100 obras de los depósitos de los grandes museos vuelven a sus territorios: el nuevo proyecto MiC


El Ministerio de Cultura ha puesto en marcha el proyecto "Cien obras vuelven a casa", apoyado firmemente por el ministro Dario Franceschini: cien obras de los depósitos de los grandes museos estatales abandonan sus emplazamientos y regresan a los territorios para los que fueron creadas.

El sábado 11 de diciembre, el Ministerio de Cultura puso en marcha un nuevo proyecto para sacar el arte de los grandes centros: Se trata de Cento opere tornano a casa, una iniciativa gracias a la cual cien obras conservadas en los depósitos de catorce de los museos más importantes deItalia (los diez primeros implicados en el proyecto son los Uffizi, los Museos Reales de Turín, la Galería Borghese de Roma, las Galerías Nacionales Barberini Corsini de Roma, la Pinacoteca di Brera, el Museo Nacional Romano, el Castillo de Racconigi, el Parque Arqueológico de Ostia, el Museo Nacional de Capodimonte y el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles), vuelven a sus territorios de origen, para los que fueron concebidas, y donde recuperarán así visibilidad. La iniciativa cuenta con el firme apoyo del Ministro Dario Franceschini y nace con el objetivo de promover y valorizar el patrimonio histórico, artístico y arqueológico italiano conservado en los yacimientos de obras de arte de titularidad estatal.

El punto de partida del proyecto fue la base de datos, elaborada desde 2015 por la Dirección General de Museos, compuesta por 3.652 obras procedentes de los depósitos de más de 90 museos estatales. La selección de obras y sedes culturales, realizada por la Dirección General de Museos junto con los directores de los museos, tuvo en cuenta las valoraciones y peticiones de las realidades periféricas. La elección se basó en tres criterios: obras procedentes de iglesias o palacios situados en otros territorios e incorporadas con el tiempo a los principales museos italianos; pinturas o esculturas que, de este modo, realizan un “regreso a casa” en los lugares para los que fueron creadas; obras que complementan las colecciones del museo receptor; obras que, al incluirse en las colecciones de destino, crean combinaciones interesantes y abren los museos a nuevos públicos. Gracias al proyecto, se han restaurado numerosas obras y se han rediseñado algunos espacios museísticos para acogerlas.

Ya se ha elaborado la lista de las primeras salidas. De aquí a 2021, cinco cuadros saldrán de la Pinacoteca di Brera y llegarán a la Galleria Nazionale di Urbino (se trata de obras traídas a Milán durante las requisas napoleónicas de 1811): la Virgen con el Niño en la Gloria y los Santos Juan Bautista y Francisco de Federico Barocci (de la iglesia de San Giovanni Battista dei Cappuccini de Fossombrone), elEcce Homo de Federico Barocci (del Oratorio dei disciplinati de Urbino) la Virgen con el Niño y los santos Agustín y Magdalena y los ángeles de Pomarancio (de la iglesia de San Agustín de Fermo), la Virgen con el Niño en la Gloria y los santos Bárbara y Terencio de Simone Cantarini (de la iglesia de los santos Cassiano y Eracliano de Pesaro), la Aparición del Niño Jesús a san Antonio de Padua de Simone Cantarini (de la iglesia de San Francisco de Cagli). De nuevo, laAlegoría de Trieste de Annibale Strata, donada por el pueblo de Trieste a Víctor Manuel II en 1861, dejará los Museos Reales de Turín para ir al Castillo de Miramare en Trieste; el Retrato de Carlos V de Tiziano Vecellio irá de los Uffizi al Palacio Besta de Teglio; dos cuadros de Salvator Rosa, el Paisaje con figuras y los Jugadores de cartas, dejarán las Galerías Nacionales de Arte Antiguo de Roma para ir al Museo Nacional de Matera; el Gladiador que decoraba el estanque de peces de la Villa Giustiniani, hoy en el Parque Arqueológico de Ostia Antica, volverá a la Villa Giustiniani; una viga de bronce del mobiliario de la nave de Calígula dejará el Museo Nazionale Romano para ir al Museo delle Navi Romane de Nemi, mientras que la Cista Prenestina irá del Museo Archeologico Nazionale de Nápoles al Museo Archeologico de Palestrina.

Y también de Brera, en 2022 un San Bruno en oración de Carlo Bononi llegará a la Pinacoteca Nacional de Ferrara. También en 2022 llegarán a la ciudad emiliana tres obras de Benvenuto Tisi conocido como Garofalo: una Crucifixión con la Virgen, María Magdalena y los santos Juan y Vito (de Brera), y una Pesca milagrosa y un Noli me tangere (de la Galería Borghese de Roma). Un San Juan Evangelista apareciéndose a Galla Placidia de Niccolò Rondinelli llegará de Brera al Museo Nacional de Rávena, también en 2022, y seis paneles del siglo XVII de Johann Basilius Grundmann saldrán del Museo Nacional de Capodimonte y llegarán al Museo Nacional de Matera.

La potenciación del proyecto incluye también la colaboración con la RAI que, a través de Rai Doc, creará un nuevo formato, consistente en un breve documental y una serie de trece episodios en directo que se emitirán en las cadenas generalistas. Se relatará la restitución y restauración de obras de arte, partiendo de los museos de las principales ciudades italianas, de los almacenes donde se guardaba la obra y de los talleres donde las hábiles manos de los restauradores la devolvían a la vida. Los directores de los museos de origen y destino, restauradores, historiadores del arte y expertos explicarán a los espectadores la historia de la obra y las razones por las que acabó lejos de los lugares donde nació, ofreciendo también una visión de las actividades de los profesionales del patrimonio cultural. El formato seguirá el viaje de las obras de arte que, una vez aseguradas, serán transportadas a bordo de minibuses especiales rotulados con el logotipo 100 opere tornano a casa (100 obras vuelven a casa), hasta llegar al museo que las acogerá. Este recorrido, filmado también con drones, se convierte en una oportunidad para contar la diversidad de territorios y lugares de Italia, para descubrir mejor las raíces, el entorno histórico y geográfico, y el paisaje que inspiró a los artistas.

“Este proyecto”, afirma Dario Franceschini, “da nueva vida a obras de arte poco visibles, de artistas más o menos conocidos, y promueve los museos más pequeños, periféricos y menos visitados. Actualmente sólo se expone una parte de las obras de los museos estatales: el resto se guarda en almacenes, de donde proceden todos los cuadros y obras expuestos en esta iniciativa. Estas cien obras son sólo las primeras de un proyecto a largo plazo que pretende valorizar el inmenso patrimonio cultural propiedad del Estado, un objetivo que también se alcanzará mediante una fuerte inversión en digitalización y en la definición de nuevas vías de fruición, previendo nuevas colaboraciones como la producción de una serie de documentales junto con la RAI, que también tiene el mérito de reforzar el vínculo entre el territorio y la obra de arte”.

100 obras de los depósitos de los grandes museos vuelven a sus territorios: el nuevo proyecto MiC
100 obras de los depósitos de los grandes museos vuelven a sus territorios: el nuevo proyecto MiC


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.