Luigi Russolo, vida, obra y estilo del futurista de la música


Luigi Russolo, uno de los máximos exponentes del futurismo, también es conocido por sus investigaciones sobre la música. Vida, obras, estilo.

Luigi Carlo Filippo Russolo (Portogruaro, 1885 - Laveno-Mombello, 1947), pintor, compositor e inventor de instrumentos musicales, fue uno de los principales exponentes del Futurismo: su nombre figura entre los firmantes del Manifiesto de la Pintura Futurista y del Manifiesto Técnico de la Pintura Futurista. Sus elaboraciones pictóricas no son numerosas, ya que durante un largo periodo se dedicó exclusivamente a la música, campo en el que probó suerte desde muy joven. Russolo, de hecho, procedía de una familia de músicos, y su aportación en el campo de la composición fue decididamente innovadora, introduciendo los ruidos como elemento musical y la dodecafonía, y creando instrumentos musicales inéditos a los que llamó Intonarumori.

La pintura de Russolo osciló inicialmente entre el Simbolismo y el Divisionismo, asimilando más tarde los dictados futuristas de descomposición e interpenetración de planos. Además, Russolo estudió el movimiento de las personas y las máquinas, en afinidad con las investigaciones de Giacomo Balla y Umberto Boccioni, con quienes estableció una relación de confianza. En la última fase de su pintura, llegó a representaciones paisajísticas con claras influencias filosóficas y espirituales, que había abrazado en vida.

Luigi Russolo
Luigi Russolo

La vida de Luigi Russolo

Luigi Russolo nació en Portogruaro, cerca de Venecia, el 30 de abril de 1885. Fue el penúltimo de cinco hermanos nacidos de la unión entre su padre Domenico, relojero además de organista de la catedral de la ciudad y director de la Schola Cantorum de Latisana, y su madre Elisabetta Michielon. En 1901, tras asistir a la escuela primaria, Russolo siguió a sus dos hermanos mayores, Giovanni y Antonio, estudiantes del Conservatorio Giuseppe Verdi, a Milán. Desde muy pequeño, Russolo se interesó por la música, una pasión muy extendida en su familia, y una vez crecido, también se interesó por la pintura. En Milán, siguió algunos cursos en laAcademia de Brera y trabajó como aprendiz durante la restauración de las decoraciones de las salas del Castello Sforzesco y de la Última Cena de Leonardo da Vinci. En 1909 se producen varios acontecimientos importantes para la carrera artística de Russolo. En ese año realizó sus primeras obras, participó en la Exposición Anual en Blanco y Negro de la Famiglia Artistica de Milán y, gracias a ello, conoció a los pintores futuristas Umberto Boccioni y Carlo Carrà. Se hicieron íntimos amigos y junto a ellos, y otros artistas, tuvo la oportunidad de conocer en persona a Filippo Tommaso Marinetti, fundador del Futurismo, en febrero de 1910. Así se produjo su entrada oficial en el movimiento y Russolo comenzó a estar presente en todas las veladas y exposiciones futuristas, tanto en Italia como en el extranjero. Sin embargo, tras pintar varias obras futuristas, Russolo abandonó el arte durante mucho tiempo, prefiriendo dedicarse por completo a la música.

En 1913 redactó el Manifiesto del Ruido, en el que teorizaba sobre el uso de los ruidos con fines musicales basándose en algunos experimentos a los que solía dedicarse, en pleno auge futurista. Al fin y al cabo, el siglo XX, gracias al desarrollo de la sociedad industrial, se caracterizó por un uso cada vez más generalizado de máquinas que puntuaban la rutina diaria con sus ruidos, por no hablar de la invención del automóvil. Russolo, en las primeras líneas del Manifiesto, explicaba precisamente cómo hasta entonces la vida humana se había desarrollado “en silencio o casi en silencio” y cómo, en cambio, la música se había adaptado a las novedades, avanzando hacia la polifonía y buscando estructuras y acordes cada vez más complejos y disonantes. Además, Russolo inventó nuevos instrumentos musicales que construía a mano, a los que dio el nombre de Intonarumori: eran máquinas capaces de reproducir sonidos de diversa índole (estampidos, estallidos, risas, crujidos, etc.) y modificarlos a voluntad girando una manivela.

Russolo organizaba a menudo “conciertos ruidosos” que, sin embargo, no gozaban del beneplácito del público, que protestaba a gritos e incluso arrojaba objetos a los músicos. Causó sensación con el Gran concerto futurista per intonarumori (Gran concierto futurista para intonarumori ) en 1914 en el Teatro Dal Verme de Milán, en el que formó una orquesta para 18 intonarumori, pero se encontró con una reacción bastante violenta del público, con silbidos, gritos y varias refriegas, hasta que intervino la policía. Russolo, sin embargo, repitió el concierto en Génova y Londres, llegando a conocer a Igor Stravinsky.

Al igual que otros exponentes del futurismo, como Boccioni, Antonio Sant’Elia y Mario Sironi, Russolo se vio envuelto en la agitación de la guerra en 1917 y se alistó para participar en la Primera Guerra Mundial. Se alistó en el Batallón de Ciclistas Voluntarios de Lombardía y resultó gravemente herido en Malga Camerona, en el monte Grappa. Regresó a casa para recibir tratamiento y pasó casi dos años en varios hospitales de Nápoles, Génova y Milán, un periodo que pasó con muchas turbulencias interiores. Una vez curado, el artista volvió a tocar música, construir instrumentos musicales y pintar, participando en la Gran Exposición Nacional Futurista de 1919 y de nuevo en 1920.

Cuando el fascismo empezó a afianzarse en la vida política italiana, Russolo decidió no unirse a él y quedó así excluido de los futuristas, con los que más tarde volvió a conectar por intercesión de Enrico Prampolini. Su música se utilizó para tres películas futuristas, en las que también aparecía como protagonista. En 1926, marcado por las dificultades económicas, Russolo comenzó a trabajar como obrero, y ese mismo año se casó con una maestra de escuela primaria llamada Maria Zanovallo. Siguió exponiendo sus obras a lo largo de la década de 1920 y se unió al colectivo Cercle et Carré en 1930. Hacia 1929, Russolo entabló amistad en París con un estudioso italiano de las ciencias ocultas, a través del cual se interesó por las filosofías orientales y practicó yoga. Murió en Laveno Mombello, cerca de Varese, el 4 de febrero de 1947, tres años después que su amigo Marinetti, por quien había pronunciado el panegírico.

Luigi Russolo, Autorretrato con calaveras (1909; óleo sobre lienzo, 67 x 50 cm; Milán, Museo del Novecento)
Luigi Russolo, Autorretrato con calaveras (1909; óleo sobre lienzo, 67 x 50 cm; Milán, Museo del Novecento)
Luigi Russolo, Perfume (1910; óleo sobre lienzo, 65,5 X 67,5 cm; Rovereto, Mart, Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Trento y Rovereto, Colección VAF-Stiftung)
Luigi Russolo, Perfume (1910; óleo sobre lienzo, 65,5 x 67,5 cm; Rovereto, Mart, Museo di arte moderna e contemporanea di Trento e Rovereto, Colección VAF-Stiftung)
Luigi Russolo, Chioma (1910-1911; óleo sobre lienzo; Colección particular)
Luigi Russolo, Chioma (1910-1911; óleo sobre lienzo; Colección privada)
Luigi Russolo, Periferia-Trabajo (1910; óleo sobre lienzo, 77 x 61 cm; Colección particular)
Luigi Russolo, Periferia-Trabajo (1910; óleo sobre lienzo, 77 x 61 cm; Colección Privada)
Luigi Russolo, Relámpago (1910; óleo sobre lienzo; Roma, Galleria Nazionale d'Arte Moderna e Contemporanea)
Luigi Russolo, Relámpago (1910; óleo sobre lienzo; Roma, Galleria Nazionale d’Arte Moderna e Contemporanea)
Luigi Russolo, La revuelta (1911; óleo sobre lienzo, 150,8 x 230,7 cm; La Haya, Kunstmuseum)
Luigi Russolo, La revuelta (1911; óleo sobre lienzo, 150,8 x 230,7 cm; La Haya, Kunstmuseum)

El estilo y la obra de Luigi Russolo

El debut pictórico de Luigi Russolo en la exposición de la Famiglia Artistica Milanese de 1909 consistió en una serie de grabados fuertemente influidos por el Simbolismo. Así lo demuestra la obra Autorretrato con calaveras (1909), en la que el pintor aparece con expresión angustiada rodeado de una serie de calaveras que le devuelven la mirada, aludiendo a la conciencia del artista sobre la mortalidad humana y cómo la vida está llena de futilidad, que se convierte en nada tras la muerte. En la exposición estaba presente Umberto Boccioni, que intuyó el talento de Russolo y le sugirió que reflexionara sobre su propio estilo y la búsqueda de la modernidad. Las obras posteriores, de hecho, reflejan las claves surgidas de su asociación con Boccioni, y consisten en su mayoría en grabados con figuras de su madre y su hermana, junto con paisajes de suburbios industriales.

El nombre de Russolo apareció poco después entre los firmantes del Manifiesto de la pintura futurista y del Manifiesto técnico de la pintura futurista, redactados con un día de diferencia en 1910, junto con Giacomo Balla, Umberto Boccioni, Carlo Carrà y Gino Severini. Los dos manifiestos, el primero teórico y el segundo con dictados sobre el estilo y la técnica a seguir, se consideran hitos del futurismo en la pintura y algunas de las proclamaciones más decisivas de la modernidad en el arte. De hecho, el manifiesto se basaba en los conceptos del rechazo del “pasotismo” y la exaltación de las novedades modernas. También firmó el manifiesto Contro Venezia Passatista redactado ese mismo año por Marinetti. A partir de entonces, Russolo participó en todas las veladas y exposiciones futuristas del movimiento, tanto en Italia como en el extranjero.

Fue en 1910 cuando Russolo firmó una de sus obras más famosas, Profumo. El cuadro es el resultado evidente de una amplia investigación destinada a implicar al observador no sólo con la vista, sino también con los demás sentidos. En efecto, mirándolo, se tiene la sensación de percibir el mismo perfume que embriaga al protagonista, mediante el recurso de la onda creada con filamentos de color. Una solución que se encuentra precisamente en las primeras obras de Boccioni y Balla. Un planteamiento muy similar se encuentra en Chioma . Esta obra deriva de unos grabados de 1906 en los que Russolo había retratado a su hermana Tina, de 15 años, y en la versión realizada sobre lienzo impregna elementos simbolistas, evidentes en los ojos de la mujer de los que emanan haces de luz, mientras que para representar las ondas de su cabello utiliza los ya habituales filamentos de colores vivos. También de la misma época es Periferia-lavoro (1910), y la serie de tres grandes cuadros Lampi (1910), en los que la protagonista es la periferia industrial, con sus chimeneas humeantes y las farolas que iluminan artificialmente la escena.

La Rivolta (1911) es otro cuadro experimental de Russolo, en el que la energía desatada por un grupo de personas que participan en una manifestación se propaga por la ciudad en forma de líneas geométricas que se asemejan a flechas, símbolo de velocidad y fuerza. La misma forma de expresar la propagación y difusión de algo poderoso se encuentra en La música (1911). Aquí, el sonido de un piano se convierte en una onda que alcanza una serie de rostros que recuerdan máscaras de teatro, sonrientes pero al mismo tiempo casi inquietantes. También son recurrentes en este cuadro las formas redondeadas y las curvas sinuosas.

Una obra decididamente especial es Ricordo di una notte (1912), en la que Russolo colocó sobre el lienzo un collage de imágenes y situaciones vividas durante una noche, como si fueran destellos oníricos que evocan sensaciones y emociones que van resurgiendo poco a poco. Se reconocen paseantes, farolas, una multitud de personas, perfiles femeninos e incluso un caballo. En esta última obra, como en las anteriores, el estilo de Russolo sigue muy influido por el Simbolismo y el Divisionismo.

En Nocturno + chispas de revuelta (1911) comienzan a surgir los primeros experimentos sobre la descomposición de planos y objetos y su repetición en serie, que vuelven sobre todo en Sintesi plastica dei movimenti di una donna (1912-1913). En esta obra, el movimiento mencionado en el título se propone desde distintos ángulos, todos ellos llevados al lienzo al mismo tiempo, en plena sintonía con las investigaciones sobre el mismo tema a las que Balla se dedicaba, estudiando fotografía y animación.

Otra obra muy cercana a las investigaciones de Balla es Solidez de la niebla (1913), en la que el fenómeno atmosférico se presenta como un cuerpo sólido, en forma de una serie de círculos concéntricos que son atravesados por la luz artificial de una lámpara eléctrica situada encima. Los círculos envuelven a los protagonistas, un grupo de personas que probablemente sean soldados (el primero sostiene algo que parece una bandera). Uno de los cuadros que resumecasi todos los ideales futuristas es sin duda Dinamismo de un automóvil (1912-1913). Los automóviles fueron muy ensalzados por Marinetti y los suyos como un símbolo que encarnaba plenamente la energía vital, así como la irracionalidad y la locura. En el propio Manifiesto Futurista leemos “... Un coche de carreras con el capó adornado con grandes tubos en forma de serpiente con aliento explosivo... un automóvil rugiente, que parece funcionar con fuego de ametralladora es más bello que la Nike de Samotracia”. Russolo subraya la velocidad del coche mediante el uso de colores muy vivos (rojo, amarillo) y las habituales “líneas de fuerza”, parecidas a flechas, que ya estaban presentes en La Rivolta y que aquí se presentan más estrechas a la izquierda y más anchas a la derecha, para representar la victoria del coche sobre la resistencia del aire. También muy cercana al Futurismo y a la descomposición analítica de las formas es otra obra de 1912, Compenetrazione di case + luce + cielo (Compenetración de casas + luz + cielo ) en la que un paisaje urbano aparentemente sencillo se descompone en varios planos que se suceden interpenetrados por dos intensos haces de luz.

En 1919, además de estar siempre presente en diversas exposiciones nacionales e internacionales, publicó el panfleto Contro tutti i ritorni in pittura, escrito en colaboración con Leonardo Dudreville, Achille Funi y Mario Sironi, en abierta polémica con la vuelta al orden que cada vez aparecía más en los círculos artísticos. Tras un paréntesis en el que abandonó la pintura, Russolo volvió a ella en los años veinte con Ritratto di fanciulla (Retrato de fanciulla ) (1921), en el que la tan vituperada vuelta al orden es abrazada en realidad, en una especie de “simbolismo espiritual”, reflejo de los estudios y reflexiones filosóficas a los que Russolo se había acercado. También del mismo tipo es La Femme aux Bulles de Savon (1929). En el centro, es decir, hacia 1926, una obra titulada Impresiones de bombardeo, metrallas y granadas que recuerda aún elementos futuristas como las líneas de fuerza dinámicas y quebradas que reproducen las acciones de la guerra, de manera no obstante figurativa, reforzada por la presencia en el fondo de un grupo de soldados que se ponen a cubierto detrás de un muro bajo.

La obra de 1938 Aurora Boreal inaugura la última fase de la pintura de Russolo, caracterizada por la plena adhesión a las teorías místicas y filosóficas, en la que predominan las escenas paisajísticas construidas en planos horizontales e impregnadas de una sensación de calma, reforzada por el uso de colores como el verde, el azul y alguna salpicadura ocasional de naranja o amarillo para representar la luz, como Riflessi y Notturno, ambas de 1944. La única excepción es Bach y Beethoven, de 1946, en la que vuelve a su gran pasión por la música colocando retratos de músicos dentro de nubes sobre paisajes luminosos y florecientes.

Luigi Russolo, Recuerdo de una noche (1912; óleo sobre lienzo; colección particular)
Luigi Russolo, Recuerdos de una noche (1912; óleo sobre lienzo; colección privada)
Luigi Russolo, Síntesis plástica de los movimientos de una mujer (1912-1913; óleo sobre lienzo, 86 x 65 cm; Grenoble, Museo de Grenoble)
Luigi Russolo, Síntesis plástica de los movimientos de una mujer (1912-1913; óleo sobre lienzo, 86 x 65 cm; Grenoble, Musée de Grenoble)
Luigi Russolo, Solidez de la niebla (1913; óleo sobre lienzo; colección particular)
Luigi Russolo, Solidez de la niebla (1913; óleo sobre lienzo; Colección particular)
Luigi Russolo, Dinamismo de un automóvil (1912-1913; óleo sobre lienzo, 139 x 184 cm; París, Centro Pompidou)
Luigi Russolo, Dinamismo de un automóvil (1912-1913; óleo sobre lienzo, 139 x 184 cm; París, Centro Pompidou)
Luigi Russolo, La Femme aux Bulles de Savon (1929; óleo sobre lienzo; París, Centro Pompidou)
Luigi Russolo, La Femme aux Bulles de Savon (1929; óleo sobre lienzo; París, Centro Pompidou)
Luigi Russolo, Impresiones de bombardeos, metrallas y granadas (1926; óleo sobre lienzo; Portogruaro, Colecciones Municipales)
Luigi Russolo, Impresiones de bombardeos, metrallas y granadas (1926; óleo sobre lienzo; Portogruaro, Colecciones Municipales)
Luigi Russolo, Aurora Boreal (1938; óleo sobre lienzo; colección particular)
Luigi Russolo, Aurora Boreal (1938; óleo sobre lienzo; Colección privada)

Dónde ver las obras de Luigi Russolo

Las obras de Russolo se encuentran en varios museos importantes, tanto nacionales como internacionales. En Portogruaro, ciudad natal del artista, se encuentra el cuadro Impresiones de un bombardeo de metralla y granadas (1926), en la colección municipal. En Venecia, cerca de Portogruaro, está Solidez de la niebla (1912), en la prestigiosa Colección Peggy Guggenheim. El MART - Museo de Arte Contemporáneo de Trento y Rovereto posee el famoso cuadro Perfume (1910). La primera obra de Russolo, Autorretrato con calaveras (1909), se conserva en el Museo del Novecento de Milán. En nuestro país, también se puede ver Lampi (1910) en la GNAM - Galería Nacional de Arte Moderno de Roma.

En Europa, es posible admirar dos obras de Russolo en París, concretamente Dinamismo de un automóvil (1913) en el Centro Pompidou, Museo Nacional de Arte Moderno, y La Femme aux Bulles de Savon (1929), en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de París. También en Francia, concretamente en el Musée de Grenoble, se encuentra Síntesis plástica de los movimientos de una mujer (1912-13). En Suiza, en el Kunstmuseum de Basilea, se encuentra Compenetrazione, Case+luce+cielo (1912), mientras que en Holanda está La Rivolta (1911) en el Gemeentemuseum de La Haya. Por último, en Londres, en la Estorick Collection of Modern Italian Art, se encuentra La musica (1911).

Varias obras de Russolo se encuentran en colecciones privadas, entre ellas Notturno+Scintille di rivolta (1910-11), Chioma (I capelli di Tina) (1910), Ritratto di fanciulla (1921), Aurora Boreale (1938), Riflessi (1944), Notturno (1945), Bach (1946), Beethoven (1946).

Luigi Russolo, vida, obra y estilo del futurista de la música
Luigi Russolo, vida, obra y estilo del futurista de la música


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.