Los niños dormidos en el arte purista de Giovanni Dupré a Tito Sarrocchi


El tema de los niños dormidos es bastante frecuente en el arte purista: vemos aquí ejemplos de Giovanni Dupré, Tito Sarrocchi y Lorenzo Bartolini.

Cuando Giovanni Dupré (Siena, 1817 - Florencia, 1882) expuso por primera vez su Sueño de inocencia, escultura de mármol en la que había empezado a trabajar en 1844, el éxito que cosechó fue considerable y unánime. La presentó al público cuando aún no estaba terminada: en febrero de 1845, en efecto, llevó un modelo de yeso a la exposición de la Promotrice Fiorentina, la sociedad que tenía como objetivo, común a muchas asociaciones similares surgidas a mediados del siglo XIX, promover (de ahí su nombre) las obras de artistas contemporáneos de mérito. Dupré era entonces un joven de talento, y su Sueño de inocencia suscitó todo tipo de elogios. Artistas de generaciones anteriores también captaron la novedad de su propuesta, empezando por Francesco Nenci (Anghiari, 1782 - Siena, 1850) quien, al ver la obra, no pudo sino apreciar la capacidad de Dupré para imitar la naturaleza. Este era, al fin y al cabo, el principal objetivo de los artistas pertenecientes al Purismo, movimiento en cuya estela puede incluirse también el arte de Giovanni Dupré.

Para hacerse una idea de cómo lo encontraron sus contemporáneos, se puede leer la exhaustiva descripción que hizo Jean Duchesne en su gigantesco Museo de Pintura y Escultura, una obra que pretendía reunir lo mejor de las galerías privadas y públicas de Europa y que se publicó en una quincena de volúmenes entre 1837 y 1845 (en Italia, fue el editor Paolo Fumagalli quien se encargó de la tarea). En el libro, la descripción iba acompañada de un dibujo que reproducía el modelo en yeso de la obra y que fue realizado por Étienne Achille Réveil, encargado de ilustrar las obras incluidas en el Museo de Pintura y Escultura. En el texto, Duchesne también lamentaba que la ilustración no hiciera justicia a la obra: "en este nuestro Museo ya hemos publicado varias obras del joven profesor Dupré: Damos ahora un grabado de este putto dormido, que su autor llamó el Sueño de la Inocencia, pero lamentamos no poder dar más que un concepto del mismo, ya que la admirable belleza de la ejecución, por la que sobresale la obra que aquí publicamos, desaparece en gran parte en un pequeño dibujo, sobre todo porque es propenso a ser visto de arriba abajo, como vemos a un bebé en una cuna, y no de perfil. Este putto no presenta ya un ideal, ni una belleza de convención; pero es un verdadero putto en toda la extensión de la palabra: todo está retratado al natural con una exactitud y una precisión muy difíciles de superar: uno juraría estar viendo un bebé en una cuna.

Giovanni Dupré, El sueño de la inocencia
Giovanni Dupré, Sueño de inocencia (1846; mármol, 60 x 110 cm; Siena, Museo dell’Opera Metropolitana). Fotografía Créditos Danae Project.


Giovanni Dupré, Sueño de inocencia, vista frontal
Giovanni Dupré, El sueño de la inocencia, vista frontal. Fotografía Créditos Finestre Sull’Arte.


Giovanni Dupré, Sueño de inocencia, detalle de las piernas
Giovanni Dupré, El sueño de la inocencia, detalle de la pierna. Fotografía Crédito Finestre Sull’Arte.


Giovanni Dupré, Sueño de inocencia, detalle de las manos
Giovanni Dupré, El sueño de la inocencia, detalle de las manos. Ph. Crédito Finestre Sull’Arte.


Giovanni Dupré, Sueño de inocencia, detalle del colchón
Giovanni Dupré, El sueño de la inocencia, detalle del colchón. Ph. Crédito Finestre Sull’Arte.


Giovanni Dupré, Sueño de inocencia, detalle de los pies
Giovanni Dupré, El sueño de la inocencia, detalle de los pies. Ph. Créditos Finestre Sull’Arte.


Giovanni Dupré, Sueño de inocencia, detalle de pliegues cutáneos
Giovanni Dupré, El sueño de la inocencia, detalle de los pliegues de la piel. Ph. Crédito Finestre Sull’Arte.


Giovanni Dupré, Sueño de inocencia, detalle del rostro
Giovanni Dupré, El sueño de la inocencia, detalle del rostro. Ph. Crédito Finestre Sull’Arte.

El encargado de la obra fue un noble sienés, Alessandro Bichi Ruspoli, que la solicitó a Giovanni Dupré, de quien se había hecho amigo, en una carta fechada el 29 de septiembre de 1844, conservada actualmente en los archivos de Villa Dupré en Fiesole. La obra era exigente: sabemos de la existencia de una maqueta de dimensiones diferentes, más pequeñas que las de la obra de mármol que se conserva actualmente en el Museo dell’Opera Metropolitana de Siena (fue donada a la Ópera por una de las herederas de Alessandro, Laudomia Bichi Ruspoli, en 1953). Por tanto, es concebible que el artista tuviera la intención de realizar otras réplicas del tema, de menor tamaño, pero no sólo: de hecho, se destinó un vaciado en yeso a laAcademia de Bellas Artes de Perugia, ya que Bichi Ruspoli era miembro del colegio académico del instituto umbro. El mármol se terminó en 1846 y Dupré se encargó personalmente de transportar la obra a Siena: el comisionado tenía la intención de exponerla en el centro del salón de su casa, dentro de un sofá circular.

La invención y el tema no eran, sin embargo, nuevos. En efecto, Dupré se había fijado en una obra similar que Lorenzo Bartolini (Savignano di Prato, 1777 - Florencia, 1850), el principal escultor del Purismo, había realizado en 1823. La obra se indica en dos correspondencias manuscritas como “statuina di un’Innocenza figlia che perdette il sig.r Malchoff. Sent to Moscow” y “small lying statue of the dead daughter of the Marchoff family in Moscow” (no disponemos de información más precisa sobre esta familia Malkov, o Markov, con la que Bartolini estuvo en contacto en 1823). Bartolini retrató su Inocencia con ternura, bajo la apariencia de una niña que no parece muerta, sino simplemente dormida, con la túnica descendiendo suavemente de sus hombros, dejando al descubierto sus brazos y su pecho. Lo único que conocemos de la obra es el modelo en yeso, conservado actualmente en Prato, en el Museo Cívico local.

Sin embargo, ésta no fue la única obra de Bartolini que inspiró a Dupré para su Sonno dell’Innocenza: de hecho, algunos motivos parecen haber sido tomados de la Tavola degli Amori, escultura que Bartolini realizó en 1845 para el príncipe ruso Anatolij Demidov, uno de los principales mecenas del escultor de Prato. Bartolini imaginó su Tavola degli Am ori (también conocida como Tavola dei Geni) como un grupo compuesto por tres figuras, símbolo del amor, el vicio y la virtud. Curiosamente, el tema de esta obra de Lorenzo Bartolini se inspira en las sátiras de Nicolas Boileau. En realidad, la obra no se inspira en pasajes precisos de la obra del poeta francés, pero refleja su clima general de condena del vicio intelectual y de exaltación de la sencillez: Así, podemos observar cómo el vicio sensual, simbolizado por el Baco que, ebrio, cae en un sueño profundo y despreocupado, es velado por el Amor Divino (el ángel que lo sostiene en sus brazos), mientras que la virtud (el putto que agarra una brújula en sus manos), atormentada por la ambición y oprimida por el destino, duerme un sueño agitado. El objetivo último era ilustrar, como se lee en una nota del escultor, la vida y la recompensa “que el hombre de virtud tiene en el mundo”.

Lorenzo Bartolini, El sueño de la inocencia
Lorenzo Bartolini, Sueño de inocencia (1823; yeso, 49 x 105 x 40 cm; Prato, Museo Civico). Foto Crédito Polo Museale Fiorentino.


Lorenzo Bartolini, Mesa de los Amores
Lorenzo Bartolini, Mesa de los Amores (1845; mármol, 163,5 x 130,2 x 126,4 cm; Nueva York, The Metropolitan Museum). Fotografía Crédito The Metropolitan Museum of Art.


Lorenzo Bartolini, Mesa de los Amores, Dettaglio dell'Amore divino e del Vizio sensuale
Lorenzo Bartolini, Mesa de los Amores, Detalle del Amor Divino y el Vicio Sensual. Fotografía Crédito The Metropolitan Museum of Art.


Lorenzo Bartolini, Mesa de los Amores, Dettaglio della Virtù
Lorenzo Bartolini, Mesa de los Amores, Detalle de la Virtud. Fotografía Crédito The Metropolitan Museum of Art.

Las diferencias entre las obras de Giovanni Dupré y las de Lorenzo Bartolini se encuentran sobre todo en el mayor apego a la realidad del escultor sienés: características que hacen que su obra sea particularmente moderna y que, en cierta medida, anticipe la escultura realista en ese sentido de investigación minuciosa del dato natural que en los artistas puristas sigue estando sujeto a un cierto grado de control. En la obra de Dupré, no sólo hay un cuerpo captado con tanto realismo en el abandono del sueño y un rostro descrito con tanta delicadeza y ternura: examinando la obra de cerca, se observan pasajes dignos de un gran virtuoso, empezando por la decoración adamascada del colchón sobre el que duerme la niña, y siguiendo por los pliegues sutiles y realistas de la piel (obsérvense, por ejemplo, los de los tobillos), los puntos de luz creados por los espacios entre una pierna y otra, los rizos que se extienden sobre la cama. El erudito Ettore Spalletti escribe en el catálogo de la exposición Dopo Canova. Percorsi della scultura a Firenze e Roma (en Carrara, Palazzo Cucchiari, del 8 de julio al 22 de octubre de 2017), una de cuyas obras es el Sueño de la inocencia: “mientras que los desnudos de Bartolini obedecen a un firme control estilístico de las formas, los de Dupré aparecen abandonados en una dulce descripción de un tierno modelado que se demora en detalles de gran naturalidad”, es decir, los detalles descritos anteriormente. Se trata de “signos que insinúan la inminente superación de esa fase purista de su estilo que ve su culminación en el monumento a Pío II para Siena”.

La misma exposición en el Palazzo Cucchiari brindó la ocasión de una primera y muy interesante comparación entre el Sueño de inocencia de Dupré y el Putto dormido de Tito Sarrocchi (Siena, 1824 - Siena, 1900), que fue alumno de Dupré. Poco se sabe de esta escultura: fue mencionada por primera vez en 1963, cuando el historiador del arte Piero Torriti la indicó, en su guía Tutta Siena contrada per contrada, entre las obras que decoraban la anticapilla del Palacio Sansedoni de Siena. Con motivo de la exposición de Carrara, Ettore Spalletti volvió a sugerir un posible año de ejecución para una obra que sigue siendo de fecha incierta, sugiriendo que debía fecharse hacia 1874, en la misma época que laOdalisca Dormida, dada la proximidad del modelado de las formas de los dos cuerpos desnudos, y a continuación formuló la hipótesis de que el comitente era el mismo que el de la Dormición de la inocencia de Dupré: En efecto, el anticuario del palacio Sansedoni registra la presencia de un busto de Alessandro Bichi Ruspoli, esculpido por el propio Sarrocchi, y de otro busto (realizado, sin embargo, por Giovanni Dupré), el de Emilia Bichi Ruspoli, de soltera Chigi, esposa de Alessandro. Por tanto, no parece descabellado pensar que el Putto dormido fuera también un encargo de algún miembro de la familia Bichi Ruspoli, tal vez del propio Alessandro, que era amigo de Giovanni Dupré y que en 1874 había cumplido sesenta y siete años.

Tito Sarrocchi, Putto durmiente
Tito Sarrocchi, Putto durmiente (c. 1874; mármol, 80 cm de largo; Siena, Colección del Banco Monte dei Paschi di Siena). Foto Crédito Proyecto Danae.


Tito Sarrocchi, Putto durmiente, dettaglio del volto
Tito Sarrocchi, Putto durmiente, detalle del rostro. Fotografía Créditos Finestre Sull’Arte.


Tito Sarrocchi, Putto durmiente, dettaglio del viso
Tito Sarrocchi, Putto dormido, detalle del rostro. Ph. Créditos Finestre Sull’Arte.


Tito Sarrocchi, Putto durmiente, dettaglio
Tito Sarrocchi, Putto dormido, detalle. Ph. Crédito Finestre Sull’Arte.


Tito Sarrocchi, Putto durmiente, dettaglio delle mani
Tito Sarrocchi, Putto dormido, detalle de las manos. Ph. Crédito Finestre Sull’Arte.

Sarrocchi decidió que su putto durmiera de lado, tumbado sobre un colchón de damasco similar al de Dupré y con la cabeza apoyada en una almohada virtuosamente perfilada: obsérvense los pliegues y las costuras de los lados. Pero el gran naturalismo de esta escultura va más allá y se manifiesta especialmente en la expresión del putto, que respira dormido con la boca entrecerrada, a través de la cual podemos entrever sus pequeños dientes. El cuerpo, tratado con una delicadeza similar a la que caracteriza el Sueño de inocencia de Giovanni Dupré, se nos presenta perfilado con la misma suavidad, aunque quizá más rígido que el del maestro: se traza, no obstante, el camino que conduciría en breve al nacimiento de la escultura realista.

Bibliografía de referencia

  • Sergej Androsov, Massimo Bertozzi, Ettore Spalletti, Dopo Canova. Percorsi della scultura a Firenze e Roma, catálogo de la exposición (Carrara, Palazzo Cucchiari, 8 de julio - 22 de octubre de 2017), Fondazione Giorgio Conti, 2017.
  • Fabio Gabbrielli, Il Palazzo Sansedoni, Protagon Editori Toscani, 2005
  • Ettore Spalletti, Giovanni Dupré, Electa, 2002
  • Silvestra Bietoletti, Michele Dantini, L’Ottocento italiano: la storia, gli artisti, le opere, Giunti, 2002
  • Marco Pierini (ed.), Tito Sarrocchi 1824-1900, catálogo de exposición (Siena, Complesso Museale di Santa Maria della Scala 7 de agosto - 3 de octubre de 1999), Protagon, 1999
  • Lucia Tonini, I Demidoff a Firenze e in Toscana, Olschki, 1996
  • Carlo Sisi, Ettore Spalletti, Giuliano Catoni, La cultura artistica a Siena nell’Ottocento, Monte dei Paschi di Siena, 1994
  • Piero Torriti, Tutta Siena contrada per contrada, Bonechi, 1988
  • Sandra Pinto, Ettore Spalletti, Lorenzo Bartolini: Mostra delle attività di tutela, catálogo de la exposición (Prato, Palazzo Pretorio, febrero - mayo de 1978), Centro Di, 1978


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.