La Mona Lisa: ¡déjala en el Louvre!


Exigir la devolución de la Gioconda a Italia es, en opinión de Federico, completamente ilógico. He aquí las razones, con la esperanza de que la operación no siga adelante.

Vuelven al ataque: como titulan todos los periódicos, sobre la base de no menos de ciento cincuenta mil firmas recogidas, Silvano Vinceti y su “equipo” han vuelto a reclamar en los últimos días, con renovada insistencia, el regreso de la Gioconda de Leonardo da Vinci a Italia1, tal vez para una exposición que podría llevarla a Florencia y Roma2 (¡ciudades notoriamente necesitadas de relanzamiento turístico y de imagen...! !).

No me perderé en inútiles preámbulos, sólo recordaré a los que se hayan perdido algo (porque por lo que se lee en redes sociales, foros y blogs hay muchos que no saben lo que pasó) que la Gioconda no nos pertenece: Leonardo se la llevó consigo cuando se trasladó a Francia en 1516, y luego el cuadro fue vendido al rey Francisco I. Desde entonces, la Gioconda es, por así decirlo, “francesa”. Por lo tanto, afirmar, como hacen algunos, que la Gioconda "pertenece legítimamente a nuestro país, teniendo en cuenta el lugar de nacimiento de Leonardo da Vinci"3, es completamente ilógico tanto desde el punto de vista jurídico como histórico-artístico. Por lo demás, si entretanto ha cambiado alguna ley y nadie me ha avisado, les diré a mis padres que tendrán que devolver sus azulejos a Portugal, por ejemplo.

Así pues, la petición de devolución, aunque sea temporal, de la Gioconda a Italia no tiene sentido por varias razones:

  1. La petición carece de base científica o filológica (y aún menos de razones históricas). El propio Vinceti no ha aducido más razones plausibles que el hecho de que la devolución del cuadro sería un acontecimiento "de alto valor histórico, tanto simbólico como moral"4. Pero entonces, si esto se aplicara a todo el arte, todos los días deberíamos enviar cientos de solicitudes de préstamo, ya que la Mona Lisa no es realmente el único cuadro que tiene un “alto valor histórico, simbólico y moral”. Recordemos de paso que Vinceti, además de ser el principal promotor de esta operación, también es conocido por ser el “cazador” de los huesos de Caravaggio y de la mismísima Mona Lisa Gherardini. Pero déjala un poco en paz, ¿no? Además, si incluso los Uffizi rechazaron una posible acogida del cuadro5, pidiendo, por el contrario, dejarlo en el Louvre, debe haber una razón.

  2. Según Vincent Pomarede, director del Departamento de Pinturas del Louvre, la Gioconda es un cuadro "extremadamente frágil y un viaje podría ponerlo en peligro y causarle daños irreversibles"6. ¿Por qué no se escucha por una vez la opinión de los técnicos? Valorar un cuadro significa también evitar ponerlo en peligro, más aún si es innecesariamente como en este caso: ya hemos visto cómo no hay razones válidas para transportar la Gioconda a Italia, por lo que devolverla sería también una operación contraria al sentido común y al propio amor al arte (¿quién se arriesgaría a destruir algo que ama?).

  3. Una exposición de la Gioconda en Italia no sólo sería perjudicial en el plano técnico por los riesgos a los que podría estar sometido el cuadro, sino que también lo sería en otro aspecto: la Gioconda correría el riesgo de convertirse en un mero fetiche en el centro de una operación comercial, una operación de marketing que no se considera en absoluto necesaria. Y el primero en advertir de este riesgo fue el propio Antonio Natali, director de los Uffizi, según el cual "la Gioconda en Florencia es algo que sólo interesa a la televisión comercial y a los periódicos comerciales: traerla aquí significaría ceder a objetivos que nada tienen que ver con la educación y el conocimiento del arte"7. Italia no necesita basarse en esas cinco o seis obras maestras que conocen hasta las piedras para valorizar su arte, es más: la valorización debe ir en la dirección contraria. Hay que llevar al público a descubrir el vasto patrimonio cultural que tenemos en nuestro país y que aún es desconocido para muchos. Como siempre dice Natali: "mi tarea es dar a conocer no la Gioconda, que ya se conoce, sino el resto"8.


El público no está formado por individuos groseros a los que hay que asombrar “con efectos especiales”: considerar la historia del arte como un circo para divertir a la mayoría de la gente es una profunda falta de respeto hacia el propio público, y operaciones como la posible (y esperemos que nunca real) devolución de la Gioconda a Italia van precisamente en esa dirección. Ya tenemos un enorme patrimonio cultural y artístico propio, no necesitamos pedir “obras maestras” a otros países. Pensemos más bien en valorizar lo que ya tenemos (algo que no se nos da tan bien a la vista de las últimas noticias). Las ciento cincuenta mil firmas podrían emplearse en batallas más sensatas: la última en orden cronológico, por ejemplo, es la que llevó a cabo Giulio Burresi para evitar que un importantísimo complejo museístico, el de Santa Maria della Scala en Siena, tuviera que cerrar sus puertas. Cuidemos de conocer, apreciar, valorar lo que tenemos y, sobre todo, evitemos que las razones de la cultura y el arte cedan ante las de las operaciones comerciales. Lo que me sorprende, sin embargo, es que ya se hablaba de esto hace un año, y ya entonces se esgrimían razones para impedir tal operación. Sin embargo, ha pasado un año y seguimos hablando de ello...


Notas

1. Mona Lisa, 150.000 firmas recogidas para volver a Italia en 2013, ADN Kronos, 7 de septiembre de 2012 .

2. Gioconda: comité, 150.000 firmas alcanzadas para su regreso a Italia, ANSA, 7 de septiembre de 2012

3. La Gioconda en Italia, arranca la petición, Donna 10, 8 de septiembre de 2012 .

4. Elysa Fazzino, ¡Devuélvannos la Mona Lisa! Activistas italianos exigen a Francia que devuelva el cuadro a Florencia, Il Sole 24 Ore, 11 de septiembre de 2012 .

5. Daniele Abbiati, Recogida de firmas por la Gioconda en Italia. Gli Uffizi: non qui, Il Giornale, 24 de junio de 2011 .

6. ’Demasiado peligroso’. No hay Mona Lisa en préstamo del Louvre a los Uffizi de Florencia, ADN Kronos, 24 de junio de 2011 .

7. Los Uffizi a Vinceti: “Deja la Gioconda al Louvre”, Il Tempo, 18 de octubre de 2011 .

8. Ibid.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.