Escayola de la Paz de Kiev de Antonio Canova expuesta en Florencia


Del 11 de mayo al 18 de septiembre, el yeso de la Paz de Kiev de Antonio Canova, escultura conservada en el Museo Khanenko de la capital ucraniana, se expondrá en el Salone dei Cinquecento del Palazzo Vecchio de Florencia. El yeso ha sido cedido por el Museo Gypsotheca de Possagno.

Desde hoy, 11 de mayo, la escayola de la Paz, obra maestra de Antonio Canova (Possagno, 1757 - Venecia, 1822) conservada en el Museo Khanenko de Kiev y ahora oculta para evitar que sufra daños durante la guerra entre Rusia y Ucrania, se expone en Florencia, en el Salone dei Cinquecento del Palazzo Vecchio. La exposición pretende garantizar la contemplación de la obra maestra del escultor, de otro modo negada por el conflicto. Además, la obra se expone en el Salone al mismo tiempo que en el mismo entorno se contempla la presencia del Quarto Stato de Giuseppe Pellizza da Volpedo. El molde de escayola de La Paz de Kiev permanecerá en Florencia hasta el 18 de septiembre.

La exposición, comisariada por Vittorio Sgarbi, realizada gracias a la colaboración entre el Museo Novecento y el Museo Gypsotheca Antonio Canova de Possagno, organizada por MUS.E con Contemplazioni, ve la escultura instalada en el centro de la Sala di Leone X del Palazzo Vecchio. Este marco, con frescos que narran las etapas de la ascensión al poder de Giovanni de’ Medici, hijo de Lorenzo el Magnífico, que se convirtió en Papa con el nombre de León X, sirve de contrapeso al mensaje que transmite la escultura de Canova, que cuenta la historia de las guerras y la paz. En este contexto se sitúa la efigie de Cosme I de Médicis bajo la apariencia de Marte, símbolo manifiesto del dominio del duque y de su política expansionista.

Nikolai Petrovič Rumjancev (San Petersburgo, 1754 - 1826) fue un político y diplomático ruso, también mencionado por Lev Tolstói en Guerra y paz. A pesar de una carrera militar a sus espaldas, es pacifista, pro francés, admirador de Napoleón y amante de Europa, por la que viajó de 1774 a 1776 (incluso a Italia), estudiando y conociendo a personajes como Voltaire. En 1811, Rumjancev encargó a Canova una escultura de mármol blanco para el salón de su palacio de San Petersburgo. La escultura debía rendir homenaje a los tratados de paz que habían puesto fin a tres guerras y que la familia Rumjancev había contribuido a firmar: la paz de Åbo en 1743 (que puso fin a la guerra con Suecia), la paz de Küçük Kaynarca en 1774 (con el Imperio Otomano) y, por último, la paz de Hamina en 1809 (de nuevo con Suecia). De 1808 a 1814, Rumjancev fue ministro de Asuntos Exteriores y mantuvo relaciones amistosas con Napoleón Bonaparte. Éste, sin embargo, amenazó a Rusia y, cuando invadió el país, el político ruso sufrió un derrame cerebral que le hizo perder la audición. Rumjancev se lo hizo porque sentía una gran admiración por Napoleón. Y Napoleón atacó Rusia.

Canova recibió el encargo de realizar la obra en los albores de la invasión de Rusia por Napoleón, hasta el punto de que el propio escultor escribió a Quatremère de Quincy el 11 de febrero de 1812: “La estatua de la Paz se hará: la guerra vendrá; no podrá evitarla. Pero me temo que la paz general no se hará como estatua por ahora. Entonces podría hacerse, ¡pues yo la levantaría a mis expensas!”. A la muerte de Nikolai Petrovič Rumyancev, su colección fue donada al Estado y pasó a formar el primer Museo Público Ruso en 1831, inicialmente en San Petersburgo y luego, en 1861, trasladado a Moscú. Krušëv, Secretario del Partido Comunista de la Unión Soviética, de origen ucraniano, decidió en 1953 trasladar la escultura de San Petersburgo a Kiev, al Museo Nacional Khanenko. Allí quedó prácticamente olvidada: Ucrania redescubrió el gran valor de la obra hace poco menos de veinte años, cuando Irina Artemieva, conservadora de arte veneciano en el Museo del Hermitage, descubrió una correspondencia, conservada en la Sección de Manuscritos de la Biblioteca Nacional de Rusia en San Petersburgo, entre Antonio Canova y el embajador de Viena, que había actuado como intermediario para el encargo. El redescubrimiento de la correspondencia ha permitido reconstruir la historia y los acontecimientos que rodearon la realización de la obra.

La iconografía de la Paz recuerda a Némesis, la diosa griega de la “distribución de la justicia”. La serpiente recuerda las medallas romanas, donde era símbolo de guerra. El hecho de que las inscripciones conmemorativas estén en latín es el resultado de una negociación entre Canova y el embajador de Viena: la hipótesis inicial de la lengua rusa se dejó de lado en favor del latín, lengua franca y símbolo de la unión entre las naciones europeas, reforzando así el mensaje de paz de la obra.

“Esta escultura”, comenta Vittorio Sgarbi, “encierra una serie de formidables intrigas del pasado y del presente. Hay un admirador de la paz, que pide la paz para sí, y la pide pensando en Napoleón, pero mientras la pide Napoleón llega a las puertas de Rusia. La guerra sólo trae maldad y violencia por todos lados, tanto para los que la ejercen primero como para los que la ejercen como reacción. Por eso es muy melancólico pensar que también se está atentando contra las obras de arte, además de contra las personas. La Paz de Kiev se expone ahora en Florencia, y aquí espera temporalmente tiempos de paz. Canova, el último gran a rtista que cerró el arte de Occidente unió todo, no dividió. Canova es un gran conciliador de todo conflicto, de toda diferencia, y en nombre de su Paz, os pido que la invoquéis todos juntos en el plano del espíritu del mundo, para que la m oneda se salve. Nunca me he creído del todo la frase de Dostoievski: ’la belleza salvará al mundo’: no podemos decir que la belleza salva al mundo, si el mundo no salva a la belleza, por el bien de la humanidad y de la civilización que el arte atestigua”.

“El arte y la cultura vencerán a la violencia y a la abominación de la guerra”, subrayó Dario Nardella, Alcalde de Florencia. “En estos tiempos revueltos damos la bienvenida al Palazzo Vecchio a una obra de fuerte carga simbólica. La Paz de Kiev, hoy oculta a la vista a causa de la guerra y quién sabe por cuánto tiempo todavía inaccesible, es evocada con su única copia existente en la sala León X. Nos induce a reflexionar sobre la extrema fragilidad material del arte frente a las fuerzas destructoras, pero también sobre el poder del mismo que se convierte en forma, me moria, de un mensaje de paz de un valor inusitado”.

“Pocos días después de la presentación del Cuarto Estado de Pellizza da Volpedo, entra en el Palazzo Vecchio una segunda obra maestra del arte italiano, la maqueta de la llamada Paz de Kiev moldeada en yeso por Antonio Canova”, explica Sergio Risaliti, director del Museo Novecento de Florencia. “Aquí el pasado, el presente y el futuro se encuentran y se cruzan, y el arte asume la tarea de representar el destino de la humanidad. Es increíble cómo las obras de dos artistas de cultura y estilo tan diferentes, cuando no antitéticos, pueden sumergirse en el presente y regenerarse ante nuestros ojos. Una prueba de que las grandes obras maestras trascienden su época, aunque surjan de la crónica, porque se convierten en portavoces de valores universales. Volviendo dav anti al Cuarto Poder, deteniéndonos a admirar las formas clásicas de la Paz, es inmediato recordar dos principios fundamentales de nuestra Constitución. El primero, que sitúa el trabajo en el centro, y el undécimo, que repudia la guerra. No hay que dar por descontado que el arte y se convierta en portavoz de tales ideales y valores de forma tan sublime y atractiva a nuestros ojos y a nuestra alma. Cuando esto ocurre, reconocemos en las obras de los grandes artistas anclas vitales a la vez que advertencias para actuar por el bien del hombre y el progreso de la civilización. Al contemplar las inmaculadas formas blancas de la Paz de Kiev, no podemos dejar de pensar en la sangre que corre en Ucrania, en el drama de los refugiados, en los horrores perpetuados entre la población civil. Y no podemos dejar de pensar en el destino de tantas obras maestras del arte puestas en peligro por la furia destructora de los ejércitos. La Paz de Canova nos exige dar sentido a la belleza, haciéndonos portadores de fraternidad y solidaridad entre los pueblos y las personas”.

En la foto, la escayola de la Paz de Kiev en Florencia. Foto de Alessandra Cinquemani

Escayola de la Paz de Kiev de Antonio Canova expuesta en Florencia
Escayola de la Paz de Kiev de Antonio Canova expuesta en Florencia


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.