Un "nuevo" Rafael en los Uffizi: el redescubrimiento de un dibujo olvidado de Urbino


Un dibujo, atribuido a Luca Penni a principios del siglo XX y luego olvidado, ha reaparecido en las colecciones del Gabinetto dei Disegni de los Uffizi, pero ahora puede asignarse a Rafael. El descubrimiento es obra de dos jóvenes estudiosas, Roberta Aliventi y Laura Da Rin Bettina.

Ayer, en los Uffizi, retransmitido en directo para el programa Uffizi on air, surgieron algunas novedades relevantes durante la actividad científica llevada a cabo dentro del proyecto de investigación interdisciplinar Euploos sobre el fondo del Gabinete de Dibujos y Estampas de los Uffizi: En particular, las jóvenes estudiosas Roberta Aliventi y Laura Da Rin Bettina presentaron un proyecto de investigación conjunto que, partiendo del estudio de inventario y colección del fondo de dibujos de Rafael Sanzio (Urbino, 1483 - Roma, 1520), condujo a un importante descubrimiento relativo a un cartón del Urbinato, recientemente restaurado por Maurizio Michelozzi y expuesto por primera vez en la gran exposición monográfica sobre Rafael en las Scuderie del Quirinale. En resumen, un dibujo olvidado ha vuelto a atribuirse a Rafael: la obra en cuestión se atribuyó en efecto a Luca Penni (Florencia, c. 1500 - París, 1556), hermano menor de Giovan Francesco, que fue alumno de Rafael, aunque anteriormente se había atribuido a la mano de éste.

Se trata de un dibujo que representa a una joven sentada con los brazos extendidos hacia un niño (así fue presentado en la exposición del Quirinal), mencionado por primera vez, con atribución a Rafael, por Karl Morgenstern en 1813. La atribución a Penni se remonta a principios del siglo XX, aunque en 1925 el erudito Oskar Fischel sugirió implícitamente la autoría de Rafael, creyendo que se trataba de un cartón para la Deesis con los santos Pablo y Catalina de Alejandría pintado por Giulio Romano (pero basado en la invención de Rafael) y conservado en Parma. La última mención del cartón en la literatura crítica data de 1944, cuando fue citado por Frederick Hartt atribuyéndolo a Giovan Francesco Penni. A partir de entonces, el cartón nunca ha sido discutido ni expuesto.

“Se trata de un estudio en curso desde hace varios años”, explica Roberta Aliventi, "que nos ha llevado a reconstruir en detalle un álbum de dibujos de Rafael que formaba parte de la colección gráfica del cardenal Leopoldo de’ Medici en la segunda mitad del siglo XVII. Leopoldo fue uno de los mayores coleccionistas de su época y adquirió innumerables obras de diferentes géneros a lo largo de su vida. Centrándonos en su colección de dibujos, que constituye el núcleo del Gabinetto dei Disegni e delle Stampe de las Galerías Uffizi, sabemos que constaba de unas 12.000 piezas y que fue ordenada en volúmenes por Filippo Baldinucci, caballero florentino, historiador del arte y entendido. Estos volúmenes se dividían en particulares dedicados a las obras de artistas individuales y en universales, es decir, colecciones y misceláneas de obras de diferentes maestros. Estos libros se desmembraron a partir de las primeras décadas del siglo XIX: uno de los más valiosos de toda la colección debió de ser seguramente el volumen llamado Particular II, en el que sólo se conservaban los dibujos de Rafael. Y es precisamente este volumen el que Laura y yo hemos intentado reconstruir en su totalidad. Para ello, comenzamos estudiando documentos de archivo e inventario, y nos servimos también de un texto escrito a principios del siglo XIX por Karl Morgenstern, un filólogo alemán que, durante su viaje a Italia, se detuvo a describir algunos de los tesoros conservados precisamente en los Uffizi. Además, fue fundamental para nuestro trabajo la búsqueda exhaustiva de todos los folios conservados en el Gabinete que de algún modo pudieran vincularse a Rafael: examinamos, pues, obras clasificadas bajo el nombre del propio artista, pero también copias, dibujos de taller y de escuela. Por último, hemos buscado todos los estudios que en siglos pasados se creían de Rafael, pero que con el tiempo y por diversas razones han cambiado de autor y se han colocado en las carpetas de otros artistas".

La hoja (número de inventario 14730 F) se consideró una de las más interesantes de las investigadas. Debido a su colocación en las carpetas de Luca Penni, el dibujo ha permanecido desconocido para la crítica reciente y nunca ha sido mencionado en los estudios sobre Rafael de la segunda mitad del siglo XX. Pintado al carboncillo con reflejos de plomo blanco sobre un soporte de color beige y realizado con tres trozos de papel pegados entre sí, representa a una joven con velo que se lleva la mano al pecho. En el momento de su descubrimiento, se encontraba en un estado de conservación precario (la mano derecha de la mujer estaba dañada y torpemente pegada de nuevo, y el estudio estaba forrado con un soporte que a su vez estaba pegado sobre otra hoja). Con ocasión de la exposición en Roma, sin embargo, la obra fue restaurada por Maurizio Michelozzi, que retiró los dos soportes antiguos y la mano izquierda dañada y fragmentada, devolviendo a la hoja un estado lo más parecido posible a su aspecto original.

Como Fischel había adivinado, la obra debe relacionarse con la Virgen de la Deesis, realizada entre 1519 y 1520 en el taller de Rafael y ahora unánimemente asignada a Giulio Romano. No se trata de un estudio preliminar, sino del cartón definitivo, es decir, del instrumento gráfico que se utilizó para transferir la composición al soporte final. En este caso, el dibujo no se transfirió con la técnica del espolvoreado, sino con la del grabado: de hecho, en la hoja de papel están las marcas dejadas por el estilete (detectadas por una fotografía de luz rasante) para transferir el dibujo al soporte final. La Virgen dibujada también tiene el mismo tamaño que la pintada, y la pose también se corresponde casi a la perfección (la inclinación de la cabeza, la bolsa bajo el ojo). La hoja, según Aliventi y Da Rin Bettina, es por tanto sin duda un fragmento del cartón utilizado por Giulio Romano en la ejecución de su Deesis.

Rafael, Busto de joven velada con la mano en el pecho (cartón para la Virgen de la
Rafael, Busto de joven velada con la mano en el pecho (cartón para la Virgen de la Deesis con los santos Pablo y Catalina de Alejandría) (c. 1519-1520; carboncillo, mina blanca, estilete sobre papel teñido de gris-beige, 266 × 264 mm; Florencia, Galería de los Uffizi, Gabinete de Dibujos y Estampas, inv. 14730 F)


El cartón antes de la restauración
El cartón antes de la restauración


Imagen de cartón con luz rasante
Imagen del cartón con luz rasante


Giulio Romano, Deesis con los santos Pablo y Catalina de Alejandría (1519-1520; óleo sobre tabla, 122 x 98 cm; Parma, Galleria Nazionale)
Giulio Romano, Deesis con los santos Pablo y Catalina de Alejandría (1519-1520; óleo sobre tabla, 122 x 98 cm; Parma, Galleria Nazionale)


Comparación entre el dibujo animado y el cuadro
Comparación entre el cartón y el cuadro


Algunos fragmentos de viñetas de Giulio Romano para el Salón de Constantino
Algunos fragmentos de cartones de Giulio Romano para la Sala de Constantino

“En el cuadro de Giulio”, dice Laura Da Rin Bettina, “una de las primeras cosas que Roberta y yo notamos es cómo la figura de la Virgen tiene una expresión que nos pareció más endurecida y menos espontánea que la del dibujo de los Uffizi, que en cambio tiene una expresión más natural e intensa. Esta diferencia cualitativa entre la solución gráfica y la pictórica nos llevó a reflexionar sobre la atribución que debía darse a este dibujo, por lo que primero lo comparamos con los cartones de Giulio Romano cercanos en fecha al nuestro, es decir, fechables en torno a 1519-1520, y sinceramente nos pareció advertir algunas diferencias formales no desdeñables con el nuestro. Por ejemplo, los cartones ejecutados por Giulio Romano para los frescos de la Sala de Constantino en el Vaticano (diseñados por Rafael pero sustancialmente ejecutados tras su muerte por sus discípulos) presentan ”un estilo más escultórico que el del dibujo de los Uffizi". Además, en otro cartón de Giulio Romano, el de la Lapidación de San Esteban en la iglesia de Santo Stefano de Génova, vemos un claroscuro muy nítido y agudo, por tanto muy diferente del de nuestro dibujo. Las figuras representadas son mucho más tridimensionales y plásticas que las de Rafael, y al mismo tiempo sus movimientos nos parecen bloqueados. La representación de las vestiduras y de los drapeados, de nuevo muy nítida y aguda, nos parece más aplastada en la superficie, menos atmosférica. En cambio, a pesar de su carácter fragmentario, en nuestra hoja la figura se articula más libremente en el espacio y con cierta gracia, y está representada con una suave marca atmosférica de carboncillo. En nuestra opinión, estas características estilísticas la acercan a los dibujos de Rafael, principalmente al Cristo en la Gloria del Museo Getty, y también a otros ejemplos como la cabeza de ángel que Rafael dibujó para la Sala de Constantino y que se encuentra actualmente en los Museos de Bellas Artes de Budapest. Aunque en varios casos es muy difícil distinguir la mano del maestro de la de Giulio Romano, precisamente porque Giulio Romano es capaz de asimilar el lenguaje de Rafael y conseguir resultados muy cercanos a la manera del maestro, en este caso parece oportuno devolver esta prueba gráfica, en nuestra opinión de altísima calidad, a Rafael, recuperando así la antigua atribución del siglo XVII de la hoja que se conservaba en la colección del cardenal Leopoldo de Médicis".

La atribución, según los dos estudiosos, fue compartida (a través de una comunicación oral, pero de la que Aliventi y Da Rin Bettina han dado cuenta en la descripción de la obra en el catálogo de la exposición de los Uffizi) por Marzia Faietti y Achim Gnann: este último, en particular, la considera verosímil ya que la figura de la Virgen aparece resuelta de manera más convincente que la pintada, pero se ha reservado no obstante el derecho de confirmar o no la autoría tras el análisis directo del dibujo. Las consideraciones de ambos estudiosos se publican actualmente en las actas del congreso Marcantonio Raimondi. El primer grabador de Rafael, celebrado en Urbino, Palazzo Albani, entre el 23 y el 25 de octubre de 2019, y en el que se informó por primera vez del descubrimiento.

Un
Un "nuevo" Rafael en los Uffizi: el redescubrimiento de un dibujo olvidado de Urbino


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.