Una obra maestra emblemática de la historia de Bolonia y Ercole de' Roberti: el Retrato de Giovanni II Bentivoglio


En Bolonia, una obra maestra del Renacimiento ha regresado recientemente al Palacio Poggi: el retrato de Giovanni II Bentivoglio, obra de Ercole de' Roberti. En este artículo, lo examinamos más de cerca.

Uno de los logros más recientes de la Bolonia del arte es haber devuelto una obra maestra de Ercole de’ Roberti (Ferrara, c. 1450 - 1496), el Retrato de Giovanni II Bentivoglio, al Museo del Palazzo Poggi, la antigua residencia aristocrática erigida a mediados del siglo XVI, luego adquirida en 1711 por el Senado boloñés para instalar allí el Instituto de Ciencias y Artes, y más tarde, desde 1803, sede de la Universidad de Bolonia: En la actualidad, todavía sede universitaria, el edificio alberga el museo que recoge las colecciones históricas de anatomía, obstetricia, física, química, historia natural, arquitectura militar, geografía y náutica de la universidad (el Museo del Palacio Poggi), el Museo del Estudiante Europeo y el Museo de la Specola. Aquí, en el Palazzo Poggi, oculto en un desván, se encontró el retrato, gracias al historiador del arte Igino Benvenuto Supino (Pisa, 1858 - Bolonia, 1940), que lo descubrió en un estado de conservación desastroso, olvidado de todos. Nada se sabe de la historia anterior del cuadro, ni de cómo llegó aquí, pero podemos hacernos una idea de su estado y de por qué estaba oculto, lo que se comentará con más detalle en un momento.

Como ya se ha dicho, se atribuye a Supino el redescubrimiento de esta gran obra maestra, una de las mayores expresiones del retrato producido dentro de la escuela ferraresa del siglo XV. Sin embargo, fue otro gran erudito, Roberto Longhi, quien la publicó y fue el primero en ofrecer una visión crítica del cuadro. Longhi, antes que nadie, habló de esta obra, dedicándole un amplio pasaje en sus Ampliamenti all’Officina Ferrarese de 1940, que merece la pena citar también por la breve pero imaginativa descripción que hizo de ella: “Pero hay más que añadir al periodo boloñés de Ercole: y es el retrato de Giovanni II Bentivoglio, que pertenece a la Universidad de Bolonia y puede verse expuesto en el Instituto de Historia del Arte. Excavado hace muchos años, por Supino, de los desvanes del Estudio Boloñés, lo encontré en 1934 horriblemente sucio y quemado hasta el punto de hacer creer que había sido sacado de la ”avería“ de los Bentivoglio en 1507. Hice eliminar con devoción las desfiguraciones ante mis ojos, ’meis impensis’; devolví al cuadro su tamaño original, reducido por un marco mal saliente; hice rellenar las lagunas más graves con simples parches de pintura punteada, y hoy puedo presentarlo de nuevo en un estado más prístino, en su estado ruinoso, ¡pero de qué prestigio, todavía! Una media figura un poco menos grande que la real, pero imponente por el enorme relleno de su torso bajo la zimarra verde esmeralda con reversos y soppanni marrones y dorados; y así levantada de nuevo y echada hacia atrás la cabeza para mirarnos invenciblemente desde arriba, con tremendo supercilium, girando la pupila en el ángulo de la órbita; he aquí el tipo más exaltado de la ”high-brow“ italiana del siglo XV. Semejante resultado sólo puede referirse por comparación con el Condottiero del Louvre o el retrato de Trivulzio de Antonello; también porque, del mismo modo, la firmeza interior no pide al material que la encarna que se endurezca y simule incorruptibilidad, sino que aprovecha ciertas delicadezas de modelado; de delicadeza, incluso, en la ligerísima muselina que se abre a los lados del rostro como una ligera cortina, sobre la que un dedo, probándosela, se deslizaría como sobre las crines suaves y fundidas de un arco de violín”.

Ercole de' Roberti, Retrato de Giovanni II Bentivoglio (c. 1485; panel, 64 x 49,5 cm; Bolonia, Museo di Palazzo Poggi)
Ercole de’ Roberti, Retrato de Giovanni II Bentivoglio (c. 1485; tabla, 64 x 49,5 cm; Bolonia, Museo di Palazzo Poggi). Foto Antonio Cesari © Universidad de Bolonia


El retrato de Giovanni II Bentivoglio en su nueva exposición en el Museo del Palacio Poggi
El retrato de Giovanni II Bentivoglio en su nueva exposición en el Museo di Palazzo Poggi. Foto Crédito Finestre sull’Arte

Para conocer los acontecimientos que subyacen a la “ruptura” de los Bentivoglio de 1507, conviene resumir la historia del personaje retratado por Ercole de’ Roberti, Giovanni II Bentivoglio (Bolonia, 1443 - Milán, 1508), que heredó el señorío de Bolonia cuando sólo tenía dos años, después de que su padre Annibale hubiera sido asesinado en el marco de una conspiración, más tarde fallida, para derrocar el dominio de los Bentivoglio, urdida por familias rivales. Llegado al poder a la edad de 20 años tras la muerte de su tutor (y regente del señorío), Sante Bentivoglio, Giovanni II estableció una inteligente política que, en el frente exterior, se orientó a reforzar las relaciones con los aliados de Bolonia (los Sforza, los Médicis, la República de Venecia), mientras que en política interior el joven señor tomó medidas para fortalecer su poder personal: por ejemplo, medidas para limitar el poder del legado papal (Bolonia dependía formalmente de los Estados Pontificios), reformas de las instituciones de la ciudad para asegurar su control, nombramientos de personas cercanas a él para los puestos más importantes de la administración de la ciudad. El gobierno de Giovanni II pronto adquirió las connotaciones de una tiranía que no permitía interferencias, pero también hay que destacar cómo Bentivoglio, durante muchos años, gozó del apoyo del pueblo, que obtuvo a través de una amplia campaña de mecenazgo (el Renacimiento se extendió en Bolonia gracias a la acción de Giovanni II) y sobre todo a través de políticas favorables a las clases más desfavorecidas (por ejemplo, con medidas para evitar el riesgo de aumento de los precios de los bienes de primera necesidad durante las hambrunas).

El poder de Juan II comenzó a debilitarse a partir de 1488, año en el que dos episodios marcaron negativamente su reinado. El primero fue su encarcelamiento durante unos días en Faenza: en 1488, su hija Francesca, que estaba casada con Galeotto Manfredi, señor de la ciudad de Romaña, hizo que éste fuera asesinado por dos sicarios (se trataba en realidad de un matrimonio fracasado, ya que Manfredi no quería separarse de su amante, y nunca tuvo una buena relación con su esposa), lo que obligó a Juan II a intervenir, ya que Faenza se encontraba sin su gobernante. Juan II nombró señor de Faenza al hijo de Galeotto y Francesca, Astorre Manfredi, un niño de tres años: sin embargo, el pueblo de Faenza consideró el episodio una fuerte injerencia, se sublevó contra Bentivoglio y lo encarceló. El incidente adquirió tintes de escándalo internacional, y sólo la intervención de Lorenzo el Magnífico, aliado de Juan II, tras algunas negociaciones con el pueblo de Faenza, evitó el riesgo de una respuesta militar de los boloñeses. La segunda fue la conspiración de los Malvezzi, familia rival de los Bentivoglio, resentidos por la transformación de Bolonia en dominio personal de Juan II, así como por la inexorable pérdida de prestigio que la centralización del poder en manos del señor había acarreado en su detrimento: descubiertos los complots de los Malvezzi, los Bentivoglio y sus partidarios llevaron a cabo una feroz represión consistente en numerosas ejecuciones precedidas de juicios sumarios y despiadados asesinatos de personas sobre las que pendían incluso meras sospechas.

A partir de este momento, la política tiránica del señor quedó cada vez más al descubierto (por ejemplo, con la asignación del cargo de gonfaloniere vitalicio a su hijo Aníbal II, de 23 años: una medida con la que Juan II garantizó la transmisión oficial del señorío hereditario, ya que hasta entonces los Bentivoglio sólo habían sido señores de hecho de Bolonia), y el descontento siguió creciendo con el cambio de política exterior tras el descenso de Carlos VIII, rey de Francia, a Italia. Juan II era muy consciente de que tenía numerosos adversarios en la ciudad y, sobre todo, de que su poder se basaba en la buena voluntad del pueblo: En consecuencia, para evitar llevar la guerra a territorio boloñés (lo que le habría alejado del favor de la población, provocando el hundimiento del señorío), mantuvo un comportamiento ambiguo frente a las potencias extranjeras, que tuvo el efecto de salvar a Bolonia de la guerra y mantener el poder firmemente en sus manos, pero representó el primer capítulo de una serie de acciones ambivalentes que pronto le llevaron a la ruina. Cuando, poco tiempo después, Luis XII de Francia inició la conquista del ducado de Milán, Juan II ayudó primero a su aliado Sforza, y luego, viendo que la guerra se inclinaba a favor de los franceses, Bentivoglio abandonó a los Sforza para obtener la protección de Luis XII, concedida, sin embargo, a cambio de un pesado tributo económico, cuyo pago fue juzgado internamente como un signo de debilidad. No sólo eso: en 1501, Bolonia se vio de hecho amenazada por el belicoso César Borgia, hijo del papa Alejandro VI y brazo violento de la agresiva política de expansión territorial de los Estados Pontificios que apuntaba directamente a la ciudad de Bolonia. Juan II recibió en Bolonia a los señores de algunas de las ciudades conquistadas por Borgia, y éste, en represalia, atacó y conquistó Faenza (el jovencísimo Astorre Manfredi, entonces de 17 años, fue llevado prisionero a Roma y asesinado poco después): el señor boloñés volvió a resolver la situación por la vía diplomática, alcanzando la paz con la amenaza de una revuelta armada de la ciudad contra el ejército papal y el pago de un nuevo tributo económico. Sin embargo, las pretensiones papales sólo se apaciguaron durante unos años.

Golpeada por nuevas crisis internas (empezando por la conspiración de los Marescotti, otra familia rival, que fue reprimida con una represión aún más violenta que la que afectó a los Malvezzi: las masacres indiscriminadas que se produjeron alejaron a Juan II gran parte del favor de los ciudadanos) y por una situación económica muy pesada que debilitó financieramente a Bolonia, el aumento de la oposición de los supervivientes de las familias Malvezzi y Marescotti que, en Roma, presionaban al papa Julio II para una nueva intervención militar contra Bolonia, y la pérdida de algunas alianzas internacionales estratégicas (los franceses, de hecho, se habían acercado peligrosamente a los Estados Pontificios, en detrimento del señorío boloñés), Juan II vio inevitablemente comprometido su poder. En 1506, Julio II, dándose cuenta de que Bolonia era crucial para la expansión territorial de la Santa Sede y considerando que la posición de su señor ya no era fuerte, atacó la ciudad, y esta vez las habilidades diplomáticas de Juan II no sirvieron de nada, ya que Francia y Venecia no tenían ningún interés en tomar partido contra el pontífice. La actuación del Papa fue violenta: puso precio a la cabeza de Juan II, considerado un rebelde, y amenazó con la excomunión a todo aquel que le ayudara en la ciudad. El señor, habiendo perdido también el apoyo del pueblo (que no se movilizó contra los Bentivoglio, pero tampoco les ayudó ante la amenaza papal), y dándose cuenta del inminente fin de su dominio, llegó a un acuerdo con el papa para renunciar a Bolonia y salir de los territorios de los Estados Pontificios: a cambio, Juan II obtendría la supervivencia de su familia y la salvación de sus bienes. El ahora antiguo señor de Bolonia acordó con su viejo aliado, Luis XII, exiliarse en Milán. Al año siguiente, 1507, con los Bentivoglio ya fuera de la ciudad, sus rivales, encabezados por los Marescotti, incitaron a la plebe en un intento de damnatio memoriae: el vestigio más importante de los Bentivoglio que quedaba en la ciudad era su suntuoso palacio, que fue atacado por el pueblo y derribado. Todo lo que quedó del edificio, que se alzaba en el lugar donde ahora se alza el Teatro Municipal de la plaza Verdi, fueron escombros, y el suceso pasó a las crónicas históricas como la “Falla Bentivoglio”. En Bolonia existe una Via del Guasto, que une las actuales Via delle Belle Arti y Via Zamboni en el lugar donde se encontraba el Palacio Bentivoglio, y el Giardino del Guasto, situado donde se encontraba el jardín del palacio.

El Teatro Municipal de Bolonia, construido sobre el antiguo Palacio Bentivoglio
El Teatro Municipal de Bolonia, construido en el emplazamiento del antiguo Palacio Bentivoglio. Foto Crédito


El mapa de Bolonia realizado en 1638 por Matteo Borboni (y posteriormente actualizado en 1724) con, abajo a la izquierda, todavía los escombros en el lugar de la avería del Bentivoglio, entre las actuales Via Zamboni y Via delle Belle Arti.
El mapa de Bolonia realizado en 1638 por Matteo Borboni (y actualizado posteriormente en 1724) con, abajo a la izquierda, todavía las ruinas en el lugar del desglose de los Bentivoglio, entre las actuales Via Zamboni y Via delle Belle Arti


Reconstrucción ideal del Palacio Bentivoglio en un grabado del siglo XIX
Reconstrucción ideal del Palacio Bentivoglio en un grabado del siglo XIX

Por lo tanto, Longhi creía que el retrato pintado por Ercole de’ Roberti era una obra que de alguna manera escapó al derrumbe: el cuadro probablemente fue escondido en algún lugar de la ciudad, y luego no se supo nada más de él hasta que fue encontrado. En consecuencia, no ha sobrevivido ninguna prueba documental del retrato. O mejor dicho: la obra puede estar atestiguada en los antiguos inventarios de la Universidad de Bolonia, pero como los catalogadores del siglo XVIII o posteriores no reconocían ciertamente al personaje, es imposible establecer si el cuadro está presente o no en alguna lista. De hecho, la atribución a Ercole de’ Roberti fue formulada por Longhi basándose en pruebas estilísticas. Además, el erudito piamontés identificó a la persona representada en Giovanni II Bentivoglio basándose en comparaciones con otras imágenes conservadas del señor: tenemos, por ejemplo, otro retrato de Ercole de’ Roberti que lo representa (uno de los dos paneles del famoso Díptico Bentivoglio de hacia 1475, donde el señor, que entonces tenía unos treinta años, aparece retratado de perfil, emparejado con su esposa Ginevra Sforza: actualmente los dos preciosos retratos se encuentran en la National Gallery de Washington), o el retrato realizado hacia 1490 por Lorenzo Costa (Ferrara, 1460 - Mantua, 1535), hoy en los Uffizi, o la imagen del señor de Bolonia que aparece en el famoso Retablo Bentivoglio de 1488, en la iglesia de San Giacomo Maggiore de la capital emiliana (Juan II está arrodillado a los pies de la Virgen). Pero no sólo están las imágenes pintadas: en el Museo del Palacio Poggi, justo enfrente del retrato, el público puede contemplar la Medalla de Giovanni II Bentivoglio, cedida al museo universitario en préstamo por el Museo Arqueológico de Bolonia. Se trata de una medalla de bronce, ejecutada en 1462 por uno de los medallistas más importantes de la época, Sperandio Savelli (Mantua, c. 1425 - Venecia, 1504), que dibujó al entonces joven Giovanni de 19 años en el anverso de la medalla (mientras que en el reverso podemos ver el escudo de armas de los Bentivoglio). Se trata probablemente de un objeto realizado para celebrar la proclamación de Giovanni como Princeps del Senado de Bolonia, es decir, jefe del Senado, como atestigua la inscripción que corre a lo largo del borde (“Ioanes Bentivolus Bonon. libertatis princeps”, es decir, “Giovanni Bentivoglio príncipe boloñés de la libertad”: “Libertas” es el lema de la ciudad de Bolonia).

Longhi también planteó la hipótesis de que debía tratarse de una obra de la década de 1480 (también porque Ercole de’ Roberti abandonó definitivamente Bolonia en 1486), dado el aspecto del caballero y dado el estilo cercano al de las obras que el artista de Ferrara ejecutó en ese periodo. En particular, se ha observado una gran similitud con los frescos de la destruida capilla Garganelli, que se encontraba en la catedral de San Pedro de Bolonia y fue demolida posteriormente, en el siglo XVII, en el marco de las obras de reconstrucción del edificio sagrado: en la actualidad, el único fragmento que se conserva es la Magdalena llorosa hallada en 1943 y conservada en la Pinacoteca Nazionale de Bolonia, mientras que otras piezas de la antigua decoración se conocen a través de copias. En particular, los estudiosos Andrea Bacchi y Daniele Benati han señalado que "los frescos de Garganelli y el Retrato del Palacio Poggi parecen estar unidos por una apertura muy individual a la ’manera moderna’", y la comparación más cercana es con la Magdalena llorosa, "que se une muy bien en su incisividad palpitante a las piezas mejor conservadas del Retrato“. En efecto, todos los estudiosos no han podido dejar de subrayar la vivacidad del retrato, que revela el orgullo y la soberbia de Giovanni II Bentivoglio: Como hemos visto, no es casualidad que Longhi lo comparara, en virtud de su ”firmeza interior", con dos obras maestras contemporáneas de Antonello da Messina (Messina, 1430 - 1479), el Ritratto d’uomo también conocido como Il condottiero, hoy en el Louvre, y el Ritratto Trivulzio actualmente en Turín, en el Palazzo Madama. Todos retratos cuyos sujetos, con el ceño severamente fruncido, hacen alarde de confianza casi hasta el límite de la arrogancia.

Sperandio Savelli, Medalla de Giovanni II Bentivoglio (hacia 1462; bronce, diámetro 110 mm; Bolonia, Museo di Palazzo Poggi, cedida por el Museo Civico Archeologico)
Sperandio Savelli, Medalla de Giovanni II Bentivoglio (c. 1462; bronce, diámetro 110 mm; Bolonia, Museo di Palazzo Poggi, cedido por el Museo Civico Archeologico)


Lorenzo Costa, Retrato de Giovanni II Bentivoglio (c. 1490; temple sobre tabla, 55 x 47 cm; Florencia, Galería de los Uffizi)
Lorenzo Costa, Retrato de Giovanni II Bentivoglio (c. 1490; temple sobre tabla, 55 x 47 cm; Florencia, Galería de los Uffizi)


Lorenzo Costa, Retablo de Bentivoglio (1488; temple sobre tabla; Bolonia, San Giacomo Maggiore)
Lorenzo Costa, Retablo Bentivoglio (1488; temple sobre tabla; Bolonia, San Giacomo Maggiore)


Ercole de' Roberti, Retrato de Giovanni II Bentivoglio, detalle
Ercole de’ Roberti, Retrato de Giovanni II Bentivoglio, detalle


Ercole de' Roberti, Retrato de Giovanni II Bentivoglio, detalle
Ercole de’ Roberti, Retrato de Giovanni II Bentivoglio, detalle


Ercole de' Roberti, Rostro lloroso de Magdalena (1478-1486; fresco, 24,5 x 28,5 cm; Bolonia, Pinacoteca Nazionale)
Ercole de’ Roberti, Rostro de Magdalena llorando (1478-1486; fresco, 24,5 x 28,5 cm; Bolonia, Pinacoteca Nazionale)


Antonello da Messina, Retrato de un hombre conocido como El Líder (c. 1475; óleo sobre tabla, 36 x 30 cm; París, Louvre)
Antonello da Messina, Retrato de un hombre conocido como El Comendador (c. 1475; óleo sobre tabla, 36 x 30 cm; París, Louvre)


Antonello da Messina, Retrato de un hombre conocido como Ritratto Trivulzio (1476; óleo sobre tabla, 37,4 x 29,5 cm; Turín, Museo Civico d'Arte Antica)
Antonello da Messina, Retrato de un hombre conocido como el Retrato Trivulzio (1476; óleo sobre tabla, 37,4 x 29,5 cm; Turín, Museo Civico d’Arte Antica)

Se ha mencionado anteriormente el Díptico del Bentivoglio, otra obra maestra de Ercole de’ Roberti, para el que la comparación con el Retrato de Juan II parece casi natural, hasta el punto de que también se propone en el ensayo de Bacchi y Benati en el que se examina la obra del Palacio Poggi. El Díptico, obra en la que Juan II, como ya se ha dicho, está representado de perfil emparejado con su esposa según la fórmula que Piero della Francesca (Borgo Sansepolcro, c. 1412 - 1492) había adoptado en su famosísimo Díptico de los duques de Montefeltro (y que sin duda era muy conocido en Bolonia, ya que Ginevra Sforza era hermana de Battista Sforza, esposa de Federico di Montefeltro, y por tanto los Urbino y Giovanni II eran cuñados), es el retrato más antiguo que se conoce de Ercole de’ Roberti: Sin embargo, si este último formaba parte de una tradición bien asentada (ya que, como es bien sabido, el retrato de perfil, haciéndose eco de la numismática de la antigua Roma, era el formato preferido de los señores renacentistas) y calificaba “como una especie de momento conclusivo ideal de la gran temporada del ’retrato humanístico’, que precisamenteretrato humanístico’, que en la Ferrara de Lionello d’Este había tenido uno de sus capítulos más vitales en Emilia” (Bacchi y Benati). Por el contrario, el Retrato de Juan II responde a impulsos mucho más modernos, que ya se habían hecho patentes en la propia Bolonia. Clara prueba de ello es el Retrato de hombre con anillo pintado por otro artista nacido en Ferrara, Francesco del Cossa (Ferrara, c. 1435 - Bolonia, 1476/1477), que eligió para su tema un enfoque frontal, combinándolo con una vista en perspectiva de fuerte sabor ilusionista (obsérvese el detalle de la mano que se extiende hacia el sujeto, más allá de la balaustrada de mármol), para un resultado que sugiere el conocimiento de obras flamencas por parte del autor. Además, cuando la obra fue “redescubierta”, Berenson la atribuyó a Ercole de’ Roberti, mientras que aún debemos a Longhi la atribución a la mano de Francesco del Cossa y, en particular, a su periodo boloñés: una intuición que más tarde confirmarían otros estudiosos.

Concluyendo nuestra lectura del cuadro del palacio Poggi, cabe suponer que el poderoso retrato fue pintado en la década de 1580 no sólo por razones estilísticas que lo vinculan a otras obras de la época, sino también por motivos políticos: la década de 1580 fue, en efecto, el apogeo del poder de Bentivoglio, razón por la cual en ese periodo Juan II estaba casi empeñado, explican Bacchi y Benati, “en traducir elocuentemente en imágenes su creciente estabilidad política”. Quizá también por este motivo el retrato de los años ochenta marca un cambio de ritmo también estilístico, con una representación monumental que no sólo realza la severidad del Juan II maduro (un retrato que, comparado con la imagen del Díptico de Bentivoglio, causa una impresión muy diferente), sino que también podría verse como una declaración de su autoridad política. En resumen, una pintura extremadamente actual, concebida para ser altamente comunicativa. En otras palabras, con este extraordinario cuadro, Ercole de’ Roberti se situó en la estela de los artistas que habían abierto el camino al retrato moderno.

Ercole de' Roberti, Retrato de Giovanni II Bentivoglio y Retrato de Ginevra Sforza, conocido como Díptico de Bentivoglio (ambos c. 1475; temple sobre tabla, 54 x 38 cm; Washington, National Gallery of Art)
Ercole de’ Roberti, Retrato de Giovanni II Bentivoglio y Retrato de Ginevra Sforza, conocido como Díptico Bentivoglio (ambos c. 1475; temple sobre tabla, 54 x 38 cm; Washington, National Gallery of Art)


Francesco del Cossa, Retrato de hombre con anillo (c. 1472-1477; temple sobre tabla, 38,5 x 27,5 cm; Madrid, Museo Nacional Thyssen-Bornemisza)
Francesco del Cossa, Retrato de hombre con anillo (c. 1472-1477; temple sobre tabla, 38,5 x 27,5 cm; Madrid, Museo Nacional Thyssen-Bornemisza)

Longhi, como se mencionó al principio, la examinó en un estado muy deteriorado y la hizo restaurar a sus expensas (y se llevó a cabo una nueva restauración en 2003), aunque, para entonces, la obra estaba comprometida: la película de pintura estaba demasiado desgastada para intentar una apreciación completa de cómo debería haber aparecido originalmente, con el resultado de que la imagen del caballero estaba irreparablemente aplanada. Sin embargo, incluso en ese estado, el cuadro evoca felizmente el genio de Ercole de’ Roberti, la fuerza de su lenguaje expresivo y el carácter orgulloso del señor. El cuadro, expuesto durante algún tiempo en el Museo de Historia de Bolonia, en el Palacio Pepoli, regresó en junio de 2018 al Palacio Poggi, en un nuevo marco especialmente creado por el arquitecto Cesare Mari y la empresa Tosetto, especializada en interiorismo. Para el retrato, como se destacó enfáticamente en su reubicación, fue un doble regreso a casa: al lugar donde se encontró y al barrio donde vivió Giovanni II Bentivoglio.

Bibliografía de referencia

  • Vera Fortunati Pietrantonio, Un signore allo specchio. El retrato y el palacio de Giovanni II Bentivoglio, Editrice Compositori, 2003
  • Monica Molteni, Lionello Puppi (ed.), Ercole de’ Roberti. Catálogo histórico, Silvana Editoriale, 1995
  • Alessandra Mottola Molfino, Mauro Natale (eds.), Le muse e il principe: arte di corte nel Rinascimento padano, catálogo de exposición (Milán, Museo Poldi Pezzoli, del 20 de septiembre al 1 de diciembre de 1991), Panini Editore, 1991
  • Andrea Bacchi, Daniele Benati, La collezione di dipinti attraverso cinque schede, en Anna Ottani Cavina (ed.), Palazzo Poggi. Da dimora aristocratica a sede dell’Università di Bologna, Nuova Alfa, 1988, pp. 138-147.
  • Roberto Longhi, Ampliamenti nell’Officina Ferrarese, Sansoni, 1940.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.