BUILDING dedica en Milán una exposición a los engaños visuales de Aldo Mondino


Del 5 de abril al 17 de junio de 2023, BUILDING de Milán recorre los hitos del arte de Aldo Mondino, centrándose en particular en sus engaños visuales. Se exponen unas cuarenta obras entre pinturas, dibujos, esculturas e instalaciones.

BUILDING presenta en Milán, del 5 de abril al 17 de junio de 2023, la exposición Aldo Mondino. Reglas para el engaño, comisariada por Alberto Fiz y con la colaboración delArchivo Aldo Mondino. Dedicada a Aldo Mond ino (Turín, 1938 - 2005), uno de los protagonistas más significativos de la escena artística internacional de posguerra, la exposición reúne unas cuarenta obras entre pinturas, dibujos, esculturas e instalaciones creadas entre 1963 y 2003, con el objetivo de recorrer las etapas fundamentales de su arte, centrándose en la originalidad de su investigación irónica y transgresora que ha desafiado constantemente los dogmas estéticos que se han sucedido desde los años sesenta.

Mientras participaba activamente en el clima del Arte Povera, Mondino previó, con mucha antelación, la crisis de las ideologías. “Su pasión por el arte en sus infinitas declinaciones le llevó a una investigación de oposición consciente a un sistema homologado, desencadenando un proceso de apropiación indebida que le permitió desarrollar un diálogo polémico y de gran actualidad con la contemporaneidad”, afirma Alberto Fiz.

Su investigación ha influido en el lenguaje del arte, convirtiéndose en punto de referencia para la nueva generación de artistas, como demuestra por ejemplo la obra de Maurizio Cattelan, que en una imaginaria (pero no demasiado) entrevista con Mondino le hace decir: “Una vez estuve convencido de que la sociedad actual estaba al borde del abismo y que yo debía ser el último de sus testigos”.

La exposición recorre tres de las plantas de exposición de BUILDING, empezando por la planta baja, donde se hace evidente el diálogo a distancia con el arte, a partir de la obra Nougat Tower (1968), en la que el artificio arquitectónico da vida a una construcción de cajas de turrón. La experiencia de los años sesenta se retoma a través de una serie de obras conceptuales, como la serie de Palloncini (1965-1972), en la que el cuadro se suspende mientras se eleva, creando una ilusión óptica motivada por el movimiento del globo que lleva consigo el cuadro (los Palloncini incluyen también la obra titulada Analogía con Paolini, de 1967), y la serie de Quadri a quadretti (1963-1964), en la que se trastoca toda forma de regla utilizando la imagen como instrumento de provocación. También están las Cadute e Bilance ( Caídas y balanzas ) en las que Mondino transforma la pintura en una experiencia física utilizando el pigmento como si fuera una materia prima, desarrollando una trayectoria paralela a la del Arte Povera, que en los mismos años se cuestionaba conceptos como el peso, la tensión y el equilibrio. Junto a Mon Dine, un gran retrato en el que cruza su propia imagen con la del artista estadounidense Jim Dine, y una rara serie de dibujos, la planta baja se completa con la piscina de malvavisco, un mosaico aromatizado compuesto por suaves cilindros de azúcar que invita a zambullirse en las inalcanzables “aguas” mundanas, ya que el lugar del bienestar no sólo es efímero, incluso un poco nauseabundo, sino que además carece de forma de acceder a él, ya que la escalera de la piscina está colocada demasiado alta.

En la primera planta, la exposición se centra en los aspectos probablemente más populares del arte de Mondino, a saber, los relacionados conOriente, fruto de una amplia investigación que comenzó a principios de los años ochenta. Entre otras, se presentan la obra El mundo bizantino (1999), realizada con 12.000 bombones, y algunas obras significativas de la serie Tappeti stesi (1990-1992) en eraclita, un material industrial utilizado en la construcción, donde las alfombras antiguas superpuestas se convierten en la ocasión para una experimentación renovada. Por último, mirando hacia arriba, se vislumbra Jugen stilo (1993), la lámpara de araña hecha con bolígrafos bic, mientras que en el suelo está Raccolto in preghiera (1986), una alfombra efímera de granos con un título ambiguo que con el término “cosecha” identifica el recogimiento espiritual de los fieles pero también los beneficios del agricultor.

La exposición cuenta también con una selección de obras de temática judía, en las que la religión se aborda con la ironía habitual filtrada a través de un enfoque específico de las tradiciones y los rituales. Se presentan aquí dos cuadros emblemáticos, 18 KISLEV 5751 (1990) y Putting a Stone on It (1999). A continuación se reconstruye el Muro de las Lamentaciones, una imponente instalación de azúcar blanco y azúcar de caña con la inserción de arbustos reales, que se extiende a lo largo de seis metros, evocando el lugar judío más sagrado.

La investigación delos materiales, base de los engaños visuales que han caracterizado la producción de Mondino, acompaña a la investigación plástica, a veces descuidada. Ejemplo de ello es la obra Escultura a trompa, caracterizada por una serie de elefantes superpuestos y recubiertos de chocolate, uno de los materiales más populares de Mondino, que con este proceso cambia el estatus de sus obras de monumentales a simbólicamente comestibles.

Centrada en el continuo diálogo del artista con la historia del arte, la segunda planta de la exposición está dedicada íntegramente a los homenajes: un viaje transversal a través de géneros, estilos y mitos.

Se trata de una operación metaartística que Mondino lleva a cabo con un mosaico de 2003 titulado emblemáticamente Calpestar le uova (Pisando huevos ), que cita irónicamente la Maternidad con huevos, uno de los temas más característicos de la pintura de Felice Casorati que también se encuentra en una composición histórica de 1964 titulada Pittura coprente (Pintura cubriente). La serie de homenajes pasa por las vanguardias históricas con La mamma de Boccioni, obra en bronce basada en una versión de caramelo de menta a la que el artista añadió dos bolas de bolos en lugar de pechos. También está Ortisei, de Marcel Duchamp, que cita explícitamente Tonsura, el retrato que Man Ray le hizo en 1919 con la estrella de cinco puntas en el pelo. Y de nuevo, Ruota dibicicletta transformada en 1980 por Mondino en Ciclo e riciclo con una rueda de bicicleta a la que se aplican zapatos venecianos. A su fraternal amigo Alighiero Boetti, con el que compartió muchas pasiones, y en particular sus viajes a Oriente, Mondino dedicó un ciclo de cuadros Ali-Ali-Alighiero, Essaouira: el tríptico de casi tres metros que se expone en la muestra es uno de los más importantes de la serie: el cielo de la ciudad marroquí muy amada por los dos artistas y el vuelo de las gaviotas recuerdan los famosos aviones de Boetti. Completan la exposición los cuadros de Mondino y la muestra de raros retratos del mismo formato que remiten al arte, la música y la literatura en un travelling que incluye a algunos famosos protagonistas del arte y la cultura, de André Masson a Gertrude Stein, de Otto Dix a Arnold Schönberg.

Información: www.building-gallery.com

Horario de apertura: De martes a sábado de 10 a 19 h.

Imagen: Esquema de la exposición Aldo Mondino. Reglas para el engaño. Por concesión de BUILDING.

BUILDING dedica en Milán una exposición a los engaños visuales de Aldo Mondino
BUILDING dedica en Milán una exposición a los engaños visuales de Aldo Mondino


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.