Milán, los nuevos Claustros del Museo de la Ciencia: acogerán actos


En Milán, la remodelación de los Claustros del Museo de la Ciencia está terminada: ahora acogerán actos y el museo aportará personal.

En el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología "Leonardo da Vinci " de Milán han concluido las obras de remodelación y mejora de los claustros, las logias y los jardines del monumental edificio, que a partir de hoy vuelven a estar abiertos al público tras las intervenciones realizadas gracias a la contribución del Ayuntamiento de Milán y la Región de Lombardía. Las obras de mejora de las dos Logias del Claustro y del pequeño claustro se han llevado a cabo bajo la supervisión de la Soprintendenza Archeologica Belle Arti e Paesaggio de la Ciudad Metropolitana de Milán y se han realizado en continuidad con las obras de restauración de las fachadas del edificio monumental realizadas en 2019 por el Ayuntamiento de Milán. Los trabajos también incluyeron la retirada de los paneles de madera existentes colocados a lo largo de las paredes, la restauración del yeso dañado, el repintado de paredes, bóvedas y parapetos, y la limpieza del pavimento y de todos los materiales de piedra. Las obras también han completado la instalación de columnas equipadas que permiten utilizar los Loggiati para la organización de eventos.

De este modo, las obras han permitido valorizar el corazón histórico del Museo y reabrirlo con total seguridad al público, permitiendo programar actividades especiales públicas y privadas en un lugar que combina grandes espacios, protección contra la intemperie y las ventajas de la ventilación natural. Situados en el primer nivel del edificio Monumental y con vistas a dos grandes jardines, los Claustros, al igual que todo el Museo, se proponen ahora como un lugar ideal para responder a las nuevas formas de gestión de eventos digitales en streaming o híbridos con un número reducido de participantes. Una novedad absoluta es, de hecho, la posibilidad de establecer enlaces y charlas dentro de las exposiciones más escénicas, o junto a iconos museísticos únicos como el submarino Toti, el transatlántico Biancamano y el cohete Vega, dándoles aún más encanto y valor. El Museo también pretende poner a disposición de todos un equipo de profesionales cualificados en la organización de eventos, capaces de apoyar todo el flujo de trabajo de la mejor manera posible. Elegir los escenarios únicos y escénicos del museo para sus producciones, según el propio museo, es una forma de apoyar al instituto en la realización de su misión y de sus numerosos proyectos, ya que todos los recursos generados se reinvierten para mejorar la calidad de su oferta educativa y cultural.

Los claustros del monumental edificio en el que se ubica el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología tienen una historia muy larga. De hecho, el Museo ocupa un antiguo monasterio olivetano, ampliación de un monasterio benedictino anterior, construido en la que fue la mayor zona de cementerios de la Mediolanum romana. En el interior de los claustros aún pueden verse los restos de las imponentes murallas fortificadas (de 90 x 125 metros) reforzadas por torres, que protegían en su interior un mausoleo imperial romano. Refundado hacia el año 1000 por el arzobispo milanés Arnolfo II, posiblemente por invitación del emperador Enrique II de Sajonia, el monasterio disfrutó de un largo periodo de prosperidad desde la Edad Media hasta mediados del siglo XIV. Posteriormente, su importancia decayó, hasta el punto de que en 1500 se iniciaron negociaciones con la orden olivetana para dar un nuevo impulso a la abadía, y la llegada de los monjes olivetanos coincidió con la época de su mayor esplendor. Se inician así importantes obras de ampliación: entre 1508 y 1525 se construye el primer gran claustro y su dormitorio, entre 1553 y 1578 se construye el segundo claustro. El conjunto comprendía las celdas de los monjes, las habitaciones de los huéspedes, la biblioteca, el piso abacial, la sala capitular, el hospicio de los novicios, huertos y un viñedo. En 1560 comenzó la construcción de la nueva iglesia, diseñada por Vincenzo Seregni, cuya orientación se invirtió con respecto a la iglesia benedictina: la fachada da ahora a la plaza en lugar de al ábside. En 1712, el nuevo edificio barroco fue terminado por Giuseppe Maria Castelli, que decoró el nuevo refectorio junto con el pintor varese Pietro Gilardi. Tras la visita de la emperatriz Isabel Cristina de Braunschweig, esposa de Carlos VI y madre de María Teresa de Austria, el monasterio adquirió la importante categoría de abadía imperial. El 8 de junio de 1805, un decreto napoleónico suprimió el monasterio y lo convirtió primero en hospital militar y luego en cuartel. En lugar de los jardines, se construyeron establos y picaderos. Fuertemente bombardeado en agosto de 1943, el 26 de abril de 1947 todo el complejo fue destinado a albergar el nuevo museo. Renovado según un diseño de los arquitectos Piero Portaluppi y Ferdinando Reggiori, se inauguró el 15 de febrero de 1953.

“En los últimos meses, a pesar de la emergencia sanitaria y del cierre al público”, ha declarado el director general del museo, Fiorenzo Galli, “hemos seguido trabajando en varios frentes, completando mejoras capitales en el edificio que alberga la sede del museo (tejados y fachadas del Cavallerizze y del museo), en las zonas exteriores, en la seguridad de las infraestructuras, en las instalaciones y servicios, gracias a proyectos desarrollados en el pasado reciente y al apoyo de socios públicos y privados. La colaboración público-privada es, en efecto, una seña de identidad de nuestra acción. Estamos especialmente satisfechos de haber concluido las obras de renovación de los Claustros y las Logias del edificio Monumental precisamente en un periodo tan complejo e incierto, realizadas para devolver toda la belleza a este lugar lleno de memoria y encanto, y al mismo tiempo tan preciado para nuestra actividad y la de nuestros huéspedes, como demuestran los acontecimientos de estos días. A esta primera intervención seguirá en los próximos meses un sugestivo proyecto de iluminación que afectará a los jardines de ambos Claustros y la puesta en valor de la parte arqueológica, con el fin de hacer aún más atractivos los espacios del Museo para Milán y su territorio. Nuestro objetivo es seguir planificando el futuro, mejorando la calidad de nuestra oferta cultural y educativa. Quiero dar las gracias al Ayuntamiento de Milán, a la Región de Lombardía y al Mibact por su apoyo concreto, ya que nos siguen con atención y pasión”.

“El Museo de la Ciencia es un museo en sí mismo, independientemente del prestigio de su colección museográfica y de las importantes iniciativas que se llevan a cabo para valorizarla”, afirma el Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Milán, Filippo Del Corno. “De hecho, el edificio que lo alberga representa un precioso testimonio del Milán renacentista, que ha acompañado la historia de nuestra ciudad durante más de cinco siglos, y que se ha conservado con esmero y cuidado. Hoy era necesario invertir más en el mantenimiento de sus espacios, ampliando aún más las funciones del Museo y potenciando su misión como lugar de cultura vivida y participada. Por eso me complace inaugurar los dos Claustros que desde hoy, gracias a una inversión pública, podrán ampliar su función histórica con un uso privado que hará más sostenible su gestión”.

“Con esta restauración, el Museo devuelve a la comunidad milanesa y lombarda un lugar de rara y absoluta belleza”, afirma Stefano Bruno Galli, consejero de Autonomía y Cultura de la Región de Lombardía. "El retorno de los dos claustros olivetanos a su antiguo esplendor es sin duda una excelente iniciativa y una magnífica noticia. Una intervención apoyada sin reservas por la Región de Lombardía, y en particular por el Departamento que tengo el honor de dirigir, que demuestra que la planificación del museo no ha fallado nunca, ni siquiera durante el cierre. Esto demuestra hasta qué punto la obstinación y la visión de futuro están en el ADN de la dirección de esta institución museística, la más importante de Italia dedicada por entero a la ciencia y la tecnología. De este modo, los claustros del siglo XVI vuelven a formar parte plenamente del patrimonio histórico de Milán y de Lombardía. Y no es ninguna contradicción que este lugar de la ciencia tenga en realidad un corazón tan espiritual y artístico. Al fin y al cabo, es la gran lección de Leonardo da Vinci, que da nombre al museo, las artes y las ciencias, lejos de estar separadas, están en continua ósmosis e intercambio mutuo. El hecho de que los claustros vuelvan a abrirse al público bajo la bandera del diseño confirma esta lección. Porque nada como el diseño habita los límites entre arte y ciencia, expresando la creatividad y el genius loci de Milán y Lombardía, todo leonardesco. Y no sólo eso, sino que además aumenta el atractivo del Museo de Ciencia y Tecnología: en esta dirección deben orientarse las políticas públicas con el objetivo deliberado de favorecer su relanzamiento en el ambiente post-Covid19".

Con ocasión de la reapertura, los Claustros acogerán también el proyecto internacional RoGUILTLESSPLASTIC, comisariado por Rossana Orlandi, con motivo de la Milano Design City, el evento deseado por el Ayuntamiento de Milán y nacido de la colaboración con los protagonistas más importantes del mundo del diseño y la creatividad. Hasta el 4 de octubre, Rossana Orlandi propone así dos iniciativas dedicadas a la responsabilidad social del Diseño: We Are Nature, una exposición dedicada al arte y al diseño responsable donde las obras se crean en armonía con la coexistencia del hombre y el planeta y en el respeto de la naturaleza, y RO Plastic Prize 2020, el Premio Internacional dedicado a los temas de la reutilización y el reciclaje del plástico y exposición de los proyectos finalistas. Rossana Orlandi, junto con diseñadores, artistas, creadores e investigadores, será por tanto la protagonista de esta exposición de obras dedicadas al tema de la Sostenibilidad, exponiendo en el Claustro del Museo un rincón secreto del Milán renacentista que conserva la antigua belleza del monasterio del siglo XVI, dominado por el campanario de la Iglesia de San Vittore.

“El Museo de la Ciencia”, afirma Rossana Orlandi, "no es sólo un lugar para RoGUILTLESSPLASTIC, es parte integrante de él. ¿Dónde sino aquí, en este lugar donde todo gira en torno al diseño, a la investigación para mejorar la calidad de vida? Para mí es un lugar increíble, cada vez encuentro algo que me maravilla. Además, Fiorenzo Galli siempre ha sido un punto de referencia para mí desde el principio del proyecto. He compartido con él otros eventos de RoGUILTLESSPLASTIC, incluso fuera del museo. Poder presentar al público estos maravillosos Claustros renovados me llena de gran entusiasmo. Para mí y también para Milán que, después de todo lo que nos ha dado, nunca antes había necesitado la participación y el amor de todos nosotros".

En la foto: los claustros del museo tras el final de las obras.

Milán, los nuevos Claustros del Museo de la Ciencia: acogerán actos
Milán, los nuevos Claustros del Museo de la Ciencia: acogerán actos


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.