Sobre los cuadros de Castelvecchio: puede que al Gobierno no le interese el arte


Desde mayo, las obras robadas del Museo Castelvecchio de Verona están retenidas en Ucrania a la espera de ser devueltas. Reflexiones sobre una obra maestra de incompetencia diplomática.

Leo con creciente desconcierto y disgusto las noticias sobre la devolución de los cuadros pertenecientes al Museo Castelvecchio de Verona, robados en noviembre del año pasado, encontrados en Ucrania, y que desde hace meses siguen esperando ser devueltos a Italia. Desconcierto y disgusto porque los cuadros han pasado más tiempo en manos de instituciones ucranianas que en las de los ladrones. Consternación y repugnancia por los silencios y la incapacidad de las instituciones italianas ante un asunto que ha adquirido tintes de farsa e incluso haría reír, si no fuera porque están implicados algunos de los cuadros más importantes de nuestro patrimonio artístico. Consternación y disgusto porque aún hoy, casi exactamente siete meses después del descubrimiento, seguimos sin tener indicaciones precisas sobre cuándo podrán volver a su casa las obras de Castelvecchio.

Ayer, el embajador ucraniano en Italia, Yevhen Perelygin, anunció en una reunión en Verona que las obras volverán a Italia “a finales de diciembre”. Sin embargo, tenemos buenas razones para acoger el anuncio del embajador con reservas, dado que todos los anuncios realizados hasta la fecha no han producido los efectos esperados. Al principio parecía que los cuadros iban a volver a Verona en julio. En julio, sin embargo, el subsecretario de Asuntos Exteriores informó de que se estaba preparando una reunión oficial entre el primer ministro Matteo Renzi y el presidente ucraniano Petro Poroshenko y que los cuadros volverían en otoño. Para ser precisos, volverían en noviembre, aseguró el propio Renzi. De hecho, la intención era (y sigue siendo) presentar la devolución en el marco de una ceremonia oficial con un encuentro entre Renzi y Poroshenko. El problema, al parecer, es que resulta muy difícil encontrar una fecha que haga encajar los compromisos de Renzi y Poroshenko. Además, también está el referéndum: es imposible, nos dicen los periódicos, que Renzi encuentre tiempo para pensar en la reunión con Poroshenko y en la devolución de los cuadros, atrapado como está por esa vacua, aburrida, autorreferencial e irritante campaña del referéndum que lleva semanas monopolizando la información y, por lo que parece, también los compromisos de las figuras institucionales.

Algunas de las obras robadas del Museo de Castelvecchio
Algunas de las obras robadas en el Museo de Castelvecchio. Lista completa con imágenes en este enlace

Y no hablemos de la evanescente figura de Dario Franceschini, ministro de Bienes Culturales (uno de los peores de la historia) que nunca se ha comprometido seriamente a devolver los cuadros a Italia. Al contrario, no pronunció ni una sola palabra en los días siguientes al robo, por lo que fue duramente criticado. Pero Franceschini no parece haberse visto afectado en absoluto por las críticas: al contrario, su conducta sigue siendo la de la ausencia (una ausencia que pesa mucho, dado que se supone que corresponde al ministro competente ocuparse personalmente de un asunto relativo a obras robadas) y la del desinterés total, salvo algunas tímidas y esporádicas declaraciones de ritual, como el habitual agradecimiento circunstancial a las autoridades tras el descubrimiento. Y nos preguntamos qué debería figurar en primer lugar en la agenda de un Ministro de Bienes Culturales si no es la devolución de nada menos que diecisiete cuadros robados de uno de los museos más importantes de Italia: hablamos de obras de Pisanello, Mantegna, Tintoretto. ¿Y qué decir del alcalde de Verona, Flavio Tosi, que incluso concedió grotescamente la ciudadanía honoraria a Poroshenko? La gestión de todo el asunto por parte de las autoridades italianas fue, cuando menos, incoherente y torpe, con el resultado de que la imagen de Italia se resintió, ya que nuestras instituciones parecieron, desde el principio, a merced de los acontecimientos, confusas, sin pulso, incapaces de emprender una acción diplomática incisiva para acelerar el proceso de restitución. Y pensar que en julio ya se había calificado el asunto de"lío internacional": entonces sólo habían pasado dos meses desde el descubrimiento, así que ahora que han pasado siete, ¿qué término debemos adoptar para definir esta vergonzosa situación? ¿Un paso en falso histórico? ¿Un delirio colosal? ¿Una clara muestra de absoluta incompetencia diplomática? ¿Una declaración manifiesta de flagrante desinterés por el arte?

El hecho es que han tenido que ser los ciudadanos los que mantuvieran alta la atención. En Verona, por supuesto, la cuestión está muy sentida y hay que decir que el amor que los veroneses sienten por sus obras es ejemplar. Hubo un llamamiento firmado por mil personas y enviado al Ministro de Patrimonio Cultural y al Embajador de Italia en Ucrania. Hubo un abogado veronés que presentó una denuncia contra Poroshenko por malversación y receptación de bienes robados (una denuncia poco más que simbólica pero que, sin embargo, tuvo el mérito de hacer que la gente hablara del asunto). Hay quienes, en los medios de comunicación y en las redes sociales, han hecho todo lo posible por informar y dedicar espacio al incidente para no bajar la guardia y mantener la presión en favor de una pronta resolución.

Pero más allá de todo esto, tenemos razones para temer que el plazo de finales de diciembre que se ha vuelto a fijar en estas horas no sea más que otro anuncio más que hay que tomarse con humor: si es cierto que la devolución de las obras se ha subordinado (de forma totalmente improvisada, en mi opinión) a la agenda de Matteo Renzi y a una futura reunión que ahora no puede sino parecer, en lo que a nosotros los ciudadanos se refiere, hipócrita y burlona, se corre el riesgo de esperar mucho más, ya que el Primer Ministro no parece haber incluido las obras de Castelvecchio entre sus prioridades. No es de extrañar, si pensamos que el gobierno Renzi, con su reforma del Ministerio de Bienes Culturales, será recordado en la historia del sector como el que asestó los golpes más duros a la protección, conservación y también valorización del patrimonio. Y el hecho de que este gobierno, su primer ministro y su ministro de Patrimonio Cultural no se preocupen tanto por el arte no es sino un claro símbolo del colapso hacia el que parece dirigirse el sector del patrimonio cultural.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.