Van Gogh: el rojo de sus cuadros se vuelve blanco con el tiempo. La investigación científica revela por qué


El rojo de algunos cuadros de Van Gogh se desvanece y se vuelve blanco con el paso del tiempo. La razón la ha revelado un grupo de químicos de la Universidad de Amberes.

En un artículo publicado el 20 de febrero en la revista científica alemana Angewandte Chemie, un grupo de investigadores dela Universidad de Amberes (Frederik Vanmeert, Geert Van der Snickt y Koen Janssens) confirma lo que se sabía desde hace tiempo: que muchos cuadros de Vincent van Gogh (1853 - 1890) ya se han decolorado y corren el riesgo de perder sus colores con el paso del tiempo. La prueba científica llegó tras el estudio de un cuadro del gran artista holandés conservado en el Museo Kröller-Müller de Otterlo ( Países Bajos): Gavilla de trigo bajo un cielo nublado, pintado en 1889. En este cuadro, las hojas de la gavilla, si originalmente estaban marcadas por un rojo brillante y otoñal, ahora han adquirido colores similares a los de las nubes que vemos en el cielo.

Vincent Van Gogh, Covone di grano sotto un cielo nuvoloso
Vincent Van Gogh, Gavilla de trigo bajo un cielo nublado; 1889; Otterlo, Museo Kröller-Müller

Decíamos que hacía tiempo que se había observado que partes de algunos cuadros de Van Gogh se habían desteñido: los tres químicos de Amberes han descubierto por qué. Para pintar sus rojos, Van Gogh utilizaba mucho la miniatura, un óxido de plomo muy utilizado en la historia del arte: baste decir que el término miniatura deriva del nombre de este pigmento. Los investigadores observaron que, en el cuadro del museo holandés, el óxido de plomo se había convertido en plumbonacrita, un mineral derivado del plomo que, en contacto con eldióxido de carbono del aire, reacciona formando pequeños cristales blancos y provoca así la pérdida del color original.

El profesor Janssens, que dirige el equipo, explica en el artículo que es la primera vez que se encuentra plumbonacrita, un mineral bastante raro, en un cuadro realizado antes de mediados del siglo XX. En la investigación, el descubrimiento se califica de"eslabón perdido" para explicar la degradación del minio. El descubrimiento ha sido posible gracias al uso de un método especial de análisis, la tomografía de rayos X, que al proyectar un haz de rayos X sobre muestras de la pintura permite estudiarla desde distintas posiciones y obtener así información para reconstruir con precisión los materiales con los que está hecha la pintura. Los investigadores también han publicado algunas imágenes que demuestran el descubrimiento. En la imagen A vemos, rodeada por un círculo, la muestra sobre la que los investigadores llevaron a cabo su investigación. En las imágenes B y C, vemos algunos fragmentos de plumbonacrita: donde estaba protegida del aire, porque estaba cubierta por otros pigmentos, conservaba su color rojo (B), mientras que en las zonas expuestas al aire, se volvía completamente blanca (C).

Imágenes publicadas por investigadores de la Universidad de Amberes
Las imágenes difundidas por los investigadores de la Universidad de Amberes

La pregunta que surge es: ¿por qué el minio se convirtió en plumbonacrita? Es probable que la degradación se debiera a la presencia de impurezas en el pigmento original, que habrían desencadenado el proceso. Sin ambages, un artículo publicado hace unos días en el Times titulaba: “Los rojos de Van Gogh se decoloran porque el pintor utilizó tintes baratos”. En realidad, es bien sabido que Van Gogh utilizaba mucho los tintes industriales. Probablemente, algunos de esos rojos se produjeron con elementos que habrían comprometido la estabilidad del color con el paso del tiempo.

¿Qué implica este descubrimiento? En primer lugar, es unindicio importante para los museos, que podrán modificar los entornos en los que se almacenan las obras para ralentizar considerablemente el proceso de degradación. Y además, podría ayudar a los restauradores en su trabajo, aunque hay quien se opone al problema de devolver a las obras sus tonos originales: es el caso de Francesca Casadio, química italiana delInstituto de Arte de Chicago, que, además de apoyar la hipótesis de que la forma de producir los pigmentos fue la responsable de la degradación de los colores en la obra de Van Gogh, declara en unaentrevista a Public Radio International que no se consideraría ético intervenir para “restaurar los tonos rojizos originales” y que “las tecnologías digitales nos permiten ver cómo el artista hizo originalmente sus cuadros”. Y sobre este aspecto de la historia del arte, ya sabemos lo espinoso que es el debate... ¡!


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.