Florencia, comienza la restauración de la Terrazza Vasariana


En Florencia, el 9 de mayo comienza la restauración de la Terrazza Vasariana, la famosa terraza que domina el Arno con los Uffizi detrás y el Ponte Vecchio y las colinas delante.

En Florencia, a partir del 9 de mayo, tendrá lugar la restauración de la Terrazza Vasariana, la famosa terraza que domina el Lungarno Anna Maria Luisa de’ Medici con la plaza de los Uffizi a sus espaldas y el Ponte Vecchio enfrente, por un lado, y las colinas, San Miniato y Piazzale Michelangelo, por el otro. La Terraza es uno de los destinos favoritos de los turistas que visitan Florencia, pero la exposición a los agentes atmosféricos ha provocado su progresivo deterioro y para la Terrazza Vasariana ha llegado el momento de una restauración completa. Las obras costarán 300.000 euros. La Terraza sufre la exposición a la lluvia, el frío y el sol. Las operaciones de restauración incluyen la recuperación de los elementos de piedra que componen la balaustrada, las cornisas, las ménsulas que sostienen las bóvedas, las yeserías y, por último, la consolidación estructural también de la parte superior.

Los trabajos incluirán también la eliminación de malas hierbas y operaciones de limpieza a mano y con compresas químicas. Cuando sea necesario, también se procederá al rejuntado y sellado, así como a la consolidación de la mampostería. Para llevar a cabo la consolidación estructural, será necesario retirar el pavimento de piedra de la terraza y el pequeño pavimento hasta la calzada, y consolidar la subbase y la solera. Una vez realizados los trabajos, se reinstalará la losa original. En las ventanas situadas bajo las bóvedas se colocarán nuevas redes antivuelco.

“Desde esta terraza”, recuerda el alcalde Dario Nardella, “podemos disfrutar de una de las vistas más sugestivas del Ponte Vecchio y del Oltrarno florentino. Gracias a esta obra, también devolveremos su esplendor original a las balaustradas, barandillas y elementos de piedra, así como a toda la zona inferior, invisible para la mayoría. De este modo, no dejaremos de poner en valor, cuidar y recuperar nuestro patrimonio artístico y cultural”.

Las medidas de movilidad

Para proceder a las obras, será necesario cerrar al tráfico el paseo fluvial Anna Maria Luisa de’ Medici y el paseo fluvial Archibusieri (desde Via dei Georgofili). También se producirá un cambio de sentido en Via Lambertesca (de Via dei Georgofili a Piazzale degli Uffizi) necesario para establecer la ruta alternativa (sólo para vehículos autorizados de menos de 35 quintales y menos de 2,40 metros de ancho y 3 metros de alto) consistente en Via dei Georgofili-via Lambertesca-Piazzale degli Uffizi-via della Ninna-Piazza del Grano-via dei Castellani-Piazza dei Giudici.

Con motivo de este cierre del paseo fluvial del Arno, se han programado una serie de reparaciones puntuales del pavimento. Las medidas estarán en vigor para la primera fase de las obras, es decir, hasta el 8 de julio. Para la segunda fase, sin embargo, no serán necesarias medidas de tráfico.

La historia de la Terraza Vasariana

Ya en la década de 1540-1550, el duque Cosme I de Médicis había concebido la idea de reunir en la zona de la plaza Ducal las principales corporaciones y funciones administrativas y de gestión de la ciudad. En 1546 había hecho abrir el camino del Palacio Ducal al Arno, con la intención de construir un edificio que albergara trece de las principales magistraturas del Estado de los Médicis. Pero sólo con la llegada a Florencia de Giorgio Vasari la idea se hizo realidad: en sólo cuatro meses, en 1560, la maqueta estaba lista y bajo su dirección comenzaron las obras de los Uffizi.

En 1574, cuando Cosme y Vasari murieron con pocos meses de diferencia, el primer edificio estaba en gran parte terminado, aunque no definitivamente. La plaza de los Uffizi, encajonada entre los edificios, es al mismo tiempo un patio-plaza, pero también un camino. Interesante en la calificación del espacio de los Uffizi como “interior” es el uso de pietra serena, habitualmente empleada en los patios interiores, en lugar de pietra forte. Ya a finales del siglo XV, debido a la influencia de la arquitectura de Brunelleschi, se generalizó el uso de la pietra serena, que en comparación con la pietra forte requiere una mayor protección frente a la intemperie. En la fábrica de los Uffizi, Vasari resuelve este problema con la construcción de un alero con salientes de más de dos metros que constituye un elemento esencial de la arquitectura del complejo. La fabbrica es también un interesante experimento de técnica constructiva; de hecho, el uso de refuerzos metálicos en la piedra y otros dispositivos en el aparato mural permiten la continuidad estructural. Vasari era consciente de la importancia de estas soluciones técnicas y reservó el capítulo introductorio de las Vidas a su descripción.

Florencia, comienza la restauración de la Terrazza Vasariana
Florencia, comienza la restauración de la Terrazza Vasariana


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.