Biblioteca Infantil Internacional: libros infantiles de todo el mundo


La Biblioteca Estatal Antonio Baldini de Roma alberga una importante colección infantil: se trata de la Biblioteca Infantil Internacional, creada en 1962, año de fundación de la Biblioteca Baldini, como instrumento de estudio y difusión de la literatura infantil.

El psicólogo estadounidense Jerome Bruner estaba convencido de que un niño que lee se convertirá en un adulto que piensa. Es la misma convicción que probablemente agitó las mentes de los responsables delEnte Nazionale per le Biblioteche Popolari e Scolastiche (ENBPS) en 1962, que decidieron crear una Biblioteca Infantil Internacional (BIF) ese mismo año. En la actualidad, la BIF es una de las principales colecciones de la Biblioteca Statale “Antonio Baldini” de Roma, también fundada en 1962 por la misma organización, y que lleva el nombre del escritor y crítico literario Antonio Baldini (Roma, 1889 - 1962), que fue vicepresidente de la ENBPS. Hoy en día, la ENBPS ya no existe: fue suprimida por decreto del Presidente de la República en 1977, y luego cerrada definitivamente con la ley financiera de 2007, ya que los trámites para su liquidación se arrastraban desde hacía tiempo. Lo que queda, sin embargo, es el legado de una acción que, durante exactamente sesenta años, a partir de 1917, vio a la ENBPS trabajar para apoyar la creación de bibliotecas populares, destinadas a garantizar, a través de colecciones de libros de cultura general, el mayor acceso posible a la lectura, especialmente en las pequeñas ciudades, y de bibliotecas escolares.

La Biblioteca Internazionale del Fanciullo (Biblioteca Internacional del Niño) es quizás el legado más brillante de esta labor, creada en consonancia con el espíritu con el que nació la Biblioteca Baldini, destinada principalmente a los jóvenes. Desde el principio, la BIF también quiso posicionarse como una importante herramienta de investigación para los estudiosos de la literatura infantil: “Tiene un carácter predominantemente documental”, leemos en un artículo publicado en 1967 en La parola e il libro, la revista institucional de la ENBPS, “y pretende proporcionar una valiosa ayuda a los estudiosos de la literatura infantil, a los compiladores de historias literarias, a los traductores y a los pedagogos. Pretende asimismo difundir en Italia el conocimiento de las mejores obras dedicadas a la juventud y quiere también contribuir a un entendimiento fraternal entre pares de todas las naciones”.

Catálogo de los años 60 de la Biblioteca Infantil Internacional
Catálogo de 1960 de la Biblioteca Infantil Internacional
Augusto Piccioni, Saltapicchio y Lumachino
Augusto Piccioni, Salto y caracol
J.M. Barrie, Peter Pan y Wendy
J.M. Barrie, Peter Pan y Wendy
Gianni Rodari, Las aventuras de Cipollino traducidas al rumano
Gianni Rodari, Las aventuras de Cebolla traducidas al rumano

Para un niño, la lectura es fundamental desde los primeros meses de vida: cuando no sea capaz de leer por sí solo, participará en una actividad de lectura compartida con sus padres, lo que favorece su desarrollo cognitivo y emocional, mejora su aprendizaje diario, estimula su imaginación y curiosidad, y le hace aprender palabras diferentes cada día. Después, cuando el niño haya adquirido habilidades lectoras autónomas, entrarán en juego otros factores: “La lectura”, escribe la socióloga Francesca Vannucchi, experta en educación, “desempeña un papel fundamental en la educación, activando procesos cognitivos necesarios para el desarrollo de las capacidades del individuo. Implica esfuerzo, concentración, atención, capacidad de comprender el significado de las palabras, de seguir el curso de la narración, de crear mundos imaginarios a partir de frases escritas en una página. La lectura es también una oportunidad de socialización, a la que se unen lugares de encuentro (cafés literarios, ferias y festivales del libro, bibliotecas, librerías). Crea un lenguaje común, compartido, ayuda a superar la marginación, a elaborar una frontera de maniobra con respecto a los condicionamientos sociales o familiares”.

La biblioteca es el lugar donde estas experiencias se facilitan y se comparten. Así, en la Biblioteca Estatal “Antonio Baldini”, los niños pueden encontrar una de las mayores colecciones dedicadas a ellos que existen en Italia. Hoy en día, la Biblioteca Internazionale del Fanciullo incluye más de 4.500 volúmenes de literatura infantil, casi todos ilustrados, procedentes de 59 países de todo el mundo, en más de 40 idiomas: de hecho, la Biblioteca se creó gracias a las donaciones de varias embajadas que permitieron reunir el núcleo fundacional, formado por unos 2.000 volúmenes, y luego ampliar la colección (hasta el punto de que su creación en 1962 fue inmediatamente patrocinada por el Ministerio de Asuntos Exteriores). Los libros del Fondo BIF son todos modernos, al igual que todo el patrimonio bibliográfico de la Biblioteca Baldini, que, habiendo comenzado como biblioteca popular, no posee volúmenes antiguos. El fondo está cerrado (es decir, no habrá nuevas incorporaciones en el futuro), pero se puede consultar libremente.

Charles Perrault, Contes
Charles Perrault, Contes
Hermanos Grimm, Die Kinder- und Hausmärchen
Hermanos Grimm, Die Kinder- und Hausmärchen
Lewis Carroll, Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas
Lewis Carroll, Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas

El Fondo BIF no sólo contiene publicaciones infantiles de todo el mundo, sino también muchas publicaciones de autores italianos traducidas a las más diversas lenguas del mundo, del inglés al tailandés, del francés al japonés, del alemán al hindi, del urdu al portugués, del croata al panyabí, del amárico al danés. Por ejemplo, se pueden encontrar las obras de Gianni Rodari en alemán, búlgaro, checo, húngaro, polaco, rumano, ruso y serbio. O Pinocho, de Collodi, uno de los cuentos de hadas más populares en la cultura del libro infantil: en el Fondo BIF, el libro puede encontrarse publicado en varios países, del árabe al ruso, pasando por toda Europa hasta Japón. Y en las numerosas ediciones se puede ver cómo cada país tiene su propio potencial editorial y su propia expresión de los cuentos infantiles, desde los muy austeros de la vieja Rusia hasta los muy vivos de los países mediterráneos. Tampoco faltan los cuentos de hadas típicos de los distintos países escritos en sus propias lenguas, como las historias de Charles Perrault en francés o los célebres Kinder- und Hausmärchen (“Cuentos de hadas para niños y familias”) de los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm, o las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll.

Hoy en día, la Biblioteca Internazionale del Fanciullo representa un punto de referencia muy importante para el estudio, también comparativo, de la literatura infantil y para la historia de la ilustración dedicada a los niños, hasta el punto de que también se han dedicado varias exposiciones a los libros del Fondo BIF en la Biblioteca Baldini. El primer catálogo de la Biblioteca Internazionale del Fanciullo, editado por el Ente Nazionale Biblioteche Popolari e Scolastiche, data de 1966. Actualmente, en el Sistema Bibliotecario Nacional están catalogadas 4.421 unidades: faltan aún obras escritas en lenguas y caracteres gráficos que actualmente no pueden gestionarse con el software del SBN (japonés, hindi, urdu, panyabí, cingalés, tamil, tailandés, amárico), para las que se están estudiando métodos alternativos de tratamiento y distribución. Y precisamente por la particular naturaleza de los volúmenes, casi todos ellos profusamente ilustrados, además de su catalogación se ha procedido a su digitalización: en la actualidad se han escaneado digitalmente 2.035 volúmenes, pertenecientes a 19 secciones del Fondo (divididas por países): Italia, Bulgaria, Checoslovaquia, Francia, Alemania, Gran Bretaña, Polonia, España, Argentina, Bolivia, Canadá, Chile, Colombia, Cuba, México, Perú, Estados Unidos, Australia e India. Ahora, el catálogo de la Biblioteca Estatal “Antonio Baldini” está disponible y puede consultarse en línea en el sitio web del instituto.

Biblioteca Estatal "Antonio Baldini

La Biblioteca de Estado “Antonio Baldini” de Roma fue fundada en 1962 por el Ente Nazionale Biblioteche Popolari e Scolastiche inmediatamente después de la muerte de Antonio Baldini, escritor y crítico literario, que era vicepresidente del ENPS, y se encuentra en un edificio situado en el centro del barrio de Pinciano-Parioli, justo debajo de Villa Borghese. La biblioteca se creó de acuerdo con los criterios más actualizados de la biblioteconomía de la época, e inmediatamente se erigió en una biblioteca modelo, de carácter generalista, dirigida sobre todo a un público numeroso, joven y de barrio: en definitiva, una biblioteca popular (el núcleo fundacional eran, de hecho, textos básicos y clásicos de ficción y no ficción esenciales), que destacaba por su modernidad, funcionalidad y capacidad de actualización de sus fondos.

En 1977, tras la supresión de la ENBPS, la biblioteca fue adquirida por el Estado y adscrita al entonces Ministerio de Patrimonio Cultural y Medioambiental, creado en 1975. Desde el inicio de sus actividades, la Biblioteca Baldini se había fijado el objetivo de ser una institución amable con sus usuarios, desde los tiempos en que la “amabilidad” no se percibía como un valor fundamental para una biblioteca: la idea, escribía en 2001 la entonces directora Silvia De Vincentiis, era abrirse intentando alcanzar altos estándares “en términos de funcionalidad, amabilidad, competitividad en la oferta de servicios y una adecuada relación coste/usuario”. En la actualidad, la Biblioteca está abierta al público a pleno rendimiento, permitiendo un número máximo de 84 usuarios, y está dirigida principalmente a estudiantes universitarios, para quienes con el tiempo la Baldini se ha convertido también en un lugar de encuentro.

Los fondos de la biblioteca constan actualmente de unos 140.000 volúmenes. De particular importancia son el Fondo y el Archivo Paolo Monelli, que documenta los intereses y las actividades del periodista y escritor Paolo Monelli (así como las ediciones de sus obras), con un fondo fotográfico contiguo, y luego el archivo de la asociación Teatro Club, también con su preciosa fototeca, y luego el Fondo Gian Gaspare Napolitano, que incluye la biblioteca y el archivo del periodista y escritor. Otros fondos valiosos son la Donación De Tuddo, una colección de obras sobre Roma (incluidas algunas ediciones de los siglos XVIII y XIX), mientras que una adquisición muy reciente (2022) es el Fondo de Massimo Bordin, periodista y director de Radio Radicale hasta 2019, año de su fallecimiento: se trata de material (sobre todo libros y documentos) que relata la historia italiana desde los años setenta hasta nuestros días, especialmente desde la perspectiva de la política nacional e internacional.

Biblioteca Estatal Antonio Baldini
Biblioteca Estatal Antonio Baldini

Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.