Elles": las prostitutas parisinas según Henri de Toulouse-Lautrec


Henri de Toulouse-Lautrec vivió en los burdeles de París: su amistosa relación con las prostitutas dio lugar a una espléndida serie de conmovedoras litografías, Elles.

El gran Henri de Toulouse-Lautrec (Albi, 1864 - Saint-André-du-Bois, 1901), como sabemos, fue un asiduo visitante de los burdeles del París de finales del siglo XIX. En los últimos tiempos hemos asistido a un renovado interés por este importante artista, interés que se ha materializado en diversas exposiciones que no han dejado de abordar la relación entre Toulouse-Lautrec y las prostitutas que trabajaban en los burdeles que él conoció. Sin embargo, las exposiciones recientes han propuesto a menudo reinterpretaciones superficiales de esta relación, sin profundizar en las motivaciones que llevaron al pintor a acercarse a un mundo que ya había sido objeto de atención por parte de muchos artistas, pero que fue analizado por Toulouse-Lautrec con una mirada totalmente nueva. Un artista como Edgar Degas, autor de una serie de monotipos que representan escenas de la vida en los burdeles parisinos, había sondeado el entorno de las maisons closes de manera casi distante, dando cuenta de las situaciones que se producían en el interior de los locales: prostitutas aburridas a la espera de clientes, caballeros compuestos (y torpes), elegantemente vestidos con traje y corbata, que son casi arrastrados por las rameras ya desnudas, mujeres con cuerpos que ya no están en la flor de la juventud tumbadas en los sofás del burdel en poses vulgares y desaliñadas para mostrarse mejor a la clientela.

Edgar Degas, Il cliente serio
Edgar Degas, El cliente serio (c. 1876-1877; monotipo en tinta negra sobre papel, 21 x 16 cm; Ottawa, Musée des Beaux-Arts du Canada)

Degas quería, en esencia, mostrar al observador el aburrimiento del trabajo de las prostitutas, la falta total de sensualidad (así como, por supuesto, de refinamiento) y la mercantilización del cuerpo, no sin sentir, sin embargo, un poco de compasión por la suerte de estas mujeres, aunque sus monotipos estaban, no obstante, impregnados de una ironía que se dirigía tanto a las prostitutas como a sus clientes. El enfoque de Toulouse-Lautrec es totalmente diferente. Es bien sabido que una enfermedad ósea había perjudicado el desarrollo normal de sus miembros inferiores, lo que hizo que el artista no creciera más allá de un metro cincuenta y dos centímetros de estatura. Por ello, aunque siguió manteniendo relaciones con su familia (especialmente con su madre), hacia los 25 años decidió escapar del ambiente aristocrático que había frecuentado durante su infancia (su familia era de hecho noble), y retirarse a Montmartre, en los barrios bajos de la sociedad. Así, empezó a frecuentar los burdeles para encontrar el calor humano que, podemos imaginar, había empezado a echar de menos a medida que avanzaba su enfermedad. Y en uno de estos burdeles, el situado en el número 8 de la rue d’Amboise, el pintor había establecido su residencia en 1892.

Entre las paredes del burdel, Toulouse-Lautrec se sentía a gusto. Se dice que, poco después de instalarse en la maison close, comentó “j’ai enfin trouvé des femmes à ma taille”, “por fin he encontrado mujeres de mi estatura”: claramente, el artista sentía el peso de su discapacidad. Toulouse-Lautrec sentía una especie de correspondencia entre su condición y la de las prostitutas, y probablemente pensaba que sólo entre las personas marginadas de la sociedad se daban las condiciones para ser comprendidas (y para comprender, a su vez, la vida, en su mayoría triste y escuálida, de las prostitutas). Y, en efecto, entre Toulouse-Lautrec y las prostitutas de las maisons closes donde vivía, se estableció una relación de comprensión mutua, amistad desinteresada y auténtica cercanía. La cantante de cabaret Yvette Guilbert (París, 1865 - Aix-en-Provence, 1944), retratada varias veces por Tolouse-Lautrec, describe en sus memorias la relación entre el artista y las prostitutas: “Il me dit son goût de vivre dans la maison close, d’y regarder palpiter la prostitution et d’y pénétrer les douleurs sentimentales des pauvres créatures, fonctionnaires de l’amour. Il est leur ami, leur conseiller parfois, jamais leur juge, leur consolateur, bien plutôt leur frère de miséricorde’ (’Me contó el gusto de su vida dentro de la casa cerrada, de ver palpitar la prostitución y de comprender los dolores sentimentales de esas pobres criaturas, servidoras del amor. Era su amigo, a veces incluso su confidente, pero nunca su juez, su consolador... más bien era para ellas como un hermano de compasión”).

Henri de Toulouse-Lautrec, Ritratto di ragazza
Henri de Toulouse-Lautrec, Retrato de niña (c. 1892; óleo sobre lienzo, 27,3 x 23 cm; Brisbane, Queensland Art Gallery)
Toulouse-Lautrec también tuvo ocasión de pintar para el burdel de la rue d’Amboise: la maîtresse, Blanche d’Egmont, le había encargado retratos de las muchachas de la casa, que servirían para decorar las habitaciones del burdel (en particular, se colocarían en el salón principal). El resultado fueron dieciséis retratos, de perfil, inscritos en medallones según la tradición del retrato francés: un lenguaje deliberadamente magnilocuente para un lugar donde la carne de las jóvenes estaba disponible a cambio de un pago. Al mismo tiempo, el artista se sentía atraído por la vida de las prostitutas, hasta el punto de querer plasmar en algunos lienzos y tabletas los momentos íntimos de las muchachas, que a menudo eran capaces de tener verdaderos sentimientos amorosos entre ellas, como atestigua Toulouse-Lautrec en obras como Le lit o Le baiser, que nos muestran algunos de los raros momentos de felicidad que las jóvenes encontraban tras jornadas de trabajo destinadas a satisfacer los apetitos sexuales de los numerosos parisinos que frecuentaban la maison de cerca. La diferencia sustancial entre Degas y Toulouse-Lautrec reside en el hecho de que Degas se había limitado a frecuentar los burdeles, mientras que Toulouse-Lautrec vivía en ellos: la distancia entre las obras de ambos artistas es, pues, abismal, porque Toulouse-Lautrec estaba, podemos decir, emocionalmente implicado.

Henri de Toulouse-Lautrec, Le lit
Henri de Toulouse-Lautrec, Le lit, “La cama” (c. 1892; óleo sobre cartón, 71 x 87 cm; París, Museo de Orsay)

Toulouse-Lautrec expondría más tarde sus tabletas con escenas de la maison close en varias exposiciones, pero su destino fue permanecer confinado en colecciones privadas. Sin embargo, el artista desarrolló sus ideas en la que quizá sea la más conocida de sus obras sobre el tema de la prostitución en el París de finales del siglo XIX: la colección Elles, una serie de litografías que representan a prostitutas de algunos burdeles parisinos en plena vida cotidiana, que publicó en 1896. Se trataba de una colección de diez láminas en color (más un frontispicio) que recordaban, por su estilo, a las estampas japonesas tan de moda en la época y que influyeron en un gran número de artistas (entre ellos Vincent van Gogh, que sintió enormemente la fascinación de este tipo de expresión artística), pero que no alcanzó ningún éxito comercial: Gustave Pellet, el editor, probablemente esperaba conseguir el mismo éxito que había logrado con otras series de grabados eróticos, pero la intención fracasó quizá precisamente porque las litografías de Toulouse-Lautrec no tenían nada de pornográficas ni pretendían inspirar sensualidad y erotismo. La propia portada, en la que aparecen el título y el típico monograma con el que Toulouse-Lautrec firmaba sus obras, puede considerarse una especie de declaración de intenciones: el artista representa a una prostituta, cubierta con una larga bata, mientras se despeina con naturalidad y se prepara para recibir a un cliente, cuya presencia queda sugerida por el sombrero de copa que descansa, junto con una prenda de ropa interior, sobre un perchero. El erotismo, si lo hay, es sólo sugerido, y en todo caso se trata de un erotismo rutinario y desganado, en modo alguno alimentado por la pasión.

Henri de Toulouse-Lautrec, Frontespizio per Elles
Henri de Toulouse-Lautrec, Frontispiece for Elles (1896; litografía en tinta de color sobre papel, 57,8 x 46,6 cm; colección particular)

Henri de Toulouse-Lautrec, Femme en corset - Conquête de passage
Henri de Toulouse-Lautrec, Femme en corset - Conquête de passage, “Mujer en corsé - Conquista del paso” (1896; litografía en tinta de color sobre papel, 52,5 x 40,5 cm; colección particular)
El hombre sólo aparece una vez en toda la serie: en la novena hoja, titulada Femme en corset - Conquête de passage ("Mujer en corsé - Conquista de paso"). Pero no deja de ser una presencia anómala en comparación con lo que cabría esperar de una escena de burdel: las dos figuras, la de la prostituta y la de su cliente ricamente vestido (los miembros de la aristocracia y de la alta burguesía solían de hecho visitar también las maisons closes), están distantes, no se dirigen la palabra, no establecen contacto humano. Ambos, por el contrario, parecen aburridos, dan la impresión de participar en un ritual cansado, habitual, desprovisto de toda emoción y de toda implicación: falta, en esencia, pasión, por parte de ambos. Así, el cuadro que vemos a la izquierda, que representa a un sátiro socavando a una ninfa (típico de este tipo de establecimientos) no puede servir de nada: su intención de excitar a los clientes se vuelve inútil por la ausencia total de transporte que caracteriza la estampa de Toulouse-Lautrec.

Nos encontramos ante escenas que parecen impregnadas de una melancólica resignación: las chicas se ven obligadas a ejercer una profesión que las relega a los márgenes de la sociedad, y sólo encuentran alivio a su condición en los momentos de intimidad, que se convierten en los verdaderos protagonistas de la serie Elles. Las chicas casi nunca aparecen desnudas, y quizá también por este motivo la serie fue un fracaso comercial, ya que la editorial, como se ha dicho, había intentado dirigirla a un público consumidor habitual de estampas eróticas. En cambio, las trabajadoras del burdel aparecen retratadas en los momentos tranquilos de su vida cotidiana: en la tercera lámina(Femme couchée - Réveil, “Mujer tumbada - Despertar”), una chica, tumbada en su cama y todavía bajo las sábanas, aunque ya se ha despertado, abraza su almohada como para comunicar que no tiene ganas de levantarse, mientras que en la sexta lámina(Femme à la glace, “Mujer en el espejo”), podemos ver a una mujer mientras se refleja en el espejo después de levantarse (las zapatillas a los pies de la cama (las zapatillas a los pies de la cama, el camisón con un tirante caído y el cabello despeinado nos indican elocuentemente la hora del día), y en la séptima hoja(Femme qui se peigne - La coiffure, "Mujer que se peina - El peinado") vemos a otra que se peina antes de recibir a un cliente.

Las mujeres de Toulouse-Lautrec, a veces jóvenes pero a menudo ya en la flor de la vida, son retratadas sin la menor ambición erótica, y también sin ninguna intención moralizante: el artista pretende simplemente retratar su vida en el burdel. En resumen, prevalece la espontaneidad. Así pues, no es de extrañar que la segunda hoja(Femme au plateau - Petit déjeuner, “Mujer con bandeja - Desayuno”) nos ofrezca una escena en la que la criada de la casa de la rue des Moulins (donde el pintor se instaló tras dejar la maison de la rue d’Amboise), Juliette Baron, retira la bandeja del desayuno de la cama de su hija Pauline (conocida en el ambiente por su diminutivo, Mademoiselle Popo), que acaba de tomárselo antes de empezar una nueva jornada de trabajo en el burdel que regenta su madre.

Henri de Toulouse-Lautrec, con su serie Elles, quiso llevar al observador a un viaje insólito, lejos de los focos, lejos de la sensualidad de las obras de muchos de sus colegas, lejos de los clubes de moda, de las cenas elegantes y de las fiestas despreocupadas que también aparecen en muchas obras de arte contemporáneas y que, pensando en el París de finales del siglo XIX, forman ya parte del imaginario colectivo. Toulouse-Lautrec quiso mostrarnos la cara más triste de este mundo: una cara que nos recuerda cómo detrás de las sonrisas y la alegría se escondían muy a menudo las historias de mujeres frágiles, obligadas a venderse para vivir, utilizadas sólo como objetos, nunca dignas de una mirada amistosa ni de una palabra dulce. Frente a las litografías de Toulouse-Lautrec, es difícil no sentir cierta compasión por “esas pobres criaturas” que habían encontrado en el artista a uno de sus raros amigos, y a uno de los aún más raros hombres capaces de sentir sentimientos sinceros hacia ellas.

Henri de Toulouse-Lautrec, Femme couchée - Réveil
Henri de Toulouse-Lautrec, Femme couchée - Réveil, “Mujer reclinada - Despertar” (1896; litografía en tinta de color sobre papel, 40,5 x 52,5 cm; colección particular)

Henri de Toulouse-Lautrec, Femme à la glace
Henri de Toulouse-Lautrec, Femme à la glace, “Mujer ante el espejo” (1896; litografía en tinta de color sobre papel, 52,5 x 40,5 cm; colección particular)

Henri de Toulouse-Lautrec, Femme qui se peigne - La coiffure
Henri de Toulouse-Lautrec, Femme qui se peigne - La coiffure, “Mujer peinándose - La coiffure” (1896; litografía en tinta de color sobre papel, 52,5 x 40,5 cm; colección particular)

Henri de Toulouse-Lautrec, Femme au plateau - Petit déjeuner
Henri de Toulouse-Lautrec, Femme au plateau - Petit déjeuner, “Mujer con bandeja - Desayuno” (1896; litografía en tinta de color sobre papel, 40,5 x 52,5 cm; colección particular)

Bibliografía de referencia

  • Sarah Suzuki (ed.), El París de Toulouse-Lautrec: grabados y carteles, catálogo de la exposición (Nueva York, MoMA, 26 de julio de 2014 - 22 de marzo de 2015), Museo de Arte Moderno de Nueva York, 2014.
  • Jane Kinsman, Michael Pantazzi (eds.), Degas: The Uncontested Master, catálogo de exposición (Canberra, National Gallery of Australia, 12 de diciembre de 2008 - 22 de marzo de 2009), National Gallery of Australia Publ., 2008
  • Florence Rionnet (ed.), Les nuits de Toulouse-Lautrec: de la scène aux boudoirs, catálogo de exposición (Dinan, Musée de la Ville, 7 de julio - 20 de septiembre de 2007), Somogy, 2007
  • Rossana Bossaglia, Tulliola Sparagni, Danièle Devynck (eds.), Le donne di Toulouse-Lautrec, catálogo de exposición (Milán, Fondazione Mazzotta, 14 de octubre de 2001 - 27 de enero de 2002), Mazzotta, 2001
  • Pierre Mac Orlan, Toulouse-Lautrec: peintre de la lumière froide, Editions Complexe, 1992
  • Suzanne Grano, Caroline Turner, Michel Sourgnes, Toulouse-Lautrec : grabados y carteles de la Biblioteca Nacional, Wittenborn Art Books, 1991.
  • Charles Bernheimer, Los burdeles de Degas: voyeurismo e ideología en Representaciones, nº 20, 1987, pp. 158-186
  • Riva Castleman, Wolfgang Wittrock (eds.), Henri de Toulouse-Lautrec: images of the 1890’s, Museo de Arte Moderno de Nueva York, 1985


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.