Arte Fiera 2024, opinión de los galeristas sobre la edición del 50 aniversario


¿Cómo ha ido la edición del 50 aniversario de Arte Fiera en Bolonia? Hemos escuchado a varios galeristas, desde los más experimentados hasta los recién llegados a la feria: aquí están las opiniones, las ideas, cómo fueron las ventas, a qué precios se vendieron las obras.

Más de 50.000 visitantes, satisfacción compartida, buenas cifras de ventas: la edición del 50 aniversario de Arte Fiera de Bolonia ha resultado ser una de las mejores de los últimos años. Confirmada, tras el regreso del año pasado, en la ubicación tradicional de los pabellones 25 y 26 de Bologna Fiere, la kermesse emiliana, que como es tradición abre el año del arte contemporáneo en Italia, aprovechó al máximo la llegada de la directora de operaciones Enea Righi que, tras un primer año de adaptación, ha sabido trabajar bien con el director artístico Simone Menegoi para dar al evento boloñés un nuevo rostro, muy orientado hacia el objetivo último de una feria de arte (es decir, la venta), suscitando la aprobación generalizada de los galeristas asistentes.

La edición del 50 aniversario de la feria de arte contemporáneo más longeva de Italia, que se celebra desde 1974, se celebró del 2 al 4 de febrero de 2024 y contó con importantes regresos de galeristas de primera línea (por ejemplo, Lia Rumma, Lorenzelli Arte, Franco Noero, Sprovieri, Apalazzo) y con un buen número de participantes primerizos, con un total de 171 expositores que, en conjunto, se distinguieron por un sostenido nivel de propuesta. No faltaron coleccionistas de arte contemporáneo, como tampoco faltaron ventas desde las primeras horas del preestreno para periodistas y grandes coleccionistas celebrado el jueves. Estas son algunas de las sensaciones que nos transmitieron los galeristas con los que tuvimos ocasión de intercambiar algunas opiniones.

Feria de Arte 2024
Feria de Arte 2024
Feria de Arte 2024
Feria de Arte 2024
Feria de Arte 2024
Feria de Arte 2024
Feria de Arte 2024
Feria de Arte 2024

Una de las galerías más satisfechas fue la milanesa Federico Rui Arte Contemporáneo, presente en Arte Fiera con una única muestra de uno de los grandes pintores italianos contemporáneos, Daniele Galliano, titulada It’s all over now, Baby Blue, como la canción de Bob Dylan: uno de los mejores stands de la feria (lo incluimos en nuestro top 10), que recibió muchos elogios por la calidad de la propuesta. “La feria en general fue bien. El público fue muy numeroso y se mostró muy interesado los cuatro días del evento”, confirma Federico Rui. “Presentamos una exposición personal de Daniele Galliano, a quien debemos un temprano regreso a la pintura a principios de los noventa. Es uno de los pocos ’pintores’ que puede presumir de haber realizado varias exposiciones individuales en Nueva York, sobre todo en Annina Nosei’s en 1996 y 1997, y en Esso Gallery en 2006”. Una feria satisfactoria para Federico Rui también desde el punto de vista empresarial: la heterogénea clientela de la galería, que va desde jóvenes coleccionistas a personas más experimentadas como autónomos y empresarios, apreció la propuesta adquiriendo Un uomo nuovo (un óleo sobre lienzo de 50 por 40 centímetros, también expuesto recientemente en la exposición La pittura italiana di ritratto nel XX secolo en la Villa del Balbianello de Bellano, que costó 4.500 euros, un panel de 40 por 30 centímetros titulado Come eravamo, 3.500 euros, y el más trande Constellation, 8.500 euros). Por otra parte, están abiertas las negociaciones para dos grandes formatos: Grigliata, de 150 por 200 centímetros, que pide 17.500 euros, y Andrà tutto bene, mismo formato, mismo precio. “Los pabellones 25 y 26”, comenta Federico Rui sobre la feria en general, “son la elección ideal porque son fáciles de recorrer y están rodeados de luz natural garantizada por las espléndidas cristaleras. Esto aumenta lo agradable del recorrido, marcado por una excelente calidad de los expositores y la elección de las obras. No veo ningún aspecto en particular que deba mejorarse, al contrario... si Arte Fiera se define como feria comercial o feria popular nacional, no debe desviarse hacia el conceptualismo y la investigación. Este tipo de eventos son necesarios para acoger a un público cada vez más amplio y no sólo elitista. Lo mismo vale para nuestra extranjería: la participación de galerías extranjeras es bienvenida, pero no debe ser el objetivo principal”.

De Milán a Turín, buenas sensaciones también de la galería Mazzoleni, que lleva tiempo participando en las principales ferias italianas, y Arte Fiera no es una excepción. “Una respuesta muy positiva para esta edición que marca el 50 aniversario de la feria”, nos informa la galería, “tanto hacia lo Moderno, especialmente con Agostino Bonalumi (se vendieron dos obras presentadas), como hacia lo Contemporáneo con Marinella Senatore (esculturas de luz, collage), Andrea Francolino, Rebecca Moccia, Melissa McGill y David Reimondo a quien dedicaremos una exposición personal el 21 de marzo”.

Federico Rui Arte Contemporáneo
Federico Rui Arte Contemporáneo
Mazzoleni
Mazzoleni

Apreciación con reservas por parte de la galería Frediano Farsetti de Milán: “La feria ha ido bien en general”, nos hizo saber, aunque “hemos encontrado una falta de clientes extranjeros en comparación con las otras ediciones”. Por su parte, Francesca Antonini Arte , de Roma, se mostró muy satisfecha con la participación de dos stands, uno dedicado a las obras del pintor boloñés Rudy Cremonini, nacido en 1981 pero ya uno de los nombres consagrados de la pintura italiana (fue uno de los protagonistas de la Pittura fue uno de los protagonistas de la sección Pittura XXI, muy joven, pues sólo lleva cinco ediciones, pero muy popular entre coleccionistas, galeristas y público), y una en la Sección Principal donde se presentaron las obras de otra pintora, Alice Faloretti, bresciana de 32 años. “La feria fue muy bien”, nos hizo saber Francesca Antonini. “Estuvo muy animada y con un público interesado y atento. Vendimos mucho, con cifras entre 2.000 y 12.000 euros. Redescubrimos algunas colecciones que ya conocíamos, pero también adquirimos otras nuevas procedentes del extranjero (París, Londres y Estocolmo). Así que, en general, estamos muy satisfechos”.

La Galería Vigato, presente entre los stands dedicados a la propuesta moderna, también expresa su agradecimiento. Podemos decir con satisfacción que la feria ha sido muy visitada y que se han establecido muchos contactos interesantes. Ha sido una 50ª edición maravillosa. Aplaudimos la magnífica comunicación llevada a cabo por Arte Fiera’.

Frediano Farsetti
Frediano Farsetti
Francesca Antonini
Francesca Antonini
Galería Vigato
Galería Vigato

Entre las galerías debutantes se encontraba la napolitana Acappella, también una de las protagonistas de la sección Pittura XXI con un stand enteramente dedicado al joven artista napolitano Claudio Coltorti, muy apreciado por la crítica (el stand de Acappella está también en el top 10 de Finestre sull’Arte), hasta el punto de ganar una plaza en el Premio Osvaldo Licini, dedicado a la pintura italiana (de hecho, por tradición, uno de los cinco finalistas del premio se elige en Arte Fiera). “Participamos por primera vez en Arte Fiera, nunca habíamos estado en la feria, ni siquiera como visitantes”, afirma la galería, que enumera entre los aspectos positivos "un jueves previo muy prometedor, con una excelente afluencia de público, un lugar adecuado y una gran feria, también por la hermosa luz que se filtra por el techo y hace agradable la estancia en los pabellones“. Sin embargo, todavía hay algo que revisar, por ejemplo ”los paneles de los stands estaban a menudo agrietados (no para una gran feria)“, mientras que otro aspecto negativo se identificó en la disposición, ”tanto la disposición general, un poco dispersa, como la de nuestro stand, demasiado alejado de las zonas calientes, que casualmente favorecían unas verdaderas ’plazas/galerías’“. Sin embargo, hay satisfacción por los resultados obtenidos: ”Nuestro mejor resultado fue el de haber sido galardonados como finalistas del Premio Licini con el artista Claudio Coltorti (único artista presentado) que, con una bella motivación, fue juzgado digno de competir en las selecciones finales que se celebrarán más adelante“. Tampoco fueron malas las ventas: ”Vendimos algunas obras, pero de poca monta, entre 800 y 2.500 euros".

Por último, la opinión positiva también llegó de una de las galerías con más experiencia, la veneciana Michela Rizzo, que este año celebra su vigésimo aniversario y ya tiene a sus espaldas otras ediciones de la feria de Bolonia. “La feria ha ido razonablemente bien”, nos cuenta la propietaria. “Empezamos brillantemente el primer día, luego terminamos menos. Debo decir que nos saltamos la última edición, así que comparada con la de 2022 no sólo mejoró sino que, yo diría, vimos una diferencia abismal. Muy bien los organizadores y el comisario por levantarse del abismo. La feria estaba bien planteada, stands de calidad y los coleccionistas contentos con la acogida recibida. ¿Aspectos a mejorar? En realidad ninguno, pero si acaso ”diría que el equipo“, dice Michela Rizzo, ”debe seguir por este camino implicando a más galerías importantes“. En cuanto al negocio, ”hemos vendido a un precio que oscila entre los 3.000 y los 12.000 euros por hora“, concluye Michela Rizzo, ”entonces quizá ocurra algo en los próximos días: hemos llegado a nuevos coleccionistas con los que esperamos conocernos mejor. En cualquier caso, todos italianos".

Acappella
Acappella
Michela Rizzo
Michela Rizzo

Por supuesto, no faltaron comentarios poco entusiastas: para algunos expositores la feria no fue como hubieran deseado, pero, de nuevo, ninguna feria puede satisfacer a todos por igual. Este año, sin embargo, los comentarios han sido mayoritariamente positivos. Al fin y al cabo, lo que los galeristas exigen a una feria es sobre todo una cosa: tener un entornopropicio para las ventas. Según el Director de Operaciones, Enea Righi, el éxito radica también en haber fomentado un “clima empático”: Arte Fiera sigue siendo una feria muy orientada al público y a los coleccionistas italianos, y aquí se respira realmente un clima distinto al de Artissima o Miart, por ejemplo.

Una especie de punto de referencia para todo el movimiento italiano, se podría decir, y por ello es bueno que las recientes elecciones de gobierno hayan contribuido a reavivar una feria que se estaba perdiendo un poco. Ahora, por tanto, los que compran arte (pero también los que simplemente están interesados en conocer las novedades) saben que también Bolonia, con su identidad, si no persigue a otras ferias que ofrecen una propuesta diferente, es, y sin duda puede seguir siendo, una cita de la que es difícil desentenderse.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.