Hayez: los dibujos, el estudio, el método. Entrevista con Francesca Valli


Actualmente se está celebrando en Milán una exposición de dibujos de Francesco Hayez. Entrevistamos a la comisaria Francesca Valli.

Hasta el 21 de enero, puede visitar una importante exposición sobre Francesco Hayez, organizada en paralelo a la gran exposición de las Galerías de Italia de Milán. Se trata de Hayez en Brera. Il laboratorio di un pittore, instalada en la Sala Napoleonica de laAcademia de Brera, también en Milán. La exposición, dividida en tres secciones, pretende indagar en el método del artista, gracias a varios dibujos (se exponen unos ochenta), tres cuadernos, pinturas, grabados y libros. No faltan las comparaciones con alumnos directos, y también se reconstruye el taller del artista. Un interesante proyecto, fruto de un largo y serio trabajo de investigación, aún en curso. Para saber más sobre la exposición, entrevistamos a la comisaria, la historiadora del arte Francesca Valli.

Hayez a Brera. Il laboratorio di un pittore
Hayez en Brera. El taller de un pintor

Intentemos hacernos una idea general de la exposición Hayez en Brera. El taller de un pintor: para Francesca Valli, comisaria de la exposición, es necesaria una premisa...
Una premisa fundamental para mí. No se trata exactamente de una exposición de revisión histórico-artística ni nada por el estilo. Por primera vez Brera expone parte del legado de un artista que, entre exposiciones y escuela, pasó 60 años de su vida entre los muros del palacio y a cuya presencia debe gran parte de su identidad histórica. Así que el problema (la responsabilidad también) era evocar una presencia física a través de los lugares (la reconstrucción del estudio de Hayez en la Accademia) y su sistema de trabajo que era al mismo tiempo su método de enseñanza. Algo parecido, con las debidas diferencias, por supuesto, se hizo recientemente en París para el Museo Picasso, donde también se reconstruyó un montaje de trabajo con la exposición actual.
El sentido de la cortina de damasco rojo con la que arranca la exposición en la Accademia es evocar el autorretrato más bello de Hayez, “Italiano de Venecia” en la firma, que guardaba en su estudio de Brera. Y también un homenaje de su segunda patria milanesa a su venecianidad, si esa tela es la misma que la del Dux Pesaro en el retablo homónimo de Tiziano (un cuadro muy apreciado). Simbologías y metáforas decimonónicas con las que se pretendía complacerse en la medida de lo posible.

Francesco Hayez, Autoritratto
Francesco Hayez, Estudio para autorretrato

Studio per Sansone
Estudio para la figura de Sansón
Detrás de toda exposición seria siempre hay un trabajo de investigación, y sabemos que eso fue lo que hizo posible la puesta en escena de Hayez en Brera. El taller de un pintor fue largo y minucioso. ¿Podríamos resumir las principales etapas que condujeron a la puesta en escena de esta exposición?
Detrás de esta exposición hay, evidentemente, un largo proceso de reorganización de toda la colección Hayez: pinturas (la mayoría de las cuales se exponen en las Galerías de Italia), dibujos, grabados, fotografías, libros, procedentes de él mismo y de sus herederos.
Este es su carácter articulado y este es su mérito, porque permite reconstruir un método en el mismo lugar. Se han llevado a cabo investigaciones documentales y, sobre todo, complejos trabajos de restauración durante unos diez años por parte del Opificio delle Pietre Dure, coordinados por Cecilia Frosinini. Lo que aquí se presenta es precisamente una muestra. El discurso debe extenderse a la reconstrucción del estudio de Hayez en la Academia, hoy utilizado para la enseñanza: un edificio particular construido en un patio del palacio de Brera, a raíz del nombramiento del artista como profesor de Pintura, según precisas exigencias funcionales, tal y como se desprende de los documentos.
Ésta es sólo una parte del trabajo que ha precedido a la exposición, dirigido en los últimos veinte años a recomponer todo el patrimonio histórico de la Academia de Brera y a reconstruir un sistema (didáctico e institucional) que refleje el sistema moderno de las artes en el Milán del siglo XIX. La exposición quiere ser, aunque toscamente y con medios muy pobres (las mesas son las originales que aún se utilizan en las aulas), un ejemplo de ello.

Studio per Maria Stuarda
Estudio para la figura de María Estuardo
En la exposición se exponen unos ochenta dibujos, muchos de los cuales son estudios para obras incluso famosas. ¿Cuáles son las características de los dibujos de Hayez y cuál era el proceso típico del artista?
La obra no está acabada, sino sólo empezada, en varias muestras, tras un largo proceso de restauración de una importante colección: más de 800 hojas, muchas dibujadas recto/verso, casi todas referibles a varias obras. Todavía no existe un catálogo, sólo un inventario informatizado. Como se puede ver en la exposición, en la Accademia, salvo raras excepciones, han llegado sobre todo dibujos de detalles, no composiciones de conjunto, presumiblemente vendidos por el propio artista o sus herederos, ahora en poder de coleccionistas, sólo parcialmente conocidos. Las evaluaciones definitivas sólo serán posibles reuniendo todo el material disponible.
En la exposición, “el taller” se ha organizado por géneros (figura, historias, retratos/ autorretratos), luego la obra por partes a analizar y recomponer, que son las propias de la tradición académica y también las categorías estéticas de evaluación utilizadas del siglo XVII al XIX por la crítica: temas, afectos, trajes y fondos, drapeados. El juego es siempre el oscilante de la comparación: del modelo histórico a su descomposición y elaboración. El mismo esquema se ha mantenido en el catálogo, compartido con la Gallerie d’Italia.
Hayez parte de un tema: todos los concursos de la academia proponen un tema hasta la Unificación de Italia. Como “pintor de historia”, primero investiga un tema, que es un tema escrito (la biblioteca de Hayez en la academia consta de unos 400 volúmenes de literatura, cuentos, viajes, repertorios ilustrados), los lugares de la historia que se va a contar (hace viajes para dibujar los fondos del natural) y el vestuario (para sus queridos temas históricos venecianos, estudia en el museo a los pintores de finales del siglo XV). El mismo tema sirve para seleccionar los modelos: si se trata de un campeón de fuerza, por ejemplo Sansón, el punto de partida es un boxeador de Canova, si es una masacre, por ejemplo la Destrucción del Templo de Jerusalén, los modelos pueden estar sacados de otras masacres (Guido Reni, por ejemplo, o Simone Cantarini, dibujo conservado en el Brera). A veces utiliza papel transparente para el moldeado (algunos papeles han sobrevivido).
Pero lo más importante, tanto en la selección de los modelos como sobre todo en la elaboración, es el incansable trabajo sobre los gestos, elemento expresivo y retórico fundamental para el relato, más incluso que las expresiones faciales. Muchas hojas presentan gestos referibles a diferentes cuadros. El propio Hayez declara en sus Memorias que le gustaba trabajar en varias obras a la vez para descansar la mente en el paso de una a otra y distanciarse. En estos objetivos expresivos se inscribe también el cuidado dado a los dibujos de drapeados, no miméticos con respecto a la anatomía del cuerpo, sino funcionales para subrayar las pasiones representadas.
Un tipo particular de dibujo es el d’après, en acuarela, a posteriori, destinado a un nuevo coleccionismo burgués, propio de la nueva sociedad milanesa.

La Maddalena di Canova
Francesco Hayez, La Maddalena de Canova


Estudio para la acusación secreta
Estudio para laAcusación Secreta


¿Cuáles son algunos de los ejemplos más significativos que podemos admirar en la exposición?
El ciclo de Sansón, por la figura, que parte del gesto del puño cerrado de la estatua de Antonio Canova. El ciclo La sed de los cruzados, para las Historias, algunos de los 80 dibujos preparatorios. Pero también todo el trabajo ininterrumpido sobre la Presentación de la Virgen en el Templo de Tiziano, un verdadero abecedario de gestos. En cuanto a las expresiones, de las que eran famosos los boloñeses, es interesante la conexión con el cuadro de Guercino Abraham repudia a Agar, en la Pinacoteca de Brera: en relación conAlberico da Romano y los despedidos Foscari. Los cuadernos de trabajo de la juventud de Hayez son muy bellos, especialmente el rojo, todos dedicados a María Estuardo. Interesantes son los instrumentos que Hayez utilizó para realizar retratos de muerte o a distancia: el de Cavour, realizado con una máscara mortuoria, el más famoso de Rossini con una carte de visite. Incluso el mayor de los Hayez, receloso del género, se convenció de utilizar la fotografía.

Foscari destituito
Izquierda, Estudio para el personaje de Francesco Foscari destituito; derecha, Francesco Hayez, Detalle del cuadro Francesco Foscari destituito (1842-1844; Milán, Pinacoteca di Brera)


Studio per la Sete dei crociati
Estudio para La sed de los cruzados


Studio per la Sete dei crociati
Estudio para La sed de los cruzados

A diferencia de la gran exposición de las Galerías de Italia, en la Academia de Brera también tenemos la oportunidad de ver cuadros de otros artistas, en particular de los alumnos de Hayez: ¿qué importancia tuvo la influencia de Hayez en los pintores del área milanesa (y no milanesa)? ¿Y qué artistas podemos encontrar en la exposición?
Podemos encontrar traducciones gráficas de obras de artistas contemporáneos apreciados por Hayez: Delaroche a la cabeza. O de grabadores, ilustradores como Déveria. O el famoso aguafuerte de Luigi Sabatelli, que le había precedido en la cátedra de Pintura, de la Peste de Florencia. Todas estas obras son propiedad de la Academia y sabemos por documentos que el propio Hayez las hizo comprar tras su nombramiento como profesor y que las conservó colgadas en su aula. Sólo se exponen los cuadros de sus alumnos oficiales, es decir, a partir más o menos de su nombramiento como pintor en 1850, que no son muy famosos. De hecho, los nombres más conocidos pertenecen a una fase anterior, cuando, tras su llegada a Milán en 1822, había enseñado en varias ocasiones como ayudante y sustituto de Luigi Sabatelli. Se trata de los hermanos Induno, Eleuterio Pagliano, Giuseppe Bertini, Cherubino Cornienti y otros que no fueron sus alumnos directos, pero que se sintieron atraídos por el gran éxito que Hayez alcanzó en las Exposiciones, a lo largo de un periodo que va desde la década de 1830 hasta la de 1860, cuando el propio Hayez, en 1867, ya anciano, decidió poner fin a la pintura de historia, un género que había pasado de moda.

La exposición incluye también varios grabados, que representan una vertiente importante de la producción de Hayez: baste pensar que gracias a algunos de los grabados podemos conocer pinturas perdidas o inencontrables. ¿Cómo pretende la exposición poner de relieve las técnicas de estampación en la producción de Hayez?
Son el signo de la modernidad, de las posibilidades de difusión de una nueva técnica, la litografía, que estalló literalmente, y con gran calidad, en Milán a finales de los años veinte, junto con las traducciones al italiano de la gran literatura europea, de Walter Scott a Schiller. Una gran fuente de inspiración para bailes de máscaras, pantomimas, melodramas y, en nuestro caso, nuevos temas para pintar. Las de Hayez (debería haber hecho también las Promessi Sposi) son preciosas. Y creía tanto en ellas que, cuando expuso a María Estuardo siendo conducida a su suplicio en 1827, colocó a su lado su traducción litográfica.

Alberico da Romano
D’après Francesco Hayez, Alberico da Romano se entrega a sí mismo y a su familia como prisioneros al marqués de Este, acuarela


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.