Servizio Pubblico en los Uffizi: esto es lo que Antonio Natali quería (pero no pudo) decir


En este artículo, una reflexión sobre el reportaje de Servizio Pubblico sobre los Uffizi, y lo que Antonio Natali hubiera querido decir, aunque no pudo.

Aunque con casi dos semanas de retraso, he podido echar un vistazo al reportaje de Andrea Casadio sobre los Uffizi que Servizio Pubblico, el programa de La7, emitió la noche del 1 de mayo. Quienes aún no lo hayan visto deben saber que pueden dedicar los once minutos de duración del servicio a alguna actividad más útil.

Me pregunto si lo que se emitió en Servizio Pubblico puede llamarse periodismo o, más aún, periodismo al servicio del público. La página web del periódico Il Fatto Quotidiano, en la que se puede vertodo el servicio, lo presenta como una “investigación”. La cuestión es que se trata de una “investigación” de la que también se podría haber prescindido, porque parece equivocada tanto en el modo como en el contenido.

En cuanto al contenido, porque no aporta nada nuevo a lo que ya se sabía. Lo cual no sería erróneo en sí mismo, por aquello de que repetita iuvant, nunca hay que cansarse de dar a conocer al público los problemas que afectan al museo más visitado de Italia. Sin embargo, la forma en que se construyó y editó el reportaje (cambios bruscos de encuadre, música de fondo acelerada y dramática, rostros censurados, cámaras que parecen ocultas) es típica de cierto tipo de periodismo de investigación incómodo (o que querría serlo), que pretende sacar a la luz aspectos inquietantes de la política, la economía, la sociedad a menudo conocidos por poca gente.

La realidad que presenta el servicio es, por otra parte, una realidad que dista mucho de estar oculta y de ser conocida por pocos. Es bien sabido que, sobre todo en días festivos, la gente hace cola durante horas para entrar en los Uffizi. Es bien sabido que algunas salas, sobre todo las que contienen las obras maestras más “publicitadas”, si se me permite la expresión, están a veces abarrotadas. Para quien frecuenta los Uffizi no una vez en la vida, sino un poco más a menudo, es normal ver a un grupo de cincuenta visitantes demorarse ante la Venus de Botticelli o la Anunciación de Leonardo. Y es obvio que las aglomeraciones son un problema, y de los grandes, pero es un problema conocido y no tiene sentido presentarlo como si fuera una verdad incómoda. Tendría más sentido hablar de soluciones que de problemas: tanto es así que en la continuación del programa ya no se mencionó a los Uffizi, al menos en ese sentido.

Pero eso no es todo: las ineficiencias momentáneas se presentan como si fueran problemas estructurales. Es el ejemplo de la temperatura ambiente: también en este caso, quien visita con frecuencia los Uffizi sabe que el aire acondicionado se mantiene siempre bajo control. Entonces es obvio que si una persona va a los Uffizi una vez en la vida y comprueba que hace calor en una habitación, acaba pensando que no se trata de un problema momentáneo, sino de una deficiencia estructural y permanente. Así pues, esperamos que Andrea Casadio haya visitado los Uffizi más a menudo. Lo más gracioso es cuando el periodista calcula el número de personas que hay en las salas lanzando números al azar. “Debe de haber cien personas en esta sala”, dice. “La sala Botticelli está abarrotada, habrá trescientas personas”. “Hay doscientas cincuenta personas jadeando”. Pero, ¿no debería el periodismo basarse en datos precisos?

En cambio, la parte más odiosa es aquella en la que Casadio entrevista a Cristina Acidini (superintendente del Polo Museale Fiorentino) y a Antonio Natali (director del museo). Ah, por cierto: no menos odiosa es la intervención de un hombre, con la cara censurada, que dice “si la obra se estropea luego la restauran igual y siempre hay dinero circulando”. En realidad, no creía que el objetivo de los historiadores del arte (y de los museos) fuera dañar las obras para luego restaurarlas y que circule el dinero. Pero en fin, pasemos por alto eso. La entrevista con Natali, en particular, se llevó a cabo de una manera que creo que tiene muy poco que ver con el periodismo. Casadio esperó a Natali en las escaleras y empezó a presionarle con preguntas retóricas, preguntándole, por ejemplo, si estaba preocupado por el estado del museo y si era cierto que el presidente de Civita (es decir, el grupo que controla Opera Laboratori Fiorentini, empresa que a su vez gestiona algunos servicios del Polo Museístico Florentino, como la taquilla) era Gianni Letta. ¿Sería esto periodismo? ¿Preguntar al director de los Uffizi si es cierto que Gianni Letta es el presidente de Civita? Lo cual, por otra parte, no es cierto, porque Gianni Letta es presidente de la Asociación Civita, pero no de todo el grupo: evidentemente existen vínculos, pero al menos deberían explicitarse. ¿No habría sido más útil y constructivo preguntar a Antonio Natali si se han ideado medidas para contener el hacinamiento? ¿O si proyectos como La città degli Uffizi (uno de los proyectos culturales más interesantes de los últimos años) deberían ampliarse para descentralizar los fondos del museo? O quizás, si queremos situarnos en un terreno más práctico, ¿cuál es la temperatura ideal para la conservación de las obras y cuál sería la situación óptima para mantenerla? ¿Y cómo funciona la supervisión? Y luego, seamos sinceros: no se mencionaron en absoluto las nuevas salas en las que, al menos nosotros en Finestre sull’Arte, nunca hemos encontrado problemas relacionados con la climatización. Entonces, ¿por qué no decir en la emisión que las antiguas salas también serán modernizadas? ¿Y preguntar a Natali cómo se transformarán? Pero, de nuevo, nos damos cuenta de que esas preguntas no se pueden hacer en las escaleras cuando una persona sale del trabajo: simplemente nos preguntamos si esto es periodismo.

Es una pena, porque Servizio Pubblico habría tenido la oportunidad de elaborar un buen programa sobre los problemas del patrimonio cultural, invitando quizá a los propios Natali y Acidini (junto con otros directores y superintendentes, ya que el programa no hablaba sólo de los Uffizi) a un debate serio e inteligente con el objetivo de discutir soluciones. Esta es la mentalidad que falta: ¡la mentalidad según la cual hay que discutir soluciones y no problemas! En Servizio Pubblico, en cambio, prefirieron jugar la carta del periodismo “incómodo” (aparentemente) sin profundizar, sin embargo, en la cuestión: no se puede hablar de patrimonio cultural de una manera tan superficial.

Volviendo a Antonio Natali, quizá no todos los telespectadores de Servizio Pubblico sepan que el director de los Uffizi volvió sobre los temas del programa. Pero no en el propio programa (¡como hubiera sido deseable!), sino en un programa emitido en una emisora de radio florentina(Controradio: aquí está el enlace completo a la entrevista). He aquí un extracto interesante: “Intentaba explicarle [a Andrea Casadio], pero a menudo con los periodistas es radical y totalmente inútil, que esas salas, dentro de poco más de un mes y medio o dos, estarán cerradas precisamente porque hay que reconstruir el sistema de climatización. Del mismo modo que intenté explicarle que el sistema de climatización de los Uffizi tiene graves problemas en este momento porque está la parte nueva y la parte vieja: están intentando hacer funcionar la parte vieja, que pronto se cambiará por el nuevo equipo, pero no siempre funciona. Él se desinteresaba radicalmente de esto porque solía decir que ”abrimos para Civita y para que otros ganen dinero". A veces, sólo hay que saber escuchar. Sobre todo si cuando se habla es para hacer preguntas de dudoso valor, a las que sólo pueden seguir respuestas obvias.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.