Bronzino, vida y obra del gran retratista del manierismo


Bronzino (Agnolo di Cosimo Tori) fue uno de los más grandes artistas del Manierismo, conocido por sus retratos. Su vida y sus principales obras.

Bronzino (Agnolo di Cosimo Tori; Florencia, 1503 - 1572), apodado así quizá por el color de su pelo, fue uno de los máximos exponentes del manierismo, que junto a su maestro, Jacopo Carucci conocido como Pontormo (Pontorme di Empoli, 1494 - Florencia, 1557) contribuyó a la gran temporada artística de la ciudad de la familia Médicis. Bronzino realizó cuadros de tema religioso, pinturas alegóricas y mitológicas, así como espléndidos y célebres retratos que dieron fama y éxito a un pintor extraordinario, que fue también poeta y fino intelectual.

Su carrera se desarrolló íntegramente en Florencia: Bronzino, en efecto, se formó en Florencia, comenzó a pintar en Florencia, obtuvo sus obras más prestigiosas, alcanzó sus éxitos y puso fin a su carrera. Es también en Florencia, en los museos de la ciudad, donde se conserva el núcleo más consistente de sus obras. Bronzino nunca abandonó Florencia, salvo por una breve estancia en Pesaro, entre 1530 y 1532, cuando dejó la ciudad para instalarse con la familia Della Rovere: Pesaro formaba parte, de hecho, del Ducado de Urbino. En Pesaro se encontraba la llamada Villa Imperiale, importante residencia de vacaciones de la familia Della Rovere, y Bronzino fue llamado aquí para participar en la decoración junto con otro gran pintor de la época, Dosso Dossi. Sin embargo, a excepción de este breve episodio, la carrera de Bronzino se desarrolló íntegramente en Florencia, en la corte de los Médicis, de quienes llegó a ser pintor oficial.

Hijo de un carnicero, el artista entró en el taller de Raffaellino del Garbo (San Lorenzo a Vigliano, 1466 - Florencia, 1524), refinado pintor toscano activo entre los siglos XV y XVI, que seguía las enseñanzas de Filippo Lippi y Ghirlandaio: también encontramos pruebas de este aprendizaje en la segunda edición de las Vidas de Giorgio Vasari. Sin embargo, el artista abandonó pronto el taller de Raffaellino del Garbo y se fue a trabajar con Pontormo, que primero fue su maestro y más tarde ambos se hicieron amigos y colaboradores. Durante su estancia en Pesaro, entró en contacto con los grandes artistas que trabajaban en Urbino, como Piero della Francesca y el propio Dosso Dossi, así como con artistas como Giovanni Bellini y Tiziano. Los primeros años de su carrera estuvieron marcados, sin embargo, por su cercanía a Pontormo: el mejor viático para una carrera que le convirtió en uno de los pintores más apreciados de su tiempo.

Bronzino, Alegoría del triunfo de Venus (c. 1545; óleo sobre tabla, 146 x 116 cm; Londres, National Gallery)
Bronzino, Alegoría del triunfo de Venus (c. 1545; óleo sobre tabla, 146 x 116 cm; Londres, National Gallery)

La vida de Bronzino

Agnolo (Angelo) Tori nació en Florencia el 17 de noviembre de 1503: su padre, Cosimo, era carnicero de profesión. El apodo de “Bronzino” se debe probablemente a que tenía el pelo rubio. En la década de 1510 completó su formación primero con Raffaellino del Garbo y después junto a Pontormo (entró en su taller hacia 1517), con quien más tarde entabló una buena amistad. En 1523 trabajó con Pontormo en los frescos de la Certosa del Galluzzo de Florencia: fue el primer encargo conocido de Bronzino. De nuevo con Pontormo, en 1525 trabajó en la iglesia de Santa Felicita de Florencia, donde pintó el tondi con los evangelistas Mateo, Lucas y Marcos. Hacia 1529 pintó la Lamentación sobre Cristo muerto en los Uffizi. En 1530 permaneció en Pesaro, donde trabajó para la familia Della Rovere en la decoración de la Villa Imperiale, junto con Dosso Dossi. En 1532 regresó a Florencia, de donde no saldría salvo para breves estancias. Volvió a ayudar a Pontormo con los frescos de la villa de los Médicis en Poggio a Caiano. En 1538 publicó el poema burlesco Del Pennello (El pincel), mientras que en 1540, a la edad de treinta y siete años, fue nombrado pintor de la corte de Florencia por Cosme I de Médicis, y hacia el mismo año trabajó para la poderosa familia Panciatichi, para la que ejecutó varias obras importantes, entre ellas el Cristo Crucificado que actualmente se encuentra en Niza. En 1541, se convirtió en miembro de la Accademia Fiorentina fundada por Cosme I.

Hacia 1542, el artista realizó el famosísimo retrato de Bia de’ Medici, mientras que otra de sus obras maestras más famosas data de 1545, el retrato de Eleonora di Toledo , esposa del duque Cosme I, con suhijo Giovanni. Ese mismo año se le encargó la decoración de la capilla privada de Eleonora. Hacia 1545 ejecutó laAlegoría de la National Gallery de Londres, probablemente su obra maestra más famosa. Ese mismo año pintó el retrato de Andrea Doria disfrazado de Neptuno. Realizó una breve estancia en Roma en 1548 y ese mismo año fue expulsado de la Accademia Fiorentina por sus actitudes irreverentes e inconformistas. En 1550 realizó una breve estancia en Pisa.

En 1557 muere Pontormo y Bronzino recibe el encargo de completar los frescos iniciados por su amigo en el coro de la basílica de San Lorenzo. En 1558 comenzó a escribir los Saltarelli, una serie de composiciones burlescas. En 1561 se convirtió en “reformador” de la Accademia del Disegno y en 1564 colaboró en las decoraciones del funeral de Miguel Ángel Buonarroti. Fue admitido de nuevo en la Accademia Fiorentina en 1566, dieciocho años después de su expulsión. En 1568 se publicaron algunos poemas de Bronzino que elogiaban el Perseo de Benvenuto Cellini. El 15 de junio de 1572 fue nombrado cónsul de la Accademia del Disegno. El 23 de noviembre del mismo año murió en casa de Alessandro Allori, su alumno más fiel.

Bronzino, San Marcos (1525; óleo sobre tabla, diámetro 70 cm; Florencia, Santa Felicita, Cappella Capponi)
Bronzino, San Marcos (1525; óleo sobre tabla, diámetro 70 cm; Florencia, Santa Felicita, Cappella Capponi)


Bronzino, Lamentación sobre Cristo muerto o Piedad (c. 1530; óleo sobre tabla, 105 x 100 cm; Florencia, Uffizi)
Bronzino, Lamentación sobre Cristo muerto o Piedad (c. 1530; óleo sobre tabla, 105 x 100 cm; Florencia, Uffizi)


Bronzino, Retrato de Bia de' Medici (c. 1542; óleo sobre tabla, 64 x 48 cm; Florencia, Uffizi)
Bronzino, Retrato de Bia de’ Medici (c. 1542; óleo sobre tabla, 64 x 48 cm; Florencia, Uffizi)

El estilo y las principales obras de Bronzino

Entre las primeras obras de Bronzino, realizadas cuando aún era colaborador de Pontormo, se encuentran los tondi de la iglesia de Santa Felicita de Florencia. Los tondi representan a los cuatro evangelistas, y son obras bastante problemáticas, ya que el estilo de Bronzino en este periodo se asemeja mucho al de Pontormo, por lo que era muy difícil dilucidar quién, entre el maestro y el alumno, pintó cada tondi. El único cuya atribución es segura es el que representa a San Juan, que se atribuye a Pontormo: de hecho, el estilo atormentado e inquieto, subrayado por la figura muy alargada del santo, es propio de Pontormo. Los otros tres, en cambio, se atribuyen generalmente a Bronzino, aunque subsisten dudas sobre las figuras de San Lucas y San Marcos. Vasari también había mencionado estas obras y atribuido sólo dos a Bronzino, sin precisar cuáles. Los redondeles de la Capilla Capponi muestran una fuerte adhesión a la manera de Pontormo: se observan las miradas intensas, los colores brillantes, los cortinajes envolventes que ondean de manera irreal, los rostros con los mismos rasgos somáticos que los realizados por Pontormo, el gusto por la pose estrafalaria, con los santos que sobresalen de los límites físicos del soporte para mirar al espectador, de una manera tanto más atractiva si se observan sus poses artificiosas, que constituían una importante novedad para el arte florentino. Bronzino comenzó a desmarcarse del estilo del maestro con sus obras de finales de la década de 1920: entre ellas figura una importante Lamentación sobre Cristo muerto, también conocida, aunque erróneamente, como la Piedad: La diferencia, aunque sutil, entre los dos motivos iconográficos, el primero de origen bizantino y el segundo de origen nórdico, consiste en que en el Compianto, o Lamentatio, el cuerpo de Cristo está tendido y es llorado por las figuras dispuestas a su alrededor, que pueden alcanzarlo y tocarlo con más o menos fuerza, mientras que en la Piedad el cuerpo de Jesús es sostenido por una figura, típicamente su madre, o un ángel.

Bronzino es conocido por haber sido un gran retratista. Su habilidad era tal que se convirtió en el retratista de la corte de los Médicis: para la familia reinante de Florencia, el artista ejecutó varias obras maestras importantes. Son sobre todo los retratos de niños los más sorprendentes: los niños son muy a menudo el tema de los retratos de Bronzino y están representados con un grado muy alto de naturalismo, un naturalismo que fue muy admirado incluso por Giorgio Vasari, quien en la edición Giuntina de las Vidas describió los retratos de Bronzino como “muy naturales” y “hechos con una diligencia increíble que no se puede desear más”. Entre los retratos infantiles destaca el de Bia, sobrenombre de Bianca de’ Medici, hija ilegítima de Cosme I e hija mayor del duque: la niña nació en 1537, antes del matrimonio de Cosme con Eleonora di Toledo, y aún desconocemos quién era su madre. Sin embargo, Bia murió cuando sólo tenía cinco años, y se supone que el cuadro, conservado en los Uffizi, data de alrededor de 1542, y según algunos historiadores del arte, el retrato fue pintado tras la muerte de la pequeña, tomando como modelo su máscara mortuoria. Bia lleva un vestido blanco, sencillo pero muy elegante, que recuerda su nombre. La niña lleva un collar de perlas, un collar de oro con un medallón con el perfil de Cosme I y otra cadena de oro alrededor de la cintura: un observador que desconozca la identidad de la niña puede entender, con sólo mirar su vestimenta y sus joyas, que es miembro de una familia muy importante. El retrato de Bia es uno de los más apreciados de Bronzino, por la belleza tierna y etérea de la niña, así como por su expresión delicada y dulce, con ese maravilloso atisbo de sonrisa. Bronzino fue uno de los más grandes retratistas del siglo XVI, y la principal característica de sus retratos es su capacidad para crear representaciones sorprendentemente cercanas al natural, pero que al mismo tiempo ofrecen la sensación de ser abstractas y distantes, puras y lejanas. Una sensación que también se acentúa por el uso de materiales preciosos: el fondo del retrato de Bia, por ejemplo, es de lapislázuli. En este cuadro se tiene pues la impresión de ver a un niño, dulce y delicado, pero al mismo tiempo una figura fija y casi abstracta, distante en su frialdad casi glacial.

El retrato más famoso de Bronzino, sin embargo, es el de Eleonora di Toledo: data de 1545, cuando la duquesa tenía veintitrés años y había sido esposa del duque Cosme I durante seis. La joven aparece con un suntuoso vestido junto a su hijo Giovanni. Se la representó con su segundo hijo en lugar de con el primero porque la familia tenía grandes expectativas puestas en Giovanni, ya que esperaban un futuro como cardenal primero y pontífice después, por lo que no es de extrañar que muchos retratos estén dedicados al niño. El vestido de Leonor de Toledo, realizado con un increíble realismo material, es una gran obra maestra, y algunos historiadores del arte se han inclinado a decir que la protagonista del cuadro no es tanto Leonor como su vestido: un vestido brocado a la moda española, con escote cuadrado, fina red en los hombros y motivos vegetales dorados y negros repetidos por todo el vestido. Las joyas están descritas con gran esmero y, al fin y al cabo, es bien sabido que Bronzino cultivó un interés particular por la joyería, hasta el punto de que es posible detectar conexiones con el arte de Benvenuto Cellini en algunos de sus cuadros: en todo el siglo XVI no hay artistas que lograran mejor que Bronzino describir las joyas en la pintura de un modo tan refinado y preciso.

A lo largo de su carrera, Bronzino realizó varias obras de carácter alegórico, es decir, destinadas a representar un concepto a través de la personificación de sus elementos: la más famosa, sin embargo, es seguramente laalegoría del Triunfo de Venus, espectacular obra maestra del erotismo ejecutada aproximadamente entre 1540 y 1545 como regalo para el rey Francisco I de Francia, por encargo de Cosme I. La diosa del amor figura en el centro de la escena, completamente desnuda, mientras su hijo Cupido le acaricia el pecho con una mano y le besa la boca: una obra de gran refinamiento, cuyo alcance, a la vez erótico y simbólico, sólo podían comprender los círculos cultos a los que iba destinada. No sabemos quién sugirió el complejo tema del cuadro, que podría leerse como una alegoría del amor, examinado en todos sus aspectos, desde el más feliz al más triste. La desnudez se convierte así en símbolo de la carnalidad del amor sensual, y los gestos de Cupido y Venus, con el primero quitando la diadema de la cabeza de su madre y la segunda robando una flecha del carcaj del dios del amor, simbolizan el carácter engañoso de este poderoso sentimiento. El engaño toma también la forma de la niña que vemos al fondo: es en realidad una criatura monstruosa con rostro angelical pero cuerpo de serpiente y piernas de león, que aparece también con las manos invertidas, portando un panal de miel y un aguijón de escorpión, símbolos de la alegría y el dolor que puede causar el amor. La alegría del amor también está simbolizada por el putto que se encuentra detrás de los dos protagonistas y que, sin embargo, está a punto de herirse con las espinas que el artista ha colocado en el suelo: otra clara advertencia sobre la naturaleza del amor. Sin embargo, no todos los estudiosos han coincidido en interpretar la obra como una alegoría del amor. De hecho, Erwin Panofsky, uno de los mayores historiadores del arte del siglo XX, propuso leer el cuadro como una alegoría de la lujuria: detalles reveladores serían el cojín de Cupido, símbolo de la lascivia y la dejadez, así como la figura del Tiempo, vista como la que desenmascara los engaños de la lujuria. Se trata de una de las pinturas más complejas y refinadas del Manierismo, y el hecho de que no haya sobrevivido ningún documento que pueda ayudarnos a identificar el significado de la obra hace que el asunto sea muy complicado, pero al mismo tiempo también decididamente fascinante.

Bronzino, Retrato de Leonor de Toledo (c. 1544-1545; óleo sobre tabla, 115 x 96 cm; Florencia, Uffizi)
Bronzino, Retrato de Leonor de Toledo (c. 1544-1545; óleo sobre tabla, 115 x 96 cm; Florencia, Uffizi)


Bronzino, Venus, Cupido y la envidia (c. 1548-1550; óleo sobre tabla, 192 x 142 cm; Budapest, Museo de Bellas Artes)
Bronzino, Venus, Cupido y la Envidia (c. 1548-1550; óleo sobre tabla, 192 x 142 cm; Budapest, Museo de Bellas Artes)

Dónde ver las obras de Bronzino

Un viaje por el arte de Bronzino puede comenzar en Florencia, donde se concentra la mayor parte de su producción. Desde los tondi de la Capilla Capponi hasta los frescos de la Capilla de Eleonora en el Palazzo Vecchio, desde las obras maestras de los Uffizi (como los retratos de la familia Médicis, sobre todo el de Eleonora di Toledo, pero también algunas obras mitológicas como Pigmalión y Galatea, obras religiosas como la famosa Piedad y temas alegóricos como laAlegoría de la Felicidad Pública) hasta la basílica de la Santissima Annunziata donde se encuentra su Resurrección. También, el Museo dell’Opera di Santa Croce (el Descenso al Limbo), la Galleria Palatina del Palazzo Pitti, la Galleria dell’Accademia (la Deposición), la iglesia de Santa Maria Regina della Pace (laInmaculada Concepción).

Sus obras se encuentran también en algunos (muy pocos, a decir verdad) museos italianos, como la Pinacoteca di Palazzo Mansi de Lucca (donde se conserva el retrato de Francesco I de’ Medici de niño), la Galleria Nazionale d’Arte Antica del Palazzo Barberini de Roma (donde se conserva el Retrato de Stefano Colonna), la Galleria di Palazzo Colonna de Roma(Venus, Cupido y Sátiro), la Pinacoteca di Brera de Milán, donde se admira el Retrato de Andrea Doria como Neptuno. Muchos museos extranjeros conservan obras suyas: la mayor obra maestra es sin duda laAlegoría del triunfo de Venus de la National Gallery de Londres, pero otras obras importantes suyas se conservan en la National Gallery de Washington (donde se encuentra el famoso retrato de Dante Alighieri), en el Museo de Bellas Artes de Budapest (laAdoración de los pastores, Venus, Cupido y la Envidia), en el Museo Pushkin de Moscú, el Kunsthistorisches Museum (donde se encuentra la Sagrada Familia con Santa Ana y San Juan), el Metropolitan Museum de Nueva York, el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, el Getty Museum de Los Ángeles, el Louvre, el Prado, la Gemäldegalerie de Dresde y la National Gallery of Canada de Ottawa.

Bronzino, vida y obra del gran retratista del manierismo
Bronzino, vida y obra del gran retratista del manierismo


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.