Las tres mujeres que fundaron el MoMA de Nueva York, el gran museo de arte moderno


No todo el mundo sabe que el MoMA de Nueva York, uno de los museos más visitados del mundo, fue fundado por tres mujeres: Abby Aldrich Rockefeller, Lillie Plummer Bliss y Mary Quinn Sullivan. He aquí la historia de cómo nació el gran museo de arte moderno.

El nacimiento del MoMA de Nueva York, considerado uno de los museos de arte moderno más importantes del mundo y situado actualmente en la calle 53 de Manhattan, se debe a la extraordinaria visión y gran perspicacia de tres mujeres de laalta sociedad local: Abigail ’Abby’ Aldrich Rockefeller (Providence, 1874 - Nueva York, 1948), Lillie Plummer Bliss (Boston, 1864 - Nueva York, 1931) y Mary Quinn Sullivan (Indianápolis, 1877 - Nueva York, 1939). La idea partió principalmente de Abby Rockefeller, esposa del empresario estadounidense John Davison Rockefeller Jr, heredero del acaudalado petrolero del mismo nombre: “Empecé a pensar en las mujeres que conocía en Nueva York que tenían un profundo interés por la belleza y que compraban cuadros; mujeres que estarían dispuestas y que tendrían la fe suficiente para contribuir a la creación de un museo de arte moderno”. La Sra. Lillie Bliss y la Sra. Mary Quinn Sullivan eran perfectas en este sentido: las invité a comer conmigo y les expliqué el asunto", relataba Abby en 1936, recordando cómo había comenzado este ambicioso proyecto. Las invitó a almorzar un día de 1928 y les expuso su idea".

En efecto, la muerte del coleccionista y mecenas John Quinn en 1924, que formaba parte del grupo que había organizado elArmory Show, la primera gran exposición de arte moderno europeo y americano en Estados Unidos en 1913, y de Arthur Bowen Davies en 1928, pintor que también fue uno de los organizadores del Armory Show y asesor de Lillie P. Bliss, y la consiguiente dispersión de sus grandes e importantes colecciones de arte moderno, habían hecho necesaria la creación de un museo de arte moderno en Nueva York. De hecho, en el primer folleto del MoMA, fechado en 1929, se especificaba que sólo Nueva York, entre las grandes capitales del mundo, carecía de un museo público donde guardar y hacer visibles al público las obras de arte de los fundadores y maestros de las escuelas modernas. El hecho de que la metrópoli americana no dispusiera de un museo con este fin había sido calificado de"extraña anomalía“. Los museos de las ciudades de Oslo, Frankfurt, Utrecht, Lyon, Praga, Cleveland, Chicago, Buffalo, Detroit, Providence, Worcester y muchas otras ”ofrecían a los estudiantes, a los aficionados y al público interesado numerosas exposiciones permanentes de arte moderno“. Y en esos museos era ”posible hacerse una idea de las fases progresivas de la pintura y la escultura europeas de los últimos cincuenta años“ y, lo que es más importante, esas exposiciones eran las colecciones públicas modernas de las ciudades más grandes del mundo, como Londres, París, Berlín, Munich, Moscú, Tokio y Amsterdam. ”Por eso“, dice el folleto, ”Nueva York debería tomar ejemplo de ellas, porque resolvieron el problema al que se enfrenta Nueva York. Un problema delicado y complejo".

Abby Aldrich Rockefeller en 1900
Abby Aldrich Rockefeller en 1900
Lillie Bliss hacia 1924
Lillie Bliss hacia 1924
Mary Quinn Sullivan (s.f.)
Mary Quinn Sullivan (s.f.)

Después de aquel almuerzo de 1928, Abby Rockefeller, Lillie P. Bliss y Mary Quinn Sullivan empezaron a pensar en una institución en la que reunir y exponer sus colecciones de arte moderno y pidieron a Anson Conger Goodyear, coleccionista y antiguo director gerente de la Albright Gallery de Búfalo, que fuera el primer presidente del museo. Para el primer consejo de administración contaron con la mecenas Josephine Boardman Crane, el periodista y crítico de arte y teatro estadounidense Frank Crowninshield y el empresario Paul Joseph Sachs, este último famoso por haber iniciado en 1922 uno de los primeros cursos innovadores en Estados Unidos sobre gestión de museos, tanto en su vertiente en 1922 uno de los primeros cursos innovadores en Estados Unidos sobre gestión de museos, tanto en el aspecto curatorial como en el financiero. Fue Sachs, director y conservador de la sección de grabados y dibujos del Museo de Arte Fogg de la Universidad de Harvard, quien se encargó de la búsqueda curatorial y fue también él quien sugirió el nombre de Alfred Hamilton Barr Jr. como director del museo, un joven alumno suyo que impartía el único curso de arte moderno del país.

Nelson Rockefeller, hijo de Abby, declaró más tarde: La combinación era perfecta. Las tres mujeres, a saber, mi madre, Lillie Bliss y Mary Sullivan, tenían los recursos, el tacto y los conocimientos de arte necesarios“. Las apodaron ”las Damas“, ”las Damas atrevidas " y "las Damas adamantinas". Abby Aldrich Rockefeller sentía especial predilección por el arte sobre papel de los estadounidenses vivos y coleccionó varias obras entre 1925 y 1935; también era mecenas, por lo que apoyaba directamente a los artistas a través de encargos, adquisiciones y ayudas financieras. Fue responsable de muchas donaciones al Museo de Arte Moderno, entre ellas pinturas, grabados, esculturas y fondos para la compra de obras desde 1935 hasta 1948, año de su muerte, momento en el que el director Barr escribió al hijo del fundador, Nelson Rockefeller: “Ella era el corazón del Museo y su centro de gravedad”.

Lillie P. Bliss había apoyado económicamente el Armory Show de 1913 y también había comprado obras de la exposición; asimismo, había comprado obras de la colección de John Quinn en una subasta y adquirió obras de la colección de Davies cuando éste murió. Así pues, la colección de Bliss incluía, a su muerte, obras de célebres artistas como Paul Cézanne, Edgar Degas, Pierre-Auguste Renoir, Henri Matisse, Amedeo Modigliani, Pablo Picasso, Odilon Redon, Georges Seurat, Henri Rousseau y Henri de Toulouse-Lautrec, y la mayoría de estas obras pasaron a formar parte de la colección del MoMA, un gran conjunto de obras que resultó ser un gran regalo para el museo. Mary Quinn Sullivan, por su parte, eraprofesora de arte y esposa de un conocido abogado y coleccionista de arte y libros raros, Cornelius Sullivan. Poseía en su colección importantes cuadros de Paul Cézanne, Amedeo Modigliani, Pablo Picasso y Henri de Toulouse Lautrec. De los tres fundadores, este último era el que más sabía de educación artística y, por tanto, de enseñanza de las artes visuales, elemento que caracterizó a la institución museística desde el principio. Sin embargo, en 1933, Sullivan abandonó su puesto de administrador al abrir su propia galería.

El edificio Heckscher (actual Crown Building), primera sede del MoMA
El edificio Heckscher (actual Crown Building), primera sede del MoMA
Primera exposición del MoMA: Cézanne, Gauguin, Seurat, Van Gogh, del 7 de noviembre al 7 de diciembre de 1929
Primera exposición del MoMA: Cézanne, Gauguin, Seurat, Van Gogh, del 7 de noviembre al 7 de diciembre de 1929
Primera exposición del MoMA: Cézanne, Gauguin, Seurat, Van Gogh, del 7 de noviembre al 7 de diciembre de 1929
Primera exposición del MoMA: Cézanne , Gauguin, Seurat, Van Gogh, del 7 de noviembre al 7 de diciembre de 1929
El MoMA hoy tras la renovación de 2019. Fotografía de Brett Beyer
El MoMA hoy tras la renovación de 2019. Fotografía de Brett Beyer

Pasó menos de un año desde aquel almuerzo y el 7 de noviembre de 1929, poco más de una semana después del Crash de Wall Street, el Museo de Arte Moderno abrió con una exposición dedicada a los maestros modernos en el espacio de la duodécima planta de un edificio de oficinas, el Heckscher Building, en el 730 de la Quinta Avenida de Nueva York: exhibía obras de Cézanne, Van Gogh, Gauguin, Seurat, pilares de la pintura de principios del siglo XX. Posteriormente, el museo cambiaría de ubicación varias veces, hasta que en 1939 se trasladó a la calle 53, su sede actual.

Según la idea de Barr, la colección del museo debía ser como "un pez que se mueve a través del tiempo, su hocico es el presente siempre cambiante, su cola es el pasado siempre evasivo de hace cincuenta o cien años". La institución no tenía dinero (el rico marido de Abby se negó a dar financiación, ya que se oponía al proyecto de su mujer y tampoco le gustaba el arte moderno), así que la primera colección se formó mediante donaciones: constaba de ocho grabados, la mayoría del expresionismo alemán, y un dibujo, donados en 1929 por Sachs. La falta de financiación y la dificultad para encontrarla también provocaron el traslado del museo a varias ubicaciones (en los primeros diez años tres sedes diferentes), pero finalmente se construyó la sede actual en un terreno donado por el propio Rockefeller, que más tarde se convirtió en uno de los principales donantes. La donación más importante después de la primera fue el legado en 1934 de la cofundadora Lillie P. Bliss, fallecida en 1931, mientras que gracias a una donación anónima en 1930 entró en la colección del museo el primer cuadro de un artista estadounidense: Casa junto al ferrocarril, de Edward Hopper.

Amedeo Modigliani, Retrato de Mario (1920; bolígrafo sobre papel, 48,9 x 30,5 cm; Nueva York, MoMA, donación de Abby Aldrich Rockefeller)
Amedeo Modigliani, Retrato de Mario (1920; bolígrafo sobre papel, 48,9 x 30,5 cm; Nueva York, MoMA, donación de Abby Aldrich Rockefeller)
Paul Cézanne, Bañista (1885; óleo sobre lienzo, 127 x 96,8 cm; Nueva York, MoMA, Colección Lillie P. Bliss)
Paul Cézanne, Bañista (1885; óleo sobre lienzo, 127 x 96,8 cm; Nueva York, MoMA, Colección Lillie P. Bliss)
Paul Cézanne, Bañista (1885; óleo sobre lienzo, 127 x 96,8 cm; Nueva York, MoMA, Colección Lillie P. Bliss)
Paul Cézanne, Bañista (1885; óleo sobre lienzo, 127 x 96,8 cm; Nueva York, MoMA, Colección Lillie P. Bliss)
Edward Hopper, Casa junto al ferrocarril (1925; óleo sobre lienzo, 61 x 73,7 cm; Nueva York, MoMA)
Edward Hopper, Casa junto al ferrocarril (1925; óleo sobre lienzo, 61 x 73,7 cm; Nueva York, MoMA)

En el momento de la fundación del museo, en 1929, los siete administradores firmaron un documento en el que expresaban sus intenciones: en primer lugar, organizar en los dos años siguientes una serie de exposiciones que constituyeranuna representación lo más completa posible de los grandes maestros modernos, americanos y europeos, desde Cézanne hasta nuestros días, pero sobre todo de los artistas vivos, con homenajes ocasionales a los maestros del siglo XIX. En segundo lugar, obtener mediante la colaboración de artistas, propietarios y marchantes una serie de pinturas, esculturas, dibujos y litografías de primera calidad para exposiciones. Por último, crear un museo público permanente en la ciudad que pudiera adquirir las mejores obras de arte moderno a lo largo del tiempo (mediante donaciones o compras).

Abby Aldrich Rockefeller, Lillie P. Bliss y Mary Quinn Sullivan creían en el arte moderno que había sido infravalorado e incomprendido, y sin duda el Armory Show de 1913 fue un gran estímulo para darse cuenta de la necesidad de tener también en Nueva York un museo público que reuniera las innovaciones artísticas recientes, incluida la producción estadounidense de artistas vivos. Se apasionaron por un arte que pocos amaban, pero gracias a su hábil inteligencia, su apoyo a los artistas jóvenes y su experiencia personal llevaron a cabo su proyecto y consiguieron crear lo que hoy es uno de los museos más importantes del mundo, seleccionando las obras de los artistas con gusto, valentía y con un toque de previsión.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.