¿Cómo acercar a los jóvenes a los museos?


El público menor de 30 años es uno de los más difíciles de abordar en un museo, por varias razones. Pero hay buenos ejemplos recientes, algunos incluso exitosos, que demuestran que es posible.

La ocasión de la conferencia Hacia una cultura para todos, organizada por Unicoop Firenze y que se celebrará en Florencia, en el Salone di Cinquecento del Palazzo Vecchio, el próximo martes 19 de septiembre a las 10 de la mañana, y que versará sobre las políticas de acceso a la cultura, ofrece la oportunidad de volver sobre un tema que se ha abordado varias veces en estas páginas, a saber, la asistencia de los jóvenes a los museos, donde el término “joven” podría entenderse referido a todos los que asisten a los museos.el acceso a la cultura, brinda la oportunidad de volver sobre un tema que se ha abordado varias veces en estas páginas, a saber, la asistencia de los jóvenes a los museos , donde el término “joven” podría referirse a todas las personas menores de 30 años: un segmento de público al que la propia Unicoop ha prestado últimamente especial atención, por ejemplo con descuentos y concesiones. Se trata, notoriamente, de uno de los públicos más difíciles de abordar, por diversas razones, bien resumidas en una investigación realizada en 2006 (pero aún muy relevante en estas premisas) por la Provincia de Módena y la Fundación Fitzcarraldo: entre las principales, se pueden identificar la percepción del museo como un lugar donde se aprende algo y, por tanto, como una especie de continuación de la escuela (para un niño en edad escolar, ir al museo significa básicamente prolongar la asistencia al aula), la preferencia por otras actividades la idea de que el museo es una institución alejada de las necesidades de un joven y la consiguiente sensación de alienación que un joven siente con respecto al museo, y también la idea de que el museo es algo estacionario, inamovible, con poca tendencia a actualizarse. También hay que añadir, como bien ha señalado la investigación I giovani e i musei d’arte contemporanea dell’IBC Emilia-Romagna (Los jóvenes y los museos de arte contempor áneo del IBC Emilia-Romaña), que cuando visitan un museo, los jóvenes privilegian la dimensión social-relacional: esto significa que es poco probable que un joven visite un museo solo. Por último, pero no por ello menos importante, otro hecho de cierta relevancia: el hecho de que ir a museos esté condicionado por el nivel cultural de la familia.

También es necesario hacer hincapié en un punto que se ha discutido a menudo, a saber, el precio de las entradas: tomando como ejemplo los museos de titularidad estatal, es cierto que el coste medio en los últimos años se ha incrementado de forma espectacular (de una media de 5,1 euros en 2002 a 8,9 en 2021 para los museos, mientras que para los yacimientos arqueológicos la relación es de 5,3 a 8,7, e incluso teniendo en cuenta la evolución del poder adquisitivo sería como si en 2002 se hubieran pagado unos 6,6 euros en la actualidad), pero los incrementos no han afectado a los jóvenes: hasta 2019, los jóvenes de entre 18 y 25 años disfrutaban de una reducción del 50% en las entradas de todos los museos estatales, y más tarde, con una medida de la entonces ministra Bonisoli, se introdujo la entrada de 2 euros para todos los museos dependientes del Ministerio de Cultura. Los jóvenes y niños menores de 18 años, por su parte, entran gratis en todos los museos estatales. Y muchos museos cívicos y privados se han adaptado a las ventajosas políticas de precios promovidas por el Estado para atraer al público menor de 25 años. Sin embargo, este no es el principal obstáculo para el acceso: la última Estadística Cultural del ISTAT que sondeó los motivos para no visitar museos (los datos datan de 2016: Estadística Cultural ha dejado de investigar los motivos desde entonces) muestra que el principal obstáculo es el desinterés, que roza los valores más altos (cerca del 50%) precisamente en las franjas de edad de 18-19 y 20-24 años. Solo cerca del 8% de los entrevistados cree que el precio demasiado elevado de las entradas es el principal motivo de abandono (para ser exactos, el 8,1% en el tramo de 18-19 años, el 8,3% en el de 20-24 años y el 9,4% en el de 25-34 años: el grupo de edad en el que la cifra es más alta, el 12,7%, es el de 35-44 años). Además de los jóvenes que no van al museo simplemente porque no les interesa (y que, conviene repetirlo, constituyen aproximadamente la mitad del total), hay cerca de un 25% de jóvenes que no van porque prefieren otras formas de pasar el tiempo. En resumen, está claro que para tres de cada cuatro jóvenes la falta de asistencia se debe a una falta de interés por el museo.

Palacio Cucchiari. Foto: Alessandro Pasquali / Danae Project
Palacio Cucchiari. Foto: Alessandro Pasquali / Danae Project
El mercado de Rovereto
El mercado de Rovereto
Cómics en los museos
Cómics en los museos
Mantua, Palacio Ducal. © MiC, Palacio Ducal de Mantua
Mantua, Palacio Ducal. © MiC, Palacio Ducal de Mantua
Luis Sal en el vídeo de la campaña del museo de Bolonia
Luis Sal en el vídeo de la campaña del museo de Bolonia

Normalmente, quien facilita el primer contacto entre un joven y un museo, sobre todo si el joven procede de una familia poco acostumbrada a visitar museos, es el colegio: Por eso es fundamental que los museos presten especial atención a los centros escolares y sean capaces de ofrecer a los escolares visitas guiadas y actividades que les den una percepción del museo diferente a la del lugar anticuado, asfixiado y distante que suele aparecer a los ojos de adolescentes y jóvenes, así como espacios y distribuciones que no den a los jóvenes la impresión de que el lugar que visitan es una prolongación del aula donde pasan cinco o seis horas al día. Un repaso de casos prácticos interesantes, sin pretender ser exhaustivo pero con la idea de señalar algunas buenas prácticas implementadas por museos para acercar a los jóvenes al público, puede comenzar aquí: se podría empezar por una entidad privada, laFundación Giorgio Conti de Carrara, que para su sede de exposiciones(Palazzo Cucchiari) decidió este año ofrecer entrada gratuita a los alumnos de todos los centros escolares de todos los niveles, independientemente de que visitaran el museo como parte de una excursión o viaje escolar, o por su cuenta, con sus amigos o familiares. El ejemplo ofrecido por la fundación Carrarese es digno de atención, ya que el público en edad escolar es una importante fuente de ingresos para los museos (las estadísticas culturales del ISTAT para 2021 muestran que el número de visitantes en edad escolar está aumentando.Las estadísticas culturales del ISTAT para 2021 muestran que “la mayor proporción de visitantes ”fuertes“ de museos se encuentra entre los jóvenes de 18-19 años”, y que los jóvenes de 11-17 años visitan los museos en una proporción dos veces mayor que los mayores de 65 años: El 40,3% de los jóvenes de 11 a 17 años visita al menos un museo al año, frente al 20,8% de los de 65 a 74 años). Quizás sea entonces superfluo insistir en la capacidad del museo para hacerse atractivo al público joven y a los niños, sobre todo si la visita va acompañada de actividades interesantes: En este caso, el MART de Trento y Rovereto, que a menudo es señalado como uno de los museos italianos más evolucionados del sector, marca la pauta, en virtud de su departamento educativo, que trabaja de forma sumamente atractiva, pero también porque al visitar el museo trentino se tiene la percepción de entrar en una ciudadela de la cultura que es sentida como propia por todos los ciudadanos. sentida como propia por todos los ciudadanos, independientemente de que visiten o no el museo (la biblioteca está bien surtida, es cómoda, moderna, ordenada, con espacios amplios y acogedores, el personal es extremadamente amable, también hay un bar-restaurante de gran calidad, y la ubicación central facilita el intercambio con la ciudad). Por no hablar del propio edificio: a menudo el “contenedor” se convierte en esencial para que el público descubra el contenido. Merece la pena mencionar, siempre en el noreste, la Colección Peggy Guggenheim de Venecia con su fórmula “Kids Day”: talleres totalmente gratuitos para niños de 4 a 10 años todos los domingos a las 15 horas (mientras se anima a los padres a visitar el museo). Un buen ejemplo viene del sur: se trata del Museo Regional de Mesina, que organiza regularmente paseos, visitas, búsquedas del tesoro organizadas especialmente para los más pequeños.

Una vez más, los datos de Istat proporcionan las características que, según los distintos grupos de edad, se perciben como fundamentales para un “buen museo”. Los jóvenes (al igual que los demás grupos de edad, pero por debajo de los 35 años este elemento se percibe mucho) señalan como característica principal la presencia de obras importantes y de calidad, con picos del 64,1% en el grupo de 18-19 años y del 60,3% en el de 20-24 años (para dar un término de comparación, el mismo elemento pesa un 55,2% en el grupo de 60-64 años y un 53,7% en el de 65-74 años). En este caso, se hacen imprescindibles dos acciones: la primera es simplemente dar a conocer lo que se tiene, quizá eligiendo un lenguaje adecuado para los más jóvenes. Lo que los visitantes habituales dan por supuesto puede no serlo para un público que no está acostumbrado a visitar museos. En este caso cabe mencionar, mientras tanto, unainiciativa coral como la espléndida Cómics en los museos (Cómics en los museos) del Ministerio de Cultura, que ha colocado junto a cada uno de los museos autonómicos un cómic creado por un importante autor italiano: fue una iniciativa que seguimos de cerca en nuestra revista, y que luego reseñamos en una entrevista con su creador, Mattia Morandi, antiguo jefe de la oficina de prensa del ministerio. Algunos museos, como el Palacio Ducal de Mantua, han decidido después continuar por su cuenta: el instituto de Piazza Sordello ha inventado incluso una especie de webserie de cómics dedicada a Isabel de Este, que está cosechando un gran éxito en las redes sociales.

Uffizi, Sala Leonardo
Uffizi, Sala Leonardo
Exposición de los Uffizi en Reggello
Exposición de los Uffizi en Reggello
Exposición Uffizi Diffusi en Anghiari
Exposición Uffizi Diffusi en Anghiari
Galería de Arte de Brera. Foto: James O'Mara
Galería de Arte de Brera. Foto: James O’Mara
Museo de la Catedral de Florencia, Sala del Paradiso. Foto: Museo de la Catedral
Museo de la Catedral de Florencia, Sala del Paradiso. Foto: Museo del Duomo

Y luego, para despertar la curiosidad de los jóvenes, pueden ser útiles las campañas específicas, en las que quizá participen personajes con los que los adolescentes y los menores de 30 años estén familiarizados: Me viene a la mente la campaña que los museos de Bolonia pusieron en marcha en 2018 con uno de los youtubers más populares de Italia, Luis Sal (que puede considerarse un artista, por la originalidad, las formas y la inteligente irreverencia de sus vídeos), para promocionar la tarjeta de acceso a los propios museos (una experiencia repetida).tarjeta de acceso a los propios museos (experiencia repetida por Genus Bononiae para la exposición sobre el Políptico Griffoni), o la campaña con El Chacal en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles, o el experimento que los Uffizi hicieron con la joven influencer Martina Socrates, convocada para una retransmisión en directo desde las salas del museo (el director Eike Schmidt ha subrayado en repetidas ocasiones el efecto beneficioso que las campañas con estrellas de la web han tenido en el público más joven). Huelga decir que, para implicar a los influencers, habrá que recurrir a nombres que puedan garantizar un buen rendimiento en términos de resultados, o a personalidades que puedan ofrecer una comunicación de calidad. Los Uffizi también se han distinguido por su capacidad de transversalidad: apariciones en programas de televisión dedicados al deporte, un gabinete de prensa que cada semana proporciona historias, aunque no sean habituales, capaces de despertar la curiosidad, y los llamamientos a los participantes de Firenze Rocks. Si se quiere despertar la curiosidad de los jóvenes, hay que pensar en romper moldes.

La segunda acción es colaborar para que haya un intercambio constante entre el centro y la periferia. De nuevo son los Uffizi, en este caso, los que dictan la línea con el exitoso proyecto Uffizi Diffusi, que ha demostrado ser no sólo una iniciativa cultural de alto nivel con exposiciones de gran valor (baste mencionar la de Masaccio en Reggello), sino que también ha conseguido reforzar los lazos entre los museos más pequeños y sus comunidades, especialmente allí donde se ha aprovechado la ocasión que brinda la llegada de obras de los Uffizi para crear una nueva identidad cultural.ocasión brindada por la llegada de obras del gran museo florentino ha sido hábilmente aprovechada por los museos locales para crear interesantes oportunidades de profundización (uno de los más constantes es el Museo de la Batalla de Anghiari, que, por otra parte, ya cuenta con un buen programa de actividades para jóvenes, y que ha registrado aumentos de visitantes de dos dígitos).

Además, se nota especialmente la presencia de presentaciones claras y atractivas (fundamentales para el 49,9% de los jóvenes de 15 a 17 años, el 47,9% de los de 18 a 19 años y el 48,4% de los de 20 a 24 años frente, por ejemplo, al 32,6% de los de 65 a 74 años y el 23,9% de los mayores de 75 años) y de espacios acogedores (los de 15 a 19 años son los únicos que superan el 20%). Aparte de los grandes clásicos como el Museo Egipcio de Turín o el Museo de la Ciencia y la Tecnología de Milán, quizá el ejemplo más adecuado en este sentido sea la Pinacoteca de Brera por su elegante disposición, donde las obras expuestas están presentes pero no son invasivas, y donde se han diseñado varios recorridos en función del tipo de público (uno incluso para los más jóvenes, como suele ocurrir en los museos). Otro museo que se cita a menudo como ejemplo por su recorrido tan atractivo es el Museo del Duomo de Florencia, no sólo por las obras de capital importancia que alberga y por la forma en que se presentan, sino también por la grandiosidad de las reconstrucciones (baste pensar en la Sala del Paradiso, donde se recrea la primera fachada de Santa María del Fiore) y por la eficacia de las salas dedicadas a la historia de la arquitectura. Siguiendo en Florencia, el Palazzo Strozzi también merece una mención: es cierto que el instituto suele centrarse en exposiciones atractivas, pero lo hace diseñando siempre muestras de gran impacto y con actividades e iniciativas pensadas para diversos tipos de público. En Roma, en cambio, es difícil no pensar en el Central de Montemartini o en la Galleria Borghese como ejemplos de museos capaces de ser extraordinariamente atractivos para un público menor de 30 años.

Atrio del Palacio Strozzi durante la exposición Let's Digital
Atrio del Palazzo Strozzi durante la exposición Let’s Digital
Central de Montemartini
Central Montemartini
El Bistrot In-Chiostro del Museo Diocesano de Milán
El Bistrot In-Chiostro del Museo Diocesano de Milán
Museo de Cerámica de Savona
Museo de Cerámica de Savona
Cine al aire libre en Villa Bardini
Cine al aire libre en Villa Bardini

Y pensando en las formas de implicar al público joven, es imposible no prestar atención al largo capítulo de iniciativas, que son importantes para el 19,1% de la franja de edad de 18-19 años y el 17,4% de la de 20-24 años (casi el doble del público de más de 35 años). Hay varios ejemplos a imitar en este sentido, empezando por el Museo Diocesano de Milán , que organiza constantemente aperitivos en el museo, que también han pasado a formar parte dela oferta permanente del instituto: este verano, el museo milanés brindó a los visitantes la oportunidad, todos los días de 17.30 a 22.30 horas, de tomar un aperitivo en el bistró del claustro y, al mismo tiempo, visitar la exposición dedicada a Robert Doisneau. Hay que mencionar la inteligente idea de organizar exposiciones centradas en un lenguaje que gusta especialmente a los jóvenes, el de la fotografía, aunque no esté estrictamente relacionado con el arte sacro: el público lo apreció, y desde hace años las iniciativas del Museo Diocesano de Milán tienen cada vez más éxito entre el público de 20 a 30 años. Podría decirse que el instituto milanés se ve facilitado por la presencia de un gran espacio al aire libre: no es seguro, sin embargo, que incluso los museos que no disponen de tal espacio no puedan iniciar actividades transversales que se acerquen a un público joven. Entre los episodios más interesantes de los últimos años figura el evento Tastin’ Paintings, comisariado por el historiador del arte Luca Bochicchio, actual conservador del Museo de Cerámica de Savona, y el enólogo Jacopo Fanciulli: una degustación de tres vinos de calidad yuxtapuestos a otros tantos cuadros del museo para combinar las sensaciones olfativas y gustativas del néctar de uva con las visuales que despiertan los cuadros, con un público reducido (y, de nuevo, mayoritariamente joven). Precisamente el Museo de Cerámica de Savona se ha distinguido por sus numerosas iniciativas, a menudo no triviales, destinadas a implicar a los jóvenes: talleres de cerámica en los que se puede aprender el antiguo arte de la tierra (y llevarse a casa el fruto del trabajo), visitas guiadas por jóvenes para jóvenes, inauguraciones nocturnas, incluso un hackathon en el que cincuenta jóvenes, seleccionados entre 180 solicitudes, participaron en el desarrollo de estrategias para mejorar el museo. Ni que decir tiene que las mencionadas aperturas nocturnas son de fundamental importancia para atraer a un público al que le gusta moverse después de cenar: en estas páginas llevamos tiempo defendiendo que las aperturas hasta altas horas de la noche (y, por qué no, ¡incluso hasta altas horas de la madrugada!) dejen de ser iniciativas episódicas y se conviertan en una constante de la oferta museística (los principales obstáculos son de carácter sindical y burocrático: nada, por tanto, que no pueda sortearse sin demasiadas dificultades). En cuanto a las iniciativas transversales, cabe mencionar el cine al aire libre de Villa Bardini en Florencia, una iniciativa muy apreciada por los locales. Pero, en general, allí donde un museo decide convertirse en cine al aire libre en verano, tiene fácil el éxito: se pueden citar los casos del Museo Santa Giulia de Brescia, el Museo del Novecento de Florencia, o incluso el Museo Diotti de Casalmaggiore, pequeño museo dedicado a un gran artista neoclásico, que ha obtenido resultados extraordinarios con su cine al aire libre. Por último, hay que mencionar los museos que han organizado dj-sets disponiendo de espacios adecuados para ello (bien al aire libre, bien en grandes salas en las que no hay obras: el Mambo de Bolonia ha demostrado ser uno de los museos más interesantes para este tipo de eventos, en el que siempre se agotan las entradas).

Todas estas iniciativas tienen algo en común: hacen de los museos lugares de socialidad. Es decir, lugares vivos, lugares que invitan a la participación, lugares que inspiran repetidos regresos. Los jóvenes odian vivir el museo como un lugar donde tienen que sentirse obligados a aprender algo. Por el contrario, cuanto más sientan el museo como un lugar cercano, como un lugar que pueden percibir como propio, más espontánea será su presencia. Esta es quizás la dirección que debe tomar un museo que quiera acercarse a un público menor de treinta años.

(incluidos los jóvenes, para los que la propia Unicoop ha reservado recientemente diversas iniciativas, empezando por descuentos y concesiones en la entrada.

Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.