años de la Unión Soviética, Babyn Yar se convirtió en un gran parque, lugar de encuentro de los habitantes de Kiev, y por ello, según Khrzhanovsky, existe el riesgo de que se pierda la conciencia de lo que allí ocurrió. El anuncio de la construcción del nuevo memorial se hizo el 29 de septiembre de 2016 (aniversario de la masacre), y su finalización está prevista para 2026. El futuro complejo, según el plan desvelado el 25 de enero, albergará varios edificios: el Museo de la Masacre de Babyn Yar, el Museo del Holocausto en Ucrania y Europa del Este, el Museo del Olvido de la Masacre de Babyn Yar, el Museo de la Historia del Sitio, una instalación dedicada a los nombres de las víctimas de la masacre, un lugar de oración que incluirá una sinagoga, una iglesia, una mezquita y un espacio para todas las confesiones, un centro de investigación, un espacio para conferencias, una mediateca, una biblioteca, archivos, un espacio educativo para niños, un centro de rehabilitación para traumas psicológicos. El primer edificio que se construirá será la sinagoga y el proyecto se ha confiado al arquitecto Manuel Herz, profesor de la Universidad de Basilea. También se ha anunciado la lista completa de artistas y arquitectos que participarán en la construcción del complejo: Nick Axel, Robert Jan van Pelt, Troy Conrad Therrien, Ines Weizman, Adrien Gardere, Barbara Holzer, Martin Dean, Manuel Herz, Sergei Loznitsa, Ilya Khrzhanovsky (a quien, como se ha dicho, se le ha confiado el papel de director artístico de la exposición). encargado de la dirección artística de toda la operación), Ruslan Kavatsiuk, Vyacheslav Mishiev, Boris Berenfeld, Anna Kamyshan, Maksym Rokmaniko, Ksenia Marchenko, Oleh Shovenko, Anna Furman, Marina Abramović, Alexey Makukhin, Dasha Dzhuromskaya y Max Yakover.

“La tragedia del Holocausto, y en particular la de Babyn Yar, se remonta a ochenta años atrás”, explicó Khrzhanovsky. “Hoy estamos perdiendo la generación de los últimos testigos de la tragedia. La conexión directa con aquellos tiempos pronto desaparecerá, y las generaciones futuras perderán la oportunidad de saber, conocer y, lo que es más importante, participar emocionalmente en lo que ocurrió hace 80 años. Nuestro objetivo es transformar lo abstracto en algo vivo, en algo que tenga una influencia emocional, que pueda despertar emociones, un sentimiento de amor por el prójimo, un sentimiento de vergüenza por la humanidad que permitió que esto sucediera, un sentimiento de ternura y dolor por haber perdido un mundo entero. Pretendemos crear un lugar que haga que la historia de Babyn Yar sea cercana y relevante para todos, independientemente de su nacionalidad, sexo, edad o religión”. Según Irina Bokova, ex directora general de la Unesco y miembro del consejo de supervisión del monumento, hay “varios aspectos impresionantes” que el monumento podrá evocar, “y habrá formas innovadoras, así como un componente emocional. Basándome en mis experiencias anteriores, incluso en la Unesco, puedo decir que no es muy fácil preservar la memoria, incluso cuando hay espacios dedicados. El equipo va en la buena dirección”.

Sin embargo, el proyecto ha recibido muchas críticas, no sólo en los últimos días. En el Wall Street Journal del pasado mes de julio, el periodista Vladislav Davidzon, redactor jefe de la Odessa Review, hablaba de una “Disneylandia del Holocausto”: “La visión que Khrzhanovsky tiene del proyecto”, escribía, “es inquietante”. Lo que no le gusta a Davidzon es la posibilidad de que se cree en Babyn Yar un espacio inmersivo donde los visitantes interpreten los papeles de nazis, judíos y colaboradores ucranianos. En verano, de hecho, se habló de la posibilidad de guiar a los visitantes directamente hacia el horror, mediante el uso de la realidad virtual, y esto también basándose en las experiencias previas de Khrzhanovsky (con su proyecto DAU, por ejemplo, creó un espectáculo inmersivo que reconstruía la vida en la Unión Soviética, con actores). En la misma línea se manifestaron las críticas del historiador Karel Berkhoff, que había participado en el proyecto pero dimitió en primavera. Dimitió también Dieter Bogner, uno de los comisarios que formaba parte del equipo. Y también en mayo, ochenta personalidades de la cultura escribieron una carta a los miembros del consejo de administración pidiendo la destitución de Jrzhanovski.

Por el momento, sin embargo, sigue sin estar claro si se desarrollarán contenidos interactivos y cómo, entre otras cosas porque no hay anuncios oficiales al respecto. Sin embargo, el profesor Van Pelt, historiador y experto en Auschwitz, hizo saber ayer, al ser entrevistado por el Jerusalem Post, que la palabra clave será “sintonía”. “¿Cómo”, dijo, “podemos conseguir que los visitantes sintonicen para que empiecen a mirar realmente un lugar como éste, cuya apariencia ha cambiado profundamente desde 1941, para que puedan empezar a entender lo que hay detrás?”. Khrzhanovsky, de nuevo en la edición de ayer del Jerusalem Post, dijo que “tienes que tener algo donde puedas experimentar el pasado como algo real, algo que existe ahora, algo que está conectado contigo”. En resumen, aún no hay nada decidido oficialmente, pero el debate en torno al gran monumento conmemorativo no cesa.

En la imagen: la sinagoga de Babyn Yar según un renderizado del estudio de Manuel Herz.

Ucrania, inaugurado el proyecto del Memorial del Holocausto de Babyn Yar
Ucrania, inaugurado el proyecto del Memorial del Holocausto de Babyn Yar


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.