Sudán, descubiertos los restos de una imponente catedral: posiblemente la mayor de la antigua Nubia


En Sudán, en Dongola, un equipo de arqueólogos polacos descubrió los restos de una imponente catedral cristiana, posiblemente la mayor iglesia de la Nubia medieval.

Un importante descubrimiento arqueológico en Sudán: un equipo polaco del Centrum Archeologii Śródziemnomorskiej (Centro de Arqueología Mediterránea) dela Universidad de Varsovia ha encontrado, en efecto, en el emplazamiento de la antigua Dongola, los restos de la que podría ser la mayor iglesia conocida de la Nubia medieval. La iglesia en cuestión podría haber sido la sede de un arzobispo que gobernaba la jerarquía eclesiástica de un territorio que se extendía más de mil kilómetros a lo largo de las orillas del Nilo, entre la primera y la quinta cataratas. Según el profesor Artur Obłuski, jefe de la expedición a Dongola y director del Centro Polaco de Arqueología Mediterránea de la Universidad de Varsovia, este descubrimiento cambia no sólo nuestro conocimiento de la propia ciudad, sino también la forma en que reconstruimos la historia de la iglesia nubia.

Dongola fue la capital de Makuria, uno de los tres reinos cristianos de Nubia. Los arqueólogos polacos llevan trabajando en este yacimiento desde 1964, continuando la investigación iniciada entonces por el profesor Kazimierz Michałowski tras su exitoso trabajo en otro centro nubio, Faras, la capital del reino de Nobadia. Las estructuras recién descubiertas se encuentran en el centro de la antigua ciudad. Las paredes del ábside, que era el lugar más sagrado de la iglesia, están decoradas con pinturas que representan dos órdenes de figuras monumentales. Es el ábside más grande descubierto hasta ahora en Nubia: tiene un diámetro de 6 metros y la anchura de la iglesia a la que pertenecía es de unos 26 metros. Junto a él también se halló una tumba coronada por una gran cúpula.

El edificio recién descubierto se encuentra en el centro de la ciudadela, que está rodeada por una muralla de unos 10 metros de altura y 5 metros de grosor. Las excavaciones demostraron que se trataba del corazón de todo el reino de Makuria, ya que todas las estructuras descubiertas eran de carácter monumental: iglesias, un palacio y grandes villas pertenecientes a élites eclesiásticas y seculares.

“Si se confirman nuestras estimaciones basadas en las dimensiones conocidas”, afirma Artur Obłuski, "se trata de la mayor iglesia descubierta hasta ahora en Nubia. Su tamaño es importante, pero también lo es la ubicación del edificio, en el corazón de una ciudad de 200 hectáreas, capital de los reinos combinados de Nobadia y Makuria. Justo al este del ábside, se añadió un gran edificio abovedado. Tenemos una gran analogía con un complejo arquitectónico similar: Faras. También allí, la catedral se alzaba en el centro de la ciudadela, y al este se encontraba la tumba abovedada de Joannes, obispo de Faras. Sin embargo, hay una gran diferencia en la escala de los edificios. La cúpula de la tumba de Joannes tiene 1,5 metros de diámetro, mientras que la del edificio de Dongola mide 7,5 metros.

Los arqueólogos especulan con la posibilidad de que, al igual que en Faras, la gran iglesia de Dongola sirviera de catedral y que, al igual que en Faras, junto a la catedral se erigiera una tumba de dignatarios, probablemente obispos. La confirmación de esta hipótesis tendrá importantes consecuencias para los estudios sobre Nubia. Hasta ahora, se consideraba que otra iglesia situada fuera de la ciudadela era la catedral de Dongola: se trata de un edificio cuyas características habrían influido en la arquitectura religiosa de Nubia a lo largo de los siglos. “Si estamos en lo cierto, fue un edificio completamente distinto el que marcó la tendencia”, afirma Obłuski.

El siguiente paso es trabajar en la conservación de las pinturas halladas en el complejo: de ello se encargarán conservadores del Departamento de Conservación y Restauración de Obras de Arte de la Academia de Bellas Artes de Varsovia, que trabajan bajo la supervisión del profesor Krzysztof Chmielewski. Su tarea inmediata es asegurar las pinturas descubiertas de forma continuada y, a largo plazo, prepararlas para su exposición. A diferencia de Faras, pueden dejarse en las paredes de la iglesia. “Para continuar las excavaciones”, explica el profesor Chmielewski, “hay que reforzar el enlucido de las paredes, que está debilitado y desconchado, y luego limpiar cuidadosamente las capas de tierra, suciedad y depósitos de sal que son especialmente perjudiciales para las pinturas murales. Cuando se construya una cubierta adecuada para este precioso artefacto, será posible iniciar la conservación estética final de las pinturas”. Las próximas campañas de excavación en Dongola están previstas para el otoño de este año y el invierno de 2022.

En la foto, los restos de la catedral

Sudán, descubiertos los restos de una imponente catedral: posiblemente la mayor de la antigua Nubia
Sudán, descubiertos los restos de una imponente catedral: posiblemente la mayor de la antigua Nubia


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.