El Ecce Puer de Medardo Rosso, una obra maestra de modernidad entre la presencia y la ausencia


El Ecce Puer es quizá la obra más innovadora y radical de Medardo Rosso, una obra maestra moderna que contiene en sí misma presencia y ausencia, cuerpo y materia, forma y materia.

Impression d’enfant, Enfant anglais, Portrait de l’enfant Alfred Mond, Enfant de Nazareth: son muchos los títulos por los que se conoce alEcce Puer, quizá la obra maestra más conocida de Medardo Rosso (Turín, 1858 - Milán, 1928). Se trata de laúltima obra original del escultor turinés: tras esta escultura, Rosso pondría fin a su carrera ejecutando variantes de obras anteriores y dedicándose a la fotografía. No conocemos en detalle los orígenes de losEcce Puer, pero es posible que fueran creados entre febrero y octubre de 1906: el artista se encontraba entonces en Londres, y parece que recibió el encargo del industrial y coleccionista alemán Emile Mond y su esposa Angela, que se habían instalado en Inglaterra algún tiempo antes, de pintar un retrato de su hijo Alfred William, nacido en 1901.

El nacimiento delEcce Puer adquirió entonces tintes legendarios, al menos a partir del relato de Ardengo Soffici en su monografía de 1929 sobre Medardo Rosso, que inviste de contornos casi místicos la creación de la obra maestra de Medardo Rosso, creyéndola el resultado de una iluminación que el artista habría tenido tras varios días de vanas agonías: “Al no ver reflejados en él el carácter y el rostro del original, [Rosso] lo había tirado y luego, como seguía sin estar satisfecho con él, lo había reconstruido y deshecho. Así había comenzado esa terrible lucha entre la materia y la imaginación creadora, que todo artista conoce y que tiene como desenlace o el desaliento mortal o la obra maestra. Durante más de una semana, Rosso había estado trabajando con su arcilla, sin ver ni entender nada más de lo que hacía, abatido y casi desesperado por conseguir alguna vez algo más presentable, cuando una mañana el niño, que era rubio y guapo, entró en la habitación, una oleada de luz que no era la de otros días lo golpeó, y Rosso lo vio como nunca lo había visto antes: lo vio, en su poética y expresiva realidad. Aquí está. Aquí está el niño que Rosso buscaba. Fue un instante: pero bastó para que el artista se sintiera seguro de sí mismo y del éxito de su obra. Después de haber hecho que el niño se quedara en aquel mismo lugar, Rosso, sin perder un minuto, se lanzó sobre la arcilla con furia creadora: amasó, deformó, transformó, moldeó, acarició, trabajó como una bestia, casi como en un sueño; y unas horas más tarde la estupenda obra estaba terminada”. El retrato sería rechazado más tarde por los padres de Alfred William debido a su escaso parecido, como relataría más tarde el propio Medardo Rosso (“Tenía que pintar el retrato de un niño. Entró en mi habitación; un pensamiento me dijo: voilà la vision de purité dans un monde banal, y no pude hacer otra cosa que dar la idea de pureza. Los padres dijeron entonces que ¡no se parecía!”). De hecho, la pareja se negó a pagar al artista sus honorarios. Sin embargo, a pesar de la indignación de los mecenas, en 1906 nacía en Londres una de las obras maestras de la escultura moderna, y el valor delEcce Puer no tardó en ser reconocido por la crítica.

Medardo Rosso, Ecce Puer (1906; yeso patinado, 52 x 42,5 x 38,5 cm; Milán, Galleria d'Arte Moderna, inv. 7554)
Medardo Rosso, Ecce Puer (1906; yeso patinado, 52 x 42,5 x 38,5 cm; Milán, Galleria d’Arte Moderna, inv. 7554)
Medardo Rosso, Ecce Puer, detalle
Medardo Rosso, Ecce Puer, detalle
Escultura en el estudio de Medardo Rosso en 1906
La escultura en el estudio de Medardo Rosso en 1906
Medardo Rosso, Ecce Puer (1906; cera amarilla sobre yeso, 30 x 47 x 34 cm; Roma, Galleria Nazionale d'Arte Moderna e Contemporanea)
Medardo Rosso, Ecce Puer (1906; cera amarilla sobre yeso, 30 x 47 x 34 cm; Roma, Galleria Nazionale d’Arte Moderna e Contemporanea)

Por supuesto, la historia de Ardengo Soffici sirve para realzar el mito del artista que veía aparecer sus obras en un instante, en un momento de inspiración relámpago, incluso al simple paso de un rayo de luz sobre un objeto o una persona, como leemos en la anécdota. Y en efecto, elEcce Puer se presenta como una aparición, como la imagen de una figura que está presente en un momento y luego ya no está, como el retrato de un niño que se revela verdaderamente en una epifanía luminosa. Nunca antes habíamos visto en escultura obras como las de Medardo Rosso, a quien se puede identificar como el primer escultor de la historia que modeló guiado por la fuerza, incluso emocional, de la luz. Y pudo hacerlo gracias a su estancia en París, adonde llegó en 1889, interesándose enseguida por las innovaciones de los impresionistas, hasta el punto de que la crítica le ha considerado a menudo como el fundador de la escultura impresionista, aunque no pueda decirse que su arte carezca de la aportación del naturalismo sobre el que ya había había meditado en la época en que vivía en Milán antes de trasladarse a Francia, así como sin la aportación del simbolismo, sobre todo cuando sus obras buscan también captar un estado de ánimo emocional, transmitir un estado de ánimo. De ahí que el propio Ecce Puer se convierta en una obra que vibra “como si tuviera un corazón que late”, para utilizar una expresión eficaz del artista Giovanni Anselmo.

En el retrato de Medardo Rosso, el pequeño Alfred William se nos presenta emergiendo de la materia, sus rasgos físicos apenas insinuados y su rostro confundiéndose con las líneas de una cortina, ofreciendo al espectador la sensación de un movimiento rápido, en el que el niño se revela y se esconde al mismo tiempo, en una mezcla de curiosidad y desgana: Según la leyenda, Medardo Rosso se sintió inspirado cuando vio al niño asomarse a una cortina para escuchar una conversación entre sus padres y unos invitados que habían venido a cenar con ellos. Mientras tanto, esta escultura es uno de los ejemplos más brillantes de la manera que tenía el artista de concebir sus figuras, que nunca estaban aisladas, sino que formaban parte de un mismo espacio, sin límites. “Cuando hago un retrato”, decía, "no puedo limitarlo a las líneas de la cabeza porque esta cabeza pertenece a un cuerpo, está en un entorno que ejerce una influencia sobre ella, forma parte de un todo que no puedo suprimir. La luz se convierte en el elemento que potencia la participación del sujeto en el espacio que lo rodea: “La luz es la verdadera esencia de nuestra existencia, una obra de arte que no tenga nada que ver con la luz no tiene razón de existir. Sin luz carece de unidad y amplitud, se reduce a ser insignificante, sin valor, mal concebida, basada necesariamente en la materia. Nada en este mundo puede desligarse de su entorno, y nuestra visión -o impresión, si se prefiere el término- sólo puede ser el resultado de las relaciones o valores recíprocos dados por la luz, y hay que captar el matiz dominante de un vistazo”. Así, en el EccePuer, la luz se convierte en el medio a través del cual la superficie que envuelve al niño revela finalmente su expresión.

Al imaginar su Ecce Puer, Medardo Rosso tuvo que reflexionar largamente tanto sobre el arte de Auguste Rodin, a quien conocía muy bien, como sobre el arte de los Nabis: Se habría inspirado sobre todo en el primero por su manera de representar los cuerpos en el espacio, con las figuras que emergen irrumpiendo del espacio informe que las rodea y en el que a veces se desdibujan, mientras que en los Nabis (y en particular en el arte deÉdouard Vuillard y en el arte de Pierre Bonnard) habrían encontrado el justo equilibrio entre el papel concedido a la percepción del momento (y por tanto entre el componente exquisitamente impresionista) y la idea de transmitir una emoción, un estado de ánimo. Podríamos citar como ejemplo los retratos de Rodin, su famosa Danaide, o el autorretrato de Vuillard en el que el pintor se retrata a sí mismo de forma no descriptiva y con colores poco naturales, animado por la intención de comunicar más bien sus sentimientos ante la naturaleza. Se trataba, para la época, de investigaciones extremadamente innovadoras.

Auguste Rodin, Danaide (1889 - 1892; mármol, 36 x 71 x 53 cm; París, Museo Rodin)
Auguste Rodin, Danaide (1889 - 1892; mármol, 36 x 71 x 53 cm; París, Museo Rodin)
Auguste Rodin, Paul y Frances en las nubes (1904-1905; mármol, 65,5 x 70 x 55 cm; París, Museo Rodin)
Auguste Rodin, Paul y Frances en las nubes (1904-1905; mármol, 65,5 x 70 x 55 cm; París, museo Rodin)
Édouard Vuillard, Autorretrato (ca. 1890; óleo sobre tabla, 35 x 27 cm; Colección particular)
Édouard Vuillard, Autorretrato (c. 1890; óleo sobre tabla, 35 x 27 cm; Colección particular)

También debemos detenernos en el famoso título, de connotaciones religiosas, que Medardo Rosso pudo haber elegido para su obra con el fin de subrayar su carácter aparicional, pero su intención también pudo haber sido destacar su carácter metafísico. El gran estudioso Luciano Caramel ha escrito que elEcce Puer parece remitirnos “al campo extrasensible de la Idea y del Espíritu”, y que la última escultura de Medardo Rosso es la que “menos se puede atribuir a la intencionalidad del registro objetivo, a pesar de que debe tratarse de un retrato, que se quisiera nacido de la impresión causada por una súbita aparición fugaz del sujeto”. Por otra parte, el propio Medardo Rosso había definido su escultura como una vision de pureté: se podría, pues, definirEcce Puer como una obra en la que lo visible se reduce al mínimo y la forma está más cerca de la idea que de la materia. Es bien sabido que la crítica, a pesar de la fortuna tardía de Medardo Rosso, cuyo papel de profundo innovador luchó por ser reconocido durante mucho tiempo (en parte porque, como italiano en París, le costó imponerse, y en parte porque también en Italia era esencialmente un artista aislado), dedicó mucha atención a EccePuer. Paola Mola, por ejemplo, ha insistido, como otros, en el diálogo entre forma y materia que se desarrolla en la obra de Medardo Rosso, quien con elEcce Puer, en su búsqueda del “fantasma de la forma”, da lugar a un “encuentro directo con la imagen, que se adelanta y presiona desde el interior de la forma”. Según Francesco Stocchi, la obra “constituye sin duda uno de los puntos de llegada de la compleja formación cultural de Rosso: naturalista, impresionista, simbolista”, en la que los caracteres básicos de su escultura se mezclan, sin embargo, de un modo inédito, sentando las bases de la escultura del siglo XX.

La extrema modernidad delEcce Puer es una de las cualidades que mejor definen la obra maestra de Medardo Rosso. Para Rosalind Krauss, es precisamente en la manifestación simultánea de diferentes impresiones y expresiones donde se encuentran los rasgos más innovadores de la obra de Medardo Rosso: en el breve instante en que aparece el niño, el escultor comprende “a qué se parece la ambivalencia de los sentimientos”. Con Ecce Puer Rosso expresa tanto este conocimiento como el acto mismo en el que cristaliza [...]. Ecce Puer no es nada más, principio y fin, que esta superficie - no hay nada más allá". Max Kozloff, por su parte, propone un paralelismo con la poesía de Stéphane Mallarmé:“La cera vacía, de color crema, tiene un impacto mallarmeano que anestesia el sentido táctil y vibra más como una percepción de emociones que como un objeto que existe y tiene un peso y una sustancia separados de su propio cuerpo. Se mantiene a distancia, y congela el momento antes de que sea posible volver a la existencia terrenal [...] sólo pensar en esta obra, por no hablar de experimentarla, es como una especie de hipnosis”. Posturas más recientes incluyen la de la historiadora del arte estadounidense Sharon Hecker, según la cual la modernidad delEcce Puer se encuentra en las diversas maneras en que Medardo Rosso “desestabiliza la continuidad entre imagen e idea, entre sujeto y forma”. En efecto, no era la primera vez que el artista llegaba a tales extremos de abstracción: baste recordar la tierna Aetas aurea, retrato de su mujer y su hijo que data de 1886, o más aún Madame X de 1896. ConEcce Puer, sin embargo, el artista consigue crear una obra aún más esquiva, deliberadamente irresuelta. Aunque Medardo Rosso habla de un deseo de desmaterializar la escultura“, escribe Hecker, ”la superficie delEcce Puer está finamente trabajada y sorprende por su materialidad". Una materialidad que ha llevado al estudioso a evitar interpretaciones demasiado espiritualizadoras o metafóricas, pero que no ha impedido a muchos, sobre todo artistas (ella misma cita a Tony Cragg y Giuseppe Penone), considerar que la particular factura de esta escultura podría ser la forma que Medardo Rosso tiene de transformar la piel en un elemento que se encuentra a medio camino entre la apariencia exterior del niño y su alma. Se podría hablar, por tanto, de una obra que sorprende e inicia el siglo XX porque consigue fusionar todos estos elementos: cuerpo y alma, forma y materia, espacio y figura, ausencia y presencia. Ninguna otra obra de Medardo Rosso lo había conseguido tanto.

Medardo Rosso, Aurea Aetas (1886 [1904-1908]; cera sobre yeso, 45 x 45 x 34 cm; Turín, GAM - Galleria Civica d'Arte Moderna e Contemporanea)
Medardo Rosso, Aurea Aetas (1886 [1904-1908]; cera sobre yeso, 45 x 45 x 34 cm; Turín, GAM - Galleria Civica d’Arte Moderna e Contemporanea)
Medardo Rosso, Madame X (1896; cera, 30 x 19 x 24 cm; Venecia, Galleria Internazionale d'Arte Moderna a Ca' Pesaro)
Medardo Rosso, Madame X (1896; cera, 30 x 19 x 24 cm; Venecia, Galleria Internazionale d’Arte Moderna a Ca’ Pesaro)

Se conocen varias ediciones de la obra, aunque el modelo original, en yeso patinado, se conserva en la Galleria d’Arte Moderna de Milán, etiquetado “1011” en un antiguo inventario. La obra se expuso por primera vez el mismo año de su realización, 1906, en el Salón de Otoño de París y, posteriormente, en la Galería Eugene Cremetti de Londres, con el título Portrait de l’enfant Mond: impression, tras lo cual, en la exposición sobre el Impresionismo celebrada en Florencia en 1910, ya se mostró con el título Ecce Puer. Se conservan ejemplares de la obra en varios museos: ejemplares en cera sobre yeso se encuentran en la Galleria Ricci Oddi de Piacenza, en la Colección Peggy Guggenheim de Venecia y en la Galleria Nazionale d’Arte Moderna e Contemporanea de Roma. Uno en yeso pintado se encuentra en el Museo Medardo Rosso de Barzio, otro también en yeso está en las Galerías Nacionales de Escocia en Edimburgo, mientras que los ejemplos en bronce se encuentran en el Museo de Orsay de París, el Museum Moderner Kunst de Viena y el Museo Wallraf-Richartz de Colonia. También hay una reproducción en bronce sobre la tumba del artista en el Cementerio Monumental de Milán.

Significativa fue la influencia que Medardo Rosso ejercería en muchos artistas del siglo XX (Hecker menciona a Umberto Boccioni, Henry Moore, Constantin Brâncuşi, Alberto Giacometti), y una obra como Ecce Puer es fundamental para entender por qué podemos considerar al propio Rosso como el primer artista moderno. Giovanni Papini lo entendió bien: "Nadie, hoy, se atreve a negar que el arte de Rosso significa un comienzo y no una continuación. Rosso es el primero que rompe e interrumpe esa tradición milenaria que va desde la estatuaria egipcia hasta los pintores veristas del siglo XIX: el primero que convierte la escultura en un arte que a algunos ya no les parece escultura porque prescinde de lo que parecen ser las características naturales e inmutables de la escultura’.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.