Igualdad de género, informe MiC: las mujeres están muy infrarrepresentadas en el cine


El Ministerio de Cultura publica el primer informe del Observatorio interno de Igualdad de Género, centrado principalmente en el cine y el audiovisual, en el que se constata una fuerte infrarrepresentación femenina: hay menos mujeres en el sector y cobran menos que los hombres.

Ayer se presentó en el Colegio Romano, sede del Ministerio de Cultura, el primer informe anual sobre igualdad de género en el mundo audiovisual, titulado La questione di genere tra immaginario e realtà (La cuestión de género entre imaginario y realidad ) y editado por el Observatoriopara la Igualdad de Género, creado internamente por el Ministerio y que tomó posesión el 24 de noviembre de 2021. El observatorio está compuesto por Celeste Costantino (coordinadora), Cristina Comencini (directora), Cristiana Capotondi (actriz), Maria Pia Calzone (actriz), Eleonora Abbagnato (bailarina y directora artística), Flavia Barca (experta en sectores culturales y creativos), Linda Laura Sabbadini (estadística), Souad Sbai (ensayista), Berta Zezza (experta en comunicación cultural), Stefano Accorsi (actor), Ricardo Levi (ejecutivo del mundo editorial), Antonio Parente (director general de MiC), Nicola Borrelli (director general de MiC), Onofrio Cutaia (director general de MiC), Massimo Osanna (director general de MiC).

Este primer informe se centró principalmente en el sector cinematográfico yaudiovisual. Esto se debe, según el informe, a que la elección “estuvo marcada por la acuciante demanda y la clara conciencia de quienes trabajan en este sector. De hecho, a diferencia de otros ámbitos culturales, el Observatorio no tuvo que buscar interlocutores con los que afrontar el fenómeno del desequilibrio de género en el cine y el audiovisual. Fueron los profesionales y operadores de este sector quienes, consciente e inconscientemente, pidieron ser escuchados por este organismo”.

Según el estudio, en el mundo del cine y del audiovisual existe una fuerte brecha de género (brecha de género), que se puede cuantificar: hay muy pocas mujeres trabajando en el sector (la proporción es de una a diez, señala el informe). Apenas el 25% trabaja en guion, montaje y producción y aún menos en fotografía, música y efectos especiales en plató (sólo entre el 10 y el 16%). Las mujeres sólo son mayoría en maquillaje (73%), escenografía (58%) y vestuario (82%). También hay una fuerte infrarrepresentación femenina en todos los tipos de programas de televisión: la presencia femenina sólo alcanza el 40% en los programas de entretenimiento y ficción producidos por la RAI, mientras que, por ejemplo, se detiene en sólo el 15,8% en los programas deportivos. También es significativa la asignación de papeles en películas y telenovelas: 4 de cada 10 papeles llamados centrales o relevantes se atribuyen a mujeres, pero la diferencia se hace mayor en los papeles de personajes mayores de 65 años, cuando a las mujeres se les asigna sólo el 25% de los papeles en escena: una cifra que, según el Observatorio, merece atención y un estudio en profundidad. En cuanto a la remuneración, las mujeres cobran de media menos que sus colegas: una directora gana alrededor de un tercio menos que un colega masculino, una guionista alrededor de un cuarto menos. Cabe señalar que el desequilibrio en los últimos tres años ha aumentado en lugar de disminuir.

El Observatorio también constata una serie de estereotipos en los papeles interpretados por mujeres y hombres en películas, dramas y productos similares. Como era de esperar, la presencia femenina domina, frente a la masculina, dentro de los roles femeninos tradicionales, vinculados al hogar y al cuidado personal (las mujeres representan el 85,2% de los personajes en escena) o al ámbito del cuidado familiar (65%) o al social y psicológico (61,7%). Para algunos roles se observa una situación más equilibrada: es el caso de los profesionales de los medios digitales como influencers, bloggers y similares (45,5%) o de los profesionales de los medios tradicionales como periodistas, directores, escritores y similares (44,3%). Por el contrario, las mujeres siguen estando fuertemente infrarrepresentadas en toda una serie de funciones profesionales, no sólo entre las que se consideran estereotipadamente masculinas (cifras de ingeniería, 20,4%, iniciativa empresarial, 19,5%), sino también en funciones profesionales con una fuerte connotación femenina (cifras de atención sanitaria, 25,1%, educación, 35,9%). Las mujeres también están infrarrepresentadas en funciones relacionadas con el ámbito del derecho (27,4%) y la política o la administración pública, donde sólo representan el 19,4%.

La situación es mejor en el Ministerio de Cultura, pero “nada es lo que parece”, dice el Observatorio: aunque hay una paridad sustancial en números, de hecho, hay una estructura que, desde el punto de vista organizativo, es más gratificante para los hombres que para las mujeres. El panorama que se desprende del Plan de Igualdad de Género del MiC revela que, “a diferencia de lo que ocurre en otros contextos institucionales, en el Ministerio no existe ningún problema en cuanto al acceso de las mujeres al mundo laboral y a los altos cargos”, reza el informe, “de hecho, hay algunas áreas en las que la presencia femenina es incluso mayoritaria”. En cambio, las principales dificultades se refieren a la organización del trabajo, los procesos institucionales, la cultura de la administración y las prácticas de gestión. Dicho de otro modo, la MiC en términos de igualdad de acceso y de oportunidades profesionales es una isla feliz desde el punto de vista institucional. Sin embargo, nos encontramos en la paradójica situación de tener un contexto más que equilibrado en número entre hombres y mujeres dentro de una estructura que es y sigue siendo masculina. A la luz de los datos positivos, de hecho, podríamos haber experimentado con una organización diferente del trabajo: trabajo a tiempo parcial y trabajo inteligente; refuerzo de las medidas de bienestar; apoyo a la conciliación del trabajo y la paternidad; formación para todo el personal sobre la lucha contra la violencia de género. Aún no ha sido posible planificar todo esto. Que quede claro, nadie ha regalado nada a las mujeres que trabajan en el MiC que son todas ganadoras de concursos públicos. Sin embargo, esta circunstancia es interesante porque nos habla de un mundo laboral, generalmente dominado por los hombres, en el que la cultura es una de las anomalías para el fuerte componente femenino, ya desde la elección de la formación. De hecho, este hecho nos remite a una cuestión de género más general y de gran actualidad. En nuestro país, hay muchas mujeres en las humanidades y muy pocas en los ámbitos científicos".

El MiC tiene un porcentaje de mujeres directivas correspondiente al 53% del total, mientras que el número de mujeres contratadas sobre el total es del 59% (frente al 56% en 2021). Y mientras que solo el 22% de los empleados de MiC tiene un título universitario, el porcentaje aumenta si se mira solo a las mujeres (26%).

“Del informe”, subraya la coordinadora del Observatorio, Celeste Costantino, “se desprende una condición generalizada de desequilibrio en los distintos ámbitos con algunos datos incontrovertibles: disparidad de poder entre hombres y mujeres, infrarrepresentación de las mujeres en los productos culturales y desequilibrio salarial entre hombres y mujeres”. El informe del Observatorio representa una nueva herramienta de apoyo a lo que el Ministerio de Cultura ya viene haciendo desde hace años a través de sus actividades de apoyo y promoción del reconocimiento adecuado del papel de la mujer en el mundo de la cultura".

Para el Ministro Gennaro Sangiuliano, “el informe es una herramienta interesante y ofrece un análisis innovador del fenómeno de la brecha de género en la cultura. Debemos trabajar para mantener en todo momento la atención sobre estas cuestiones”.

"La historia está llena de ejemplos de mujeres que han hecho grande a nuestro país con su indispensable contribución en las artes, la artesanía, las ciencias, la conservación del patrimonio y la literatura. Y eso por poner sólo algunos ejemplos. El problema -señaló la subsecretaria Lucia Borgonzoni- radica en la narración que se hace de ellas, que presta poca atención a dar a las mujeres el espacio y la atención que merecen. Debemos revolucionar el tipo de narración para devolverla a la realidad. Y es desde esta perspectiva desde la que debemos educar a las nuevas generaciones. Para que las mujeres del mañana puedan expresar su talento en cualquier profesión. Grandes ejemplos del pasado, y también de hoy. En el Ministerio de Cultura -añadió- llevamos años trabajando para poner en valor a las mujeres profesionales de la cultura y los grandes cambios que han sido capaces de impulsar. Esta es la dirección a seguir".

El informe puede descargarse en https://www.beniculturali.it/osservatorio-per-la-parita-di-genere

Igualdad de género, informe MiC: las mujeres están muy infrarrepresentadas en el cine
Igualdad de género, informe MiC: las mujeres están muy infrarrepresentadas en el cine


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.