Tres años después del terremoto de 2016. Delpriori: 'Reconstrucción muy lenta, obras aún almacenadas. ¿El último Gobierno? La nada total'


Una entrevista con Alessandro Delpriori, historiador del arte y alcalde de Matelica de 2014 a 2019, exactamente tres años después de 2016: con él hicimos balance de la situación de la reconstrucción y la ordenación del patrimonio cultural.

El 24 de agosto de 2016, a las 3.36 horas, un temblor de magnitud 6,0 sacudió el centro de Italia y, en particular, los municipios de Accumoli, Arquata del Tronto y Amatrice, entre los que se situó el epicentro del seísmo. A continuación, la zona fue sacudida varias veces, incluso con meses de diferencia: en particular, el terremoto de magnitud 6,5 del 30 de octubre de 2016, con epicentro entre Norcia y Preci (Perugia), el más fuerte registrado en Italia desde 1980. Los efectos del seísmo se dejaron sentir en una vasta zona a caballo entre tres regiones, Umbría, Lacio y Las Marcas. Un acontecimiento que tuvo graves consecuencias en la vida de las personas y en el patrimonio cultural de una zona rica en arte y cultura. Exactamente tres años después del terremoto, nos pusimos al día con Alessandro Delpriori, historiador del arte especializado en arte medieval y, desde 2014 hasta mayo de 2019, alcalde de Matelica (Macerata), uno de los municipios de la zona del cráter (allí, tras los temblores de octubre, se desplazaron 1.500 personas de un total de algo menos de 10.000 habitantes). Con él, hicimos balance de la situación tanto en términos de reconstrucción como del estado del patrimonio cultural en las zonas afectadas. La entrevista es de Federico Giannini, redactor jefe de Finestre sull’Arte.

Alessandro Delpriori
Alessandro Delpriori

FG. Tres años después del terremoto que asoló el centro de Italia en 2016, ¿en qué punto nos encontramos con la reconstrucción y el alojamiento de quienes perdieron sus hogares?
AP. La reconstrucción va muy lenta. Hay muchísimas solicitudes que aún no han sido procesadas por la administración y hay dos problemas: el primero es que la burocracia es muy complicada, por lo que los técnicos privados encargados de la reconstrucción a menudo no tienen la estructura para seguir todo el papeleo. Podrían haber contratado a más personal, pero se les han denegado los anticipos: esto significa que los profesionales que trabajan en la reconstrucción tienen que esperar años antes de cobrar por un proyecto, y esto hace que los técnicos no puedan contratar a más personal. El segundo problema es que la estructura regional de Las Marcas, la USR (Oficina Especial de Reconstrucción), no tiene personal suficiente para controlar todos los procedimientos, porque el presidente de la ANAC, Raffaele Cantone, ha establecido que, con motivo del terremoto, todos los procedimientos deben estar controlados al 100%, por lo que el tiempo se está alargando. En cuanto al alojamiento de los habitantes, fue un problema que se solucionó enseguida: en los primeros cuatro meses, todos tenían ya un techo, aparte, claro está, de algunos casos esporádicos. Algunas casas, por ejemplo, llegaron un poco más despacio, pero la emergencia se gestionó muy bien. Lo que es lento es la reconstrucción.

En su opinión, ¿quiénes son los principales culpables de esta situación?
Creo que, en términos absolutos, la culpa es principalmente de los gobiernos que han trabajado en el terremoto y han puesto en marcha un modelo de reconstrucción que no funciona. Como alcalde, asistí a muchas reuniones, incluso con Vito Crimi, el subsecretario de Estado del Gabinete del Primer Ministro del Gobierno Conte responsable de las zonas afectadas por el terremoto: Crimi también dijo que éramos parte del problema, pero luego no hizo nada por nosotros.

Usted fue alcalde de Matelica, uno de los municipios de la zona del cráter, durante la emergencia y después. En estos años se han turnado tres gobiernos. En su opinión, ¿cómo gestionaron los distintos gobiernos las distintas fases, primero de la emergencia y después de la reconstrucción?
Fueron fases diferentes y, por tanto, los enfoques fueron diferentes. La primera fue la del Gobierno Renzi: Matteo Renzi se dirigió a nosotros, los alcaldes, preguntándonos qué necesitábamos y proponiéndonos trabajar juntos. Debo decir que en conjunto, aunque eligieron para nosotros el mismo modelo que Emilia-Romaña (erróneamente, porque Emilia-Romaña no es Las Marcas y Las Marcas no es Emilia-Romaña, y ese modelo era erróneo para nosotros), al menos hubo una confrontación. Con el Gobierno Gentiloni y con Paola De Micheli (la segunda comisaria extraordinaria después de Vasco Errani) las relaciones se orientaban más hacia el futuro y hacia una estrategia: es decir, pensaban qué hacer a continuación. En resumen, mientras Renzi y Errani se ocupaban de la emergencia en sí (aunque nombrar a Vasco Errani comisario para la reconstrucción fue un error: la reconstrucción, en aquel momento, no podía empezar, porque todavía estábamos en las fases de emergencia, y allí había que encontrar un techo para todos los ciudadanos, un problema de Protección Civil, así que nos encontramos con dos jefes, uno era Errani y el otro Fabrizio Curcio, jefe de Protección Civil, y además los dos, entre ellos, también se hablaban poco), Gentiloni y De Micheli hablaban de estrategia. Por supuesto, era una estrategia muy larga, lenta y también poco factible desde ciertos puntos de vista, pero al menos había una visión. El último gobierno, en cambio, no hizo absolutamente nada. Ni siquiera hicieron las pasarelas. Antes, al menos se exhibían. Ahora es la nada total.

Daños en la basílica de San Benito de Norcia inmediatamente después del terremoto de 2016
Daños en la basílica de San Benito de Norcia inmediatamente después del terremoto de 2016.


Basílica de San Benito asegurada
La basílica de San Benito asegurada


Daños en el centro histórico de Camerino en los primeros días del terremoto de 2016 (foto: Bomberos)
Daños en el centro histórico de Camerino en los primeros días del terremoto de 2016 (foto Bomberos)


Daños en la iglesia de San Filippo de Camerino inmediatamente después del terremoto (foto Bomberos)
Daños en el centro histórico de Camerino inmediatamente después del terremoto (foto: Bomberos)

Además de alcalde, usted es historiador del arte. Desde este punto de vista, ¿hasta dónde hemos llegado con la reconstrucción de los edificios que resultaron dañados y con la ordenación de las obras de arte? ¿Qué parte del patrimonio sigue almacenada a la espera de volver a casa?
Creo que el 95% de las obras siguen almacenadas. Creo que unos 18.000 objetos que han sido trasladados de sus ubicaciones siguen almacenados. Se han habilitado algunos depósitos, por ejemplo en Camerino, Amandola y Matelica (aquí hemos abierto algunas salas del Museo Piersanti para mostrar algunas de las obras en rotación). Sin embargo, la mayoría de los objetos siguen cerrados. Aquí falta por completo una estrategia a largo plazo: la reconstrucción de los edificios históricos es muy lenta, y ni siquiera creo que se haya iniciado ninguna de las obras del segundo plan de patrimonio cultural, el que afecta a la mayoría de los sitios y se aprobó hace muy poco. En cambio, en lo que respecta al primer plan de patrimonio cultural, se restauró una iglesia por ciudad, y estos edificios se han reabierto realmente (las catedrales en particular). Sin embargo, hay que reiterar que, en lo que respecta al patrimonio cultural, el objetivo no debe ser la reconstrucción porque sí: hay que crear un modelo, también para el uso del patrimonio cultural. No podemos permitir que se cierren las maravillas de nuestros lugares y volver a empezar en el próximo terremoto: debe haber una estrategia total. Lo que más asusta es que el daño a nuestro patrimonio es tan grande y tan generalizado que empezamos a sentir, en los meandros de las superintendencias y del ministerio, que hay que tomar decisiones, que habrá algo que no se restaurará. Creo que no podemos permitirlo: tenemos que trabajar en serio. Es decir, empezar a trabajar por los sitios más grandes e importantes, y luego ir restaurando todo poco a poco, metiéndolo todo en un sistema. Pero en un sistema que funcione.

Interior del Museo Piersanti de Matelica
El Museo Piersanti de Matelica, interior


La iglesia de San Salvatore in Campi antes y después del terremoto. Foto Crédito Silvio Sorcini
La iglesia de San Salvatore in Campi antes y después del terremoto. Foto Crédito Silvio Sorcini


El Monasterio de San Liberatore en Castelsantangelo sul Nera antes y después del terremoto
El monasterio de San Liberatore en Castelsantangelo sul Nera antes y después del terremoto

En su opinión, ¿qué efecto ha tenido la reforma del Ministerio de 2014 en las zonas afectadas por el terremoto?
Fue un poco devastador, sobre todo porque alejó al personal de las zonas. Cuando Dario Franceschini [Ministro de Patrimonio Cultural de 2014 a 2018, ed. me preguntó directamente qué pensaba de la reforma. Y tengo que decir que a mí también me gustan los polos museísticos, pero para hacerlos se vaciaron los territorios, que se vieron privados de muchos funcionarios. Franceschini me dijo que la reforma se había quedado a medias y que era necesario reiniciarla devolviendo el personal también a los territorios. Ahora en las Marcas solo hay dos historiadores del arte, uno de los cuales era archivero, por lo que se presta a la historia del arte, mientras que el otro fue contratado recientemente tras el concurso del Ministerio de 2016. Y, para un área como la nuestra, ¿cómo es posible que solo haya un historiador del arte y un funcionario que se ha prestado a ser historiador del arte? Esto es fruto de la reforma.

En los últimos días también se ha aprobado y publicado una nueva reforma del Ministerio, la del ministro Bonisoli. Evidentemente aún es pronto para verla operativa, pero ¿se ha hecho una idea de las consecuencias que puede tener en los territorios afectados por el terremoto?
Desgraciadamente Bonisoli no ha entendido que necesitamos una superintendencia especial. No podemos seguir centralizando en Roma. La lógica de esta reforma es optimizar el gasto, por lo que las regiones que se consideran pequeñas se fusionan (de ahí que las secretarías regionales de Umbría y Las Marcas se conviertan en una sola). Entonces Bonisoli no se dio cuenta de que en los Apeninos la cantidad, la calidad y sobre todo la difusión capilar del patrimonio cultural son tan vastas y tan importantes que no podemos hacer esto: aquí hace falta una superintendencia especial para el terremoto, como ya se ha hecho (pero sin personal, con un superintendente que se supervise a sí mismo). La de Bonisoli es una contrarreforma probablemente peor.

En su opinión, ¿qué es lo que se necesita con más urgencia en la zona, tanto en lo que se refiere a la reconstrucción como a la protección de los bienes culturales afectados, dañados o simplemente trasladados porque los edificios en los que se encontraban ya no son aptos para su uso?
En primer lugar, desbloquear las obras privadas, y esto significa también reanudar el trabajo, porque las obras privadas necesitarán mano de obra (carpinteros, ebanistas, ingenieros, fontaneros, arquitectos, albañiles). El trabajo, al fin y al cabo, es lo primero que le falta a nuestro territorio. Por tanto, en primer lugar, la reconstrucción privada es fundamental. Después, falta una estrategia de reconstrucción de los bienes culturales. Si es cierto, como todo el mundo dice, que la cultura y el turismo se convertirán también en uno de los motores de la recuperación económica de nuestro territorio, necesitamos una reconstrucción llevada a cabo con criterio, pero para ello necesitamos una estrategia de la que ahora mismo carecemos. Debemos empezar por los lugares más importantes, aquellos que pueden por sí solos y de inmediato actuar como un volante para el turismo y la cultura (estoy pensando, por ejemplo, en los centros históricos de Camerino y San Severino Marche, la capilla de San Nicola en Tolentino, el Museo Castellina en Norcia, que es fundamental, y luego elegir algunos grandes complejos importantes, como San Salvatore en Campi, San Liberatore en Castelsantangelo sul Nera o Santa Maria in Castellare en Nocelleto: lugares que también se han convertido en simbólicos y pueden atraer a la gente a estas tierras). Y luego, a partir de aquí, hacer una escala de prioridades. Empezar de nuevo a pensar en el turismo, la cultura y el trabajo.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.