Egon Schiele en Viena: obras maestras para conocer el tormento del artista


¿Cuáles son las obras a través de las cuales se puede comprender mejor el tormento de Egon Schiele, uno de los más grandes artistas del siglo XX? Es difícil, pero en este artículo intentamos trazar un camino a través de algunos de sus cuadros conservados en Viena.

En la Viena de principios del siglo XX, Gustav Klimt (Baumgarten, 1862 - Viena, 1918) fue una figura destacada y fundador de la Secesión vienesa, aquella asociación de diecinueve artistas que querían romper con la tradición académica vienesa para repensar la obra de arte en sí misma como una obra de arte total que englobaba arquitectura, escultura, pintura y diseño. En aquellos años, otro pintor treinta años más joven que Klimt, Egon Schiele (Tulln an der Donau, 1890 - Viena, 1918), también participó en el movimiento de gran renovación artística y quedó significativamente fascinado por el arte de Klimt. Sin embargo, como señala Patrick Bade, “Klimt pertenece a la época de transición de finales del siglo XIX”, mientras que Schiele representa “los inicios del movimiento perteneciente inequívocamente a principios del siglo XX que fue el Expresionismo”. A diferencia de Klimt, cuyas obras se caracterizan por trazos oníricos y delicados , y a menudo por la presencia de flores de colores acompañadas de elementos de mosaico, las obras de Schiele son la expresión de una psique atormentada. Entre ambos se desarrolló una relación de profunda estima y amistad, aunque su estilo era muy diferente: Schiele se inspiró inicialmente en el arte de su amigo y maestro, pero enseguida abandonó los rasgos artísticos típicos de éste, desde las líneas sinuosas hasta las decoraciones doradas, en favor de un estilo más crudo y real, claramente visible en la representación de figuras humanas, sobre todo en retratos, autorretratos y desnudos femeninos.

El expresionismo, movimiento que se originó en Alemania a principios del siglo XX y luego se extendió por toda Europa en todas las artes, desde las figurativas hasta la música, el teatro y el cine, indicaba la tendencia del artista a exaltar el lado interior y emocional con cierto dramatismo, a diferencia del impresionismo, que por el contrario miraba al mundo exterior: una especie de malestar interior que Schiele expresa a través de cuerpos y figuras deformados, líneas nerviosas y colores fuertes y violentos como el rojo, el marrón, los tonos terrosos, el negro y el amarillo pálido. Un malestar sobre todo social, síntoma de crítica hacia la sociedad y las autoridades, en particular hacia la tradición académica y el Estado. La introspección psicológica y ese sentimiento de malestar interior en relación con el mundo exterior eran, de hecho, temas especialmente sentidos en la época, gracias al advenimiento de las revolucionarias teorías del médico austriaco Sigmund Freud (Freiberg, 1856 - Hampstead, 1939), fundador del psicoanálisis, según las cuales el inconsciente influye decisivamente en el comportamiento humano y en las interacciones entre los individuos. También el arte se vio invadido por este particular enfoque del yo y la psique, al igual que todos los campos del saber. En este contexto se inscribe el arte de Egon Schiele.

Egon Schiele, La muerte y la doncella (1915; óleo sobre lienzo, 150 x 180 cm; Viena, Österreichische Galerie Belvedere)
Egon Schiele, La muerte y la doncella (1915; óleo sobre lienzo, 150 x 180 cm; Viena, Österreichische Galerie Belvedere)
Egon Schiele, El viejo molino (1916; óleo sobre lienzo, 100 x 140 cm; Viena, Niederösterreichisces Landesmuseum)
Egon Schiele, El viejo molino (1916; óleo sobre lienzo, 100 x 140 cm; Viena, Niederösterreichisces Landesmuseum)

Nacido en una pequeña ciudad de Austria, en Tulln, cerca de Viena, en 1905, cuando sólo tenía quince años, quedó huérfano de padre, que era jefe de estación de profesión. La pasión de Egon por el dibujo se manifestó desde muy temprana edad, cuando pasaba horas dibujando los trenes que veía pasar a diario por delante de su casa, ya que vivía con su familia en un piso situado encima de la estación de ferrocarril. Su padre, Adolf Schiele, sufría trastornos mentales debidos a la sífilis, lo que le ocasionó una trágica muerte. Probablemente, este hecho ya influyó en el pensamiento y la visión artística de Egon. Su tío, Leopold Czinaczek, tomó a su sobrino bajo su tutela y fue él quien reconoció su talento artístico, por lo que le inscribió en laAcademia de Bellas Artes de Viena. El ambiente académico, sin embargo, no era propicio para Schiele, ya que las enseñanzas se ceñían demasiado a la tradición y aquí Egon se sentía obligado a dibujar y pintar según los viejos maestros. Sin embargo, fue en 1907 cuando tuvo el encuentro que cambió su vida: en un café de Viena conoció a Gustav Klimt, que le introdujo en el mundo del arte, le presentó a mecenas adinerados y le proporcionó varios modelos para retratar en sus cuadros. Klimt se convirtió en su maestro y mentor, le ayudó a desarrollar un estilo propio, alejado del academicismo y sobre todo marcado por los acontecimientos personales y el contexto social, en desacuerdo con las instituciones. Al año siguiente, en 1908, el joven Schiele celebró su primera exposición individual para los Wiener Werkstätte, un círculo artístico fundado en 1903 por el arquitecto Josef Hoffmann y el diseñador gráfico y pintor Koloman Moser en colaboración con el industrial Waerndorfer, que se basaba en la idea de la obra de arte total, introduciendo objetos de alto valor estético y artístico en la vida cotidiana.

Ya en sus primeras obras se reconoce en Schiele un estilo expresionista con una especial predilección por la representación de desnudos, en los que incluso la sexualidad y el erotismo aparecen distorsionados y llenos de angustia (a menudo van unidos a temas de muerte y enfermedad; un ejemplo de ello es el cuadro del Belvedere de Viena de 1915, La muerte y la doncella), pero también retratos de conocidos y autorretratos. En vista del éxito de crítica, en 1909 decidió abandonar la Academia de Bellas Artes y fundar con otros quince artistas el Neukunstgruppe, creado para difundir en Viena nuevas formas de expresión artística alejadas de los principios de la Academia. Tras exponer en la Kunstschau y en la Galerie Prisko, esta última visitada también por el archiduque Francisco Fernando, en 1910 se trasladó a la pequeña ciudad de Krumau con la modelo Wally Neuzil, con la que mantuvo una relación amorosa: Los habitantes de la pequeña localidad bohemia criticaron el hecho de que ambos vivieran juntos al no estar casados y también vieron con malos ojos que Schiele retratara a modelos muy jóvenes para sus desnudos; debido a este clima hostil se trasladaron a Neulengbach, en los bosques de Viena. Incluso dos años más tarde, el artista fue acusado de seducir a una joven que aún no había cumplido los 14 años, hija de un oficial de la marina, de llevarla por el mal camino e incluso de secuestrarla: por ello acabó en la cárcel durante un breve periodo, con la “circunstancia agravante” de haber retratado desnudas a chicas jóvenes, al borde de la adolescencia. Obras que al final del juicio fueron consideradas pornográficas. La experiencia del encarcelamiento marcó aún más al artista. Decidió entonces regresar a Viena y, gracias a su amigo Klimt, pudo obtener de nuevo importantes encargos y volver al éxito.

Egon Schiele, Autorretrato con Alchechengi (1912; óleo sobre tabla, 39,8 x 32,2 cm; Viena, Museo Leopold)
Egon Schiele, Autorretrato con Alchechengi (1912; óleo sobre tabla, 39,8 x 32,2 cm; Viena, Museo Leopold)
Egon Schiele, Retrato de Wally Neuzil (1912; óleo sobre tabla, 32 x 39,8 cm; Viena, Museo Leopold)
Egon Schiele, Retrato de Wally Neuzil (1912; óleo sobre tabla, 32 x 39,8 cm; Viena, Museo Leopold)

En 1914 se casó con otra de sus modelos, Edith Harms, su única musa a partir de entonces (uno de los retratos más famosos de su esposa es el de 1917 en la galería Národní de Praga): dejó definitivamente a Wally, que más tarde moriría en el frente como enfermera de la Cruz Roja. Al estallar la Primera Guerra Mundial, Schiele fue llamado a filas, pero gracias a su talento artístico pudo seguir pintando, evitando ir al frente. Una de sus obras más famosas data de esta época, de 1916: El viejo molino, hoy en el Landesmuseum Niederösterreichisces de Viena. El molino cayéndose a pedazos por la fuerza del agua es un símbolo de la decadencia de la sociedad austriaca de principios de siglo y del fin del Imperio austrohúngaro, que se desmembraría dos años más tarde tras el final de la Primera Guerra Mundial. En 1918, participó en una gran retrospectiva vinculada a la Secesión vienesa y en esta ocasión volvió a tener éxito, pero este año marcó la muerte primero de su esposa, embarazada de seis meses, a causa de la epidemia de gripe española y, pocos días después, también la del artista, que tampoco logró escapar al contagio. De hecho, murió tres días después que su esposa, el 31 de octubre de 1918, con sólo veintiocho años.

A pesar de su temprana muerte, Egon Schiele fue un artista muy prolífico: a lo largo de su carrera produjo unas trescientas cuarenta pinturas y dos mil ochocientas acuarelas y dibujos. El Museo Leopold de Viena, situado en el MuseumsQuartier y procedente de la colección de Rudolf Leopold (1925 - 2010), alberga la mayor y más importante colección del mundo de la obra del artista: cuarenta y dos pinturas, ciento ochenta y cuatro obras gráficas originales, incluidos dibujos y hojas de color, y documentos autógrafos que abarcan toda su carrera. Entre las grandes obras maestras de Schiele expuestas en el Museo Leopold se encuentran elAutorretrato con Alchechengi y el Retrato de Wally Neuzil: vistos juntos, estos dos cuadros parecen el colgante uno del otro. Realizados ambos en 1912, cuando los dos vivían juntos, unidos por una relación amorosa, los dos cuadros presentan el mismo esquema: ambos sobre fondo blanco con el busto de medio cuerpo de los dos amantes en primer plano. En elAutorretrato con alchechengi, una planta perenne que produce pequeñas bayas rojas comestibles, Egon Schiele se retrata en primer plano con el rostro casi de tres cuartos, el cuello ligeramente doblado, los hombros en posición no simétrica y una prenda negra, mirando al espectador de perfil. Detrás de él, elalchechengi, también doblado y con el tallo oscuro, en una especie de comparación entre planta y artista. Probablemente ambos relacionados con el tema de la fragilidad, de estar doblegado a los acontecimientos. A menudo, para autorretratarse, Schiele se ponía delante de un espejo y a través de su mirada intentaba ir más allá, penetrando en las profundidades de su interior: se creaba así en sus cuadros una especie de espejo de su interior, ya que a través del espejo se muestra a sí mismo y al mismo tiempo el espectador percibe en el retrato toda la carga emocional y la angustia del artista. Si en elAutorretrato Schiele se inclina hacia la derecha del observador con el alchechengi visible a la izquierda, en su retrato Wally inclina especularmente la cabeza hacia la izquierda del observador, mientras que a la derecha también se ve una rama. El observador queda inevitablemente embelesado por los grandes ojos azules de la muchacha; su rostro es bastante anguloso, con los labios rojos y las mejillas ligeramente sonrojadas, como rojizo es su pelo bien recortado. Wally, al igual que Egon, también aparece retratada con un vestido negro, adornado con un cuello blanco. Dos retratos muy parecidos, ambos deseosos de ser escuchados y comprendidos con toda su carga emocional.

Elalma melancólica y sufriente claramente visible en sus retratos se percibe también en sus paisajes, envueltos en una sombría melancolía. Son paisajes en su mayoría solitarios y desiertos, que expresan el carácter cíclico de la vida a través de las flores marchitas, los árboles desnudos, la puesta de sol. Schiele “atribuye algo humano a los paisajes”, como señala Verena Gamper, conservadora del Museo Leopold. Y muy a menudo están cargados de perturbación.

Considerado un pintor muy provocador, rayano en la pornografía, Egon Schiele fue, por el contrario, uno de los artistas más introspectivos del siglo XX, capaz de transmitir tanto a través de sus numerosos autorretratos como de sus paisajes su naturaleza sensible y melancólica, marcada por las penurias producidas por la sociedad y la época en que vivió.

Para sabermás sobre la figura y los lugares de Schiele: https://www.austria.info/it/arte/artisti-e-capolavori/egon-schiele-splendidi-paesaggi-malinconici


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.