Por fin Giovanni Antonio Cybei: la primera exposición monográfica del gran escultor olvidado


Reseña de la exposición "Giovanni Antonio Cybei e il suo tempo", en Carrara, varias sedes, del 9 de julio al 10 de octubre de 2021.

Tras años de espera, Carrara acoge por fin la primera exposición monográfica sobre Giovanni Antonio Cybei (Carrara, 1706 - 1784), uno de los más grandes artistas que ha dado la ciudad, y que nunca antes había podido presumir de una exposición solo para él (a excepción del pequeño foco sobre los dos bustos de la Biblioteca Estense celebrado a finales de 2019 en la Galleria Estense de Módena): Un escultor olvidado, por tanto, y recientemente resucitado del olvido gracias sobre todo a los estudios de Andrea Fusani, el mayor especialista de Cybei, a quien hay que reconocer el mérito de haber despertado de nuevo la atención de la crítica en torno a un escultor que fue uno de los más cotizados en las cortes europeas del siglo XVIII. La exposición Giovanni Antonio Cybei y su tiempo, comisariada por Gerardo De Simone y Luciano Massari, asistidos por un comité científico que incluye a numerosos expertos en escultura de los siglos XVII y XVIII (entre ellos el propio Fusani), es también el resultado de este valioso proceso de redescubrimiento, que ha devuelto la grandeza al artista.

Una exposición problemática, sin embargo, que debería haber cerrado las celebraciones del 250 aniversario de la fundación de la Accademia di Belle Arti di Carrara (Cybei fue el primer director del instituto), pero que se encontró en medio de la tormenta Covid y tuvo que ser aplazada durante muchos meses. Uno de ellos, el CARMI - Museo Carrara e Michelangelo, un extraño objeto todavía en busca de una identidad propia, sigue pareciendo inadecuado para acoger exposiciones de alto nivel como la de Cybei, en parte por la forzada convivencia con la torpe colección permanente que pretende ilustrar el vínculo entre Carrara y Michelangelo, en parte por la incomodidad objetiva del recinto, y en parte porque hay pocas salas y cuando las exposiciones empiezan a ser más de una se corre el riesgo de atascarse: en este sentido, el visitante valora la bella exposición Goya Boucher Ricci Batoni y los maestros del siglo XVIII en las ciudades de Cybei, que cuenta con espléndidas piezas de pintura del siglo XVIII para enmarcar la exposición de Cybei, pero que sufre al verlas sacrificadas sobre un panelado opresivo, colocados en el centro de las salas para crear estrechos pasillos, ya que una parte de la exposición Cybei debía instalarse en las salas contiguas, siendo el ayuntamiento uno de los organismos promotores y ejecutores (y por tanto movido por el deseo de albergar una sección en una de sus instalaciones) pero no disponiendo por el momento de otro lugar adecuado para ello.

Sin embargo, si uno se concentra en superar, al menos en espíritu, los reparos por las barreras logísticas que disgregan la exposición en demasiadas sedes, podrá decir que la muestra se fundamenta en un proyecto sólido y responde a las expectativas, tanto más cuanto que se trata de una de las escasas exposiciones de escultura del siglo XVIII (la anterior a Canova, por supuesto) no en la zona, sino en toda Italia. El itinerario, que incluye un centenar de objetos entre esculturas, pinturas, documentos, volúmenes, dibujos y grabados, entre obras de Cybei y obras de otros artistas, sigue una doble escansión cronológica y temática, reconstruyendo la biografía del escultor de Carrara y las principales vertientes de su arte, y superponiéndose a medida que avanza el itinerario, concluyendo en la cuarta sede con un interesante y ameno apéndice documental.

Sala de exposiciones Giovanni Antonio Cybei y su época
Sala de exposición Giovanni Antonio Cybei y suépoca
Sala de exposiciones Giovanni Antonio Cybei y su época
Sala de exposiciones Giovanni Antonio Cybeiy su época
Sala de exposiciones Giovanni Antonio Cybei y su época
Sala de exposiciones Giovanni Antonio Cybei y suépoca

La exposición comienza con las dos secciones instaladas en el CARMI: la primera introduce al público en el tema de la formación de Cybei, transcurrida bajo la égida de Giovanni Baratta, uno de los más grandes escultores de Carrara a principios del siglo XVIII (contexto, por otra parte, evocado por un plano de la ciudad fechado en 1822: En esa época, sin embargo, aún no habían comenzado las grandes transformaciones decimonónicas del casco antiguo, y el trazado urbano no era muy diferente del de principios del siglo XVIII), que tenía su taller en el Baluardo, una zona de la ciudad que aún hoy frecuentan artistas y artesanos del mármol. El maestro está presente con una de sus esculturas más importantes, elHércules con el león de Nemea, cedida por la colección Giovanni Pratesi de Florencia: una obra de gran éxito, que Baratta reprodujo para varios mecenas. La presencia de Giovanni Baratta adquiere un significado muy especial también porque fue el primer escultor de prestigio internacional de la historia que mantuvo un taller en Carrara: un hecho que podría parecer bastante singular si se piensa que el mármol de Apuán se extrae ininterrumpidamente desde el siglo XII (en la Alta Edad Media se interrumpieron largamente las actividades de extracción), y que la mayoría de las esculturas de mármol producidas desde entonces han tomado forma a partir de un bloque procedente de las montañas situadas detrás de la ciudad. Lo cierto es que Carrara nunca logró desarrollar una cultura artística propia, y los mismos artistas nacidos en la zona prefirieron emigrar: con Baratta, exponente de una dinastía de escultores (su abuelo Francesco fue colaborador de Bernini: suyo es el Río de la Plata de la Fuente de los Ríos), Carrara vio nacer al primer artista de nivel europeo afincado en la ciudad.

Un testigo que recogería Cybei, con quien empezamos a familiarizarnos en la siguiente sección, de carácter temático: está íntegramente dedicada a la producción sacra del escultor. Comenzamos con una de sus obras más conocidas, la refinada Inmaculada Concepción, comenzada por un Cybei de 35 años (pero probablemente terminada mucho más tarde) para el oratorio privado de un vecino del centro de la ciudad, Francesco Ubaldo Berrettari (actualmente se conserva en la capilla del Ospedale Civico di Carrara: una descendiente del comitente, Marianna Berrettari, la donó al hospital en 1876). Escultura fundamental en la carrera de Cybei, es la cumbre de su producción temprana, de estilo barroco tardío: una Virgen doncella cubierta de velos ondeantes, balanceándose en todas direcciones, vinculada por afinidad de gusto a la cercana Virgen de la Misericordia, obra del genovés Francesco Maria Schiaffino treinta años más tarde, y también a una Natividad de la Virgen sobre lienzo de Corrado Giaquinto, llegada de los Uffizi para mostrar al visitante cómo Cybei, durante sus dos años en Roma (entre 1750 y 1752), había trabajado como aprendiz en el taller del pintor apulense. Saltando un par de décadas atrás, se llega al San Juan Bautista de 1771, restaurado para la ocasión: obra de porte menos exuberante que la Concepción del joven, es un ejemplo elocuente, con sus formas más calmadas y compuestas, de la fase tardía de la escultura de Cybei. En medio, está el Cybei monumental, que está representado en la exposición por el modelo en terracota para los dos putti que sostienen las armas de Pisa, insertado en uno de los monumentos más fotografiados del mundo en la actualidad: la Fuente de los Putti de Pisa, que se alza frente a la Torre, en la Piazza dei Miracoli.

Giovanni Baratta, Hércules y el León de Nemea (c. 1709; mármol estatuario, altura aprox. 200 cm; Florencia, Colección Giovanni Pratesi)
Giovanni Baratta, Hércules y el León de Nemea (c. 1709; mármol estatuario, altura aprox. 200 cm; Florencia, Colección Giovanni Pratesi)
Mapa de Carrara (1822; Massa, Archivo de Estado)
Mapa de Carrara (1822; Massa, Archivo Estatal)
Giovanni Antonio Cybei, Inmaculada Concepción (posterior a 1741 [1757]; escultura estatuaria de mármol, 123 x 36 x 30 cm; Carrara, antiguo Ospedale Civico, Azienda USL Toscana Nord-Ovest)
Giovanni Antonio Cybei, Inmaculada Concepción (posterior a 1741 [1757]; escultura estatuaria de mármol, 123 x 36 x 30 cm; Carrara, antiguo Ospedale Civico, Azienda USL Toscana Nord-Ovest)
Giovanni Antonio Cybei, San Juan Bautista (1771; escultura estatuaria de mármol, 132 x 53 cm; Volterra, Baptisterio)
Giovanni Antonio Cybei, San Juan Bautista (1771; escultura estatuaria de mármol, 132 x 53 cm; Volterra, Baptisterio)
Giovanni Antonio Cybei, Putti sosteniendo las armas de la ciudad de Pisa y la Opera del Duomo (1763; modelo en terracota, 57 x 30 x 19 cm; Pisa, Opera della Primaziale Pisana)
Giovanni Antonio Cybei, Putti con las armas de la ciudad de Pisa y la Opera del Duomo (1763; modelo de terracota, 57 x 30 x 19 cm; Pisa, Opera della Primaziale Pisana)

A continuación pasamos a la segunda sede, la del palacio Binelli, reservada al retratista Cybei: el busto de mármol fue el género en el que el artista apuano fue más prolífico, y su talento está bien presentado al público desde la primera sala, que alinea tres retratos de Maria Teresa Cybo d’Este. El primero es el busto de terracota ejecutado en vivo en Módena en el invierno de 1774, quizá la prueba más asombrosa de la maestría de Cybei en el retrato, brillante por su capacidad para penetrar en la expresión de la duquesa, por la naturalidad de la actitud, por el virtuosismo de los pliegues abundantes pero ligeramente caídos: conservado en la Academia de Bellas Artes de Carrara, es una de las mejores esculturas conservadas en la ciudad, aunque poco conocida fuera de ella. Los otros dos retratos que la flanquean son obras de Pietro Stagi, alumno de Cybei, y de Roberto Micheli Pellegrini: ninguno de ellos puede ni siquiera acercarse a la frescura y espontaneidad de la María Teresa del maestro. La imagen de María Teresa codificada por Cybei tendría una fortuna considerable, como atestiguan las medallas que llevan en su anverso el retrato de la soberana de Massa y Carrara, fundadora de la Academia local de Bellas Artes. Y para no alejarse mucho de la corte ducal, el público también tiene la oportunidad de admirar, en la misma sala, una singular pieza inédita, descubrimiento que salió a la luz durante la organización de la exposición: un cetro Cybo Malaspina d’Este, resultado del ensamblaje de elementos procedentes de diversos talleres, en cuyo pomo del siglo XVIII aparece el escudo de armas de la familia que gobernaba el pequeño ducado al pie de los Alpes Apuanos, así como el símbolo de la rueda de Carrara.

Una vez concluida la atención a María Teresa, el escenario del Palacio Binelli reserva dos salas más al género del busto-retrato, presentando también algunas de las últimas adquisiciones en torno a Cybei: se exponen así, uno junto al otro, los retratos de Pompeo Neri y Giovanni Bonaventura Neri Badia, procedentes de la Colección Cavallini Sgarbi, extremadamente finos en cuanto a calidad y ejecución (obsérvese el jabot de Giovanni Bonaventura, una de las piezas de virtuosismo más admirables de toda la escultura del siglo XVIII): los dos retratados, dos de los juristas más distinguidos de la Toscana del siglo XVIII, hijo y padre respectivamente, fueron recientemente identificados por Andrea Fusani en estas páginas y expuestos como tales por primera vez en la exposición de la Colección Cavallini Sgarbi celebrada en el Castello Estense de Ferrara entre 2018 y 2019 (Vittorio Sgarbi también los considera entre las piezas más valiosas de su colección). No podían faltar en la exposición los retratos contemporáneos de Carlo Sigonio y Ludovico Antonio Muratori, encargados al artista en 1774, que demuestran cómo Cybei también incursionó con provecho en el género del retrato ideal. Para dar forma a los rostros de los dos hombres de letras, el escultor se inspiró en un retrato de Lavinia Fontana para el de Sigonio, y en un grabado de Angela Tormanini y Pietro Monaco para el de Muratori. Este es uno de los momentos más interesantes de la exposición: de hecho, tanto los bocetos finales en mármol de los dos retratos como los modelos en terracota llegaron de la Galleria y de la Biblioteca Estense de Módena, por lo que esta es una rara oportunidad de verlos juntos. La exposición exhibe también otros retratos de Cybei, así como obras de sus discípulos: en particular, el vivaz San Valeriano de Michelangelo Borghi, realizado cuando el artista nacido en Carpi era aún estudiante.

Giovanni Antonio Cybei, Retrato de Maria Teresa Cybo d'Este (1774; busto de terracota con base de escayola, 26 x 43 x 65 cm; Carrara, Accademia di Belle Arti)
Giovanni Antonio Cybei, Retrato de Maria Teresa Cybo d’Este (1774; busto de terracota con base de yeso, 26 x 43 x 65 cm; Carrara, Academia de Bellas Artes)
Pietro Stagi, Retrato de María Teresa Cybo d'Este (1791; busto estatuario de mármol con base de portoro, altura 80 cm; Reggio Emilia, Basílica della Beata Vergine della Ghiara)
Pietro Stagi, Retrato de Maria Teresa Cybo d’Este (1791; busto estatuario de mármol con base de portoro, altura 80 cm; Reggio Emilia, Basílica de la Beata Vergine della Ghiara)
Retratos de Sigonio y Muratori
Retratos de Sigonio y Muratori
Giovanni Antonio Cybei, Retrato de Carlo Sigonio (1774; busto de mármol estatuario, base de marquina negra, 94 x 63 x 31 cm; Módena, Biblioteca Estense Universitaria)
Giovanni Antonio Cybei, Retrato de Carlo Sigonio (1774; busto de mármol estatuario, base de marquina negra, 94 x 63 x 31 cm; Módena, Biblioteca Estense Universitaria)
Giovanni Antonio Cybei, Retrato de Ludovico Antonio Muratori (1774; busto de mármol estatuario, base de marquina negra, 93 x 66 x 36 cm; Módena, Biblioteca Estense Universitaria)
Giovanni Antonio Cybei, Retrato de Ludovico Antonio Muratori (1774; busto estatuario de mármol, base de marquina negra, 93 x 66 x 36 cm; Módena, Biblioteca Estense Universitaria)
Giovanni Antonio Cybei, Retrato de Giovanni Bonaventura Neri Badia (1771; busto estatuario de mármol, 74 x 70 x 30 cm; Ferrara, Colección de la Fundación Cavallini Sgarbi)
Giovanni Antonio Cybei, Retrato de Giovanni Bonaventura Neri Bad ia (1771; busto estatuario de mármol, 74 x 70 x 30 cm; Ferrara, Colección de la Fundación Cavallini Sgarbi)
Giovanni Antonio Cybei, Retrato de Pompeo Neri (1771; busto estatuario de mármol, 79 x 70 x 35 cm; Ferrara, Colección de la Fundación Cavallini Sgarbi)
Giovanni Antonio Cybei, Retrato de Pompeo Neri (1771; busto estatuario de mármol, 79 x 70 x 35 cm; Ferrara, Colección de la Fundación Cavallini Sgarbi)

Continuamos por Via Verdi para llegar a la tercera parada, el Palacio Cucchiari, donde una treintena de piezas dispuestas en dos secciones reconstruyen, por un lado, los acontecimientos en torno al retrato que el Gran Duque Pietro Leopoldo de Lorena encargó a Cybei en el otoño de 1769 y, por otro, los acontecimientos decididamente más atormentados en torno al monumento ecuestre a Francesco III d’Este, Duque de Módena y Reggio. En la primera sección, la única obra de Cybei es el retrato del Gran Duque de Toscana, cedido por el Museo Nazionale di Palazzo Reale de Pisa, obra que gozó de gran aprecio y que se expone junto a una teoría de retratos del soberano, entre ellos uno en yeso del romano Innocenzo Spinazzi, rival de Cybei que, sin embargo, no pudo alcanzar el éxito de su adversario, aunque su retrato (el de yeso expuesto es una copia del de mármol de la Galleria Palatina del Palazzo Pitti) sí gozó de cierta fortuna. Enlazando con la última sección (como apéndice del capítulo dedicado a los bustos-retratos del palacio Binelli), hay un par de bustos de mármol que representan a dos niños, recientemente reaparecidos de una colección privada inglesa y vendidos por Sotheby’s en 2003 por más de 44.000 libras (la estimación más alta era de 10.000 libras), para los que se ha formulado una atribución a Cybei: no sabemos quiénes son los modelos, pero en la base aparecen las iniciales (“A.C.L.” la niña, “E.C.L.” su hermano), la edad (ella tiene cuatro años, él seis), la fecha (1763) y el escudo de armas (con una serpiente y una paloma, recordando el famoso símil evangélico, y un yelmo, similar al de los barones ingleses, aunque es más probable, dado el historial laboral de Cybei, que los dos niños sean de origen alemán o centroeuropeo). Quizá algún aficionado a la heráldica dé con un posible nombre.

La segunda sección del palacio Cucchiari recorre la historia del monumento ecuestre a Francesco III d’Este, encargado a Cybei en 1772 y erigido en la plaza Sant’Agostino en 1774, frente al Ospedale degli Infermi e degli Incurabili y el Albergo dei Poveri, hoy palacio de los Museos y sede de la Galleria Estense: se trataba de dos instituciones para necesitados recién fundadas por el soberano de Módena y Reggio. La estatua ecuestre duró muy poco: de hecho, fue destruida durante los levantamientos revolucionarios de 1796. Y la exposición recorre todas sus etapas, desde la concepción hasta la destrucción: seguimos la propuesta de Cybei (una hoja escrita a tinta el 30 de marzo de 1772, en la que el artista esbozó el proyecto), leemos el pliego de condiciones para su ejecución, firmado por el gobernador Munarini, representante del ducado, y el escultor, vemos el boceto en terracota (único testimonio existente de la elaboración del monumento: fue modelado en la primavera de 1772), el vaciado en yeso conservado en la Academia de Bellas Artes de Carrara (es una de las raras obras que permiten reconstruir con cierta exactitud el monumento destruido). También hay grabados y pinturas (como el óleo sobre lienzo fechado hacia 1780 por Giuseppe Maria Soli) que representan la plaza con el monumento ecuestre en el centro antes de su derribo: el dramático final de la obra que debía celebrar al duque queda demostrado por el único fragmento de la estatua que se conserva, el pie derecho, cedido por el Museo Cívico de Arte de Módena.

El recorrido finaliza en laAcademia de Bellas Artes, en una sala en la que se ha instalado un agradable apéndice documental que, a diferencia de muchas secciones similares de otras exposiciones, está organizado de manera que no aburra al público, con unos pocos objetos, cada uno de ellos útil para su propósito, a saber, el de reconstruir el contexto histórico, cultural y social en el que trabajó Cybei. En las vitrinas se alternan documentos que enlazan muchos hilos de la historia de Carrara: desde la fundación de la Academia de Bellas Artes hasta los libros que reconstruyen los ambientes culturales de Carrara de la época (incluida una rara edición de 1782 de laEncyclopédie de Diderot y d’Alambert, la edición de Lucca, la primera impresa en Italia, y parte del patrimonio de la Academia desde 1782), desde el trabajo en las canteras y en los talleres de escultura hasta las vicisitudes personales de Cybei. Una carta fechada el 18 de agosto de 1783, enviada por el escultor al abad Angelo Mussi, y en la que destaca una amarga nota sobre la ciudad: “Renuncio de buen grado a lo que pueda darme mi patria, que ha sido para mí más una madrastra que una madre, y de la que no he recibido más que aire”.

Giovanni Antonio Cybei, Retrato de Pietro Leopoldo d'Asburgo-Lorena, Gran Duque de Toscana (1771; busto estatuario de mármol, 77 x 70 x 45 cm; Pisa, Museo Nazionale di Palazzo Reale, Direzione Regionale Musei della Toscana)
Giovanni Antonio Cybei, Retrato de Pietro Leopoldo de Habsburgo-Lorena, Gran Duque de Toscana (1771; busto de mármol estatuario, 77 x 70 x 45 cm; Pisa, Museo Nazionale di Palazzo Reale, Direzione Regionale Musei della Toscana)
Giovanni Antonio Cybei, Retrato de niña y Retrato de niño (1763; mármol, altura 59 y 66 cm; Reino Unido, Colección particular)
Giovanni Antonio Cybei, Retrato de niña y Retrato de niño (1763; mármol, altura 59 y 66 cm; Reino Unido, Colección privada)
Giovanni Antonio Cybei, Modelo de la estatua ecuestre del duque Francesco III d'Este (1772; boceto en terracota, 19,50 x 12,50 x 5 cm; Colección particular)
Giovanni Antonio Cybei, Modelo de la estatua ecuestre del duque Francesco III d’ Este (1772; boceto en terracota, 19,50 x 12,50 x 5 cm; Colección particular)
Giovanni Antonio Cybei, Estatua ecuestre del duque Francesco III d'Este (1772; modelo en yeso, 60 x 25 x 60 cm; Carrara, Accademia di Belle Arti)
Giovanni Antonio Cybei, Estatua ecuestre del duque Francesco III d’Este (1772; modelo en escayola, 60 x 25 x 60 cm; Carrara, Accademia di Belle Arti)
Giuseppe Maria Soli, Plaza de Sant'Agostino en Módena con el monumento ecuestre del duque Francesco III d'Este (c. 1780; óleo sobre lienzo, 73 x 100 cm; Milán, Pinacoteca del Castello Sforzesco)
Giuseppe Maria Soli, Plaza de Sant’Agostino en Módena con el monumento ecuestre al duque Francesco III d’Este (c. 1780; óleo sobre lienzo, 73 x 100 cm; Milán, Pinacoteca del Castello Sforzesco)

El público deseoso de completar sus conocimientos sobre el “valeroso escultor de Carrara”, como lo llamó Gerolamo Tiraboschi, su primer biógrafo, podrá ampliar los contenidos sobre Giovanni Cybei y su época visitando las obras del artista que se conservan en la zona: la Virgen del Rosario, una maravillosa máquina procesional juvenil que se encuentra en la Catedral de Carrara y que fue recuperada en 2017 tras una larga y complicada restauración que la redimió del pesado estado de degradación y abandono en el que yacía, y luego el Altar de la Redención también en la Catedral, el San Francisco de la Iglesia del Santo de Asís no lejos del Palacio Cucchiari, o el San Bernardino de Siena en el mismo lugar de culto. Y luego a los alrededores: a Sarzana, por ejemplo, para ver la Gloria de la Asunción en la Catedral, o al Cementerio Monumental de Pisa, donde se alza el monumento funerario de Francesco Algarotti como una luminosa obra de transición entre el Barroco tardío y el Neoclasicismo.

Uno de los puntos a favor de la exposición es que ha reunido una buena cantidad de material inédito o de difícil acceso para componer un itinerario que aumenta nuestro conocimiento del artista y sienta las bases para estudios posteriores: en la exposición falta, por ejemplo, una sección que ilustre a los Cybei europeos, los Cybei que trabajaron para el Príncipe de Prusia o para la aristocracia rusa. Es una lástima que, como ocurre a veces, el catálogo no se haya publicado mientras la exposición estaba en curso: estará listo en otoño y no cabe duda de que será una herramienta fundamental para el avance de la investigación sobre un artista injustamente olvidado, ya que Cybei fue uno de los principales y más honrados escultores que trabajaron en la Italia del siglo XVIII, un artista que empezó atado a los dictados del gusto tardobarroco pero que supo anticipar e intuir el horizonte clásico que se abriría a finales de siglo. Mientras tanto, se ha logrado un importante resultado: la redención definitiva de Giovanni Antonio Cybei del olvido en el que había caído.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.