Hallada la Magdalena de Tiziano que perteneció a Cristina de Suecia. Saldrá a subasta en mayo


Una versión de la Magdalena penitente de Tiziano, que perteneció a la reina Cristina de Suecia y se creía perdida desde hacía décadas, ha sido encontrada y saldrá a subasta en Viena el 11 de mayo. Se estima entre 1 y 1,5 millones de euros.

Una versión de la Magdalena penitente de Tiziano Vecellio, de Tiziano, que se creía perdida, ha sido encontrada y saldrá a subasta en Viena, en el Dorotheum, el 11 de mayo, con una estimación de 1-1,5 millones de euros. La obra formó parte de las colecciones de la reina Cristina de Suecia (1629-1689) y del duque Felipe II de Orleans (1674-1723). La versión del Dorotheum, que se incluirá en la venta de cuadros de maestros antiguos que se celebrará el 11 de mayo de 2022, tiene por tanto una ilustre procedencia. Es posible, según los expertos de la casa de arte austriaca, que este cuadro estuviera originalmente en la colección del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Rodolfo II, en Praga. Desde allí habría llegado a Suecia tras el saqueo de Praga al final de la Guerra de los Treinta Años.

Lo que es seguro es que este cuadro formó parte de la gran colección de arte de Cristina de Suecia. A los 28 años, la reina abdicó y se trasladó a Roma, llevando consigo obras de arte y pinturas italianas: tal vez la Magdalena estuviera entre las obras. En Roma, Cristina se convirtió en una de las mayores y más respetadas mecenas de las artes. Tras su muerte, el cuadro sufrió varios cambios de propiedad: primero estuvo en la colección del cardenal Decio Azzolino en Roma, luego pasó a manos de su descendiente Pompeo Azzolino, quien lo vendió en 1697 a Livio Odescalchi, duque de Bracciano. De él, la obra pasó por herencia al marqués Baldassare Erba Odescalchi quien, en 1721, la vendió a Pierre Crozat, que la adquirió en nombre del regente de Francia durante el reinado de Luis XV, Felipe II, duque de Orleans. Posteriormente, la obra fue adquirida por el vizconde Joseph Édouard Sébastien de Walckiers de Tronchiennes en nombre de su primo, François Louis Jean-Joseph de Labord de Méréville, quien la llevó a Londres en 1792. Allí fue adquirida por un consorcio formado por el tercer duque de Bridgewater, su sobrino George Granville Leveson-Gower y el quinto conde de Carlisle. Seis años más tarde fue vendida por la suma de 350 guineas a un coleccionista llamado John Maitland, y tras su muerte en 1831, la obra fue adquirida por el segundo barón de Northwick, que conservó su posesión hasta 1859. Ese año, la obra fue adquirida, por 66 guineas, por el coleccionista David Marks. Hoy la obra se encuentra en una colección privada: el propietario es el nieto del coleccionista que la compró.

Tiziano, Magdalena penitente (1550-1560; óleo sobre lienzo, 115 x 96,7 cm)
Tiziano, Magdalena penitente (1550-1560; óleo sobre lienzo, 115 x 96,7 cm)

Hasta principios del siglo XX, la obra, que, como hemos visto, formaba parte de las colecciones de importantes e ilustres personalidades, tuvo numerosos pasajes en documentos y bibliografía (se trataba principalmente de publicaciones sobre las colecciones en las que aparecía la Magdalena ). Desde los años sesenta, la obra ha sido considerada perdida por varios estudiosos, el último de los cuales, Paul Joannides, especialista en los dibujos de Miguel Ángel, la consideró así en un artículo publicado en 2016 en la revista Artibus et Historiae y titulado An attempt to situate Titian’s paintings of the Penitent Magdalen. in Some Kind of Order. En los inventarios antiguos (el primero de los cuales es el de Cristina de Suecia compilado en 1656) siempre se considera obra de Tiziano. También se conoce un grabado de la Magdalena realizado por Antoine Louis Romanet (1742 - después de 1810).

Es al mencionado Paul Joannides a quien debemos el reconocimiento de la Magdalena penitente a la venta en el Dorotheum como la obra que perteneció en su día a Cristina de Suecia. La atribución de Joannides fue confirmada posteriormente por Carlo Corsato, que contribuyó a la investigación sobre la procedencia del cuadro. La Magdalena penitente“, se lee en el catálogo de venta, ”es el tema de Tiziano que tuvo más éxito y que recibió más encargos. Su popularidad entre los mecenas duró más de cuarenta años, durante los cuales el artista revisitó y alteró sutilmente la imagen, produciendo muchas réplicas, ligeramente diferentes, del mismo tema, pero conservando la esencia de la composición. La pose ligeramente girada, la mirada hacia arriba en actitud de oración y la cascada de cabellos largos y ondulados sobre los hombros de Magdalena recuerdan a una Venus recatada, para un esquema compositivo influido por Giampietrino. En cualquier caso, fue Tiziano quien exploró plenamente el potencial emocional y sensual de la imagen, otorgando a la Magdalena la popularidad de que gozó entre sus contemporáneos y más allá.

Tiziano realizó dos versiones básicas de la Magdalena: la que se subasta en Viena pertenece al segundo tipo, popular a partir de la década de 1550. En el primer tipo, el más antiguo y que data de la década de 1930, la Magdalena está desnuda y situada en un escenario sombrío, caracterizado por el cielo nocturno, en el que el cuerpo de la santa ocupa casi toda la superficie. En el segundo tipo, Magdalena es menos sensual, está vestida, y el decorado desempeña un papel más importante, ya que se observa mejor el paisaje montañoso en el que está inmersa la santa: podría tratarse de una referencia a la penitencia de Magdalena en la gruta de Saint-Baume, donde según la tradición llevaba una vida de oración.

La obra de la reina de Suecia podría fecharse entre 1550 y 1560 (probablemente en la segunda mitad de esta década) según los expertos del Dorotheum, basándose en comparaciones con otras obras similares. Aunque es bien sabido que muchas de las Magdalenas no son totalmente autógrafas (algunas fueron pintadas en colaboración con otros artistas en el taller de Tiziano, otras son obras de taller sin intervención del maestro, por no hablar del gran número de copias), la que sale a subasta en Dorotheum es, según los estudiosos que se han ocupado del cuadro para la casa de subastas, una obra del maestro. “Esta obra”, concluye la presentación en el catálogo, “es una imagen significativa de la Magdalena penitente pintada por Tiziano, en la que los caracteres típicamente sensuales, por no decir eróticos, empleados en versiones anteriores se subordinan a la emoción humana del momento, y las lágrimas de la santa envuelven al observador en la narración de su ardiente devoción”.

Hallada la Magdalena de Tiziano que perteneció a Cristina de Suecia. Saldrá a subasta en mayo
Hallada la Magdalena de Tiziano que perteneció a Cristina de Suecia. Saldrá a subasta en mayo


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.