Los etruscos, hábiles comerciantes y navegantes. Los intercambios, los productos que compraban y vendían, los emporios


Los etruscos eran hábiles comerciantes que exportaban mercancías a todo el Mediterráneo. He aquí qué productos compraban y vendían, qué rutas frecuentaban, qué emporios fundaban

Si se entra en un museo arqueológico que tenga una sección dedicada a los etruscos, es casi seguro que se encontrarán grandes vitrinas repletas de cerámicas de todas las épocas, muchas producidas en Etruria, pero otras muchas procedentes de Grecia: son quizá el testimonio más vivo y elocuente del comercio etrusco. En Etruria, de hecho, el desarrollo delarte de la cerámica experimentó un crecimiento rápido y constante gracias a las relaciones que los etruscos mantenían con los griegos: la presencia de colonias griegas en el sur de Italia había propiciado la llegada a Italia de varios mercaderes procedentes de Grecia, que traían consigo cerámicas de producción helénica. Al principio, en la época Arcaica, el comercio de cerámica producida en Grecia oriental (por ejemplo, en Rodas, Samos, Mileto), en Corinto o en Esparta fue importante, mientras que, a partir de mediados del siglo VI a.C., la cerámica ática sería el producto más buscado en el mercado. Los etruscos se convirtieron en fuertes importadores de cerámica griega, lo que permitió, como se ha dicho, la evolución de las escuelas locales (que, sin embargo, nunca alcanzaron el nivel de calidad de los modelos griegos): en Chiusi floreció la producción de cerámica de imitación, especialmente de figuras rojas. El proceso también se vio facilitado por la presencia de artistas inmigrantes procedentes de Grecia, o por la habilidad de los artistas locales que, más que otros, supieron captar los rasgos distintivos del arte griego, mejorando así el nivel de la cerámica etrusca. La historiografía también ha acuñado el término “cerámica etrusco-corintia” para designar la producción cerámica que se desarrolló entre finales del siglo VII y mediados del VI a.C., especialmente en el sur de Etruria (que corresponde aproximadamente a la actual provincia de Viterbo), y que o bien se inspiraba en la típica cerámica corintia o bien imitaba modelos de otras ciudades griegas pero incorporando elementos típicamente corintios. Uno de los artistas etrusco-corintios más activos fue el llamado Pintor de la Esfinge Barbuda (apodado así debido a que la figura de la esfinge barbuda aparece en muchos objetos que se le atribuyen), un prolífico ceramista que aseguró un considerable impulso a la difusión de la cerámica local. Las pautas cambiaron en torno al 550 a.C., cuando la importación de cerámica de Corinto empezó a ralentizarse y, en su lugar, aumentó la importación de cerámica de figuras negras: en Etruria también surgieron talleres que las imitaban.

La importación de cerámica, a pesar de ser la más conocida y documentada, no fue sin embargo la única: después de que la civilización etrusca empezara a hacerse rica, próspera y abierta al mundo (a partir del siglo VII a.C.), muchas ciudades de Etruria comenzaron a importar bienes con creciente frecuencia. De Grecia, además de cerámica, importaban objetos de bronce (por ejemplo, cerámica y utensilios de uso cotidiano), obras de arte (como el llamado Pigmeo del Museo Arqueológico Nacional de Florencia, una obra de marfil de época helenística, probablemente producida en Grecia) y artículos de lujo. También era especialmente activo el comercio con la Galia, de donde se importaban esclavos (en Etruria, de hecho, estaba vigente la esclavitud: hay un famoso pasaje de Diodoro Sículo en el que cuenta cómo, en ocasiones de fiesta y convivencia, los esclavos iban tan bien vestidos que podían ser intercambiados por sus señores) y bienes típicos de la producción de aquellos lugares, como pieles, sal y minerales como el oro y el estaño. Del Próximo Oriente, en cambio, se importaba cerámica, marfil y joyas preciosas. En cuanto al marfil, es interesante señalar que el trabajo de este material (secundario al del bronce o el oro, por ejemplo) tenía lugar directamente en Etruria: de hecho, se han encontrado marfiles sin trabajar en algunas excavaciones arqueológicas. En Etruria, el marfil se utilizaba para fabricar pequeñas y preciosas obras de arte (en el artículo sobre la cosmética etrusca se citaba el ejemplo del peine Banditella, probablemente un accesorio de exposición y no de uso), pero también utensilios y objetos de uso cotidiano (aunque se trataba en cualquier caso de bienes de alto precio, por tanto prerrogativa de las clases sociales más altas). Algunos ejemplos son la tablilla Marsiliana, una especie de “guía” del alfabeto etrusco, pero en el Museo Archeologico Nazionale de Florencia o en el Museo Guarnacci de Volterra también hay dados de juego (y es casi increíble observar cómo se parecen a los de hoy en día), y de nuevo en Florencia es posible encontrar mangos de flabello (un tipo particular de abanico), pinzas, rascadores.

Cerámica etrusco-corintia. Izquierda: olpe (c. 580-560 a.C.; cerámica; Pisa, Antiquarium de la Universidad de Pisa). Derecha: dos olpai y una copa (finales del siglo VII - principios del VI a.C.; cerámica; Fucecchio, Museo Cívico).
Cerámica etrusco-corintia. Izquierda: olpe (c. 580-560 a.C.; cerámica; Pisa, Antiquarium de la Universidad de Pisa). Derecha: dos olpai y una copa (finales del siglo VII - principios del VI a.C.; cerámica; Fucecchio, Museo Civico). Foto Créditos Francesco Bini


Pintor de la Esfinge Barbuda, Ánfora con figuras de animales (c. 630-580 a.C.; cerámica; Roma, Museo Nazionale Etrusco di Villa Giulia)
Centro: Pintor de la Esfinge Barbuda, Ánfora con figuras de animales (c. 630-580 a.C.; cerámica; Roma, Museo Nazionale Etrusco di Villa Giulia). Foto Créditos Francesco Bini


Arte helenístico, Pigmeo (c. 325-300 a.C.; marfil; Florencia, Museo Archeologico Nazionale)
Arte helenístico, Pigmeo (c. 325-300 a.C.; marfil; Florencia, Museo Archeologico Nazionale). Ph. Créditos Francesco Bini


Fabricación etrusca, par de dados (siglo VII a.C.; marfil; Florencia, Museo Arqueológico Nacional)
Fabricación etrusca, par de dados (siglo VII a.C.; marfil; Florencia, Museo Archeologico Nazionale). Fotografía Créditos Finestre Sull’Arte


Fabricación etrusca, asa flabelum (c. 675-625 a.C.; marfil; Florencia, Museo Arqueológico Nacional)
Fabricación etrusca, mango de flabelum (c. 675-625 a.C.; marfil; Florencia, Museo Archeologico Nazionale)

Los etruscos también tenían, como diríamos hoy, un comercio de exportación muy importante: la cerámica bucchero, en particular, típica de Etruria y que se exportaba a diversas partes del Mediterráneo y más allá, nos ha permitido, gracias a los hallazgos en excavaciones arqueológicas, reconstruir con cierta certeza las rutas comerciales frecuentadas por los etruscos. Y lo mismo cabe decir de las ánforas de vino con las que los etruscos exportaban otro producto típico de sus territorios, el vino, muy apreciado incluso fuera de las fronteras de Etruria. Varios datos interesantes proceden de los pecios encontrados frente a las costas de Toscana, pero también en otras zonas (por ejemplo, frente a las costas de Provenza): por tanto, tenemos la certeza de que no existían rutas recorridas exclusivamente por los etruscos, los griegos o los cartagineses, como se ha creído durante mucho tiempo. En la antigüedad, escribía el etruscólogo Mauro Cristofani, el mar Mediterráneo era "una notable mezcolanza de hombres, objetos y productos", y los barcos que lo surcaban contenían cargamentos de orígenes diversos: es probable, por tanto, que los barcos recogieran mercancías producidas en lugares diferentes (siempre se han encontrado ánforas etruscas junto a ánforas griegas en los pecios, por ejemplo) y luego las clasificaran según las necesidades. Sin embargo, no disponemos de mucha información sobre cómo se organizaba realmente el comercio en la época de los etruscos: podemos suponer que, al menos al principio, las transacciones se organizaban en forma de intercambios (el uso del dinero no habría comenzado hasta la primera mitad del siglo V a.C.), sobre todo en lo que respecta a los productos de primera necesidad. En cuanto a los bienes de lujo, es probable que fuesen los aristócratas quienes proporcionaban los barcos que exportaban productos etruscos y regresaban con cargamentos de bienes producidos fuera de Etruria: para tales bienes, los etruscos podrían haber utilizado la práctica del comercio de regalos (es decir, el intercambio de regalos ceremoniales, que también podían darse a cambio de hospitalidad: prácticas comerciales difíciles de entender para nuestros ojos acostumbrados a las transacciones monetarias, pero que eran prácticas bastante normales en el mundo de los etruscos). La historiografía griega también especifica cómo los etruscos también se dedicaban a la piratería: un autor como Éforo de Cumas, que vivió en el siglo IV a.C., afirmaba que los griegos temían a los piratas tirrenos, y que este miedo había impedido a los griegos abrirse al comercio. A veces, la asociación de ideas entre etruscos y piratas surge casi espontáneamente en ciertos autores: sin embargo, como es bien sabido, los autores griegos mostraban a menudo cierto sesgo en su enfoque de los argumentos relativos a los etruscos.

Evaluando la situación desde un punto de vista más imparcial, hay que precisar que a menudo, en la Antigüedad, piratería y comercio eran actividades que se solapaban, y también se ha planteado la hipótesis de que, más que piratas, los etruscos eran corsarios que en realidad sólo atacaban a las naves enemigas (ésta era, sin embargo, una costumbre también típica de otras poblaciones, y que también sufrieron los propios etruscos). Sin embargo, es cierto que el poder de los etruscos en el mar (la llamada talasocracia etrusca) era de proporciones considerables, y para varios historiadores de la Antigüedad los etruscos eran, sencillamente, los señores del mar. Las naves etruscas salían de los puertos situados en la franja costera que se extendía desde Toscana hasta el Lacio (como Populonia en Toscana, la única gran ciudad etrusca bañada por el mar, o Gravisca, Pyrgi y Regisvilla en el Lacio, que eran las ciudades portuarias de las que dependían, respectivamente, Tarquinia, Cerveteri y Vulci) y alcanzaron los lugares más diversos del Mediterráneo, viajando a Cerdeña, Córcega, el sur de Francia, España, los territorios de Cartago y África, Grecia y la Magna Grecia, y Asia Menor. Los etruscos utilizaban embarcaciones ligeras y rápidas, equipadas con un orden de remos y un mástil con vela cuadrada: de las representaciones, especialmente las realizadas en cerámica, se deduce que el casco era redondeado, la proa afilada y la popa curva. Es probable entonces que los etruscos hubieran introducido la innovación delancla de plomo (antes se habían utilizado anclas de piedra). Incluso las obras de arte que han llegado hasta nosotros muestran la importancia que los etruscos concedían a la navegación, ya que se han conservado muchas escenas de navegación o pesca. También hay que destacar un importante aspecto simbólico relacionado con la navegación: muchas obras etruscas de tema marítimo incluyen, de hecho, representaciones de delfines, que se consideraban un símbolo de buen augurio (cuando nadaban junto a los barcos, era una buena señal para los etruscos) y, si se pintaban en las paredes de las tumbas, probablemente indicaban que el señor allí enterrado estaba probablemente al frente de alguna empresa marítima.

Arte etrusco, escena de pesca (530 a.C.; fresco; Tarquinia, Tumba de Caza y Pesca)
Arte etrusco, Escena de pesca (530 a.C.; fresco; Tarquinia, Tumba de caza y pesca)


Arte etrusco, Delfines (530 a.C.; fresco; Tarquinia, Tumba de Caza y Pesca)
Arte etrusco, Delfines (530 a.C.; fresco; Tarquinia, Tumba de Caza y Pesca)


Exekias, Kylix con el mito de Dioniso y piratas tirrenos transformados en delfines (c. 530 a.C.; cerámica con figuras negras, diámetro 30,5 cm, altura 13,6 cm; Múnich, Staatliche Antikensammlungen
Exekias, Kylix con el mito de Dioniso y piratas tirrenos transformados en delfines (c. 530 a.C.; cerámica con figuras negras, diámetro 30,5 cm, altura 13,6 cm; Múnich, Staatliche Antikensammlungen


Kleitias, crátera ática conocida como vaso François, detalle que muestra el barco de los atenienses en Creta (c. 570 a.C.; cerámica de figuras negras, 66 x 57 cm; Florencia, Museo Archeologico Nazionale).
Kleitias, crátera ática conocida como vaso François, detalle que muestra el barco de los atenienses en Creta (c. 570 a.C.; cerámica de figuras negras, 66 x 57 cm; Florencia, Museo Archeologico Nazionale).

Pero, ¿qué bienes exportaban los etruscos? Ya se ha mencionado que entre los bienes etruscos más codiciados se encontraban los buccheri: se han encontrado vasijas muy sencillas, sin decoración y similares en diversas partes del Mediterráneo, lo que sugiere una especie de producción estandarizada, diseñada específicamente para la exportación a mercados internacionales, y que probablemente también tenía cierto valor de cambio antes de la introducción de la moneda. Se han encontrado buccheri etruscos en el sur de Italia, en Sicilia y Cerdeña, pero también en otros lugares mucho más lejanos: en el sur de Francia, en Grecia, en Cartago, incluso en Siria. Otro producto muy demandado, como ya se ha mencionado, era el vino, que los etruscos producían en cantidades superiores a sus necesidades: de los fenicios, los etruscos adoptaron el uso de ánforas para almacenarlo y transportarlo, y fueron expertos en crear una vasta producción de ánforas, específicamente diseñadas para estibar en los barcos (se trataba de ánforas especialmente esbeltas y fáciles de transportar). La gran disponibilidad de hierro en Etruria (sobre todo en las minas de laisla de Elba, en torno a las cuales surgió un floreciente distrito minero) permitió a los etruscos exportar piezas de trabajo y herramientas. Los accesorios de bronce también tenían una gran demanda: losutensilios domésticos de bronce fabricados en Etruria (como jarrones, lámparas de aceite, candelabros, utensilios de cocina) recibieron elogios incluso de historiadores griegos (como Cirtia y Ferecrate). Otros productos que salían de Etruria para la exportación eran cereales y productos de la tierra, aceite y artesanía.

El rico comercio llevaría a los etruscos a expandirse territorialmente: A partir del siglo VI a.C., impulsados también por un periodo de declive económico que había afectado al sur de Etruria, los encontramos de forma permanente en el norte de Italia, donde fundaron dos importantes emporios internacionales, las ciudades portuarias de Spina (cerca de la actual Comacchio, y que pervive en la toponimia actual como Lido di Spina) y Adria, gracias a las cuales pudieron intensificar el comercio con Grecia, abrir la navegación fluvial desde el delta del Po hacia el interior, y asegurarse también el control del mar Adriático. Estos eran los puertos desde los que partían los alimentos garantizados por la fértil llanura del Po, donde hubo una presencia etrusca estable en la antigüedad. De nuevo, los etruscos fundaron la ciudad de Kainua (actual Marzabotto) en Emilia: se trata de la única ciudad etrusca que surgió con un plan urbanístico preciso, con un trazado regular, detalle que deja pocas dudas sobre los orígenes coloniales de esta importante ciudad etrusca del norte de Italia.

Buccheri etruscos exportados a Cerdeña, conservados en el Museo Arqueológico Nacional de Cagliari
Cuencos etruscos exportados a Cerdeña, conservados en el Museo Arqueológico Nacional de Cagliari. Foto Crédito Museo Arqueológico Nacional de Cagliari


Fabricación etrusca, ánfora de vino (finales del siglo VI - principios del V a.C.; cerámica; Florencia, Museo Archeologico Nazionale)
Fabricación etrusca, ánfora de vino (finales del siglo VI - principios del V a.C.; cerámica; Florencia, Museo Arqueológico Nacional)


Arte etrusco, Candelabro con Eneas y Anquises, de la necrópolis de Valle Trebbia en Spina (c. 430-410 a.C.; bronce; Bolonia, Museo Cívico Arqueológico
Arte etrusco, Candelabro con Eneas y Anquises, de la necrópolis de Valle Trebbia en Spina (c. 430-410 a.C.; bronce; Bolonia, Museo Cívico Arqueológico).

Por último, conviene precisar que entre los etruscos también existía un intenso comercio entre sus ciudades, cada una de las cuales (como ocurre también hoy) se especializaba en la producción de determinados bienes. Por ejemplo, Chiusi era famosa por sus buccheri, al igual que Cerveteri y Bolsena, que eran, sin embargo, también florecientes centros vitivinícolas, y Populonia era la capital etrusca del hierro, mientras que Tarquinia, además de vino y aceite, comerciaba con la abundante toba de sus alrededores. Otras ciudades como Volterra, Veio y Vulci eran centros especializados en la producción de cerámica, Perugia y Vetulonia eran importantes por la producción de bronce, y Arezzo era un centro agrícola donde floreció la fabricación de equipamiento agrícola. Sin embargo, incluso para el comercio interior, no disponemos de información sobre cómo se organizaba el comercio: no sabemos dónde llegaban las mercancías, cuáles eran los sistemas de transporte (no sabemos, por ejemplo, si existían importantes vías de comunicación, ni qué medios de transporte las cruzaban), cuáles eran los lugares de intercambio, no sabemos cómo se organizaba la producción en las ciudades de origen y la distribución en las ciudades de destino de las mercancías.

Un último apunte, por último, sobre la moneda: como se anticipó, no habría empezado a circular hasta el siglo V a.C. y fue Populonia (dada también su disponibilidad de hierro) la primera ciudad etrusca en acuñar moneda. A partir del siglo siguiente, las demás ciudades-estado de Etruria comenzarían también a adaptarse.

Bibliografía de referencia

  • Simona Carosi, Barbara Davidde Pietraggi, Tesori per l’aldilà: La Tomba degli Ori di Vulci, catálogo de la exposición (Roma, Museo Nazionale Etrusco di Villa Giulia, del 28 de mayo al 31 de diciembre de 2016), Gangemi, 2016.
  • Giuseppe Della Fina, Giuseppe Sassatelli, Gli Etruschi, Monduzzi, 2013
  • Anna Maria Sgubini Moretti, Il Museo Nazionale Etrusco di Villa Giulia: guida breve, L’Erma di Bretschneider, 2010
  • Carlo Casi (ed.), Il mare degli antichi: miti, marinai e imbarcazioni dalla preistoria al Medioevo, Laurum, 2010
  • Jean-Marc Irollo, Gli Etruschi: alle origini della nostra civiltà, Edizioni Dedalo, 2008
  • Mauro Cristofani (ed.), Etruscos: una nueva imagen, Giunti, 2000
  • Anna Maria Sgubini Moretti, Il Museo Nazionale Etrusco di Villa Giulia: la collezione Augusto Castellani, L’Erma di Bretschneider, 2000
  • Mauro Cristofani, Diccionario de la civilización etrusca, Giunti, 1999
  • Giuseppe Franco, Orizzonti etruschi: una completa esplorazione del mondo etrusco, Sugarco, 1987
  • Mauro Cristofani, L’arte degli Etruschi: produzione e consumo, Einaudi, 1978


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.